LA FUNDACIÓN NATURALEZA Y HOMBRE CONTINÚA LA REINTRODUCCIÓN DEL REBECO EN EL ALTO ASÓN

Tras más de siglo y medio de su desaparición de la zona, los rebecos vuelven a recorrer el Alto Asón, en la Montaña Oriental de Cantabria. La Fundación Naturaleza y Hombre, con la colaboración del Proyecto LIFE de la Unión Europea y de la Consejería de Ganadería, Agricultura y Pesca del ejecutivo regional, comenzó la reintroducción de la especie en enero de 2002 con la suelta de seis ejemplares. Dos machos y cuatro hembras que, tras pasar el necesario periodo de cuarentena, se adaptaron bien a su nuevo habitat. Hasta la fecha, se han introducido en el área un total de doce ejemplares; los dos últimos, dos hembras preñadas, el pasado sábado 5 de abril.

La suelta se realiza en una zona protegida de diez mil hectáreas. La mitad corresponden al Parque Natural de los Collados del Asón, mientras que la otra mitad ha sido obtenida gracias al establecimiento de acuerdos con los cotos de San Roque, Valdició y Vega de Pas, en cuyas zonas altas ya no se caza. Para facilitar su inserción en este nuevo entorno, los rebecos pasan un periodo de adaptación y cuarentena en un cercado especial de pre-suelta antes de ser puestos en libertad.

CAPTURA Y TRASLADO

Los animales son capturados en el Parque Nacional de Picos de Europa, gracias a la colaboración entre el organismo rector Parques Nacionales y la Fundación Naturaleza y Hombre. Las formas de captura empleadas buscan reducir al mínimo posible cualquier tipo de daño que el rebeco pudiera sufrir en este proceso. Cuando los ejemplares se encuentran en grupo se emplea un sistema de redes verticales en zonas de paso, que se ha revelado como el método con menor mortalidad asociada, mientras que para animales aislados se utilizan dardos sedantes.

Una vez en manos del equipo de la Fundación, los rebecos son sometidos a análisis para certificar su buen estado físico. A su vez, en el mismo momento de la captura a cada ejemplar se le coloca un crotal – collar – auricular y un radioemisor para facilitar su seguimiento y control. Tras la identificación, son trasladados en cajones individuales al cercado de pre-suelta.

DESARROLLO SATISFACTORIO

Para el director de la Fundación Naturaleza y Hombre, Carlos Sánchez, el proyecto de reintroducción del rebeco en la Montaña Oriental de Cantabria se está desarrollando de forma satisfactoria: “El grado de actuación en el medio está siendo alto, por lo que consideramos que a lo largo de 2003 y durante el próximo año, con las nuevas capturas que se están realizando, se llegará a establecer una población viable de entre 30 y 50 ejemplares”.

PROCESO DE EXTINCIÓN

La desaparición del rebeco del área del Alto Asón comenzó en el siglo XVIII debido a la devastación sufrida por su habitat, bajo la presión de la tala masiva de árboles – unos 82 millones – destinados a la industria naval, y la posterior humanización de las partes altas de las montañas. La especie no consiguió adaptarse a los cambios de su entorno lo que provocó su acantonamiento en el área de Picos de Europa. Los últimos rebecos de los que se tiene testimonio databan de 1845 en Lanchares y San Pedro del Romeral.

¿QUÉ HACER PARA FACILITAR LA ADAPTACION A SU NUEVO HOGAR?

No molestes a los animales. No intentes seguirles, ni acercarte a ellos. Trata de no salirte de las sendas o caminos del área de suelta. Evita los gritos y los ruidos que puedan alterar el lugar. En definitiva, respeta al rebeco y su entorno, disfruta de una vista de la que nadie ha podido gozar en ciento cincuenta largos años. No olvides que el asentamiento del rebeco es un proceso difícil en el que es necesaria la colaboración de de pobladores y visitantes de su habitat.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *