REALIZADA LA SUELTA DE CUATRO NUEVOS REBECOS EN EL ALTO ASÓN

Desde 2002 Fundación Naturaleza y Hombre trabaja en la reintroducción del rebeco cantábrico en la Montaña Oriental, donde la especie había desaparecido hacía más de siglo y medio. A día de hoy, el proyecto continua, con un total de 23 ejemplares reintroducidos con éxito y 12 crías nacidas en libertad en la zona, para una población conjunta de 35; cifra en la que se incluyen los cinco rebecos puestos en libertad en la tarde de hoy, tras su captura el pasado martes en el segmento cántabro del Parque Nacional de Picos de Europa.

La desaparición del rebeco del área del Alto Asón comenzó en el siglo XVIII debido a la devastación sufrida por su hábitat, bajo la presión de la tala masiva de árboles – unos 82 millones – destinados a la construcción de buques y piezas de artillería para la Armada Real española, y la posterior humanización de las partes altas de las montañas. La especie no consiguió adaptarse a los cambios de su entorno, lo que provocó su acantonamiento en el área de Picos de Europa. Los últimos rebecos de los que se tuvo testimonio en este territorio databan de 1845 en Lanchares y San Pedro del Romeral.

Fundación Naturaleza y Hombre comenzó la reintroducción de esta especie en 2002, en el marco del proyecto LIFE de la Unión Europea “Recuperación y Conservación de la Biodiversidad en la Cuenca del Río Asón”, continuando con la colaboración de la Consejería de Ganadería, Agricultura y Pesca del ejecutivo cántabro. A día de hoy, la cifra de rebecos reintroducidos asciende a 23 ejemplares a los que hay que sumar 12 crías, cuyos nacimientos, por primera vez en más de 160 años, se han producido en libertad en esta zona.

Proceso de Reintroducción

Los animales a reintroducir son capturados en el Parque Nacional de Picos de Europa, gracias a la colaboración entre el organismo rector Parques nacionales y la Fundación Naturaleza y Hombre. Concretamente, en la zona cántabra del Macizo Central o de los Urrieles en los Puertos de Salvorón, el Monte Quebres y los Puertos de Áliva. Las formas de captura empleadas, – sistemas de redes fundamentalmente – buscan reducir al mínimo posible cualquier tipo de daño que el rebeco pudiera sufrir en este proceso.

Una vez en manos del equipo de Fundación Naturaleza y Hombre, los rebecos son sometidos a un tratamiento veterinario para certificar su condición física. Comprobado su buen estado de salud, la suelta se realiza en una zona protegida de diez mil hectáreas. La mitad corresponden al Parque Natural de los Collados del Asón, mientras que la otra mitad ha sido obtenida gracias al establecimiento de acuerdos con los cotos de San Roque, Valdició y Vega de Pas, en cuyas zonas altas ya no se caza.

Cada ejemplar soltado porta un crotal – collar – auricular y un radioemisor para facilitar su seguimiento y control, por parte de las patrullas de vigilancia destinadas por la Fundación Naturaleza y Hombre a tal efecto.

Campaña de apadrinamiento

Para apoyar el programa de reintroducción del rebeco en el Alto Asón, la Fundación Naturaleza y Hombre ha puesto en marcha una campaña de apadrinamiento de rebecos, para que todas aquellos particulares o empresas que lo deseen, colaboren con el proyecto. A cambio de su aportación económica, la organización conservacionista les ofrece una serie de contraprestaciones como el envío de un certificado de apadrinamiento, la recepción de un boletín semestral o la posibilidad de visitar la zona en que se asienta la nueva población. Las condiciones del apadrinamiento, así como amplia información acerca del proceso de reintroducción, se encuentran en la página web www.fnyh.org.

1022

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *