FNYH, volcada con el turismo, las actividades de ocio y educación ambiental

El Ecomuseo Fluviarium de Liérganes, diversas rutas a pie o en 4×4 e instalaciones de ecoturismo como la Lobera o el poblado de Castromorca son algunas de las iniciativas que desarrolla la Fundación Naturaleza y Hombre como parte de su compromiso con la información y la educación ambiental durante la temporada estival. A pesar de que estas actividades también se llevan a cabo en invierno, es durante el verano cuando tienen el mayor apogeo, dado el aumento del turismo en la región. Para ello, la Fundación cuenta con la colaboración de una red de establecimientos hoteleros de la región.

Así, miles de personas se han acercado ya al Ecomuseo Fluviarium de Liérganes, un centro de interpretación de la Montaña Pasiega recomendado para personas de todas las edades, donde grandes y pequeños pueden disfrutar conociendo o reconociendo la fauna fluvial de los ríos de la montaña, ver nadar a las nutrias, contemplar a la castora “Quieva” en un recinto especialmente habilitado para ella y hacer un recorrido por las tradiciones pasiegas. Asimismo, se establecen visitas guiadas por el río Miera, todo un libro abierto para aprender a reconocer especies de flora y fauna típicas de nuestra región.

Rutas a pie y en 4×4

Otro de los alicientes para los más aventureros es la posibilidad de realizar rutas a pie o en cuatro por cuatro acompañados por los técnicos de la FNYH. Descubrir el valle del Miera, el Parque Natural de los Collados del Asón  o los paisajes únicos ente el valle del Pas y Pisueña, está al alcance de todos gracias a estas excursiones organizadas.

La naturaleza de este área de montaña de unas 40.000 hectáreas se caracteriza por la existencia de frondosos bosques de haya, salpicados de acebos y del árbol emblemático de la cultura cántabra, el tejo. En las laderas más secas y soleadas aparece el encinar cantábrico, mientras las cumbres quedan tapizadas por tupidos brezales atlánticos, sustento de una gran biodiversidad. En las orillas de sus ríos, encontramos bellos bosques de ribera, donde el sauce, el aliso y el avellano encuentran el habitat ideal para su desarrollo.

Rutas “a la carta”

Para todos aquellos que deseen continuar descubriendo la Montaña Pasiega y Oriental de una forma más detallada, existen rutas específicas, “a la carta” para grupos reducidos, que les permitirá elegir los contenidos de su propio itinerario, con el asesoramiento de nuestros guías especializados.

Para reservar plaza, los interesados deben llamar al teléfono 609 29 30 22 (de lunes a viernes) o 942 52 81 96 (sábado y domingos)

Visita a la Lobera y el poblado de Castromorca, en Espinosa de los Monteros

Gracias al Proyecto Piloto “Naturaleza y Hombre en la Montaña Pasiega”, se han recuperado  dos enclaves de interés cultural del municipio pasiego en Espinosa de los Monteros (Burgos): el poblado pastoril de Castromorca y la Lobera del Alto del Caballo. Ambos espacios se pueden visitar de forma gratuita.

Las loberas constituyen un legado que ha llegado a nosotros a través del tiempo. Estas trampas eran usadas para cazar lobos cuando éstos causaban daños al ganado. Aunque hay constancia de la existencia de loberas en todo el norte peninsular, es en el norte de Burgos donde se concentra un mayor número. Siendo la Lobera de Espinosa de los Monteros una de ellas.

El poblado de Castromorca, hoy abandonado, se sitúa a unos 7 kilómetros de la población de Espinosa junto al nacimiento del arroyo Mailo. Es un sitio privilegiado para conocer un pedazo de la historia de los habitantes de estas montañas, ligados siempre al cuidado de su ganado. No en vano, los pastos de Castromorca eran aprovechados por cabras y ovejas durante los meses de verano; siendo este el origen de las cabañas pastoriles que ahora se pueden visitar.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *