Colabora con Fundación Naturaleza y Hombre en la reforestación del Alto Asón

La organización conservacionista convoca el próximo sábado 16 de diciembre por la mañana a todos aquellos que deseen tomar parte en las tareas de repoblación. Esta actividad consistirá en la plantación de especies autóctonas en la zona de Rolacías. De este modo se continúa la labor que la Fundación Naturaleza y Hombre viene acometiendo los últimos diez años, centrando buena parte de sus esfuerzos el la recuperación de esas áreas, antaño pobladas por grandes extensiones de robledales, hayedos y otras especies. Con ello se pretende solventar en lo posible la deforestación sufrida por la Montaña Oriental de Cantabria en el pasado, debido fundamentalmente a la tala masiva de árboles en el siglo XVIII.

El punto de encuentro será la Casa de la Naturaleza de las Marismas de Alday, situada en el aparcamiento del centro comercial Valle Real, de la que los voluntarios partirán a las 9 de la mañana. Fundación Naturaleza y Hombre pondrá a disposición de los ciudadanos ocho plazas de transporte para trasladarse al Alto Asón. El resto de personas interesadas se desplazará por sus propios medios, bien acudiendo a Alday o reuniéndose con los demás en la plaza de Arredondo a las 10 de la mañana. Desde allí, el grupo se dirigirá al área de trabajo.

Este terreno forma parte de la Reserva Alto Pas, adscrita al Programa Áreas para la Vida que desarrolla Fundación Naturaleza y Hombre. Se trata de una finca de 10 hectáreas propiedad de la organización conservacionista situada en la zona de Rolacías, en el término municipal de Arredondo.

La actividad consistirá en la plantación de ejemplares de haya (Fagus Sylvatica), fresno (Farxinus angustifolia), tilo (Tilia plathyphyllos), roble carballo (Quercus robur) y serbal de los cazadores (Sorbus aucuparia) y tendrá una duración aproximada de cuatro horas. Los interesados en participar en las tareas de reforestación deben ponerse en contacto lo antes posible con Fundación Naturaleza y Hombre a través del correo electrónico fundacion@fnyh.org o llamando al teléfono 942 55 91 19.

Deforestación

Durante el siglo XVIII la gran actividad maderera de los Reales Astilleros de Guarnizo y de las Reales Fábricas de Liérganes y la Cavada, dedicados a la fabricación de artillería, provocó un gran nivel de deforestación en los bosques de las cabeceras fluviales de la Montaña Oriental.

Se calcula que en esa época se talaron unos diez millones de árboles, quedando arrasadas 50.000 hectáreas de bosque autóctono. Son pocas las manchas forestales que se libraron de las talas y, si lo hicieron, fue debido a la dificultad  física de su extracción al estar ubicadas en enclaves inaccesibles.

Entre las consecuencias de la deforestación se encuentran la erosión y pérdida de suelo, además de la desaparición de especies animales muy importantes como el oso pardo (Urdus arctos), el urogallo (Tetras urogallus) y el rebeco cantábrico (Rupicapra pyrenaica parva), este último actualmente en proceso de reintrodución.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *