Home LIC Montaña Oriental

LIC Montaña Oriental

Se ubica en el extremo oriental de la Cordillera Cantábrica, cubriendo las cabeceras de los ríos Pas, Miera y Asón. Comprende los macizos de Castro Valnera al suroeste, del Alto Asón en el sector central y de la Sierra de Hornijo sobre el extremo nororiental. En su interior, se encuentra el Parque  Natural de los Collados del Asón. Los macizos que conforman este LIC  alcanzan altitudes discretas, siendo la cota máxima ligeramente superior a los 1.700 metros (Castro Valnera, 1.718 metros), pero con importantes desniveles, propios de montañas de más altitud, dada la proximidad del mar y que los fondos de valle se sitúan en cotas incluso inferiores a los 100 metros (la cota mínima del LIC son 75 metros). Su naturaleza es terrígena al suroeste, haciéndose progresivamente calcárea hacia el noreste.

Como consecuencia de la extensión de los macizos calcáreos, y de una climatología muy lluviosa, se desarrolla un gran karst que propicia la existencia de múltiples cuevas en las que están presentes ocho especies de quirópteros del Anexo II de la Directiva Hábitats. Son abundantes las turberas, con importantes problemas asociados al sobrepastoreo.

Entre las especies animales de mayor interés presentes cabe citar al lobo que pese a su desaparición sobre los años 70, se está produciendo una recolonización que de consolidarse provocaría su expansión hacia las sierras prepirenaicas. También son frecuentes otras especies como corzo, jabalí, becada, perdiz pardilla y liebre.

En los acantilados calizos nidifican hasta cinco especies de rapaces recogidas en la Directiva sobre conservación de aves silvestres: águila real, alimoche, buitre leonado y búho real.

El Lugar se caracteriza por una alternancia de brezales húmedos y bosques; se conservan hayedos en cotas medias y altas (entre 500 y 1.300 metros de altitud), que se desarrollan en ocasiones sobre espectaculares lapiaces. En las cotas bajas, y siempre sobre zonas calcáreas, existen importantes masas de encinar, cuyo principal soporte es la aridez litológica, gracias a la cual sobreviven en un clima tan húmedo.