Home Destacados FNYH impulsa la puesta en marcha de un muladar dentro del Parque...

FNYH impulsa la puesta en marcha de un muladar dentro del Parque Natural de Monfragüe

Se trata de una instalación de más de una hectárea que aprovecharán especies como el buitre negro, buitre leonado, alimoche y el águila imperial

La Fundación Naturaleza y Hombre está llevando a cabo la instalación de un muladar en la finca La Parrilla (Cáceres), propiedad asociada al proyecto LIFE+ Club de Fincas por la Conservación del Oeste Ibérico, dentro del Parque Natural de Monfragüe. Se trata de un proyecto de conservación y custodia del territorio que se hace en colaboración con propietarios de fincas de Salamanca, Extremadura y Portugal, sumando acuerdos en cerca de 15.000 hectáreas, todas dentro de la Red europea de Espacios Naturales, Natura 2000.

Conservación de aves carroñeras

Con el objetivo de reforzar  las poblaciones de aves necrófagas presentes en el área,  la FNYH ha impulsado la construcción de  un punto de alimentación suplementaria de más de una hectárea  de la que se beneficiarán especies como el buitre negro (Aegypius monachus), buitre leonado (Gyps fulvus), alimoche (Neophron pernocpterus), milano negro (Milvus migrans) milano real (Milvus milvus) y águila real (Aquila chrisaetos).

Esta instalación tendrá definidos los aportes de carroña a realizar dependiendo de la época del año, siendo mayor durante el período correspondiente a la reproducción de las especies a las que está dedicado, pero seguirá subsidiándose durante todo el año consiguiéndose así un punto permanente de alimentación que pretende dar respuesta a uno de los problemas a los que se enfrentan en la actualidad estas aves como es la dificultad para encontrar alimento, que desde un tiempo a esta parte vienen sufriendo, fruto de los cambios en la normativa de salud ambiental de higiene que prohíbe abandonar los animales muertos en el campo.

 La importancia de las aves necrófagas

En Extremadura, residen tres especies de buitre: el buitre leonado, el buitre negro y el alimoche, que tradicionalmente se alimentaban de los cadáveres desperdigados por el campo, evitando así la proliferación de posibles focos de infección que afectarían al ganado doméstico y ungulados salvajes; jugando así un importante papel en la cadena trófica de nuestro ecosistema. Sus poblaciones también se han visto reducidas por la utilización del diclofenaco, un medicamento de uso veterinario que tiene un efecto acumulativo en el organismo de estas aves que se van envenenando progresivamente causándoles finalmente la muerte.

Beneficio a los ganaderos

La construcción de este muladar también supone un gran beneficio para los ganaderos, porque pueden deshacerse de los cuerpos de los animales muertos de una manera sencilla y barata.

El Oeste Ibérico y la conservación de la biodiversidad europea

La construcción de este muladar es una de las acciones de conservación previstas en el LIFE+ Club de Fincas por la Conservación del Oeste Ibérico, que cuenta con la cofinanciación europea y del que la Fundación Naturaleza y Hombre es el beneficiario principal. Este proyecto persigue mejorar el estado de conservación de los hábitats de aves necrófagas y reforzar los efectivos de estas especies en el Oeste Ibérico intentando frenar la tendencia negativa que está llevando a este grupo de aves a la extinción; en el espacio transfronterizo que comparten España y Portugal,  que se considera crítico para la conservación de la biodiversidad en Europa.

 

NO COMMENTS

Leave a Reply