Más de 200 niños aprenden jugando con las actividades del Programa de Educación Ambiental

Durante el pasado mes de Noviembre los niños que disfrutan del Programa de Educación Ambiental han comprendido la importancia de las aves necrófagas en el ecosistema mediterráneo, y cómo éstas son capaces de volar distancias tan largas en busca de alimento sin apenas gasto energético.

Los alumnos de los colegios de Villar del Ciervo, Aldea del Obispo, Sabugal y Almeida han estudiado la labor de los insectos como recicladores de nutrientes y materia orgánica, su función como reguladores de otros insectos, y su misión como polinizadores de más del 60% de las plantas con flor. Por su parte, los alumnos de preescolar del colegio de Sabugal han aprendido cómo viven y qué comen los murciélagos, y cómo son capaces de encontrar su alimento en la oscuridad a través del sofisticado sistema de localización que utilizan.

Los alumnos de primaria de Soito, en el distrito de Sabugal, fueron los protagonistas de una interesante clase práctica sobre rapaces nocturnas en el que pudieron comprobar de primera mano cómo este tipo de aves son perfectos aliados para los agricultores, ya que el alimento principal de estas aves son los roedores. Este hallazgo por parte de los más pequeños fue posible gracias al análisis de egagrópilas.

Durante este mes de Diciembre seguiremos con la actividad de insectos, y tras las vacaciones navideñas continuaremos con los murciélagos.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *