FUNDACIÓN NATURALEZA Y HOMBRE RECUPERARÁ LA CHARCA DE RAOS Y LA ZONA SALADA DE LAS MARISMAS DE ALDAY

Fundación Naturaleza y Hombre acometerá la restauración ambiental de la Charca de Raos y la recuperación hidrológico-forestal de la zona salada de las Marismas de Alday. Los proyectos, subvencionados por la Consejería de Medio Ambiente del Gobierno de Cantabria, supondrán una inversión conjunta de 398.477 euros y se desarrollarán durante el período 2006-2007. Ambos humedales forman parte de la Red de Reservas Municipales del Ayuntamiento de Camargo, adscrita al programa Áreas para la Vida de Fundación Naturaleza y Hombre.

Las Marismas de Alday se enmarcan en la margen occidental de la bahía de Santander, en una superficie de unas 75 hectáreas. En función de la salinidad de sus aguas, este humedal se divide en tres unidades ambientales: la laguna dulce, la laguna salobre y la laguna salada. Ésta última es la zona objeto del proyecto, con una inversión de 198.679 euros, que abarca una superficie de unas 25 hectáreas. Aquí las actuaciones previstas consisten en la excavación de los rellenos de origen antrópico, garantizando así una mayor superficie de terreno inundable; eliminación de la vegetación invasora –compuesta fundamentalmente por plumero y chilca- ; y revegetación con especies autóctonas, como sauces, alisos, serbales y abedules.

Se instalarán, además, esclusas para controlar el flujo mareal de acuerdo a las necesidades del ecosistema. Esta actuación es de capital importancia para la gestión de la laguna con fines conservacionistas, puesto que permitirá regular los niveles hidrológicos y evitar inundaciones o sequías excesivas.

El proyecto de restauración de la laguna salada contempla también la rehabilitación de la Casa de la Naturaleza de las Marismas de Alday, centro de interpretación del humedal que canaliza las visitas a este espacio natural. Se renovarán parte de sus contenidos expositivos, mejorando especialmente los módulos relativos a los humedales cantábricos en general y a la bahía de Santander, en particular.

Las actuaciones se completarán con el cierre mediante pastor eléctrico de la zona central de la laguna para la posterior introducción de ganado equino. La utilización de herbívoros para el control de la vegetación de humedales es una herramienta ya utilizada en espacios naturales con gestión activa e innovadora. Los caballos se encargarán de mantener la hierba a baja altura, incrementando así su utilización por parte de diferentes especies de aves asociadas a este tipo de ecosistemas.

La superficie recuperada tras la realización de estos trabajos, se sumará a las cerca de 40 hectáreas de la Laguna Dulce de Alday, ya restaurada con anterioridad, gracias a la colaboración entre Fundación Naturaleza y Hombre, el Ayuntamiento de Camargo, el Ministerio de Medio Ambiente a través de la Dirección General de Costas y el ejecutivo regional, por medio del Servicio Cántabro de Empleo.

Charca de Raos

La Charca de Raos se localiza entre el puerto deportivo de Raos y el extremo oriental de la pista del Aeropuerto de Parayas. En la actualidad, se encuentra ligada a un pequeño arroyo de escasa entidad, cuyo curso está interceptado por unos tubos con válvulas de clapeta que dejan salir el agua de escorrentía fluvial e impiden, en parte, la penetración del flujo mareal. Este hecho explica que se trate de una ría muy deteriorada y con grandes problemas de contaminación en sus aguas.

La rehabilitación medioambiental de esta zona húmeda, con un presupuesto de 199.798 euros, tiene como objetivos fundamentales detener la degradación del hábitat mediante una gestión activa de restauración de ecosistemas, mejorar la calidad de las aguas y su invasión por la vegetación, aumentar la superficie inundable, garantizar unas mejores condiciones para la fauna y crear oportunidades para la educación ambiental y la investigación.

Para alcanzar esos fines, las actuaciones proyectadas comprenden la excavación y retirada de los rellenos existentes, el desbroce y eliminación de las especies alóctonas, la revegetación con especies autóctonas y el establecimiento de un nuevo manejo de la compuerta de clapeta de desagüe de la Charca, de forma que se aumente progresivamente el nivel de agua salada entrante y se amplíe la superficie de terrenos inundables, restituyendo su vocación original.

Se prevé, asimismo, la eliminación y retranqueo del junco (Juncus maritimus), que invade actualmente el hábitat de especies más halófilas, y la creación de un playón de arenas y guijarros, para su utilización como hábitat del chorlitejo chico y otras especies de similares requerimientos.

Se instalará una pasarela de madera para permitir las visitas, así como un cierre perimetral integrado en el medio, para crear unas condiciones de calma y tranquilidad en el humedal. Por último, el proyecto contempla la creación de una estructura de pérgola equipada con paneles explicativos.

955

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *