Fundación Naturaleza y Hombre celebra su duodécimo aniversario contribuyendo al incremento de espacios protegidos en Bolivia

La plena vigencia del ‘piensa en global actúa en  lo local’ supone un canto a la responsabilidad individual como expresión solidaria hacia el resto de habitantes del planeta. Una llamada de acción positiva a la que nuestra entidad viene sumándose desde su nacimiento, y a la que espera continuar respondiendo durante muchos años más”. Carlos Sánchez Martínez, presidente de Fundación Naturaleza y Hombre, cerraba con esta declaración de intenciones su alocución a los más de cien asistentes al acto conmemorativo del duodécimo aniversario de la organización conservacionista, celebrado en la noche ayer en el Gran Casino del Sardinero. Durante el evento, al que asistieron diversos altos cargos del ejecutivo cántabro, así como representantes municipales y de colectivos conservacionistas y ecologistas, se distinguió la iniciativa de la Unión Mundial por la Naturaleza (UICN – www.fnyh.org),  la labor del servicio de guardería de campo de la Fundación, el compromiso individual con la preservación del entorno de Ángel Acha Verdeja y, como punto culminante de la celebración, con la entrega del premio Fundación Naturaleza y Hombre 2007, la trayectoria del antiguo director de la Estación Biológica de Doñana y Premio Nacional de Medio Ambiente, Javier Castroviejo Bolíbar.

Javier Castroviejo recibió el galardón de manos del presidente de la Fundación y de su vicepresidente, Juan José Paredes. Un premio que consistió en la compra y entrega por la Fundación de 100 hectáreas de interés ambiental en tierras  bolivianas, que Castroviejo – visiblemente emocionado – agradeció durante un discurso en el que defendió la necesidad de fomentar y proteger la acción conservacionista privada, además de considerar la adquisición y manejo de  territorio de alto valor natural como la vía de preservación del medio más efectiva.

La distinción al exdirector del Programa Hombre y Biosfera de UNESCO en España se sustenta – entre otros muchos méritos y actuaciones destacadas – en su contribución a la protección de más de 8 millones de hectáreas en espacios repartidos por la Cordillera Cantábrica, el área de Doñana, Guinea Ecuatorial y diversos países hispanoamericanos como Venezuela, Paraguay, Argentina o la propia Bolivia.

Sueños y Entrega

Previamente, la Mención Internacional había recaído en el programa de la UICN CuentaAtrás 2010 (www.countdown2010.net), por su rol en la dinamización y coordinación de esfuerzos de instituciones y ONGs a escala global, con la vista puesta en garantizar el cumplimiento de los compromisos internacionales de detención de la pérdida de biodiversidad para 2010. La mención fue entregada por la Directora General de Servicios Jurídicos del ejecutivo cántabro, Ana Sánchez Lamelas, a Eduardo Galante, presidente del Comité Español de UICN y director del Centro Iberoamericano de la Biodiversidad (CIBIO).

A continuación, la organización conservacionista quiso reconocer la labor desarrollada por su servicio de guardería de campo para la preservación de varios de los últimos santuarios naturales de la Bahía de Santander y la Montaña Pasiega, a través – en palabras del vicepresidente de la entidad – de su lucha contra el furtivismo, los incendios provocados y una continua labor de sensibilización social que implican entrega, valor y sacrificio personal”. Esta Mención a la Entrega, fue recogida por el coordinador del servicio, Ángel Cobo Cifrián, y los guardas Lorenzo García Fuente y Alejandro García Olavarría.

Cerrando este apartado de distinciones, Mª Eugenia Calvo, Directora General de Montes y Conservación de la Naturaleza del Gobierno de Cantabria, entregó a Ángel Acha Verdeja laMención a particulares por su “preocupación por el medio natural y su conciencia ambientalista”, concretadas en la cesión a Fundación Naturaleza y Hombre, por un periodo de 25 años, de tres hectáreas de terreno de alto valor ecológico en el término municipal de Molledo.Como resultado del “cumplimiento de un sueño familiar”, en palabras del premiado, se creó en 2000 la Reserva Voluntaria Ribera del ´Río Chico, adscrita al programa de custodia del territorio de la entidad Áreas para la Vida. 

12 Años

Durante esta conmemoración hubo momentos destinados, a su vez, a recordar algunas de las iniciativas y proyectos de preservación y divulgación del medio natural desarrolladas por Fundación Naturaleza y Hombre desde 1994. Entre ellos, la presentación del libro “Fundación Naturaleza y Hombre 12 Años: Iniciativas y Proyectos de Conservación del Medio Natural 1994-2006”, cofinanciado por el Centro de Investigación del Medio Ambiente (CIMA) y que repasa las actuaciones más destacadas de la organización conservacionista en los últimos doce años. Precisamente, el director del CIMA, Juan Carlos Guerra, tomó la palabra para elogiar el “compromiso activo” de la Fundación con un modelo conservacionista que aúna preservación ambiental y gestión sostenible de los recursos naturales.

Asimismo, los alcaldes de Liérganes y de la localidad salmantina de La Encina, Ángel Bordas y José María Gil,   además de Isidoro Noriega, primer teniente de alcalde del municipio de Camargo intervinieron durante el acto para exponer los diferentes proyectos implementados junto a Fundación Naturaleza y Hombre en sus respectivos términos municipales.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *