Reduce, Recicla y Reutiliza los residuos

Todas nuestras acciones cotidianas generan residuos, hasta el punto de que cada persona produce diariamente un kilogramo de basura. Sin embargo, siguiendo un sencillo código de buenas prácticas, podemos reducir en gran medida los daños ocasionados al medio ambiente por la acumulación de deshechos. Con este objetivo, los trece municipios del suroeste salmantino que componen la Mancomunidad Puente La Unión, encomendaron a Fundación Naturaleza y Hombre el desarrollo de una campaña de educación ambiental bajo el título “Reduce, Recicla y Reutiliza tus Residuos”, en la que han participado más de ciento cincuenta personas de todas las edades.

Dentro de esta iniciativa, puesta en marcha durante 2006 por el grupo de municipios asociados de la Mancomunidad Puente La Unión, se adquirieron nuevos contenedores para los distintos pueblos, se lanzaron anuncios en radio y televisión con ese eslogan y se editaron carteles y dípticos informativos para todos los habitantes. Por lo que respecta a las labores de educación ambiental, fueron desarrolladas por Fundación Naturaleza y Hombre.

La tarea de la organización conservacionista se desarrolló durante el último trimestre del pasado año, en dos fases diferenciadas. Por una parte, se llevó a cabo un conjunto de charlas informativas dirigidas a todos los segmentos de la población, en los municipios pertenecientes a la Mancomunidad. Y, en segundo lugar, se pusieron en práctica talleres de reciclaje de residuos domésticos en los colegios de las diferentes localidades.

En ambos casos, los objetivos fundamentales perseguidos con las actividades consistían básicamente en sensibilizar a la población sobre la importancia de las “Tres R: Reduce, Recicla y Reutiliza”, así como en fomentar la recogida selectiva de residuos en el ámbito escolar y familiar y la reutilización de materiales desechados en el espacio escolar y doméstico.

Charlas de sensibilización

Cada uno de los municipios adscritos a la Mancomunidad fue escenario de una charla informativa, impartida por un educador de Fundación Naturaleza y Hombre. Con una duración aproximada de una hora, estas charlas abordaron de manera general los principales problemas medioambientales: contaminación, deforestación y desaparición de la biodiversidad, y las consecuencias de estos desastres ecológicos. Además, se trataron los diferentes tipos de residuos que se producen, su origen, la evolución en el tiempo de la gestión de los mismos, los métodos de eliminación, etc. Finalmente, se perfiló un código de buenas prácticas que todos los habitantes pueden llevar a cabo en sus hogares y que consiste, básicamente, en la idea ya mencionada de las “Tres R: Reduce, Recicla y Reutiliza”.

Talleres de reciclaje

La educación ambiental dirigida a los escolares se desarrolló en siete centros: Villar de la Yegua, Villar de Ciervo, Espeja, Castillejo de Martín Viejo, Aldea del Obispo, Gallegos de Argañán y Fuentes de Oñoro, pertenecientes a los Colegios Rurales Agrupados de Campo de Argañán y Río Águeda. En total, la campaña contó con la participación de 85 escolares de infantil y primaria.

Los talleres incluían un juego de reciclaje en el que se representaba la problemática actual de eliminación de los residuos. Realizada en el patio del centro escolar, la actividad consistía en repartir residuos entre los alumnos, que, por equipos, debían recogerlos y depositarlos en unos lugares determinados. Estos lugares representaban un río, una empresa y la planta de reciclaje. De este modo, en función del lugar donde fueran depositados los residuos, los escolares realizaban diferentes acciones, atendiendo a las características de cada lugar: el río recibía los impactos negativos de los residuos, en la empresa se generaban deshechos adicionales que había que procesar, mientras que la planta de reciclaje producía un beneficio ambiental mediante su tratamiento.

Terminado el juego, ya en el aula, los alumnos reutilizaron los residuos recolectados para elaborar llaveros, portafotos, carpetas, etc. Para los alumnos más pequeños, se adaptó el taller para que elaborasen juguetes como mariposas con rollos de cartón, o mariquitas con papel de periódico y bolsas.

Buenas Prácticas

Cada persona produce un kilogramo de residuos urbanos al día. Esta acumulación de desechos tiene como consecuencias, entre otras, la contaminación, la deforestación y la desaparición de especies de fauna y flora.

Nuestro cubo de la basura está compuesto, en un 30%, por materia orgánica, en un 25% por papel y cartón, un 10% corresponde a restos textiles, otro 10% a vidrio, un 8% a residuos metálicos y el 7% restante a plásticos.

Una manera de paliar esta preocupante acumulación de desechos es seguir un código de buenas prácticas en nuestra vida cotidiana. Se trata de Reducir, Reciclar y Reutilizar.

  1. Reducir: comprar sólo lo necesario, adquirir productos sin embalaje supérfluo, reducir el consumo de bolsas de plástico, sustituir los envases de metal por los de vidrio retornable, etc.
  2. Reciclar: llevar el papel, plástico o vidrio a sus correspondientes contenedores de reciclaje.
  3. Reutilizar: fabricar juguetes con restos, ir a la compra con bolsas de plástico ya utilizadas, etc.

Nuestra pequeña aportación puede ser una gran ayuda para el medio ambiente.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *