CORRELIMOS DE TEMMINCK: UN EXTRAÑO VISITANTE EN EL HUMEDAL DE ALDAY

Un ejemplar de Correlimos de Temminck (Calidris temminckii) ha sido avistado en los últimos días en las Marismas de Alday. La presencia de este pequeño ave limícola en tierras cántabras es muy escasa y poco usual, por lo que su llegada al humedal camargués podría deberse a una alteración imprevista en su ruta migratoria desde el norte de Europa hacia las costas mediterráneas y africanas, a donde se dirige habitualmente para pasar el invierno.

El Correlimos de Temminck es un pájaro pequeño, de tan sólo 14 cm de longitud. Una característica distintiva son sus patas, muy cortas y de color amarillento. El pico, algo curvo, posee una tonalidad parda negruzca en los ejemplares jóvenes, que más adelante se torna negra. Es un ave muy confiada, de día perezosa, que alcanza su máximo de actividad al anochecer. Su vuelo es ágil y, generalmente, se produce muy cerca del agua.

Realiza su ruta migratoria siempre en pequeños grupos, preferentemente por donde sopla con fuerza el viento del mar. Su viaje transcurre entre las costas del norte de Europa, donde habita durante el verano, hacia las mediterráneas y africanas, en las que pasa el invierno. No suele frecuentar las costas españolas, aunque en ocasiones puede llegar a ellas fruto de la confusión en su itinerario. Tanto en interior como en zonas costeras, el Correlimos de Temminck prefiere el agua dulce de lagunas, charcas o desembocaduras. Por eso podemos contemplarlo ahora en la Laguna Dulce de Alday.

Refugio de aves

La presencia del Correlimos de Temminck es una prueba más de la importancia adquirida por las Marismas de Alday tras la primera etapa de regeneración del humedal. Los trabajos desarrollados desde el año 2000 dieron como uno de sus frutos, la recuperación de las 21 hectáreas que albergan la Laguna Dulce. Ya durante los primeros días de inundación de los terrenos en otoño de 2001, la continua llegada de aves acuáticas fue sorprendente. Desde entonces, se han contabilizado más de 150 especies diferentes, algunas de ellas muy destacadas como el Morito, la Garza Imperial, el Avetorillo, el Sisón, el Aguilucho Lagunero o la Cerceta Carretona.

Otro de los muchos atractivos que ofrece la visita a Alday en estos días, es la posibilidad de asistir al espectáculo que ofrecen al anochecer las más de tres mil golondrinas que tienen su dormidero en la Laguna Dulce.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *