[vc_row][vc_column][vc_column_text]

Esta reserva se ve afectada por amenazas como la escasez de recursos tróficos para los superpredadores, falta de regeneración del arbolado, falta de alimentación de aves carroñeras, gestión cinegética intensiva e inexistencia de uso público. No obstante, su estado ambiental no está absolutamente degradado, ya que conserva, por superficie, relieve y estado de conservación de los ecosistemas, sus potencialidades para que las acciones de conservación a desarrollar en su interior tengan éxito.

Las amenazas más importantes en la zona de influencia del proyecto son:

  • Sobreexplotación de los recursos: La sobreexplotación de los recursos naturales de la dehesa debilita los encinares y el suelo frente a inundaciones o enfermedades causando la muerte de miles de árboles al año y degenerando los hábitats.
  • Escasez de recursos tróficos para los superpredadores: En particular, los bajos niveles poblacionales de conejo, pues se encuentra en la base de la alimentación de gran número de predadores, entre ellos el propio lince ibérico y especialmente, la mayor parte de las aves rapaces del área de estudio como el águila real, búho real, buitre negro y águila imperial ibérica que son los principales perjudicados por su escasez.
  • Falta de regeneración del arbolado: por cargas ganaderas excesivas, incendios o favorecimientos de usos agrícolas inadecuados.
  • Falta de alimentación de aves carroñeras y otras rapaces: por los efectos de la legislación derivada de la crisis de las “vacas locas” con consecuencias negativas para la supervivencia de estas especies a medio plazo.
  • Especies vegetales en peligro o extintas: Asociadas al monte mediterráneo y a la dehesa, existen determinadas especies vegetales que han desaparecido o se encuentran en situación muy vulnerable, como consecuencia de la sobreexplotación descrita con anterioridad.
  • Gestión cinegética intensiva: La prohibición de estos aprovechamientos dentro de la finca Campanarios supondrá no solo la recuperación de las poblaciones de especies cinegéticas en una finca dedicada a conservación en el centro de un espacio Natura 2000, sino también la no afección por molestias e invasión del territorio a otras especies no cinegéticas, entre ellas las especies objetivo del proyecto.
  • Inexistencia de Programas de Conservación ambiciosos: La inexistencia de terrenos y/o instalaciones dedicadas a la investigación, conservación y gestión del medio ahonda en este problema.
  • Desconfianza y recelos de la población local: hacia las políticas de conservación de la naturaleza, y en particular, hacia la declaración de nuevos espacios naturales protegidos, sentidos en ocasiones, como frenos al desarrollo económico del área.
  • Furtivismo, venenos y expoliación: La presión de la caza furtiva y las molestias humanas están incidiendo negativamente sobre las especies más representativas y en peligro como la Cigüeña Negra (Ciconia nigra) o el Lince (Lynx pardinus). Los venenos ocasionan muertes masivas y afectan, en gran medida, a depredadores y necrófagos.
  • Selvicultura inadecuada: Impide la existencia del arbolado idóneo para nidificación de grandes aves (cigüeña negra (Ciconia nigra) y buitre negro (Aegypius monachus)) y no evita las molestias en los aprovechamientos forestales (fundamentalmente en la poda de la encina y en el descorche del alcornoque).
  • Instalación de nuevas líneas eléctricas: para transporte de energía de aerogeneradores, centrales hidroeléctricas y minicentrales, antenas de comunicaciones y repetidores. Las cumbres cercanas a Sierra de Gata pueden sufrir la instalación de parques eólicos, cuya electricidad se evacuará hacia Ciudad Rodrigo.
  • Concentraciones parcelarias: Apertura de nuevas pistas o ampliación y mejora de las existentes.
  • Detención del proceso de expansión del buitre negro y del águila imperial ibérica en la vertiente Norte de la Sierra de Gata: Con una población en buena situación en Extremadura y en el lado Sur de la Sierra de Gata, parece que les cuesta a estas especies superar el cambio de vertientes: solo hay 3 – 4 parejas de buitre negro en la zona septentrional y ninguna de águila imperial ibérica, debido, probablemente, a un uso más intensivo del territorio.
  • Lento declinar de la población de lince ibérico: La población de este felino sufre un receso lento pero progresivo en las últimas décadas que provocará su desaparición en la zona a corto plazo, a no ser que se logre cambiar la tendencia.
  • Las canteras: de grava, explotación de áridos y el lavado de los mismos en el escaso caudal de la ribera del Azaba, afectando al hábitat de la cigüeña negra.

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row]