Home Destacados La concienciación por los océanos llega a la Bahía de Santander a...

La concienciación por los océanos llega a la Bahía de Santander a través de la fotografía

Vista del Centro Botín

La Bahía de Santander, concretamente la excepcional biodiversidad que acogen los fondos submarinos de la isla de Mouro, fueron el enclave donde, en la mañana del pasado domingo 9 de julio, se celebró el concurso fotográfico submarino II Open Fotosub Mourosub y Unidos x Océanos + Sanos. Organizado por la Asociación Unidos x Océanos + Sanos, con el patrocinio de Escuela de buceo Mourosub y la colaboración de Fundación Naturaleza y Hombre en el marco del proyecto LIFE Anillo Verde de la Bahía de Santander: conectando la naturaleza y la ciudad.

foto de grupo

El certamen fotográfico submarino, programado para el 2 de julio, tuvo que aplazarse al domingo siguiente debido a las malas condiciones climatológicas del mar en la fecha fijada inicialmente. Los concursantes, inscritos previamente, estaban citados a las 09:00 horas en las instalaciones de la Escuela de Buceo Mourosub, ubicada en el Puerto Deportivo Marina del Cantábrico de Raos, en Maliaño.

La convocatoria del concurso pretendía poner de manifiesto en el ámbito de los aficionados a la práctica del submarinismo la riqueza natural de los fondos marinos de esta rocosa y plana isla situada frente a la península de la Magdalena a la entrada de la Bahía de Santander.

Declarada Reserva Natural en 1986, gracias a las más de 39 especies piscícolas que frecuentan sus aguas, es un excepcional entorno submarino para concienciar sobre el mantenimiento de los océanos limpios con cada actividad que realicemos.

isla

El innovador proyecto LIFE “Anillo Verde de la Bahía de Santander: conectando la naturaleza y la ciudad”, coordinado por FNYH, tiene como principal objetivo contribuir a la conservación de áreas naturales de interés ecológico. Por esta razón implicarse en actividades que fomenten la conciencia ambiental de nuestro entorno, tanto más en una ciudad como Santander, cuya historia y puerto están inevitablemente ligados a esta bahía y su isla, resultaba esencial. La conservación de espacios de interés medioambiental que beneficien a la ciudad y sus habitantes es la manera de fomentar un desarrollo sostenible.

Isla de Mouro

Cada buceador, provisto de equipo de inmersión aprovechó la jornada de concurso para descubrir la biodiversidad sumergida de la bahía de Santander, en las cercanías de la Isla de Mouro, el lugar donde se llevaron a cabo las dos sesiones de inmersión, cada una de ellas de 45 minutos de duración.

Después de la presentación del concurso y sus reglas por Leo del Rincón, director de la Escuela de buceo Mourosub y miembro fundador de la Asociación Unidos x Océanos + Sanos, en la que explicó a los asistentes el desarrollo de la prueba, el plan de seguridad, las norma y presentó a los cuatro miembros del jurado compuesto de dos fotógrafos y dos biólogos. Tras la aclaración de algunas preguntas, se dió comienzo a la competición, entregando a los buceadores las tarjetas de memoria para utilizar con las cámaras fotográficas.

de vuelta al puerto

Los siete concursantes equipados para la inmersión subieron en el primer barco nada más tomar la “primera foto de control” en el punto señalizado por el comité, mientras los jueces y el secretario abordaron la segunda de las embarcaciones.

Con mucha ilusión y ánimo, y la inevitable dosis de tensión que siempre acompaña a una competición, las dos embarcarciones pusieron rumbo a la Isla de Mouro e Islote de la Corbera, donde previamente cada pareja de buceadores habían elegido el área de inmersion.

La embarcación en la que se hallaban los jueces y el secretario seguía de cerca a las parejas de buceadores, comprobando que todas las normas técnicas y de seguridad previstas se cumplieran. Mientras el día iba avanzando destacando la belleza rocosa de la isla de Mouro y de vez en cuando entre las nubes se colaban rayos de sol que desvelaban una mar azul intensa.

tirandose al agua

Transcurridos los primeros 45 minutos de la primera inmersión, en la que uno de los concursantes se vió penalizado por retrasarse en emerger, volvieron al puerto para el cambio de botella y tomar un descanso antes de seguir con la segunda inmersión.

A primera hora de la tarde los barcos ya estaban de vuelta en el puerto, disfrutando en su recorrido de la vista de la bahía y de la ciudad de Santander con sus edificios y el recién inaugurado Centro Botín, por otro lado.

La primera parte de la competición se daba por finalizada. Una vez llegados a la instalación de la escuela y al terminar la limpieza y el aclarado de los equipos, cada concursante tuvo una hora en la que podía elegir tres fotos, una por categoría (moluscos, crustáceos y peces) entre el número máximo de  las 50 fotografías permitidas; asimismo hubieron de identificar las especies anotándolas en una hoja para entregarla, junta a las fotos, al secretario.

valorando las fotos

La tarea más dura fue para los jueces, biólogos y fotógrafos, tener que elegir el ganador del concurso, teniendo en cuenta, además de la belleza de la foto, la luz, color, encuadre, considerando siempre la dificultad de encontrar la especie fotografiada, por su escasa presencia o por su poca confianza en mostrarse a los buceadores.

Sacando una media de los votos asignados por cada juez, se decidió que Jaime Rodríguez era el ganador del II OPEN FOTOSUB MOUROSUB – UNIDOS x OCEANOS + SANOS. Alberto Albo y Félix Aguado ocuparon respectivamente el segundo y tercer puesto en el veredicto. A los tres ganadores se les entregó un trofeo ofrecido por el Ayuntamiento de Camargo.

FNYH estaba representada por la fotógrafa Mary Bassani, que formó parte del jurado. Como trabajadora del Proyecto LIFE Anillo Verde de la Bahía de Santander, colaborador en el concurso, entregó a todos los asistentes regalos de cortesía consistentes en una mochila conteniendo material didáctico e informativo sobre dicho proyecto, así como libros y folletos para difundir la importancia de la conservación medioambiental.

grupo

Además las fotografías ganadoras pasarán a formar parte de la exposición permanente en la “Casa de la Naturaleza Humedales del Anillo Verde Marisma de Alday” que la Fundación Naturaleza y Hombre tiene en Camargo, frente al Centro Comercial Valle Real.

El ganador del concurso recibió de la mano de Leo del Rincón, entre diferentes objetos como recuerdo del día, el premio más deseado, un crucero de buceo al Mar Rojo cedido por la agencia de viajes BlueForce. La ceremonia de entrega de premios dio por terminada la espléndida jornada del concurso.

entrega de premios al ganador del concurso

El reto actual de las escuelas de buceo es animar a que la gente no solo disfrute de esta modalidad deportiva, sino de hacer que esa capacidad para la práctica de este deporte, se convierta en un mero vehículo para disfrutar de la naturaleza y del mundo submarino.

Hypselodoris cantabrica, una de las fotos ganadoras

Hypselodoris cantabrica, una de las fotos ganadoras

 

El proyecto LIFE “Anillo Verde de la Bahía de Santander: conectando la naturaleza y la ciudad” está coordinado por Fundación Naturaleza y Hombre con la colaboración de la empresa pública MARE, y cuenta con la cofinanciación de la Comisión Europea y la Consejería de Medio Ambiente del Gobierno de Cantabria y el apoyo de Fundación Biodiversidad, dependiente del Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente.

Todas las fotos de la jornada en nuestro blog

NO COMMENTS

Leave a Reply