Home Destacados

Encuentro Anual Propietarios LIFE Club Fincas 2017

Con motivo de la semana LIFE que la Fundación Naturaleza y Hombre está desarrollando en la Reserva Biológica Campanarios de Azaba hoy se han liberado 11 ejemplares de ciervo para el control de pastos y con ello seguir mejorando el ecosistema del bosque mediterráneo.

Fundación Naturaleza y Hombre a través del proyecto LIFE “Club de Fincas por la Conservación del Oeste Ibérico” dentro de las actividades de la Semana LIFE que está desarrollando estos días en la que conmemora el 25 aniversario del programa LIFE de la Comisión Europea, ha dado una especial bienvenida a un herbívoro, el ciervo rojo mediterráneo, que, en la mañana de hoy ha sido reintroducido en la Reserva Biológica Campanarios de Azaba.

Carlos Sánchez, presidente de Fundación Naturaleza y Hombre, coordinadora del proyecto LIFE en su bienvenida al encuentro anual de propietarios del Club de Fincas afirmaba -“pretendemos que los territorios del Oeste Ibérico mejoren su biodiversidad a la vez que desarrollan una producción ganadera más sostenible y sin que vaya en detrimento de la rentabilidad para la comunidad, ya que este proyecto tiene como principio fundamental la convivencia con la población local y el fomento del desarrollo rural”.

Continuaba su introducción destacando que “el saber científico ha de ser trasladado a los propietarios de la tierra para que vean que es posible mantener explotaciones agrícolas y ganaderas en armonía con la naturaleza”. Por ello la introducción de ejemplares de ciervo común o venado – 5 machos y 6 hembras, de las cuales 4 están preñadas- en la reserva biológica se realiza con la finalidad de estudiar los procesos ecológicos de las dehesas mediante el manejo de grandes herbívoros.

Su presencia, en aproximadamente 300 hectáreas de la reserva, las destinadas a un uso de conservación en el que se pretende lograr un 65% de cobertura vegetal mínima, permitiendo una baja carga ganadera, siempre menor que las dehesas del entorno, con la finalidad de evitar que el matorral en su crecimiento se cierre.

Entrega Premio Club Fincas 2017 a finca Atoquedo en Monfragüe, Cáceres

Entrega Premio Club Fincas 2017 a finca Atoquedo en Monfragüe, Cáceres

Si bien el ciervo existe en la mayor parte de los hábitats presentes en la Península Ibérica, ha sido la subespecie de venado Cervus elaphus hispanicus, de las dos existentes en España, la introducida por su distribución próxima al Oeste Ibérico, ya que está limitada a la zona baja del Guadalquivir.

El venado o ciervo común utiliza preferentemente las áreas de transición entre zonas boscosas o cubiertas con vegetación arbustiva y áreas abiertas donde exista producción de plantas herbáceas entre las que se desplaza diariamente y en función de la estación. Actualmente se enfrenta a un riesgo real de alteración genética que podría suponer su desaparición como subespecie ibérica. Esta amenaza se deriva de criterios erróneos en su manejo como especie de caza.

Esta suelta de 11 ejemplares, procedentes de una finca autorizada de Ciudad Real, con el correspondiente certificado sanitario y pureza de raza genética, tiene un objetivo únicamente conservacionista y de investigación. La liberación de los ciervos se ha producido en el corazón de la finca, desde un cercado de acondicionamiento donde estaban confinados y que ha sido abierto para que se muevan libremente por la reserva biológica, mientras los asistentes permanecían en silencio detrás de un parapeto de camuflaje para no asustar a los herbívoros.

Después de presentar los avances anuales del proyecto a los propietarios pertenecientes al Club de Fincas, así como a los asistentes, entre los que se hallaban representantes de ayuntamientos, cotos de caza y agentes del SEPRONA, la jornada ha continuado con una charla de la empresa ASEDAGRO S.L. sobre la “Conservación de suelos, mejora de pastizales y fomento de la biodiversidad en el ecosistema de dehesa”.

Su gerente Alejandro Martín ha destacado la importancia del suelo y su cuidado para fomentar la biodiversidad de la dehesa. Los suelos pobres de la dehesa, un ecosistema susceptible de mejorar siempre que mantenga la intervención del hombre, adecuadamente mejorados de forma biológica, con plantas forrajeras y leguminosas, no solo se convierten en un importante sumidero de CO2, sino que purifican el suelo y favorecen su drenaje evitando escorrentías por flujos fuertes de agua y sus daños.

Los pastos mejorados biológicamente producen tres veces más que los pastos naturales

Además declaraba que “la biodiversidad enriquece los suelos, evita la erosión, aporta nutrientes continuamente al suelo y reduce el consumo de fertilizantes nitrogenados”. Concluía su intervención afirmando que “los pastos mejorados biológicamente producen tres veces más que los pastos naturales, siendo los animales en explotación en el área el mejor ejemplo de la sostenibilidad de la población rural.”

La jornada después de un almuerzo con alimentos de proximidad, algunos de ellos producidos en la reserva biológica como los derivados ibéricos, ha incluido el reconocimiento por su comprometida labor por la biodiversidad a uno de los propietarios. Todos pertenecen al Club de Fincas y mediante la herramienta de custodia del territorio favorecen la conservación de la biodiversidad en sus propiedades unidas en la red de fincas del Oeste Ibérico que ya abarca 13.ooo hectáreas entre Portugal y España –Salamanca y Cáceres-.

Este año la mejor labor de custodia de territorio ha sido reconocida a la finca Atoquedo, situada en el área del Parque Nacional de Monfragüe, Cáceres, y que ha demostrado con sus acciones un estrecho compromiso con la conservación de la biodiversidad.

Liberación ciervos en Reserva Biológica Campanarios de Azaba

Liberación ciervos en Reserva Biológica Campanarios de Azaba

Las actividades de la semana LIFE continuarán el viernes 8 de diciembre con un paseo guiado por la reserva biológica abierto al público y dos charlas:”La importancia de la UICN (Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza)” por Juan Antonio López, presidente del Comité Español UICN y “Proyecto Gran Simio, la destrucción de las selvas tropicales y la desaparición de los grandes simios” por Pedro Pozas, Director Ejecutivo Proyecto Gran Simio en España.

El proyecto trasnacional LIFE “Club de Fincas por la Conservación del Oeste Ibérico” tiene a la Fundación Naturaleza y Hombre como beneficiario coordinador de proyecto. Cuenta además con la Associaçao Transumânza e Natureza (ATN) de Portugal, la Universidad de Salamanca como beneficiarios asociados y con el apoyo de la Fundación Biodiversidad (Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente del Gobierno de España) y del instrumento financiero LIFE de la Unión Europea.

Distintivo de Calidad Rural Valles Pasiegos concedido al ecomuseo Fluviarium

Sigue la huella y no dejes rastro. La puerta de entrada a los Valles Pasiegos, el ecomuseo Fluviarium, propone un taller muy especial para el puente de la Constitución.

Cuando los visitantes que recorren el admirable trazado urbano de Liérganes, recortado de típicas casonas cántabras,  se encuentran con una gigantesca nutria asomada frente a la Casa Consistorial poco se imaginan lo que les espera en la que fuera antigua casa del carpintero. Hoy, convertida en un pequeño museo sobre los valores naturales de la montaña y cuencas fluviales pasiegas, persigue entusiasmar al recién llegado, iniciarle en el conocimiento de los hábitats fluviales, en el carácter montaraz de los ríos pasiegos como el Miera que discurre junto al museo. Además de incitarles a descubrir la cultura pasiega, una de las más vivas y arraigadas en territorio cántabro.

Si bien es cierto que las simpáticas y juguetonas nutrias que acogen sus instalaciones son la estrella del ecomuseo, sus diferentes acuarios que reproducen el entorno natural de un río cantábrico y las especies habituales indicadoras de su buen estado ambiental despiertan un gran interés entre todos los visitantes. Ninguno se resiste a observar una anguila europea, admirar el singular aspecto de un esturión o ver de cerca a los auténticos cangrejos de río, entre otros muchos animales.

No es un secreto que Liérganes, uno de los pueblos turísticos más destacados de Cantabria, se sitúa además entre los Pueblos más Bonitos de España. La presencia del ecomuseo sin embargo añade un atractivo turístico diferente, una ventana a la naturaleza de la montaña pasiega que provoca ganas de vivir nuevas experiencias recorriéndola. Tanto es así que los servicios hosteleros de la localidad no dudan en orientar a sus clientes hacia el Fluviarium en cuanto se les requiere una mirada personalizada del pueblo y cómo descubrir atractivos próximos.

Taller de Huellas y Rastros en ecomuseo Fluviarium de Lierganes

Taller de Huellas y Rastros en ecomuseo Fluviarium de Liérganes

Por esta razón el ecomuseo Fluviarium ha logrado este año ser distinguido con el sello de Calidad Rural Valles Pasiegos, un distintivo que resalta su compromiso con el medio ambiente, la responsabilidad social y económica, así como su empeño por generar actividad en el territorio.

Buscando una oferta especial para sus visitantes durante el puente de la Constitución, el ecomuseo Fluviarium ha incluido junto a su entrada el taller ambiental “Sigue la huella y no dejes rastro”. Se realizarán dos talleres la jornada del 9 de diciembre después de la alimentación de las nutrias (a las 12:30 h y 17:30h). Los participantes, además de descubrir los rastros que dejan de su paso y actividad la fauna de los valles pasiegos, aprenderán a reconocer sus huellas y cómo nuestras acciones en la naturaleza dejan más huella de la deseable. Realizar un molde de aquellas que más les hayan gustado será un recuerdo muy especial para llevar de regreso a casa después de una jornada vivida en pleno contacto con los valles pasiegos.

Centro de Navidad con plantas autóctonas

Esta Navidad, desmárcate y sorprende con regalos con los que contribuyes a la conservación medioambiental.

  • Centros navideños originales, sobre base de pizarra o teja.
  • Plantas autóctonas.
  • Peluches de animales autóctonos…

Centros navideños con plantas autóctonas

Pásate por el Vivero El Pendo (en Escobedo de Camargo, junto a la cueva), y hazte con centros navideños muy originales, sobre base de pizarra o teja, y con plantas autóctonas con las que completar tu huerta, jardín o balcón.

Peluches de animales autóctonos

Y para los más pequeños, descubre los peluches de animales autóctonos del Fluviarium de Liérganes.

Esta Navidad, regala conservación.

Cartel para la campaña “Esta Navidad, regala conservación”.

Dónde comprar

CENTROS NAVIDEÑOS Y PLANTAS AUTÓCTONAS
Lugar: Vivero El Pendo, junto a la cueva, en Escobedo de Camargo.
Horario: De lunes a viernes, de 8 a 16 h.
Tlf.: 942 258 808
Precios
Centro sobre base de pizarra: 30€ (precio orientativo dependiendo de la cantidad de plantas deseadas)
Centro sobre teja: 15€ (precio orientativo dependiendo de la cantidad de plantas deseadas)
Plantas autóctonas: consultar.

PELUCHES AUTÓCTONOS
Lugar:
 Fluviarium de Liérganes, frente al Ayuntamiento.
Tlf.: 942 528 196
Consultar horarios.
Precios: 12€

RECUERDA QUE, CON TU COMPRA, CONTRIBUYES A LA CREACIÓN DE  NUEVOS BOSQUES.

¡Felices fiestas!

0 83
17% de la superficie del LIC Montaña Oriental quemada en el invierno 2016-17.

Un siniestro repunte en la superficie quemada durante el invierno 2016-17 vuelve a convertir la Montaña Pasiega y Oriental en la próxima víctima del fuego.

Cantabria ya se estremece cuando sopla el viento sur. Una extraordinaria condición meteorológica que deshidrata hierba y matorral, y con ello se provocan los primeros incendios que prenden la Montaña Oriental. De nuevo amenazada la biodiversidad que distingue a esa gran área de cabeceras fluviales, territorio considerado Lugar de Importancia Comunitaria. Un vasto territorio en la Red Natura 2000, por situar dichas cuencas cantábricas entre lo más selecto del patrimonio natural europeo, que se quema. Pareciera que el viento también reseca las mentes que provocan el fuego. Ese que hizo que ardieran 3.760 hectáreas en la Montaña Oriental durante el invierno 2016-17. Un dramático incremento que subraya su alejamiento de las 2.088 hectáreas quemadas durante el periodo invernal previo.

Confundir tradición con mantenimiento del paisaje rural

El aprovechamiento se fundamenta en arcaicas actividades ganaderas. Una práctica pecuaria tradicional que se ha venido empleando con el fin de abrir pastos para su aprovechamiento por la cabaña ganadera. Sin embargo no se puede definir como un manejo del paisaje rural si las quemas se hacen de forma descontrolada y aprovechando los momentos menos favorables, es decir cuando sopla el viento sur.

El abandono de las actividades agropecuarias tradicionales del mundo rural no ha acabado con la arraigada creencia de que el monte debe “limpiarse” y los prados “abonarse” mediante la práctica del fuego. Si bien, utilizado de una manera controlada, en tiempos pasados fue aliado de la gestión del paisaje rural. Hoy, sin embargo, su práctica no deja más que monte incendiado, cubierto de rescoldos, odio y desesperación. Suelos desprotegidos, a merced de la erosión, donde no crecerán los pastizales, pues han de hacerlo sobre suelos empobrecidos que pierden su fertilidad con la escorrentía, destrucción a su vez reforzada por el abandono pastoril del uso del territorio que se ha producido en las últimas décadas.

Desde Cantabria todo paisaje parecería verde si no estuviéramos en una de las regiones de Europa donde más se quema. Concretamente son la Montaña Oriental, valles de Cabuérniga y Alto Nansa y el sur de Cantabria las áreas que de una manera intensiva sufren los incendios año tras año con la llegada del invierno.

Destacamos en Europa con uno de los mayores territorios quemado al año

Una situación grave que ha incidido fuertemente en los últimos años sobre la Montaña Oriental. El uso de las quemas controladas solo sería útil si fuesen gestionadas de forma profesional para ayudar en la gestión del territorio. Practicada en determinados momentos del año favorables, cuando los suelos están húmedos o bajo factores climáticos benignos, como en ausencia de viento.

La quema de matorral que cada año tiene lugar durante el invierno y que sitúa a Cantabria entre las regiones de Europa donde más se quema para la regeneración de pastos, es el motivo de que, por causa de la fuerte pluviometría que también caracteriza a la estación, los nutrientes que de tal combustión se pretende devolver a la tierra bajen veloces a merced de la escorrentía favorecida por las abruptas laderas de las cabeceras fluviales cántabras.

A su vez la eliminación de la vegetación provoca la pérdida de biodiversidad del espacio quemado, afectando directamente a todos los seres vivos durante el incendio además de no permitir la instalación de especies tras el fuego, por la eliminación de los refugios y fuentes de alimento. En apenas unas horas o días el fuego retorna la complejidad de los hábitats y por ello su madurez a la casilla de salida.

Además su obtención, mediante la quema de matorral, es la principal causa del 72% de los incendios que se producen en Cantabria. Fundamentados en negligencias un 13% de los incendios intencionados, es decir las quemas controladas que se escapan y provocan un incendio. Su siniestra huella negra no solo destruye materia vegetal tan esencial para la supervivencia del futuro de los bosques, sino que destroza un valioso patrimonio agropecuario como es el suelo.

Negligencia y silencio son aliados del incendio

La importancia de los diferentes aspectos a tener en cuenta para la prevención de incendios, no debería descuidar el rigor ante las tareas de extinción y persecución de los responsables de los incendios provocados que, no olvidemos, son la mayoría de los que ocurren en nuestro medio natural. La base de la que partir para resolver cualquier problema es conocer su magnitud real. Y si bien es responsabilidad de todos, es la sociedad rural la que deber reaccionar ante las agresiones a su entorno, el patrimonio natural.

Cualquier colectivo implicado en los incendios, ya sea forestal, agrícola o ganadero, se desprestigia cada vez que impone el código de silencio y garantiza con ello la reincidencia. La investigación no ha de limitarse a informes técnicos de la causa supuesta del fuego y de los puntos de inicio, es necesario un mayor esfuerzo para identificar y sancionar a quienes los provocan.

El futuro de nuestra naturaleza destruido

Acciones pasivas provocadas por negligencias ganaderas que, en muchas ocasiones, acaban afectando a espacios naturales protegidos. Los paisajes arden durante días por la inaccesibilidad del terreno de montaña destruyendo patrimonio natural y calcinando a su vez el futuro de la naturaleza cántabra.

Es necesario adecuar los medios de extinción al entorno, ya que la inaccesibilidad de la montaña dificulta los métodos a emplear y se queman reiteradamente ecosistemas de interés y hábitats de especies amenazadas. Se ha demostrado que, en orografía complicada entre roca calcárea, los incendios podrían abordarse con medios aéreos sin requerir el apoyo directo de personal de extinción por tierra.

Con cualquier utilización del fuego como herramienta de gestión del territorio se corre el riesgo de caer en una legalización implícita de un modelo obsoleto de quema tradicional, debido a que existen escasos medios existentes para controlar la situación.

Hoy que el paisaje de nuestro mundo rural vive un notable cambio de usos por la quiebra del relevo generacional respecto a las actividades tradicionales es, mejor que nunca, el momento de comenzar a hacer un cambio de mentalidad que sea impulsora de un cambio de modelo de usos auspiciado por el “Plan Estratégico de Prevención y Lucha contra Incendios Forestales” del Gobierno de Cantabria. Es un camino para revertir tan graves daños a la biodiversidad con muchos actores alrededor de un gran pacto para la prevención y lucha contra los incendios forestales que impida dejar de nuevo 3.760 hectáreas a merced del fuego en lugares tan valiosos naturalmente como la Montaña Pasiega y Oriental.

Bahía Santander desde Alto de la Gigüela en encinar Peñas Negras durante Workshop Nature In The City

“A veces, alrededor de las ciudades es donde más biodiversidad se concentra porque es ahí donde más se trabaja por la conservación”. Carlos Sánchez, presidente de Fundación Naturaleza y Hombre, se refería así a los esfuerzos que se hacen en algunas urbes por el cuidado de la Naturaleza que las circunda en la segunda jornada del Workshop “Nature in the City”, celebrada en el Paraninfo de la Universidad de Cantabria el 16 de noviembre, y que contó con la presencia de destacados estudiosos en el mundo de las infraestructuras verdes y con representantes de varios proyectos LIFE de conservación medioambiental.

Las carreteras y la solución para salvarlas como son los pasos de fauna fueron analizadas por el investigador Víctor Colino, de la Universidad de Salamanca. Habló sobre el impacto de las estructuras lineales, particularmente carreteras, en la biodiversidad, y explicó que estas suponen una barrera que desconecta las poblaciones de especies, lo que contribuye a su desaparición. Además, cuando los animales se aventuran a cruzarlas, se lamentó, se arriesgan a ser atropellados. En el caso del lince ibérico, por ejemplo, advirtió de que se gastan muchos recursos para criarlos en cautividad, pero “después los soltamos y este año llevamos ya 20 linces muertos en carretera”.

“Los grandes carnívoros como el oso no sufren mucho este problema”, destacó, “pero como las poblaciones constan de pocos individuos cada incidente tiene importantes consecuencias”. Y en los atropellos a jabalíes o corzos, aparte de la pérdida del animal, los daños personales no suelen ser muchos, pero sí los materiales, pues el coste por colisión ronda los 1500 euros. En Europa se gastan cada año 1000 millones de euros por colisiones con especies faunísticas.

“Y lo de los anfibios”, se quejó, “es una tragedia, aunque la gente no suele ser consciente de ellos”. Además, “con poco se podía solucionar el problema, pues a la mayor parte se les suele atropellar en 4 o 5 días coincidiendo con las migraciones”.

En cuanto a las soluciones, se mostró a favor de los pasos de fauna, siempre y cuando estén bien diseñados. “Los pasos de fauna, en general, funcionan. En Yellowstone (EE.UU.), por ejemplo, el 86% de los osos los utiliza, aunque tardan en habituarse”.

Los insectos son la base de la biodiversidad, es algo que dejo manifiestamente claro otro de los ponentes, el entomólogo de la Universidad de Santiago de Compostela José Manuel Pereira, presentó su Guía de Insectos del Anillo Verde de la Bahía de Santander y defendió la relevancia de estos pequeños invertebrados. “Hablar de biodiversidad es hablar de insectos. Si ustedes se levantan un día por la mañana y miran debajo de la cama, se van a encontrar un insecto. No un mamífero, a menos que tengan un perro. Sin embargo, en las políticas de conservación son los olvidados. Entonces, ¿el tamaño importa? Parece que sí. No valoramos a los insectos solo por el tamaño que tienen”.

Algunos de los materiales dados a los participantes del Workshop Nature In The City

Algunos de los materiales entregados a los participantes del Workshop Nature In The City

La lucha contra las especies invasoras centró dos de las intervenciones de la jornada. Vicente Sancho, del LIFE Trachemys, describió los métodos de captura, algunos muy ingeniosos, que emplean con el Galápago de Florida (Trachemys scripta), y Víctor Sánchez presentó el Plan de Seguimiento de Especies Invasoras del Anillo Verde de la Bahía de Santander en realización. Sobre él, destacó que “es prácticamente imposible trabajar sin contar con la ciudadanía. Sin su colaboración, no se puede luchar contra las invasoras. Hay especies que, por muy bonitas que sean, no se pueden plantar en un jardín. Y si me sale un plumero, pues tengo que quitarlo, porque si no al año siguiente tengo 30”.

La conectividad ecológica en el Anillo Verde de la Bahía de Santander ha sido estudiada por José Luis Martínez Martí, técnico de Fundación Naturaleza y Hombre, expuso su estudio sobre la conectividad ecológica entre las distintas reservas del Anillo Verde de la Bahía de Santander, y explicó que, según de qué animal estemos hablando, los espacios estarán más o menos conectados, “pues a un ave no le resultará difícil volar entre las Marismas de Alday y el Pozón de la Dolores, por ejemplo”, pero para otra especie trasladarse entre estos dos lugares puede ser más difícil.

Jesús Varas Dirección General del Medio Natural de Cantabria_Carlos Sánchez FNYH durante Workshop Nature in the City en Paraninfo de Universidad de Cantabria

Jesús Varas (Dirección General del Medio Natural de Cantabria) y Carlos Sánchez (FNYH) conversan durante el Workshop Nature in the City celebrado en el Paraninfo de la Universidad de Cantabria.

Jesús Varas, de la Dirección de Medio Natural de Cantabria, se centró en los esfuerzos del proyecto LIFE Arcos para la conservación de dunas cantábricas y destacó la creación de un voluntariado permanente asociado a él; Miguel Martín, del LIFE Albufera, contó cómo los humedales artificiales también pueden contribuir a la mejora del medio ambiente; y Pierre Davant vino desde Francia para mostrarnos la Reserva Natural Marais de Bruges y los retos de conservación de este humedal a orillas del Garona y bajo la influencia de una ciudad como Burdeos.

Y por último, Beatriz Fernández de Manuel mostró el trabajo que, desde la Universidad del País Vasco, están llevando a cabo para evaluar los servicios ecosistémicos del Anillo Verde de la Bahía de Santander.

Subida al encinar Peñas Negras durante Workshop Nature In The City

Subida al encinar de Peñas Negras en Maoño durante la visita de campo del Workshop Nature In The City

El viernes 17 de noviembre, la última jornada del seminario técnico internacional se ha centrado en una visita de campo en la que los participantes han podido contemplar los grandes retos medioambientales a los que se enfrentan humedales de gran presión urbana como es la marisma de Alday y que demuestran que es posible lograr el principal objetivo del proyecto como es “conectar la naturaleza y la ciudad”. También se ha visitado el encinar relicto de Peñas Negras en Maoño que recobra poco a poco a su esplendor vegetal gracias a las tareas de restauración que FNYH está llevando a cabo con el proyecto LIFE “Anillo Verde de la Bahía de Santander”.

El Workshop “Nature in the City”, organizado por Fundación Naturaleza y Hombre y la Oficina Ecocampus de la Universidad de Cantabria, forma parte del proyecto LIFE “Anillo Verde de la Bahía de Santander”, coordinado por Fundación Naturaleza y Hombre con la colaboración de la empresa pública MARE, y cuenta con la financiación del instrumento LIFE de la Unión Europea; el apoyo de Fundación Biodiversidad, dependiente del Ministerio de Medio Ambiente; y la cofinanciación de la Consejería de Medio Ambiente del Gobierno de Cantabria.

Presentacion inagural Workshop Nature In The City

El Paraninfo de la Universidad de Cantabria, gracias a la Oficina Ecocampus, ha dado la bienvenida a Fundación Naturaleza y Hombre organizadora del Workshop Internacional “Nature In The City” y con ello a múltiples visiones que dibujan un desarrollo del territorio en armonía con el medioambiente gracias a las infraestructuras verdes.

La sostenibilidad se ha hecho hueco en el Paraninfo desde el comienzo del seminario del proyecto LIFE “Anillo Verde de la Bahía de Santander: conectando la naturaleza y la ciudad” coordinado por FNYH. Con su bienvenida el Vicerrector de Doctorado y Relaciones Institucionales de la Universidad de Cantabria, Alberto Ruiz Jimeno, ha destacado la ciudad sostenible como el lugar idóneo para que la transferencia de conocimiento sea el paso final que la educación e investigación universitarias dan para alcanzar una visión universal a partir de una transmisión local.

No menos entusiastas han sido las palabras de Ignacio de las Cuevas, Director de Residuos de MARE al resaltar que “el medioambiente no conoce barreras territoriales por eso para su correcta gestión las Administraciones públicas deben colaborar para que mejore”. Han seguido las declaraciones de presentación en la inauguración con Jesús García Díaz, Director del Centro de Investigación del Medio Ambiente del Gobierno de Cantabria proponiendo que “si queremos transformar nuestras vidas hay que ponerse a desarrollar el territorio e impulsar otras formas de economía que armonicen con el territorio y los espacios públicos periurbanos”.

La primera red de infraestructuras verdes que se ha mostrado en la sala  Fray Antonio de Guevara del Paraninfo de la Universidad de Cantabria, ha sido presentada por Carlos Sánchez, presidente de Fundación Naturaleza y Hombre, quien ha destacado la continuada labor desde el año 1992 para crear una red de espacios naturales en ámbito periurbano en una zona de elevada presión antrópica como es la bahía de Santander que en la actualidad alcanza ya 15 reservas naturales municipales de alto valor ecológico en las que actualmente trabaja el proyecto LIFE “Anillo Verde de la Bahía de Santander: conectando la naturaleza y la ciudad”.

Ha continuado la jornada con la interesante intervención de Pedro Calaza de la Escuela Gallega del Paisaje quien ha destacado que una auténtica “smartcity” es la que realmente sabe gestionar su territorio hibridando la trama verde con la urbana pues está es la garantía del estado de salud de la ciudadanía; además de introducir conceptos tan importantes para el nuevo urbanismo como son la biofilia y la biomimesis que han de integrarse en el planeamiento de las ciudades.

De no ser por la ejemplar tarea que está realizando la Câmara Municipal de Lisboa a través del Gabinete del Proyecto Estructura Verde de Lisboa, la ciudad no luciría tan estrecha vinculación con sus espacios verdes, que se adaptan progresivamente a la mitigación del cambio climático, sin acercar la ciudad a sus habitantes, según ha declarado João Rocha e Castro, coordinador de dicho gabinete técnico.

Sala Fray Antonio de Guevara en Paraninfo Universidade de Cantabria durante Workshop Nature In The City

Sala Fray Antonio de Guevara en Paraninfo Universidad de Cantabria durante Workshop Nature In The City

La presentación de la arquitecta paisajista Cristina del Pozo, de la Universidad Rey Juan Carlos de Madrid, ha introducido ideas como los jardines de lluvia, especies adaptadas al estrés hídrico en los jardines urbanos, llanuras de inundación o la consideración de la belleza de las praderas que amarillean para un cambio de paradigma urbano para desarrollar adaptaciones al cambio climático que ya vivimos, lo que conllevaría cambiar totalmente el diseño y percepción de espacios públicos y parques y jardines.

La tarde ha seguido con exposiciones tan desarrolladas como la red de espacios planificados para obtener una gama extensa de servicios ecosistémicos, mediante el Programa de Infraestructuras Verdes Catalanas (PIVC), que ha descrito Jordi Solina Angelet del Departamento de Territori i Sostenibilitat de la Generalitat de Catalunya y que contempla en el periodo 2017-2021 nada menos que 104 actuaciones prioritarias donde priman los suelos de valor natural y la conectividad territorial.

Despertar la conciencia colectiva sobre la necesidad de que estamos vinculados estrechamente a nuestro territorio y con todos los seres vivos ha sido la afirmación común de todos los ponentes que han participado en la primera de las jornadas técnicas.

Desde el Ayuntamiento de Vitoria-Gasteiz la importancia de las zonas verdes periurbanas para la conservación de la biodiversidad ha sido mostrada por Fernando de Juana quien afirmaba “los alrededores de las ciudades albergan a veces una mayor biodiversidad que las zonas rurales, ya que éstas están más transformadas”. De hecho la capital alavesa cuenta actualmente con 445 hectáreas de zonas verdes urbanas y 827 hectáreas de zonas verdes periurbanas que marcan un notable contraste entre la pobre biodiversidad de las primeras y la creciente riqueza de especies que acumulan las segundas a medida que pasa el tiempo y adquieren mayor complejidad de hábitats al desarrollar más nichos para las especies.

La jornada ha culminado con la motivadora presentación de Gorka Belamendia, coordinador de Ataria, Centro de Estudios Ambientales del Ayuntamiento de Vitoria-Gasteiz, quien ha demostrado con sorprendentes datos de participación que, incentivando a los políticos, se ha logrado integrar los espacios periurbanos del Anillo Verde de Vitoria-Gasteiz en la trama de la ciudad. Es lo que ha despertado el interés de la ciudadanía y una nueva mentalidad en lo verde, gracias a la concienciación e implicación de los vecinos en su cuidado desarrollada a través de múltiples actividades educativas, divulgativas y de sensibilización.

El proyecto LIFE “Anillo Verde de la Bahía de Santander: conectando la naturaleza y la ciudad”, coordinado por Fundación Naturaleza y Hombre con la colaboración de la empresa pública MARE, cuenta con la cofinanciación de la Comisión Europea y la Consejería de Medio Ambiente del Gobierno de Cantabria y el apoyo de Fundación Biodiversidad, dependiente del Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente.

Río Miera La Regata, ZEC Río Miera

Los escarabajos ciervo volante y las libélulas caballito del diablo volarán confiados en Ceceñas durante 20 años gracias a la firma del convenio de custodia de territorio establecido entre la Fundación Naturaleza y Hombre y la Junta Vecinal de Ceceñas que los convertirá a en los protagonistas del Parque de La Regata.

Situado en la ribera del río, el parque de La Regata es además parte de la Zona Especial de Conservación del río Miera, por ello la firma del convenio entre Fundación Naturaleza y Hombre, mediante su presidente Carlos Sánchez, y de la Junta Vecinal de Ceceñas, representada por su presidente Héctor Porras Prada, y ante la presencia de Manuel  José González Fernández, Secretario Municipal del Ayuntamiento de Medio Cudeyo, representa un paso importante para la conservación de la biodiversidad cántabra.

Mediante dicho acuerdo ambas partes se comprometen por un período de tiempo de 20 años en los que se trabajará para mejorar el hábitat del caballito del diablo (Coenagrion mercuriale) y del escarabajo ciervo volante (Lucanus cervus) en el entorno de la ZEC (Zona de Especial Conservación) Río Miera.

Héctor Porras de la Junta Vecinal de Ceceñas y Carlos Sánchez de FNYH

Héctor Porras de la Junta Vecinal de Ceceñas y Carlos Sánchez de FNYH

Ambas especies de insectos se hallan protegidas por la Directiva Hábitats de la Unión Europea por lo que alianzas conservacionistas de este tipo resultan extraordinarias para su pervivencia. Las acciones que se llevarán a cabo durante dicho período de tiempo están encaminadas a la mejora del hábitat reproductor así como de la alimentación de ambos insectos.

No se puede perder de vista la eliminación de vegetación invasora, como parte esencial en la recuperación de su hábitat, eliminación de residuos y la restauración de la vegetación de la ribera fluvial que da cobijo a los huevos del caballito del diablo. Del mismo modo ofrecer refugios para que prosperen las larvas del escarabajo ciervo volante y alcancen su edad adulta, que los convierte en el escarabajo más grande de Europa, es otra de las más importantes acciones a desarrollar para lograr la mejora en la situación de la especie. Hoy vulnerable por la escasez de árboles maduros y en descomposición que necesitan tanto para alimentarse como para establecer refugios durante su ciclo vital.

Para conseguir que estas acciones lleguen ampliamente a la población local se realizarán actividades de difusión y sensibilización, así como la instalación de paneles explicativos. Con especial hincapié se trabajará en las generaciones futuras como son los escolares. Así se logrará que la población en general conozca la importancia y el beneficio de la presencia de estas especies emblemáticas en nuestro entorno.

Los centros escolares del municipio de Medio Cudeyo contarán con un apoyo continuado a lo largo del tiempo. Además se trabajará estrechamente con el colegio Apostolado Ceceñas ya que se halla ubicado en las proximidades del parque sobre el que se ha establecido el acuerdo de custodia del territorio.

Si bien el parque mantendrá sus actividades de uso público, a su vez fomentará que se valore y proteja el hábitat de las especies citadas, tal y como manifestó Héctor Porras durante la firma del acuerdo.

Libélula caballito del diablo (Coenagrion mercuriale) protegida por la Directiva Hábitats

Libélula caballito del diablo (Coenagrion mercuriale) protegida por la Directiva Hábitats

Asimismo, y tal como afirmó Carlos Sánchez, “porque los insectos son uno de los grandes desconocidos de la naturaleza, la reserva entomológica ayudará a darlos a conocer y a ponerlos en valor entre la población local de Ceceñas y de Cantabria en general” es de interés para ambas partes establecer un objetivo relevante como es lograr que el parque de La Regata llegue a ostentar la distinción de ser una Reserva Entomológica declarada por la Asociación Española de Entomología.

Un paseo por el parque identificando y delimitando los lugares en los que se desarrollarán las acciones que pretenden compatibilizar los usos públicos actuales del parque y la conservación de ambas de especies protegidas culminaron un gran paso por afianzar la Red Natura 2000 de la que la zona forma parte y que este año celebra su 25 aniversario.

El proyecto LIFE Conservación de la Biodiversidad del río Miera cuenta con la empresa pública Medio Ambiente, Agua, Residuos y Energía de Cantabria S.A. (MARE) y la Consejería de Universidades e Investigación, Medio Ambiente y Política Social del Gobierno de Cantabria como beneficiarios asociados. Además dispone del apoyo económico de la citada Consejería, de Fundación Biodiversidad, dependiente del Ministerio de Agricultura, Pesca, Alimentación de Medio Ambiente de España, y el instrumento financiero LIFE de la Unión Europea.

Técnicos de Fundación Biodiversidad en el paseo de campo por la reserva biológica

Técnicos de Fundación Biodiversidad eligen la Reserva Biológica de Campanarios de Azaba, entre los proyectos con los que colaboran, para disfrutar de unas jornadas de campo.

Se prometían un fin de semana diferente, lejos del ruido de la ciudad y del estrés de los ritmos habituales. Llegaron con ropa cómoda y de tonalidades campestres, sabían a lo que iban, sus prismáticos, mochilas y telescopios eran la mejor prueba.

Eligieron un fin de semana otoñal donde los días aún son cálidos y las horas de luz todavía permiten disfrutar lentamente de la jornada. Eran 14 personas que llegaron capitaneados por el entusiasmo contagioso del subdirector de Fundación Biodiversidad, Ignacio Torres.

El atardecer les daba la bienvenida en Campanarios de Azaba, mientras el grupo iba reuniéndose y se preparaba la primera de las salidas de campo. Sería en la oscuridad de la noche en busca de tres visitantes de los más sigilosos de la reserva biológica: la gineta, la garduña y el zorro.

El otoño permitió disfrutar de los paseos de campo en la reserva biológica

El otoño permitió disfrutar de los paseos de campo en la reserva biológica

La siguiente mañana el reto era enfrentarse a buitres leonados y negros, las rapaces que en esta época más frecuentan el muladar. Pero la naturaleza decidió no ponérselo fácil y la espera se alargaba mientras los buitres se resistían al bocado tentador de la carroña. En su paciencia y capacidad de entender los ritmos de la naturaleza vimos su empeño por conocerla y aceptar lo imprevisible como parte de su magia natural.

Un recorrido en vehículo todoterreno pronto desvió la atención hacia las razas ganaderas autóctonas como el magnífico caballo de las Retuertas y la vaca Sayaguesa que con su alimentación y deambular por la reserva biológica contribuyen al mantenimiento del paisaje adehesado.

Fue nada menos que con el imponente toro semental de esa gran raza de bovino ibérico con quien se encontraron en el recorrido. La sorpresa no era solo verse ante los 1.200 kilos del animal, sino a pesar de su robusta apariencia comprobar su beatífica actitud que refleja el ancestral carácter de este bovino y su capacidad para el trabajo de campo, labor que tradicionalmente realizaba hasta que, con la mecanización agrícola, fue raza destinada para la producción de carne.

No obstante echamos pie a tierra para iniciar una ruta senderista guiada por una de nuestras educadoras ambientales quien aportó los secretos del bosque mediterráneo al grupo de naturalistas.

El grupo reunido con el equipo de Fundación Naturaleza y Hombre frente al lodge

El grupo reunido con el equipo de Fundación Naturaleza y Hombre frente al lodge

La tarde fue una delicia aderezada por un atardecer rosado que culminó con el agasajo de una cena con productos locales. Los sabores de alimentos de kilómetro cero degustados en el corazón del bosque mediterráneo mientras se encendían las estrellas sobre el porche del lodge añadieron aún más magia al descanso de la tarde antes de encaminarnos de nuevo a disfrutar de los hides nocturnos y los misteriosos habitantes que los frecuentan.

No fue hasta la siguiente mañana, después de un extraordinario amanecer, cuando se logró un “espectáculo absolutamente bestial” en palabras de Ignacio Torres. Ya que fue entonces cuando por fin se logró la observación de las aves rapaces. Nada menos que 250 buitres leonados y 40 ejemplares de buitre negro se reunieron ante sus ojos, una experiencia única e imborrable que les ha vinculado a la Reserva Biológica de Campanarios de Azaba por siempre.

0 177
Concesión beca Montphoto 2017 WWF España-FNYH

La conservación de la naturaleza tiene muchos ámbitos de actuación. Contribuir al conocimiento y valoración del actual estado de conservación de los reptiles y anfibios del Chocó, una amplia región biogeográfica que se reparte entre Ecuador, Colombia y Panamá y que alberga una extraordinaria biodiversidad, ha sido el fin al que se ha destinado al beca que, junto a WWF España, hemos concedido dentro del concurso fotográfico Montphoto 2017.

Las más de 350 especies de anfibios y 210 de reptiles que habitan este enclave considerado entre los más diversos en vida natural del planeta son el objetivo fotográfico que se ha marcado Jaime Culebras, ganador de la beca con su proyecto “Reptiles y anfibios del Chocó: SOS en el paraíso”, para constatar la situación actual en que se encuentran estos animales que no gozan del interés mediático que se merecerían y sin embargo poseen un vital papel en los ecosistemas.

El poder visual y el gran alcance de comunicación que posee la fotografía de naturaleza ahora está en las manos de este fotógrafo para contarle al mundo una historia de conservación. Para enseñar y transmitir la importancia de los valores medioambientales y su conservación.

Desde hace casi 25 años los objetivos de FNYH se centran en la conservación del patrimonio natural y las actividades que el hombre realiza en relación al mismo, así como la restauración de ecosistemas y la recuperación de especies amenazadas.

Por esa razón FNYH participa en la promoción y contribución de este concurso, siendo MontPhoto una entidad que, por medio de sus fotografías, tiene objetivos parecidos a los de la FNYH, tales como contribuir a la defensa medioambiental, la conservación y la ecología.

Los principios de MontPhoto se basan en acercarse a la naturaleza desde cualquier perspectiva pero con respeto medioambiental. Valores que impregnan las bases del concurso con códigos éticos de comportamiento, buscando siempre el respeto y la conservación del paisaje, de enfocar los seres vivos en su hábitat natural y por destacar sus valores patrimoniales.

En Holanda, la salamandra está casi extinta. A esta situación crítica se ha llegado en solo 4 años, y el responsable principal es el Batrachochytrium salamandrivorans, un hongo “devorador de salamandras” que llegó al continente desde Asia debido, se cree, al comercio de mascotas. De este problema, de la situación en España y de qué podemos hacer para intentar contener esta amenaza nos habló David Lastra, investigador de la Czech University of Life Sciences Prague, en la última charla mensual del Fluviarium de Liérganes.

De entre todos los anfibios, el Batrachochytrium salamandrivorans (también conocido como Bsal) afecta únicamente a salamandras y tritones, a los que literalmente come la piel, por la que respiran, hasta tal punto que llega un momento en que mueren. En su lugar de origen, el hongo no causa enfermedad, probablemente porque sus víctimas han tenido miles de años para desarrollar inmunidad. Pero en los Países Bajos casi ha acabado con las salamandras en apenas 4 años, tan rápido que ha sido imposible que a estos anfibios les diera tiempo a desarrollar resistencia.

En Holanda, el hongo salamandrivorans casi ha terminado con las salamandras en 4 años

Como describió David Lastra, en su charla del ecomuseo Fluviarium, “no se conoce nada que acabe con una especie tan rápido”. De hecho, “en Holanda, cuando vieron lo que estaba pasando, recogieron muchas, las curaron en laboratorio, y ahora las tienen protegidas en ambientes controlados. Pero si las vuelven a soltar, enfermarán de nuevo”. “El hongo aguanta temperaturas muy similares a las que tenemos en Cantabria”. Fuera de ese rango, muere, pero claro, eso se puede controlar en laboratorio, pero no en la naturaleza, como indicó Lastra.

Afortunadamente, el Batrachochytrium salamandrivorans no parece haber llegado a España o, al menos, los investigadores no se han topado aún con él. En la Península hay, aproximadamente, 30 especies de anfibios, lo cual está muy bien, de los cuales en Cantabria contamos con 13. España tiene la “mayor diversidad de salamandras de toda Europa”. De ellas, la más común en Cantabria es la subespecie fastuosa, con rayas de intensos colores amarillo y negro.

Salamandra con heridas causadas por el hongo Batrachochytrium salamandrivorans

Salamandra con heridas causadas por el hongo “devorador de salamandras”. Autor: Frank Pasmans / Wikimedia Commons (CC0 1.0)

¿Por qué son importantes los anfibios?

Entre los anfibios, cuyo nombre hace referencia a que pasan su vida tanto en tierra como en el agua, se incluyen ranas, sapos, salamandras, tritones y cecilias (que se asemejan a culebras) y son considerados los vertebrados más amenazados del planeta. Esto no es solo grave por sí mismo, sino que pone en peligro el equilibrio de todo el ecosistema, pues forman parte de una cadena en la que, por ejemplo, ayudan a controlar el número de insectos (“acaban con más que cualquier plaguicida”) y sirven de alimento a otras especies.

Además, están las aplicaciones médicas: “Lo que más llama la atención de la gente es que en 148 días regeneran el miembro completamente tras su amputación. Y si se extinguen, esto ya no se puede investigar”.

El “devorador de salamandras” no es la única amenaza a la que se enfrentan estos vertebrados. Antes que el salamandrivorans, ya se conocía otro hongo, el Batrachochytrium dendrobatidis, que en la década de los 90 produjo la reducción drástica o la extinción de 200 especies. Y hay otras enfermedades, como las infecciones ocasionadas por Ranavirus, una especie de gripe cuya virulencia varía. De hecho, “a veces se pueden ver muertes masivas en un punto”, lo cual es una señal de alerta.

La polución también les afecta mucho, pues respiran por la piel. “Son muy sensibles y actúan como bioindicadores naturales” del buen estado de un ecosistema. Y también se ven perjudicados por especies invasoras como el cangrejo rojo americano, que se alimenta de sus huevos y que está ocupando las charcas que antes les servían de refugio.

Qué podemos hacer nosotros

David Lastra quiso incidir en que cualquier ciudadano puede hacer mucho por favorecer la presencia de anfibios. De entre todas las medidas, destaca la creación de charcas tanto a través de programas de voluntariado, como los de Fundación Naturaleza y Hombre, como de una forma más modesta, instalando pequeños estanques con cualquier artilugio que se tenga a mano.

“Pensad en todos los puntos de agua que había en vuestro pueblo y que han desaparecido. Ahora solo quedan corrientes fuertes a las que estos animales no pueden adaptarse, lagos enormes…”. “Y simplemente poniendo una vieja bañera de hojalata [se puede lograr mucho]”. También hay que “acordarse de poner una rama para que puedan salir”, pues a pesar de que les guste el agua, los anfibios también pueden ahogarse, “y una rampa de entrada para que puedan disfrutarlo”.

Además “se pueden recuperar viejos bebederos. Este tipo de puntos de agua consiguen que subsistan las poblaciones.” Y sería bueno dar aviso si se ven muchos ejemplares muertos en el mismo lugar.

Simplemente recuperando viejos bebederos o instalando las típicas bañeras de hojalata podemos hacer mucho

Las autoridades también han comenzado a tomar medidas para luchar contra el Salamandrivorans. Entre ellas: la prohibición de importación de especies en algunos países y la creación de grupos de investigación coordinados.

La charla “Los anfibios y sus amenazas”, celebrada en el Fluviarium de Liérganes, forma parte del ciclo de conferencias mensuales del proyecto LIFE “Conservación de la Biodiversidad en el río Miera”, coordinado por Fundación Naturaleza y Hombre, que trata de concienciar sobre los valores ambientales de la zona e implicar a la población en su conservación.

El proyecto LIFE Miera cuenta, además, con la empresa pública Medio Ambiente, Agua, Residuos y Energía de Cantabria, S.A., (MARE) y la Consejería de Universidades e Investigación, Medio Ambiente y Política Social del Gobierno de Cantabria como beneficiarios asociados. Y dispone del apoyo económico de la citada Consejería; de Fundación Biodiversidad, dependiente del Ministerio de Agricultura, Pesca, Alimentación y Medio Ambiente de España; y del instrumento financiero LIFE de la Unión Europea.

MÁS INFO:
Vídeo divulgativo de uso libre sobre el Bsal
salamanderfungus.org
Más información sobre anfibios en la web de FNYH