CONSERVACION DEL PATRIMONIO NATURAL: UNA APUESTA POR EL DESARROLLO SOCIOECONOMICO DE LA CUENCA DEL ASON

La conservación del patrimonio natural está llamada a ser un eje clave en el desarrollo económico de las áreas rurales de Cantabria. Un ejemplo paradigmático es el Proyecto Europeo Life-Naturaleza “Recuperación y Conservación de la Biodiversidad en la Cuenca del Río Asón”. Desarrollado por la organización conservacionista Fundación Naturaleza y Hombre desde 1999, ha supuesto la inversión en esta zona del oriente cántabro de 1.5 millones de euros.

Al amparo de este proyecto – auspiciado por la Unión Europea (UE) y cofinanciado por los ministerios de Medio Ambiente y Trabajo y las consejerías de Agricultura, Ganadería y Pesca e Industria, Trabajo y Desarrollo Tecnológico del ejecutivo cántabro -, la Fundación Naturaleza y Hombre ha mantenido seis empleos durante los últimos cinco años, a los que hay sumar 125 puestos de trabajo temporales, con una media anual de 25 bajo contratos de entre 6 y 8 meses de duración.

Además de la inversión efectiva y la creación de empleo, esta organización conservacionista – con presencia activa en Cantabria, Asturias y Castilla y León – ha contribuido a la promoción y desarrollo turístico de la comarca, a través de la edición de varios miles de trípticos y cuadernillos informativos. En dichas publicaciones, se ha dado cumplida cuenta de los múltiples atractivos naturales de la cuenca del Asón, contribuyendo a atraer nuevos visitantes e informar a los ya presentes en el área.

En este ámbito de la difusión de valores medioambientales, la Fundación Naturaleza y Hombre ha dotado a la zona de una destacada infraestructura de información: El Centro de Monitoreo de la Montaña Oriental (CEMO) en Arredondo. El CEMO constituye una estación de seguimiento de todas las actuaciones de conservación emprendidas, además de un punto de interpretación de la naturaleza de la comarca en su conjunto. En él se llevarán a la práctica diversas propuestas formativas y de educación ambiental con escolares y población adulta, tanto del entorno como procedentes del resto de Cantabria

Actuaciones de Amplio Espectro

El proyecto “Recuperación y Conservación de la Biodiversidad en la Cuenca del Río Asón” engloba actuaciones de muy amplio espectro: desde acciones tales como la reforestación con especies autóctonas, la reintroducción del rebeco en la Montaña Oriental, el acondicionamiento de pasos fluviales para salmones o el proceso regenerativo de la Marisma de Montehano, entre otras.

Reforestación

Hasta el momento se han reforestado unas 70 hectáreas. El objetivo fundamental es la conexión ecológica de las masas forestales de la Montaña Oriental, que en la actualidad se presentan como poco extensas y muy fragmentadas. Los municipios directamente beneficiados por estos trabajos son Arredondo, Soba, San Roque de Riomiera, Ruesga y Vega de Pas. Las repoblaciones se han llevado a cabo tanto en fincas privadas adquiridas por la Fundación Naturaleza y Hombre como en terrenos conveniados con Juntas Vecinales.

Las especies autóctonas empleadas en este programa de recuperación forestal son, de forma fundamental, haya, abedul, fresno, serbal de los cazadores, roble y castaño. Cada árbol lleva un protector individual, que impide su 1 ramoneo por animales silvestres o domésticos. Como medida adicional del mantenimiento y control del terreno repoblado, destaca la introducción de ovejas – de la variante cántabra lacha -, las cuales desarrollan una labor de desbroce natural en las fincas.

Reintroducción del rebeco

Tras más de siglo y medio de su desaparición de la zona, los rebecos vuelven a recorrer el Alto Asón. La Fundación Naturaleza y Hombre con la colaboración de la Consejería de Ganadería, Agricultura y Pesca del ejecutivo regional, comenzó la reintroducción de la especie en enero de 2002 con la suelta de seis ejemplares. Dos machos y cuatro hembras que, tras pasar el necesario periodo de cuarentena, se adaptaron bien a su nuevo hábitat. A día de hoy, la cifra de rebecos asciende ya a 27.

Los animales a reintroducir son capturados en el Parque Nacional de Picos de Europa, gracias a la colaboración entre el organismo rector Parques nacionales y la Fundación. Concretamente, en la zona cántabra del Macizo Central o de los Urrieles en los Puertos de Salvorón, el Monte Quebres y los Puertos de Áliva.

Comprobado su buen estado de salud, la suelta se realiza en una zona protegida de diez mil hectáreas. La mitad corresponden al Parque Natural de los Collados del Asón, mientras que la otra mitad ha sido obtenida gracias al establecimiento de acuerdos de veda con los cotos de San Roque, Valdició y Vega de Pas. Para facilitar su inserción en este nuevo entorno, los rebecos pasan un periodo de adaptación y cuarentena en un cercado especial de pre-suelta antes de ser puestos en libertad.

Pasos Fluviales

Las especies piscícolas migradoras -salmón, reo, etc. – afrontan serias dificultades a la hora de remontar los ríos Asón y Gándara. La presencia de obstáculos en forma de presas y 2 azudes dificulta enormemente su ascenso hasta los 3 frezaderos. Para solventar en la medida de lo posible esta situación, la Fundación Naturaleza y Hombre acondicionará cuatro presas en la actualidad inaccesibles para las citadas especies, lo que provocará un aumento en el número de ejemplares en las zonas altas de la cuenca.

En el río Asón se van a acondicionar las presas de Rumineda, en las inmediaciones del pueblo de Valle, y Carriedo, en Riva. Esto supondrá un avance en la accesibilidad a un tramo de río de unos 10 kms. El río Gándara, apenas remontable a día de hoy, contará con el acondicionamiento de las presas de Tablones y Salto del Oso, ganando más de 5 kms. de accesibilidad.

Recuperación en Montehano

La marisma de Montehano, situada en el término municipal de Escalante, junto al Convento de los Padres Capuchinos, fue desecada y aislada del mar en un agresivo proceso de degradación que comenzó en la década de los sesenta. Como consecuencia del mismo, fue ocupada por especies invasoras como el eucalipto, la chilka y el plumero.

Los trabajos se han centrado hasta la fecha en la eliminación de la vegetación invasora citada, la apertura del dique de aislamiento y la mejora del ecosistema marismeño. Esta última actuación, realizada a través de la plantación de una orla vegetal en el perímetro de la marisma, con especies como sauce y fresno. El objetivo global es devolver a Montehano las condiciones ecológicas propias de un humedal. Cuando el proceso esté finalizado, se habrán recuperado 13 hectáreas de marisma.

Notas:

1. Ramoneo: Mordisqueo por parte de animales domésticos o salvajes de los brotes tiernos que aparecen en el proceso de crecimiento de un árbol recién plantado en fase de crecimiento.

2. Azudes: Obstáculo de pequeño tamaño construido por el hombre en el curso de un río:

pequeña presa p. Ej.3. Frezadero: Lugar donde los salmones acuden a desovar.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *