Presentadas las reservas iniciales y las líneas de actuación del Anillo Verde de la Bahía de Santander

La iniciativa de Fundación Naturaleza y Hombre (FNYH – www.fnyh.org)  para la conservación y mantenimiento del entorno natural de la bahía santanderina, el Anillo Verde de la Bahía de Santander, comienza su andadura sobre el terreno con 12 reservas en custodia (I), integradas en los municipios de Camargo, Liérganes, Marina de Cudeyo, Ribamontán al Mar, Santa Cruz de Bezana, Santander y Villaescusa. Así lo ha anunciado en la mañana de hoy el presidente de FNYH, Carlos Sánchez, durante la apertura del encuentro técnico de presentación del proyecto, que se desarrolla en la Finca del Marqués de Valdecilla, en Medio Cudeyo.Este acto de apertura ha contado con la presencia de los consejeros de Obras Públicas y Ordenación del Territorio y Medio Ambiente del ejecutivo cántabro,  José María Mazón y Francisco Martín, el jefe de Estudios y Proyectos de Fundación Biodiversidad, Víctor Gutiérrez, y José Luís López, alcalde en funciones de Medio Cudeyo.

El presidente de FNYH ha destacado el rol de la custodia de espacios de alto valor ambiental por ONGs, modelo sobre el que sustenta el Anillo Verde, como “una vía de gestión activa del territorio, que incorpora de forma equilibrada las variables de la conservación y el uso público”. “Este modelo – ha afirmado Sánchez – permite a la sociedad civil asumir el reto del deterioro medioambiental generalizado, en un espacio como la Bahía de Santander que ha perdido el 80% de su línea de costa natural y el 50% de su superficie y especies”.

Por su parte, el consejero de Obras Públicas y Ordenación del Territorio, José María Mazón, ha apoyado la iniciativa de FNYH, respaldando la relevancia de la participación de los colectivos ciudadanos y las ONGs en la definición de las prioridades de gestión ambiental y el modelo territorial.

Durante su intervención, Mazón ha anunciado la próxima aprobación inicial del Plan Especial de la Bahía de Santander, durante la reunión de la Comisión Regional de Ordenación del Territorio y Urbanismo (CROTU), que tendrá lugar en diciembre. Este plan, que categoriza la bahía como Área Integral Estratégica, se fundamenta en dos objetivos básicos: la meta territorial del Plan de Ordenación del Litoral (POL), junto con el equilibrio entre el desarrollo de dotaciones y servicios de uso público y la protección, conservación y regeneración de los espacios de interés natural, incluyendo en este segmento la protección del paisaje y la preservación del patrimonio arquitectónico y civil.

En la misma línea de apoyo al proyecto, Francisco Martín ha destacado los grandes avances sociales que se han producido en Cantabria en los últimos 15 años con respecto a la sensibilidad medioambiental. El consejero de Medio Ambiente ha resaltado “la necesidad de preservar espacios simbólicos del entorno de la bahía santanderina y hacerlos públicos”, defendiendo que su custodia pueda corresponder a las asociaciones privadas interesadas en la conservación de los espacios naturales, y poniendo como ejemplo la gestión de humedales del área por parte de FNYH.

A juicio de Martín, es momento de implementar políticas ambientales con visión “a largo plazo”, a fin de “no hipotecar el futuro de las próximas generaciones en caso de inacción”. Asimismo, ha incidido en el carácter clave de la preservación del territorio en la lucha contra el cambio climático, “no podemos pasar a la historia como la generación que pudo hacer algo y no lo hizo”, ha manifestado.

Finalmente, el jefe de Estudios y Proyectos de Fundación Biodiversidad – entidad co-financiadora de la fase de diseño técnico del Anillo Verde – Victor Gutiérrez, ha felicitado a FNYH por “el éxito del proyecto”. A su vez, Gutiérrez ha reiterado “el compromiso de Fundación Biodiversidad con la custodia del territorio, como instrumento de gestión de la diversidad biológica”.

12 Espacios

La actividad inicial in situ del Anillo Verde de la Bahía de Santander comienza con 12 espacios de alto valor bajo custodia de FNYH en siete municipios cántabros: las Marismas de Alday, la Charca de Raos, la Ría del Carmen, el Pozón de la Dolores y El Encinar de Escobedo y Cantera de Bilbao en Camargo, el Valle del Río Quieva en Liérganes, la Marisma de Engoa y Ensenada de San Bartolomé y la Ría de Tijero y Pozón de la Yesera en Marina de Cudeyo, el área de Peñas Negras en Santa Cruz de Bezana, mientras que Santander y Villaescusa se integran en el Anillo por medio de su Parque Litoral y el Canal de la Mina y Ría de Solía, respectivamente.

Estas reservas y las incorporaciones de nuevas áreas que tendrán lugar en el medio plazo se sustentan en acuerdos con entidades locales como los ayuntamientos de Camargo, El Astillero, Santander o Liérganes y las Juntas Vecinales de Maoño (Santa Cruz de Bezana) y Somo (Ribamontán al Mar). Además, existen acuerdos con el Ministerio de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino, a través de Demarcación de Costas de Cantabria, junto con marcos de custodia entre FNYH y entes del sector privado como la concesionaria del Puerto Deportivo Marina de Santander o la compañía Global Steel Wire.

(I)La custodia del territorio es de un modelo de recuperación, preservación y gestión del medio natural que implica el desarrollo  de diferentes mecanismos conservacionistas, fundamentados en la suscripción de acuerdos entre los propietarios y/o gestores (públicos o privados) de zonas de alto valor medioambiental  y Organizaciones No Gubernamentales (ONGs), mediante los que éstas últimas – en el papel de entidades de custodia – adquieren la capacidad de conservar y manejar los recursos naturales de las zonas citadas.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *