Lorenzo García impartió una conferencia sobre la reintroducción del rebeco en la Montaña Oriental

Uno de los guardas de la Fundación Naturaleza y Hombre, Lorenzo García, impartió el pasado sábado en el Fluviarium de Liérganes la conferencia sobre la ‘reintroducción del rebeco en la montaña oriental de Cantabria’. La charla está incluida dentro del quince aniversario de la FNYH y se enmarca dentro del programa ‘Vive en Sostenibilidad’. García reveló que gracias a los trabajos realizados por la Fundación Naturaleza y Hombre existen en la actualidad cerca de 80 ejemplares.

García en una amplia exposición explicó que el rebeco pertenece a la familia de los bóvidos, de la subfamilia de los caprinos, que tiene 70 centímetros de altura, y en torno a 30 kilos de peso, y una media de longevidad de 20 años.

Constituyen su hábitat las áreas rocosas, excepto en el invierno cuando se refugian en áreas forestales y viven en rebaños, excepto los machos adultos que son solitarios y la época de celo es en otoño y el parto en primavera.

El guarda de la Fundación señaló que previamente a la reintroducción se realizó el estudio de viabilidad, que de acuerdo a los criterios de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN) concluyó con la idoneidad de la montaña Oriental de Cantabria para la introducción y el mantenimiento de una población estable del rebeco.

El área en el que se han reintroducido consta de siete hábitats y está protegida por el anexo 1 de la directiva hábitats. En esta amplia zona se pueden encontrar brezales oromediterráneos endémicos con aliaga; brezales secos europeos; turberas altas degradadas que todavía pueden regenerarse de forma natural; brezales húmedos atlánticos de zonas templadas de Erica Ciliaris y Erica teatralix. También existen hayedos acidófilos atlánticos con sotobosque de Ilex y Taxus; encinares cantábricos de Quercus Ilex y cuevas no explotadas por el turismo.

Valores naturales

En cuanto la fauna destaca la presencia de grandes mamíferos: lobo, corzo. Jabalí, ciervo y el propio rebeco. Igualmente, existen ocho especies de quirópteros; liebre europea, desmán ibérico con viabilidad muy comprometida, y es un área marginal de distribución de oso ibérico.

Asimismo, hay alimoche (ocho parejas), buitre leonado (150 parejas reproductoras y 550 individuos, águila real, halcón peregrino (ocho parejas) y búho real, de aguililla calzada (una pareja), milano negro, águila culebrera (ocho parejas), aguilucho cenizo, aguilucho pálido (seis parejas), abejero, europeo, becada y perdiz pardilla.

En cuanto a las aves forestales coexisten el pito negro, el pito real, el pico picapinos y el pito menor. Es también área de paso de rutas migratorias con una invernada media de 5.000 anátidas.

García indicó también que se han realizado campañas de sensibilización con los cazadores, con los ganaderos y con los escolares y un programa de apadrinamiento de los rebecos entre las empresas, instituciones y particulares.

Asimismo, finalizó García se han establecido convenios con cazadores para garantizar el éxito de la reintroducción del rebeco. En concreto, con el coto de caza de San Roque de Riomiera, coto de caza de Valdició, la peña cinegética Centro Valnera (Vega de Pas).

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *