FNYH acerca la cultura y el paisaje pasiegos a más de 700 personas

Más de 700 personas de todas las edades han participado en las diversas acciones del programa de educación ambiental “Naturaleza y Hombre en la Montaña Pasiega”, una iniciativa desarrollada por la FNYH con el apoyo de la Consejería de Medio Ambiente del Gobierno de Cantabria, el MARM y los fondos FEADER. Con este proyecto, se ha puesto en valor la forma de vida y el paisaje pasiego, acercando su realidad a diferentes sectores de la población cántabra, y se ha animado a la población a adoptar formas de vida más sostenibles y ambientalmente responsables.

Así, se han realizado reforestaciones, conferencias, talleres de reutilización y actividades tradicionales como la muda del ganado o cambio de lumbre.

Esta última actividad se ha llevado a cabo con los escolares de seis centros de Santander, Camargo, Torrelavega y Ribamontán al Mar. Los alumnos acompañaron a los rebaños de oveja lacha y vaca pasiega que posee la FNYH durante la muda, como auténticos pasiegos, pudieron conversar con los paisanos sobre esta costumbre y conocer de primera mano los aperos utilizados en esta zona para realizar las tareas del campo, como el dalle, la rastrilla, la cebilla o el cuévano.

Otros alumnos, en este caso de Renedo, se sumaron a otros voluntarios para reforestar espacios de la Red de Fincas del Alto Pas-Miera con 750 árboles de varias especies. En total, 148 personas colaboraron en la plantación de hayas, serbales, abedules y alisos en San Roque y Vega de Pas.

El proyecto de la FNYH también hizo hincapié en la promoción de las mujeres rurales, colaborando con 75 personas de las asociaciones de ‘Mujeres Pasiegas de San Roque’ y ‘El Avellano de Miera’.  Visitaron el valle de Nansa, la Ferrería de Cades y Polaciones, el valle del Miera y el Fluviarium de Liérganes, conociendo así las diferencias y semejanzas entre los usos y aprovechamientos presentes y pasados de ambos valles y facilitando la creación de redes de desarrollo de la mujer rural.

Por último, se realizó un ciclo de conferencias y talleres de biodiversidad y consumo responsable, en los que participaron alrededor de 300 personas. Los asistentes, de la mano de expertos de FNYH, Fundación Oso Pardo y artesanos locales, conocieron proyectos como el de reintroducción del rebeco en la Montaña Pasiega y Oriental y la conservación de oso pardo en la Cordillera Cantábrica, y disfrutaron aprendiendo a reconocer aves rupícolas. Asimismo, elaboraron con sus propias manos cremas, cosméticos, jabones o compost  y aprendieron que todo puede tener una segunda oportunidad a través de la reutilización.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *