Home Destacados

Después del éxito de los últimos talleres de Jardines Ecológicos, con un centenar de asistentes, la Fundación Naturaleza y Hombre vuelve a programarlos dentro del proyecto europeo LIFE “Anillo Verde de la Bahía de Santander: conectando la naturaleza y la ciudad”, para promover el valor estético y ambiental de las plantas autóctonas al tiempo que se combate la propagación de especies como el plumero, la chilca o la uña de gato, tan extendidas por nuestra región.

Este taller pretende formar y concienciar sobre la aparición de la flora invasora que, según sus responsables, “viene ligada habitualmente a su introducción a través de la jardinería”. Las plantas invasoras, finalmente, desplazan a las autóctonas, lo que daña la biodiversidad y homogeneiza el paisaje.

Entre esas especies se encuentra el extendido plumero, la chilca, la uña de gato (de llamativas flores rosas), la mimosa o el bambú japonés. Como alternativa, la Fundación Naturaleza y Hombre anima a plantar vegetación autóctona, que “también es muy atractiva y riquísima”, como señala Laura Dorado, coordinadora de Educación Ambiental de la Fundación, que ha elaborado para los asistentes una lista de alrededor de 70 especies que se pueden utilizar.

Jornada teórica del Taller de Jardines Ecológicos.

Primera jornada teórica del taller de Jardines Ecológicos impartida por Laura Dorado. Foto de Fundación Naturaleza y Hombre.

Laura Dorado defiende la jardinería ecológica porque, además de proteger nuestro ecosistema, cada vez más en peligro, y de que es barata, “es fácil preparar y mantener un jardín con plantas que crecen naturalmente en nuestro entorno”. “Lo primero que tenemos que hacer a la hora de diseñar nuestro jardín es ver qué especies hay a nuestro alrededor”. “Si plantamos plumero”, continúa, “vamos a contribuir a que el problema se extienda. Pero si plantamos castaños, olmos, encinas, madroños, boneteros, robles… lo que haremos será ayudar a diseminar esa vegetación propia de nuestros ecosistemas”.

En las jornadas se hablará también de hortifloricultura pues, como señalan desde la Fundación, “cualquier espacio verde que tengamos podemos aprovecharlo para sembrar vegetales que, además de proporcionarnos alimento, son muy estéticos, como el pimiento, al que le sale una flor preciosa”.

Con todo esto acabaremos creando “microreservas” con las que “además de disfrutar de especies vegetales, atraeremos a un montón de seres vivos muy atractivos como aves y mariposas y también a insectos polinizadores que, a su vez, ayudarán a propagar las semillas de nuestro jardín”.

El taller, gratuito y de tres horas de duración, tendrá una parte teórica y otra más práctica. En la clase teórica se darán pautas para diseñar tu propio jardín y se conocerán tanto las plantas autóctonas que podríamos usar como las invasoras que deberíamos evitar. Después, los monitores guiarán a los participantes en un paseo por los jardines del mismo barrio en que se habrá impartido la teoría para mostrarles en vivo todo lo aprendido.

Haz clic aquí para apuntarte

Talleres Jardines Ecológicos del Proyecto LIFE Anillo Verde de la Bahía de Santander

Talleres Jardines Ecológicos del Proyecto LIFE Anillo Verde de la Bahía de Santander

El taller se impartirá en municipios que forman parte del “Anillo Verde de la Bahía de Santander” y para inscribirse solo hay que rellenar un formulario que se puede encontrar en la web de la Fundación Naturaleza y Hombre (fnyh.org). En el taller, gratuito y abierto a cualquier persona interesada, tendrán preferencia los habitantes de los municipios participantes.

El programa, coordinado por Fundación Naturaleza y Hombre, forma parte del proyecto europeo LIFE “Anillo Verde de la Bahía de Santander: conectando la naturaleza y la ciudad”, que busca preservar y potenciar espacios verdes junto a zonas degradadas por la industrialización y la presión demográfica que, en un futuro, deriven en un corredor verde que preste todo tipo de servicios a la población, tanto ecológicos como de esparcimiento o productivos.

El proyecto LIFE “Anillo Verde de la Bahía de Santander” está coordinado por Fundación Naturaleza y Hombre con la colaboración de la empresa pública MARE, y cuenta con la cofinanciación de la Comisión Europea y la Consejería de Medio Ambiente del Gobierno de Cantabria y el apoyo de Fundación Biodiversidad, dependiente del Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente.

Escucha aquí la entrevista que nos hicieron en Cantabria en la Onda sobre este taller.

Dónde se imparte:

  • La Concha (Villaescusa): Centro Multiusos – al lado de la Biblioteca. Jueves, 15 de junio. De 17 a 20 h.
  • Penagos: aula 3er piso del Ayuntamiento. Jueves, 22 de junio. De 17 a 20 h.
  • Revilla de Camargo: Huertas Municipios Sostenibles (Bº La Maza). Miércoles, 28 de junio. De 16:30 a 19:30 h.
  • Solares (Medio Cudeyo): Centro Cultural Ramón Pelayo. Jueves, 29 de junio. De 16:30 a 19:30 h.
  • Maoño (Santa Cruz de Bezana): Centro Social La Jaya (junto a la bolera). Jueves, 6 de julio. De 16:30 a 19:30 h.

Haz clic aquí para apuntarte

Presentación sobre Custodia del Territorio de Alberto Navarro Gómez, Foro Estatal de Custodia del Territorio

A pesar de la notable regresión – un 68 %- que ha experimentado el desmán ibérico, uno de los mamíferos más amenazados de la fauna europea, que habita en las proximidades de regatos y pequeños cursos fluviales, todavía queda un horizonte de esperanza en las montañas cantábricas. Dónde aún se mantiene una población saludable de este pequeño mamífero, similar a un topo pero con un inconfundible morro por su parecido a una trompeta.

Trabaja en ello el proyecto LIFE Desmanía, presentado por su coordinadora, Rocío Gallego, en la segunda de las jornadas que la II Semana LIFE Miera ha desarrollado en el ecomuseo Fluviarium de Liérganes y que coordina la Fundación Naturaleza y Hombre. Así celebra el 25 aniversario de los proyectos LIFE y la creación de la Red Natura 2000 enmarcándolos dentro de las acciones de divulgación de su proyecto LIFE Conservación de la Biodiversidad en el río Miera actualmente en desarrollo de su fase final.

Su estrategia de conservación se basa en un objetivo esencial como es proteger el hábitat del desmán ibérico; entre otras efectivas medidas como la creación de puertos estivales, para evitar los problemas de déficit hídrico por el estiaje. Para recuperar el entorno en el que se desenvuelve el desmán, se protegerá la vegetación de ribera con tratamientos selvícolas de tal modo que entre la luz hasta el curso fluvial, ascienda la temperatura con ello, y facilite una mayor presencia de microinvertebrados de los que se alimenta.

Una de las principales amenazas a las que se enfrenta el desmán ibérico es la extendida presencia del visón americano que ya se desenvuelve ampliamente por Castilla y León y, según todos los indicios, avanza hacia el norte peninsular.

Blanca Serrano y Lorenzo García, coordinadora y técnico LIFE Miera, Rocío Gallego, coordinadora campo LIFE Desmanía, CESEFOR y Asunción Gómez Gayubo coordinadora LIFE Lutreola, TRAGSATEC.

Blanca Serrano y Lorenzo García, coordinadora y técnico LIFE Miera, Rocío Gallego, coordinadora campo LIFE Desmanía, CESEFOR y Asunción Gómez Gayubo coordinadora LIFE Lutreola, TRAGSATEC.

De esta especie exótica, que representa la mayor amenaza para la fauna autóctona europea, también se debatió en las citadas jornadas gracias a Asunción Gomez Gayubo, coordinadora del proyecto LIFE Lutreola Spain.  Ya que este mustélido carnívoro es un exitoso competidor frente al visón europeo, del que únicamente queda población en el Delta del Danubio -Rumanía-, Francia, Rusia y Estonia, además de España, aunque su amplia área biogeográfica lo haya permitido habitar en toda Europa antes del siglo XIX. Por su presencia, y hasta que el visón americano sea erradicado, el visón europeo no abandonará el peligro crítico en que se encuentra, según la UICN, ya que no existen poblaciones viables al haber pocos ejemplares en cada una; solo en España sobreviven unos 200.

Las dunas del litoral cantábrico destacaron su importancia en los hábitats costeros gracias a José Ignacio Alonso Felpete, investigador del Jardín Botánico de Gijón y representante del proyecto ArcosLIFE “Arenales costeros: conservando las dunas cantábricas”. En su presentación defendió el valor ecológico de las dunas y explicó la importancia de preservarlas porque es “el hábitat que se encuentra en peor estado de conservación de los amparados por la Red Natura 2000”.

“En Cantabria, por ejemplo, hay muy pocos sistemas dunares, y esa escasez hace que la biodiversidad se vea muy afectada. Quizá un daño a un punto concreto supone la pérdida de algo que solo se encuentra ahí. Esto, por ejemplo, no pasa tanto en Las Landas –Francia-, cuyos sistemas dunares son muy extensos. Pero lo bueno”, continuó, “es que, si se actúa a tiempo, las especies de estos ecosistemas son fáciles de recuperar”.

Preguntado por el valor ecológico del pinar de Liencres, aledaño a uno de dichos sistemas dunares objetivo del programa LIFE, Jose Ignacio Alonso fue claro: “Pinos hay en muchos otros sitios, y estos no representan un valor especial y perjudican en determinados aspectos a la formación dunar”.

Maria Recio Espinosa del IH Cantabria de la Univ. Cantabria, Jose Ignacio Alonso Felpete del Jardín Botánico Atlántico de la Univ.Oviedo y Pablo García de MARE del Gobierno de Cantabria

Maria Recio Espinosa del IH Cantabria de la Univ. Cantabria, Jose Ignacio Alonso Felpete del Jardín Botánico Atlántico de la Univ.Oviedo y Pablo García de MARE del Gobierno de Cantabria

María Recio, del Instituto de Hidráulica de Cantabria (IH Cantabria) de la Universidad de Cantabria, destacó en su intervención el importante papel de los estuarios, así como de los “servicios ecosistémicos” o beneficios para la sociedad que prestan. También resaltó la importancia de establecer una convivencia entre la conservación de los elementos de la Red Natura 2000 con el desarrollo de los diferentes usos antrópicos tales como cultural, turístico o productivo.

Al ser cuestionada respecto a la controversia que está generando el proyecto de construcción de un dique en la Bahía de Santander, para tratar de solucionar el problema de la pérdida de superficie en las playas de El Sardinero, contestó que su aprobación debería depender de “lo que digan los estudios técnicos sobre cómo esta intervención afectaría al puntal de Somo”.

Las plantas invasoras también formaron parte del programa de las jornadas y, en concreto, Pablo García Hoyos, técnico de la empresa pública cántabra de gestión de residuos MARE, del Gobierno de Cantabria, explicó cómo se está trabajando para “contener, porque eliminar es muy difícil”, la chilca en el curso bajo del Miera.

Blanca Serrano, coordinadora LIFE Miera introduciendo a Pablo García, técnico de la empresa pública MARE del Gobierno de Cantabria

Blanca Serrano, coordinadora LIFE Miera introduciendo a Pablo García, técnico de la empresa pública MARE del Gobierno de Cantabria.

La chilca (Baccharis halimifolia) es un arbusto originario de América y, al igual que en el caso de otras especies vegetales invasoras, el problema es que, dada su gran capacidad de dispersión, desplaza rápidamente a la vegetación autóctona. La chilca, de hecho, se encuentra en el puesto 5 de lo que se conoce como Top 20 de las especies exóticas más dañinas.

El técnico de MARE hizo hincapié en que se “debe hacer una labor de divulgación muy importante” para dar a conocer el problema entre la población. “Todo el mundo conoce ya el plumero, pero hay otras que también hacen mucho daño”. No debe venderse ni favorecer su comercialización, no plantarse en zonas verdes de parques y jardines, no fomentar su dispersión e impedir su proliferación.

Pablo García Hoyos recalcó que contra estas plantas solo se puede trabajar con todas las administraciones y entidades “coordinadas, en todos aquellos lugares donde broten, y con continuidad en el tiempo”. Y además, concluyó, “hay que desvincular estas actuaciones de la política”, para que lo que se haga no dependa del partido político que gobierne en cada momento, “y dotarlas de un presupuesto además de trabajos coordinados que tengan continuidad en el tiempo”.

Mariano Cebolla Borrell coordinador de comunicación del proyecto LIFE Migratoebre

Mariano Cebolla Borrell coordinador de comunicación del proyecto LIFE Migratoebre

Mariano Cebolla, coordinador de comunicación del proyecto LIFE Migratoebre que además de devolver cuatro especies migratorias de peces – esturión, anguila, saboga y lamprea-  al tramo final del río Ebro, pretende que la población vuelva a mirar al río junto al que vive. Explicó las múltiples acciones de comunicación que desde el programa Migratoebre se llevan a cabo para darlo a conocer a la sociedad y sobre todo a la ciudadanía que vive en torno al río, un gran tótem frente al que sin embargo la población actualmente vive de espaldas.

Al respecto, insistió en que lo que más les ha ayudado a divulgarlo, como web y redes sociales, junto a posters, pegatinas, actividades deportivas, charlas, encuentros y presentaciones a pescadores deportivos, es una maqueta de esturión. Exhibida por ferias y todo tipo de eventos, que fascina al público pues es un pez de 3,5 metros, la talla que realmente puede alcanzar este pez si logra retornar al río en sus condiciones óptimas, y junto a la que el público le gusta fotografiarse.

Con su éxito animó a la Fundación Naturaleza y Hombre a hacer lo mismo con la nutria que se puede ver en el tejado del ecomuseo Fluviarium de Liérganes. “Lo mejor para que sensibilizar sobre vuestro proyecto “LIFE Conservación de la Biodiversidad en el río Miera” es que descolguéis del tejado la maqueta de la nutria para enseñarla en cada acto público que realicéis.” aconsejó.

Laura Dorado, coordinadora de Educación Ambiental en Fundación Naturaleza y Hombre

Laura Dorado, coordinadora de Educación Ambiental en Fundación Naturaleza y Hombre

Desde Fundación Naturaleza y Hombre, fue Laura Dorado, coordinadora de Educación Ambiental, quien expuso todo lo que esta organización hace para que se conozca su trabajo en la cuenca del Miera, tanto entre la población general como entre los escolares. “Los niños”, se quejaba, “no saben lo que es un corzo, un tejón, una nutria… Cuando les preguntas qué animales conocen, te hablan de elefantes, jirafas… Y es importante que sepan todo lo que hay en su entorno”. Por eso, los técnicos de Fundación Naturaleza y Hombre han preparado múltiples materiales y actividades con escolares y profesores, además de actuar entre diferentes sectores sociales como pescadores, cazadores, ganaderos, turistas y veraneantes, técnicos y guarda de las Administraciones.

Actividades sencillas y periódicas como las charlas del viernes en el Fluviarium; o aquellas en las que el ocio al aire libre y la implicación de toda la familia sirven para concienciar ambientalmente. Entre todos los materiales uno de los que mejor ha funcionado es un cuaderno divulgativo titulado “Un viaje por el río Miera” que utilizan en los colegios de la zona, y “que resulta muy atractivo para los niños. Tanto, que a veces los profesores han continuado usándolo en las clases en sustitución de algunos materiales escolares”.

Alberto Navarro Gómez, Foro Estatal de Custodia del Territorio

Alberto Navarro Gómez, responsable de políticas de conservación y agraria del Foro Estatal de Custodia del Territorio

La Custodia del Territorio ha ido imponiéndose los últimos años como una de las herramientas más eficaces en la conservación de la biodiversidad. Al respecto, Alberto Navarro Gómez, que cuenta con gran experiencia en el tema y es responsable de políticas de conservación y agraria en el Foro Estatal de Redes y Entidades de Custodia del Territorio, explicó que este enfoque conservacionista consiste en un acuerdo entre propietarios de terrenos y entidades dedicadas a la conservación para preservar los valores medioambientales de determinado lugar, de modo sean los propios habitantes del lugar quienes se impliquen en su cuidado.

En su intervención recordó la gran labor que Fundación Naturaleza y Hombre despliega al utilizar esta fórmula en muchas de las reservas que gestiona; demostrando que la ciudadanía se organiza e implica en la conservación de la naturaleza, en actuar directamente sobre el territorio. Destacó un acuerdo único en territorio español como es la Marisma de Alday, dentro del proyecto “LIFE Anillo Verde de la Bahía de Santander: conectando la naturaleza y la ciudad”,  que se ha establecido por un largo periodo de tiempo -30 años- lo que ya tiene un gran mérito pero además suma de sobresaliente diferentes actores tales como una custodia marina litoral en dominio público, dependiente del Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente, el Ayuntamiento de Camargo y varios propietarios privados.

Como una variante de esta figura, defendió la custodia en ámbitos urbanos como una forma de que los ciudadanos participen en su propio bienestar y en “crear redes sociales de trabajo”. Y además, recalcó la importancia de la “ciencia ciudadana” para la toma de datos y el incremento del conocimiento científico y aseguró que “más de la mitad de los datos, que los científicos manejan en estudios sobre biodiversidad, los aportan los ciudadanos”, y que en esto destaca especialmente el mundo de la ornitología o estudio de las aves.

Pero pesar de estos esfuerzos de conservación, apuntó que “necesitaríamos llegar al 50% de territorios protegidos por todo el mundo para preservar el 80% de la biodiversidad”, mientras que el porcentaje que realmente se cuida es mucho menor.

El botánico Gonzalo Valdeolivas, Blanca Serrano y Javier Pérez de Fundación Hazi, socio del proyecto LIFE Tremedal

El botánico Gonzalo Valdeolivas, Blanca Serrano y Javier Pérez de Fundación Hazi, socio del proyecto LIFE Tremedal

Esos lugares en la naturaleza que normalmente evitamos atravesar porque están encharcados, hay barro y nos hundimos son sin embargo, lugares donde pasan cosas muy interesantes. Se trata de las turberas y tremedales, a los que Gonzalo Valdeoliva, botánico colaborador de Fundación Naturaleza y Hombre, y Blanca Serrano, coordinadora del proyecto LIFE Miera, destacaron por el importante valor ambiental que representan y por lo que están considerados de interés comunitario y prioritarios para la Directiva Hábitats, que fundamenta el programa LIFE.

Favorecer su conocimiento, propiciar la custodia del territorio y realizar en ocasiones sencillas tareas de concienciación como es la de sustentar al ganado con depósitos de agua que evite que los animales busquen la humedad reinante en estos entornos, han demostrado ser exitosos para desviar la atención del ganado por los tremedales.

En el caso del proyecto LIFE Tremedal el mérito de dar a conocer y sensibilizar del cuidado de estos frágiles hábitats, además se multiplica, tal y como explicó Javier Pérez de Fundación Hazi,  al unir la colaboración de siete organismos públicos con experiencia en planificación de espacios de la Red Natura 2000. Favorecer el conocimiento por la sociedad de estos hábitats de turbera en terrenos fangosos y con vegetación abundante, así como su conservación pasa además por acciones de cambios de usos agrícolas, en ocasiones con arraigo cultural, y llevar a cabo medidas físicas de corrección del terreno además de retornar la circulación hídrica a un estado original, así como favorecer la revegetación.

Cabaña pasiega restaurada en el Alto Miera. Excursión II Semana LIFE Miera.

Cabaña pasiega restaurada en el Alto Miera. Excursión II Semana LIFE Miera

Otro ser vivo desconocido, la píjara o helecho Woodwardia radicans, fue el último protagonista de la segunda de las jornadas de encuentro divulgativo organizado en la Semana LIFE Miera coordinada por Fundación Naturaleza y Hombre al sumarse al 25 aniversario del programa LIFE y de la creación de la Red Natura 2000 y Hombre a través de su proyecto LIFE “Conservación de la biodiversidad en el río Miera”, que coordina. Cuenta con la empresa pública de Cantabria MARE (Medio Ambiente, Agua, Residuos y Energía) y la Consejería de Universidades e Investigación, Medio Ambiente y Política Social como beneficiarios asociados. Además dispone del apoyo económico de la citada consejería; de Fundación Biodiversidad, dependiente del Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente de España, y del instrumento financiero LIFE de la Unión Europea.

Ya que este helecho, que ha logrado sobrevivir desde la última glaciación en rincones muy protegidos y próximos a nuestros ríos de la Cornisa Cantábrica, busca siempre la sombra y la baja altitud. Lorenzo García, técnico de campo del proyecto LIFE Miera es quien mejor los conoce ya que lo ha inventariado la cuenca del Miera al ser una especie objetivo.

Tres poblaciones existentes y el refuerzo, gracias al ensayo de producción de semillas y germinación de plantas a partir de material recolectado en poblaciones naturales en el Vivero El Pendo, propiedad de la Fundación Naturaleza y Hombre, apuntan a un futuro halagüeño.

No obstante ha de reforzarse la población existente con labores que minimizen las amenazas detectadas como vertidos de residuos, y el avance de plantas invasoras y otros helechos.

Itinerario Alto Miera el 10 junio 2017 durante II Semana LIFE Miera.

Itinerario Alto Miera el 10 junio 2017 durante II Semana LIFE Miera

Las actividades de la II Semana LIFE Miera continuaron el  viernes con una visita de campo acompañados de la corporación de Liérganes y Eduardo Galante, catedrático de zoología de la Universidad de Alicante, para conocer de cerca las actuaciones de conservación que se están llevando a cabo en el municipio; así como la próxima reserva entomológica para el escarabajo ciervo volante (Lucanus cervus) que, gracias a estas tareas de preservación del medioambiente, ha sido definida en el término municipal de Liérganes y presentada ante la Asociación Española de Entomología para su valoración.

 Las actividades continuaron el sábado 10 de junio con una excursión por el Alto Miera para ver de cerca las acciones de conservación tales como las charcas creadas por el proyecto donde la presencia de ranas y tritones garantizan su naturalización y el probable retorno de la nutria, una de las especies objetivo del proyecto. Así mismo se visitaron y realizó seguimiento de las reforestaciones realizadas en la cuenca alta del Miera para garantizar el estado ambiental saludable de la cuenca fluvial desde su cabecera. Es de destacar la implicación que algunos propietarios han desarrollado con el proyecto sumándose en acuerdos de custodia del territorio para hacer que la vegetación original consiga de nuevo envolver la cabecera del río. A su vez se visitó la turbera de Bernallán para comprobar el excelente estado que presenta después de su recuperación ambiental. Los participantes de la excursión también pudieron comprobar gratamente sobre el terreno como sus previas acciones de voluntariado, creando las charcas, han tenido un exitoso resultado de conservación.

 

Para saber más:

Inauguración y presentaciones durante la primera jornada II Semana LIFE Miera

Web FNYH del proyecto LIFE + Nature Conservación de la Biodiversidad del río Miera

LIFE Miera – Biodiversity conservation in river Miera

Facebook del proyeto LIFE + Nature Conservación de la Biodiversidad del río Miera

Web de Fundación Naturaleza y Hombre

Facebook de Fundación Naturaleza y Hombre

Twitter de Fundación Naturaleza y Hombre

Ignacio de las Cuevas, Director de Residuos de MARE, Rosa Inés Garcia Ortiz, Directora General MARE, Carlos Sánchez, Presidente FNYH, Miguel Angel Palacios, Director General Medio Ambiente Gobierno Cantabria, Santiago Rego Alcalde de Liérganes, Jesús Garcìa Díaz Director CIMA, Ana Isabel Rios Barquín Presidenta Junta Vecinal de Pámanes. Apertura II Semana LIFE Miera 2017

Hoy  se ha celebrado ya la primera jornada de la II Semana LIFE Miera, en el ecomuseo de Liérganes, organizada por Fundación Naturaleza y Hombre, en la que varios expertos analizan los problemas a los que se enfrenta la biodiversidad en la cuenca de este río. La Semana LIFE Miera consiste en una serie de ponencias y debates que se desarrollan durante dos días y que están abiertas tanto a expertos como a cualquier ciudadano interesado; a su vez se complementan en una salida de campo que se llevará a cabo el sábado, 10 de junio.

De este modo Fundación Naturaleza y Hombre se suma al 25 aniversario del programa LIFE y de la creación de la Red Natura 2000 y Hombre a través de su proyecto LIFE “Conservación de la biodiversidad en el río Miera”, que coordina. Cuenta con la empresa pública de Cantabria MARE (Medio Ambiente, Agua, Residuos y Energía) y la Consejería de Universidades e Investigación, Medio Ambiente y Política Social como beneficiarios asociados. Además dispone del apoyo económico de la citada consejería; de Fundación Biodiversidad, dependiente del Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente de España, y del instrumento financiero LIFE de la Unión Europea.

Pepe Barquin, IH Cantabria, Iñigo Mendiola, Diputación Gipuzkoa, Pedro Brufao, Universidad Extremadura y Javier Sanz, Ecohidraulica Aplicada GEA Universidad Valladolid. Ponentes II Semana LIFE Miera 2017

Pepe Barquin, IH Cantabria, Iñigo Mendiola, Diputación Gipuzkoa, Pedro Brufao, Universidad Extremadura y Javier Sanz, Ecohidraulica Aplicada GEA Universidad Valladolid. Ponentes II Semana LIFE Miera 2017

El primer bloque de ponencias se dedicó a la gestión y la conectividad ecológica en los ríos y se hizo especial hincapié en las dificultades que suponen las presas para el remonte de los ríos de salmones y otros peces. En ese sentido, Javier Sanz, especialista en escalas para peces que colabora con el proyecto LIFE Miera, apuntó que “aparte de las grandes presas”, el mayor problema “son los pequeños obstáculos”, desniveles artificiales que, en muchos casos, ya no tienen uso. “De ellos”, explicó, “solo un 5% tienen pasos para peces. Y de ese porcentaje, solo un 15% funciona”.

Las soluciones a esto pasan por habilitar pasos, rampas o incluso “ascensores”. Y describió las actuaciones que se van a implantar en dos pequeñas presas del Miera: el azud de El Arral y el de Rubalcaba. En el primero, y dado que es un Bien de Interés Cultural que no se puede alterar, se va a habilitar una especie de paso en uno de los laterales que se integrará con el entorno. Y en el caso de la presa de Rubalcaba, de 1,30 metros de alto, se va a construir un desnivel de la mitad de esa altura justo delante, para dividir el salto en dos más asequibles.

Íñigo Mendiola, de la Diputación de Guipúzcoa, contó las experiencias y los problemas del proyecto LIFE Irekibai para devolver la conectividad ecológica a los ríos Bidasoa y Leitzaran, que se encontraban muy contaminados, y cómo tuvieron que demoler varias presas para conseguirlo.

Y el jurista Pedro Brufao, especialista en legislación de la Red Natura 2000, llenó su charla de anécdotas sobre cómo en muchos casos las administraciones públicas esquivan el cumplimiento de esas leyes, que otorgan gran protección a ciertos hábitats y especies como la nutria, el desmán ibérico, o el esturión, por intereses económicos. La cuestión administrativa es muy influyente. De hecho en muchas ocasiones las administraciones se apoyan en no restablecer lo que está perdido, cuando en realidad se trata de seguir políticas para restablecer áreas que potencialmente pueden restaurarse a su aspecto natural tal y como marca las directivas europeas en materia de medioambiente.

De hecho, la Directiva de Hábitats (la ley que protege hábitats y especies y que regula la Red Natura 2000) es muy clara, señaló: “Si existe determinada especie, hay que protegerla. Y si la hubo y se puede recuperar, también hay que hacerlo”. Sin embargo, en no pocos casos esto no se hace.

El Instituto de Hidráulica de Cantabria (IH Cantabria) de la Universidad de Cantabria estuvo representado por Pepe Barquín, que habló de la relación entre vegetación, contaminación y biodiversidad en los ríos. Y de cómo nuestras acciones tienen un efecto directo en un ecosistema tan dinámico. Ya que la energía y la materia viajan por dicho ecosistema por lo que condicionan directamente la vida que en él tenemos.

Santiago Rego, Alcalde de Lierganes, Miguel Angel Palacio, Director General Medioambiente, Gobierno Cantabria, Carlos Sanchez, Presidente FNYH.

Santiago Rego, Alcalde de Lierganes, Miguel Angel Palacio, Director General Medioambiente, Gobierno Cantabria, Carlos Sanchez, Presidente FNYH.

Santiago Rego, alcalde de Liérganes, que dio la bienvenida a los participantes, recordó que el proyecto LIFE Miera en el que se inscriben estas jornadas “trata de mejorar uno de los cauces más bonitos de Cantabria, que se encuentra ahora con muchos problemas, casi sin fauna piscícola”.

Por su parte, el Director General de Medio Ambiente, Miguel Ángel Palacio (que sustituyó a Eva Díaz Tezanos, que no pudo acudir por problemas de agenda) defendió en su intervención las actuaciones del Gobierno de Cantabria en la conservación de la naturaleza y afirmó que si por algo se ha de distinguir el siglo XXI es “por vivir en armonía con la naturaleza”. Así mismo anunció un inminente decreto del gobierno autonómico en materia  de escorias de la industria siderúrgica  que, favoreciendo la economía circular, van a convertirse en productos para las obras públicas.

En su presentación inaugural, Carlos Sánchez, presidente de Fundación Naturaleza y Hombre, organizadora de las jornadas, habló de la importancia de la Red Natura 2000, que agrupa espacios protegidos por toda Europa y que cumple este año su 25 aniversario, e hizo un repaso por 25 hitos de Fundación Naturaleza y Hombre en la promoción de la biodiversidad en alianza con las directivas europeas de la protección de la naturaleza.

Tras la pausa del almuerzo, durante el que se degustaron productos ecológicos y de proximidad, continuaron las ponencias con el siguiente bloque destinado a los insectos, conocimiento y gestión. La entrada a este otro mundo invisible a la mayoría de los ciudadanos se inició con una exitosa experiencia de ciencia ciudadana llevada a cabo en Italia a través de proyecto LIFE MIPP. La investigadora italiana Lara Redolfi del Corpo Forestale dello Stato realizó la presentación.

A lo largo de su intervención expuso como la participación voluntaria de la ciudadanía ha logrado un trabajo excepcional de recopilación de datos sobre 5 especies de coleópteros. Los datos recogidos durante 3 años, a través de web y de aplicación de telefonía móvil, son abrumadores. Ya que se lograron 2.308 registros que en un 73% fueron confirmados por especialistas en entomología. Lo que hizo modificar datos científicos existentes, pues de algunas especies los datos se convirtieron en significativamente mayores, además  de ampliar el rango de distribución de algunas de las especies de coleópteros saproxilicos estudiados.

El importante papel que el río Miera juega como corredor ecológico en la región, por lo que cuenta con varios espacios en Red Natura 2000, fue presentado por Jose Manuel Pereira, investigador de la Universidad de Santiago de Compostela y técnico colaborador de Fundación Naturaleza y Hombre, a través de dos especies de insectos (Lucanus cervus y Coenagrion mercuriale) incluidas en la Directiva Hábitats.

Jose Manuel Pereira, Universidad de Santiago de Compostela, Lara Redolfi, Corpo Forestale dello Stato, Italia y Enrique Galante, Presidente Asoc. Entomología de España. II Semana LIFE Miera 2017.

Jose Manuel Pereira, Universidad de Santiago de Compostela, Lara Redolfi, Corpo Forestale dello Stato, Italia y Enrique Galante, Presidente Asoc. Entomología de España. II Semana LIFE Miera 2017.

“Para su supervivencia la conservación debe iniciarse en los tramos altos fluviales para que de este modo llegue en buen estado a todos los tramos de su cuenca” afirmaba. Para lograrlo nada mejor que basarse en buenas prácticas agrícolas y ganaderas, el esencial apoyo de la divulgación y concienciación social, un buen manejo de la red hídrica y la creación de nuevos espacios vitales para la supervivencia como puede ser la permanencia en los robledales de madera muerta, ya que es el alimento esencial del escarabajo ciervo volante (Lucanus cervus) y de la creación de charcas y mantenimiento de pequeños regatos en buenas condiciones hídricas, que son la garantía de supervivencia del caballito del diablo (Coenagrion mercuriale).

Cerró este bloque de ponencias Eduardo Galante, presidente de la Asociación Española de Entomología, que inició su presentación agradeciendo el esfuerzo nada usual que realiza la Fundación Naturaleza y Hombre para favorecer la biodiversidad de insectos. Razón por la que ostenta la primera Reserva Entomológica de España ubicada en la Reserva Biológica de Campanarios de Azaba, propiedad de la fundación.

Esos grandes desconocidos de la biodiversidad y que sin embargo realizan una labor esencial para los servicios ecosistémicos son “seres vivos que incluso sus estudiantes de biología definen como “bichos” y sin embargo se trata de actores imprescindibles en todos los procesos ecológicos, tanto de ecosistemas terrestres como de agua dulce” afirmaba.

Con datos sorprendentes como que el 70% de la biodiversidad se la debemos a los insectos y que producen el 20% de la biomasa vegetal, aparte de ser los auténticos “basureros de la naturaleza” capaces de degradar cadáveres y excrementos incluso. Por ello uno de los grandes retos que todos aquellos que trabajan por la conservación por la biodiversidad deben asumir es el de revertir la visión de la sociedad y de una vez por todas dejar de lado el tópico que se mantiene actualmente sobre la fauna ya que en realidad “la imagen y el tamaño si importan”. Por su excepcional papel biológico hemos de vender el producto “insectos” a la sociedad como si de un lince o un oso pardo se tratara.

El último bloque de la jornada se cerró con un animado debate entre asistentes y ponentes sobre los insectos y sus hábitats, así como las medidas que pueden favorecer su conservación como es la creación de reservas entomológicas.

 

Firma del Acuerdo de Custodia con la presidente de la Junta Vecinal de Igollo de Camargo, Nieves Portilla, y el presidente de Fundación Naturaleza y Hombre, Carlos Sánchez.

El Anillo Verde de la Bahía de Santander, la red de reservas naturales locales que Fundación Naturaleza y Hombre gestiona en el entorno de la bahía y que poco a poco busca asemejarse al Anillo Verde de Vitoria, se fortalece ahora con la firma de dos nuevos acuerdos con las juntas vecinales de Igollo de Camargo y de Pámanes, por los que la Fundación se encargará de la gestión de los espacios de la Cueva del Juyo y el bosque de El Monterín (en Igollo), y de los Pozos de Valcaba (en Pámanes).

La gestión se llevará a cabo a través de dos acuerdos de “Custodia del Territorio”, por los que las juntas vecinales de Igollo y Pámanes, propietarias de los terrenos, confían su conservación a la Fundación Naturaleza y Hombre durante los próximos 25 años.

Durante ese tiempo, la Fundación se compromete a llevar a cabo actuaciones como la instalación de elementos divulgativos y señalización que favorezcan el conocimiento de los valores ambientales del paraje; la realización de actividades de educación ambiental dirigidas tanto a público general como a escolares; el estudio y monitorización de los espacios para conocer las necesidades de los mismos en cuanto a conservación; o el aumento de vegetación autóctona.

Acceso a la cueva del Juyo.

Acceso a la cueva del Juyo.

El entorno de la Cueva del Juyo, uno de los espacios que forman parte del acuerdo con la Junta Vecinal de Igollo de Camargo, es un paraje en el que predominan encinares entremezclados con roca caliza y eucaliptos. La cueva es uno de los principales aunque más desconocidos yacimientos paleolíticos de Cantabria y, por los restos que alberga, algunos arqueólogos y medios de comunicación, como el periódico The New York Times, llegaron a calificarla como el “lugar sagrado más antiguo” del mundo.

El Monterín, por su parte, que se encuentra delimitado al este por la cantera La Verde, es el mayor encinar cantábrico de Camargo, y tiene además una curiosa formación de rocas calizas en forma de canales, lo que se conoce como lapiaz.

La presidenta de la Junta Vecinal de Pámanes, Ana Isabel Ríos Barquín, y el presidente de Fundación Naturaleza y Hombre, Carlos Sánchez, firman el acuerdo para la gestión de los Pozos de Valcaba.

La presidenta de la Junta Vecinal de Pámanes, Ana Isabel Ríos Barquín, y el presidente de Fundación Naturaleza y Hombre, Carlos Sánchez, firman el acuerdo para la gestión de los Pozos de Valcaba. © FNYH

Los Pozos de Valcaba, por último, se sitúan al pie de la ladera sur de Peña Cabarga, en Pámanes, y son, a juicio de Carlos Sánchez, presidente de Fundación Naturaleza y Hombre, un paraje “formidable”, que recomienda visitar. El conjunto lo componen dos lagunas o pozos de origen minero que se formaron durante los trabajos de extracción de hierro que, desde la época romana hasta finales del siglo XX, se llevó a cabo en distintos puntos del macizo, como Cabárceno.

Ambas lagunas están rodeadas por diferentes ecosistemas muy típicos en Cantabria, como el encinar sobre roca caliza, el bosque mixto de frondosas o el bosque de ribera, que sirven de refugio a multitud de fauna, entre la que destaca el tejón, el jabalí, el corzo, la cigüeña blanca, rapaces como el alimoche y multitud de pequeñas aves.

Al cese de la explotación minera no le siguió, sin embargo, un proceso de restauración, por lo que la zona se vio también colonizada por especies vegetales invasoras como el plumero, la falsa acacia o el eucalipto. Trabajos previos de FNYH redujeron en gran medida esta ocupación del territorio, y ahora el acuerdo firmado con la Junta Vecinal de Pámanes prevé más trabajos para erradicarla o controlarla.

Una de las lagaunas de los Pozos de Valcaba

Una de las lagunas de los Pozos de Valcaba. © FNYH

El proyecto LIFE “Anillo Verde de la Bahía de Santander: conectando la naturaleza y la ciudad” integra espacios degradados pero de gran valor ecológico en torno a la bahía, tanto en los municipios limítrofes con la misma como en otros más alejados. Se encuentran, como explica el presidente de FNYH, en áreas “muy pobladas, con mucha presión, pero en las que han quedado restos de naturaleza” que merece la pena conservar.

Del Anillo Verde forman parte, por ejemplo, humedales como las Marismas de Alday o de Engoa, lagunas como el Pozón de la Yesera o de la Dolores, o encinares atlánticos como el de Peñas Negras (en Maoño), a los que se suman ahora los mencionados de la Cueva del Juyo, el encinar de El Monterín y los Pozos de Valcaba.

El proyecto LIFE “Anillo Verde de la Bahía de Santander” está coordinado por Fundación Naturaleza y Hombre con la colaboración de la empresa pública MARE, y cuenta con la cofinanciación de la Comisión Europea y la Consejería de Medio Ambiente del Gobierno de Cantabria y el apoyo de Fundación Biodiversidad, dependiente del Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente.

Para saber más:
Anillo Verde de la Bahía de Santander
Información sobre los Pozos de Valcaba
Información sobre la Cueva del Juyo
Información sobre El Monterín

El Robledal de Pontones acogió a voluntarios por el 25 aniversario de la Red Natura 2000 / LIFE.

El 21 de mayo se celebró el 25 aniversario de dos instrumentos clave para el cuidado de la naturaleza en Europa: el programa LIFE y la Red Natura 2000 de espacios protegidos. Y para conmemorarlo, Fundación Naturaleza y Hombre organizó dos actividades de voluntariado con el principal objetivo de promover la creación de biodiversidad por parte de los ciudadanos, es decir, de animar a la realización de pequeñas acciones que enriquezcan la fauna y flora existente en un lugar.

Con ese fin, el Robledal de la parroquia de Pontones y los Pozos de Valcaba (en Pámanes) fueron el escenario, en un día muy soleado, donde los voluntarios aprendieron a plantar vegetación autóctona y a construir refugios para fauna.

El Robledal de la Parroquia de Pontones, en el municipio de Ribamontán al Monte, se encontraba deteriorado, con árboles viejos y enfermos. Hace poco, y para que siga siendo un buen hábitat para el espectacular ciervo volante, el escarabajo cuyos machos desarrollan mandíbulas en forma de cuernos, y para otras especies, FNYH alcanzó un acuerdo con la parroquia para llevar a cabo su recuperación. Entre las acciones llevadas a cabo, la Fundación plantó robles para rejuvenecer el bosque, levantó dos “pirámides” hechas con troncos que sirvieran de refugio para larvas y construyó un “hotel de insectos” de gran tamaño y con distintas cavidades que, el pasado domingo, los voluntarios que participaron en las actividades rellenaron con todo lo que distintas especies de insectos pueden necesitar.

Los hoteles de insectos son estructuras con distintos compartimentos que cobijan una variedad de especies beneficiosas para el medio ambiente, ya sea porque son polinizadoras, es decir, que contribuyen a propagar la vegetación, o porque ayudan a controlar plagas. Las “suites” de Pontones acogerán, así, a mariquitas, escarabajos, avispas, abejas, tijeretas…

Además, los participantes, entre los que se encontraban muchos niños que ya sabían lo que era un “hotel de insectos” por haber participado en actividades previas de la Fundación; así como el alcalde de Ribamontán al Monte, Joaquín Arco; y la presidenta de la Junta Vecinal de Pontones, Laura Ramírez, construyeron también cajas-nido para erizos y otras para aves que fueron posteriormente instaladas en los robles centenarios.

Los Pozos de Valcaba, en la ladera sur de Peña Cabarga, en Pámanes, fue, por otra parte, el lugar elegido para hacer una plantación de árboles autóctonos como robles, espinos o mostajos.

Estas actividades sirvieron para conmemorar los 25 años del nacimiento de lo que acabaría siendo la Red Natura 2000, que integra espacios protegidos por toda la Unión Europea, y del programa LIFE, que financia distintos proyectos para la conservación de la biodiversidad, el uso eficiente de los recursos o la mitigación del cambio climático.

Fundación Naturaleza y Hombre coordina tres de esos proyectos, dos en Cantabria y uno en la zona del Oeste Ibérico (Salamanca, Extremadura y Portugal). En Cantabria, los proyectos a los que nos referimos son el LIFE “Conservación de la biodiversidad en el río Miera” y el LIFE “Anillo Verde de la Bahía de Santander: conectando la naturaleza y la ciudad”, que tratan de promover los valores ambientales de cada una de esas áreas.

El programa LIFE se aprobó el 21 de mayo de 1992. Ese mismo día se aprobó también la Directiva Hábitats, que supuso el nacimiento de la Red Natura 2000 y que es, según el presidente de Fundación Naturaleza y Hombre, Carlos Sánchez, “el proyecto más importante jamás desarrollado en Europa para la conservación de la naturaleza”.

La presidenta de la Junta Vecinal de Pámanes, Ana Isabel Ríos Barquín, y el presidente de Fundación Naturaleza y Hombre, Carlos Sánchez, firman el acuerdo para la gestión de los Pozos de Valcaba.

Fundación Naturaleza y Hombre se encargará a partir de ahora de la conservación medioambiental de los Pozos de Valcaba, mediante un acuerdo de custodia del territorio adoptado con la Junta Vecinal de Pámanes, perteneciente al municipio de Liérganes. El paraje se suma así al resto de reservas que forman parte del proyecto europeo LIFE “Anillo Verde de la Bahía de Santander: conectando la naturaleza y la ciudad”, que trabaja en recuperar áreas degradadas pero de gran valor ecológico en torno a la bahía.

La Junta Vecinal, propietaria de los terrenos, cede la gestión a través de un acuerdo de “Custodia del Territorio”, cuya principal característica es la voluntad de ambas partes (propietario y gestor) de llevar a cabo actuaciones de conservación de la naturaleza. Este, en concreto, prevé una serie de acciones durante los próximos 25 años. Fundación Naturaleza y Hombre ya había llevado a cabo labores de restauración en la zona, como la eliminación de plantas invasoras tales como el plumero y la falsa acacia o la instalación de cajas nido, y ahora el convenio garantiza la continuidad de las mismas.

Los Pozos de Valcaba se sitúan al pie de la ladera sur de Peña Cabarga y son, a juicio de Carlos Sánchez, presidente de Fundación Naturaleza y Hombre, un paraje “formidable”, que recomienda visitar. Su acceso se encuentra en el Barrio Tarriba de la localidad de Pámanes (Liérganes) y el conjunto lo componen dos lagunas o pozos de origen minero que se formaron durante los trabajos de extracción de hierro que, desde la época romana hasta finales del siglo XX, se llevó a cabo en distintos puntos del macizo, como Cabárceno.

Ambas lagunas están rodeadas por diferentes ecosistemas muy típicos en Cantabria, como el encinar sobre roca caliza, el bosque mixto de frondosas o el bosque de ribera, que sirven de refugio a multitud de fauna, entre la que destaca el tejón, el jabalí, el corzo, la cigüeña blanca, rapaces como el alimoche y multitud de pequeñas aves.

Una de las lagaunas de los Pozos de Valcaba

Una de las lagunas de los Pozos de Valcaba. © FNYH

Al cese de la explotación minera no le siguió, sin embargo, un proceso de restauración, por lo que la zona se vio también colonizada por especies vegetales invasoras como el plumero, la falsa acacia o el eucalipto. Trabajos previos de FNYH han reducido en gran medida esta ocupación del territorio, y ahora el acuerdo firmado con la Junta Vecinal de Pámanes prevé más trabajos para erradicarla o controlarla.

Las demás actuaciones previstas son la instalación de elementos divulgativos y señalización que favorezcan el conocimiento de los valores ambientales del paraje; realización de actividades de educación ambiental dirigidas tanto a público general como a escolares; estudio y monitorización de la reserva natural local para conocer las necesidades de la misma en cuanto a conservación; creación de áreas para nidificación y descanso de aves acuáticas; o aumento de la superficie de vegetación autóctona.

Voluntariado por el 25 aniversario de la conservación en Europa

El próximo domingo, 21 de mayo, y coincidiendo con la celebración del 25 aniversario del programa europeo LIFE de conservación de la biodiversidad y de la creación de la Red Natura 2000 de espacios protegidos, se llevará a cabo una actividad de voluntariado ambiental en el paraje, de 16 a 19 h., consistente en la realización de una ruta interpretativa y en la plantación de vegetación autóctona como robles, espinos y mostajos. La actividad está dirigida a todos los públicos y es gratuita, previa inscripción en el formulario que se encontrará en la web de la Fundación (fnyh.org) o llamando al teléfono 942 559 119.

El proyecto LIFE “Anillo Verde de la Bahía de Santander”, al que se suma esta reserva, está coordinado por Fundación Naturaleza y Hombre con la colaboración de la empresa pública MARE, y cuenta con la cofinanciación de la Comisión Europea y la Consejería de Medio Ambiente del Gobierno de Cantabria y el apoyo de Fundación Biodiversidad, dependiente del Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente.

PARA SABER MÁS:
Información sobre los Pozos de Valcaba en la web de Fundación Naturaleza y Hombre
Actividades de voluntariado por el 25 aniversario del programa LIFE / Red Natura 2000

0 161
Destrozos en en un observatorio de aves de Alday

Uno de los observatorios de aves instalados en la Marisma de Alday por Fundación Naturaleza y Hombre fue encontrado ayer con severos desperfectos. Una cuadrilla de trabajadores de la Fundación, que gestiona ese espacio natural, se encontró en la mañana del lunes con varias vallas arrancadas (tanto en el propio observatorio como en una de las pasarelas que circundan la marisma), los tablones del suelo levantados y un gran boquete en una de las paredes, además de otros pequeños desperfectos.

Los tablones arrancados se pueden ver ahora tirados junto a la caseta, y una cinta impide la entrada, pues hay riesgo de pisar clavos o de caídas debido a la falta de barandilla y a la presencia de varios boquetes. El “Observatorio del Aguilucho Lagunero” (ese es el nombre que le han puesto en la Fundación) es utilizado por aficionados a la ornitología y a la observación de aves, y permite tomar fotografías sin ahuyentar a la fauna, pero los fines de semana sirve de refugio para celebrar botellón.

El suelo del observatorio de Alday ha sido arrancado.

Incluso el suelo del observatorio de aves ha sido arrancado. © FNYH

Antonio Urchaga, coordinador del Anillo Verde, lamenta los daños “en una instalación de uso público” y ha señalado que intentarán repararlos “cuanto antes”. No es la primera vez que la Marisma de Alday sufre actos vandálicos, pues en el plazo de ocho meses se han hecho pintadas, se han dañado los paneles divulgativos, e incluso se ha prendido fuego en uno de los miradores, aunque esa vez no hubo daños importantes.

Fundación Naturaleza y Hombre gestiona la reserva de las Marismas de Alday en el marco del convenio “Áreas para la Vida”, suscrito con el ayuntamiento de Camargo. La organización presentará una denuncia ante el cuartel de la Guardia Civil.

Para saber más:

Más noticias sobre actos vándálicos en la Marisma de Alday

La flor amarilla de la Ludwigia peploides u onagraria.

Fundación Naturaleza y Hombre ha comenzado los trabajos de vaciado de la laguna dulce de las Marismas de Alday mediante el bombeo del agua para poder retirar la población de onagraria o flor de la laguna (Ludwigia peploides), una planta acuática invasora de origen tropical que pone en peligro el ecosistema de la marisma.

La onagraria fue detectada por la Fundación Naturaleza y Hombre (FNYH) en 2015 en la Marisma de Alday, en el municipio de Camargo. Dada la rápida propagación de esta planta que crece fácilmente sobre estolones y desarrolla hojas tanto en superficie como sumergida, pronto colonizó gran parte de la lámina de agua. Al ser la primera y única población de esta invasora los trabajadores de FNYH llevaron a cabo una serie de acciones rápidas para intentar erradicarla. Ahora, como continuación de los trabajos de control, se está vaciando de nuevo la parte de agua dulce de la marisma para poder después eliminar manualmente la planta, que enraíza en el fondo.

Trabajos de desagüe de la Laguna Dulce de la Marisma de Alday para combatir la Ludwigia Peploides

Trabajos de desagüe de la Laguna Dulce de la Marisma de Alday para combatir la Ludwigia Peploides

El agua, vaciada mediante una bomba, pasa primero a través de unos filtros para impedir que parte de la planta o de las semillas salgan de la marisma. Una vez vacía, se arrancan las plantas, que en este momento aún no han florecido. Después se amontonan y cubren con una lona opaca negra que no deja pasar la luz solar y que eleva la temperatura por encima de la de confort de la onagraria, con lo que esta finalmente muere. Estos trabajos han conseguido que la única población de esta invasora en Cantabria se encuentre limitada a la Marisma de Alday.

El problema de las plantas invasoras

La Ludwigia peploides u onagraria (no confundir con la popular onagra, de la misma familia y muy utilizada para aliviar heridas y problemas de la piel, así como el asma y los dolores menstruales) es una especie tropical procedente de América, de flores amarillas, que tapiza la superficie de las lagunas, desplazando a la vegetación autóctona e impidiendo el paso de los rayos de sol, comprometiendo así la biodiversidad y el alimento de numerosas aves tanto residentes como en su ruta migratoria.

Otras especies invasoras muy extendidas en Cantabria son el plumero, la chilca, la uña de gato, la mimosa o el bambú japonés y, según la Fundación Naturaleza y Hombre, “son las principales causantes de la pérdida de biodiversidad”.

Un trabajador de FNYH limpia los filtros por los que pasa el agua desaguada.

Un trabajador de FNYH limpia los filtros por los que pasa el agua desaguada.

La biodiversidad en torno a la bahía

Esta serie de trabajos se enmarca dentro del ámbito de actuación del proyecto LIFE “Anillo Verde de la Bahía de Santander: conectando la naturaleza y la ciudad” por el que, a lo largo de cuatro años hasta 2019, se trabajará en la creación de una red de espacios naturales locales de pequeña extensión alrededor de la bahía de Santander, en un intento de recuperar los valores medioambientales de áreas degradadas en distintos municipios en torno a la bahía.

Este proyecto, de tres millones de euros de presupuesto total, y coordinado por Fundación Naturaleza y Hombre con la colaboración de la empresa pública MARE, está cofinanciado por la Comisión Europea y la Consejería de Medio Ambiente del Gobierno de Cantabria y cuenta además con el apoyo de Fundación Biodiversidad, dependiente del Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente. La gestión de la reserva Marismas de Alday, en concreto, se realiza a través del convenio firmado entre FNYH y el Ayuntamiento de Camargo.

Para saber más:

Noticias sobre Ludwigia Peploides en la web de Fundación Naturaleza y Hombre

Web del Anillo Verde de la Bahía de Santander

Catálogo Español de Especies Exóticas Invasoras (flora) del Ministerio de Medio Ambiente (MAPAMA)

Detalle del helecho azolla.

Fundación Naturaleza y Hombre ha finalizado recientemente los trabajos de retirada del helecho azolla que habían colonizado la superficie de un par de lagunas en la Reserva de Campanarios de Azaba, en Salamanca, gestionada por la Fundación. La Azolla filiculoides, también llamada helecho de agua, es una planta invasora, originaria de América, que se propaga rápidamente y termina por cubrir totalmente las charcas, impidiendo el desarrollo de otras especies animales y vegetales.

Carlos Sánchez, presidente de Fundación Naturaleza y Hombre, advierte de que la azolla “es un problema ambiental de primera magnitud”, que se ha introducido en los estanques temporales mediterráneos y en las lagunas de las zonas de dehesa en el Oeste Ibérico. “Se trata de un helecho acuático que tiene la característica de reproducirse muy rápidamente y colonizar las lagunas, tapándolas e impidiendo que los rayos de luz entren, y además les aporta muchísima materia orgánica, lo que les provoca una falta de oxígeno enorme. Anfibios, peces y otras especies vegetales desaparecen”.

“De una charca a otra la puede trasladar una nutria, un pato… Y es un problema muy grande porque está cada vez más extendida y su retirada es costosísima”, continúa. “Estamos realmente preocupados y en la Reserva Biológica de Campanarios de Azaba estamos tratándola lo más rápido posible para erradicarla de donde la tenemos. Aquí, como estamos haciendo una retirada muy rápida, aún vamos a conseguir que sobreviva parte de la colonia de plantas acuáticas que teníamos antes. Si hubiéramos tardado un poco más no hubiéramos llegado a tiempo”.

Carlos Sánchez hace por ello un llamamiento para que cualquier propietario que detecte la azolla en sus fincas se ponga en contacto con Fundación Naturaleza y Hombre. La planta, que no se asemeja a los helechos comunes, tiene hojas pequeñas y raíces cortas, y su color oscila entre rojo y púrpura a pleno sol y verde pálido a verde azulado en la sombra.

Se da la paradoja de que, mientras que esta especie supone un gran problema para la biodiversidad en las zonas que invade, hay quien ve en ella un gran potencial para luchar contra el cambio climático, por su capacidad de captación de dióxido de carbono. De hecho, los paleontólogos hablan del Evento Azolla, un enfriamiento global que tuvo lugar hace 48 millones de años, se supone que a causa del crecimiento descontrolado de este helecho.

La intervención forma parte del proyecto europeo LIFE “Club de Fincas por la Conservación del Oeste Ibérico”, coordinado por Fundación Naturaleza y Hombre, un ambicioso intento de recuperación de los hábitats de bosque mediterráneo y dehesas, que cuenta con una financiación total de dos millones de euros aportados por la Comisión Europea y por el Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente, a través de la Fundación Biodiversidad.

Azolla tapizando una laguna

Azolla tapizando una de las lagunas de la Reserva de Campanarios de Azaba, gestionada por Fundación Naturaleza y Hombre. © FNYH

Para saber más:

Web de la Reserva Biológica Campanarios de Azaba

Ficha de la Azolla en el Atlas de las Plantas Alóctonas Invasoras en España (MAPAMA)

Ficha de la Azolla en el Catálogo Español de Especies Exóticas Invasoras (MAPAMA)

El Evento Azolla en la Wikipedia

0 192

¡Vota por tu proyecto LIFE favorito en los LIFE Green Awards! Y si te preguntas cuál es el que preferimos nosotros, pues es el dedicado a la conservación del lince ibérico en Andalucía, porque es el mamífero carnívoro más amenazado de Europa, y porque tras los trabajos por su recuperación su número ha aumentado de forma más que esperanzadora, aunque aún hay mucho por hacer.

Hasta el siglo XIX, la especie estaba extendida por toda España y Portugal. A finales del siglo XX, sin embargo, y debido principalmente a las epidemias sufridas por los conejos (su principal fuente de alimentación) y a la pérdida de sus hábitats naturales, apenas 100 ejemplares sobrevivían en dos únicas poblaciones aisladas entre sí en Andalucía.

En 2016, y tras todos los trabajos llevados a cabo por el proyecto LIFE “Reintroducción del lince en Andalucía” así como por todos los proyectos relacionados anteriores y posteriores, ya había 483 individuos en la mitad sur de la Península Ibérica, y la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN) ha sacado al lince de su lista de especies “En peligro crítico”, aunque aún está clasificada como “En peligro”.

Para lograr esto, el proyecto ha llevado a cabo las siguientes acciones:

  • Intercambio genético entre las poblaciones.
  • Suelta de conejos.
  • Acuerdos con propietarios y cazadores.
  • Compensaciones por daños causados por el lince.
  • Adaptación de caminos y pasos.
  • Adecuación de abrevaderos.
  • Instalación de refugios.
  • Cría en cautividad…

El programa LIFE es el único instrumento financiero de la Unión Europea dedicado, de forma exclusiva, al medio ambiente, y promueve proyectos de conservación de la biodiversidad, el uso eficiente de los recursos, la mitigación del cambio climático…

Todos los años, varios de esos proyectos LIFE son seleccionados de entre todos los existentes y, ahora, con tu votación, tú tienes la oportunidad de elegir al mejor de ellos. Recuerda, tienes hasta el miércoles, 10 de mayo.

Para saber más:

Vota aquí por el proyecto. Solo tienes que dar a “Me Gusta” o “Like”.

Ficha del proyecto

Web del nuevo proyecto LIFE+ Iberlince

¿Cómo afecta la población de conejos a la recuperación del lince?