Home Noticias

0 122
Taller Jardines Ecologicos

 

La aparición de las especies de flora invasora en los ecosistemas naturales viene ligada habitualmente a su introducción a través de la jardinería. Por ello, desde el Proyecto LIFE Miera queremos ayudar a formar y concienciar a las personas preocupadas por la invasión de especies como el plumero de la Pampa o la uña de gato.

Así se ha organizado un taller teórico-práctico, dirigido a personas con un pequeño o gran jardín en casa e interés por aprender a cuidarlo de modo ecológico al tiempo que se combaten las especies invasoras. Este taller contará con la colaboración de Gonzalo Valdeolivas y se celebrará en distintos pueblos de la cuenca baja del Miera.

El taller es gratuito y tendrán preferencia para inscribirse los habitantes de cada municipio. Estas son las fechas previstas:

  • 31 de marzo y 1 de abril en el Centro Cultural El Tolle, Rubayo
  • 5 y 6 de abril en el Centro de Surf, Somo
  • 27 y 28 de abril en las Escuelas de Omoño
  • 11 y 12 de mayo en el Fluviarium, Liérganes

Inscríbete aquí

 

LIFE Miera jardines ecológicos

LIFE Miera jardines ecológicos

 

Bienvenida e introducción a la mesa redonda de Carlos Sánchez, presidente de Fundación Naturaleza y Hombre.

“Cantabria es una de las regiones europeas con más superficie de monte quemada por incendios provocados”. Lo dijo Virginia Carracedo, doctora en Geografía de la Universidad de Cantabria, en la mesa redonda sobre “Los incendios forestales en Cantabria” que se celebró el viernes, 17 de marzo, en el ecomuseo Fluviarium de Liérganes y a la que asistieron unas 50 personas que llenaron el aforo.

Organizada por Fundación Naturaleza y Hombre, la charla forma parte de las acciones de comunicación y sensibilización del proyecto LIFE Miera y responde a la inquietud social por hallar soluciones ante la gran cantidad de incendios que han asolado Cantabria los últimos años.

Intervinieron, además de Virginia Carracedo, José Manuel Álvarez Martínez, investigador del Instituto de Hidráulica (IH Cantabria), Francisco Javier Espinosa (jefe del Servicio de Montes de la Dirección General del Medio Natural del Gobierno de Cantabria) y Carlos Sánchez, presidente de Fundación Naturaleza y Hombre.

Virginia Carracedo, investigadora de la Universidad de Cantabria

Virginia Carracedo, investigadora de la Universidad de Cantabria

Virginia Carracedo centró su intervención en la idea de que el fuego lleva utilizándose desde hace 7000 de años para provecho humano y destacó que el 75% de los incendios están provocados por los pastores y ganaderos en matorral y monte bajo para conseguir pastos.

El jefe del Servicio de Montes, por su parte, presentó el Plan Estratégico de Prevención de Incendios Forestales (PEPLIF), aún por aprobar y actualmente sometido a información, y en el que animó a participar a la población. Durante su intervención se lamentó también de que los incendios descontrolados son una “perturbación que nos está impidiendo crecer, que impacta a la sociedad y que, además, son innecesarios”, pues existe la posibilidad de hacer quemas legales, por lo que defendió que “necesitamos un modelo que pase de la quema proscrita a la quema prescrita”.

Francisco Javier Espinosa, jefe del Servicio de Montes de la Dirección General del Medio Natural del Gobierno de Cantabria

Francisco Javier Espinosa, jefe del Servicio de Montes de la Dirección General del Medio Natural del Gobierno de Cantabria

Sobre el tema de las quemas controladas hubo un debate bastante animado entre algunos ponentes y el director de la Fundación, Carlos Sánchez, que se mostró más reacio a legalizarlas, salvo en algunos casos puntuales.

El jefe de Montes, Francisco Javier Espinosa, resaltó, además, que “todos somos culpables” de la situación actual, e ilustró esta queja con que, tanto el año pasado como este, hubo sólo un denuncia ciudadana contra el autor de un incendio.

Juan Manuel Alvarez Martínez, investigador del Instituto de Hidráuica de Cantabria

Juan Manuel Alvarez Martínez, investigador del Instituto de Hidráuica de Cantabria

El investigador del Instituto de Hidráulica, José Manuel Álvarez Martínez, por último, habló de, cómo mediante técnicas de teledetección y modelado espacial (a través, por ejemplo, de imágenes por satélite), se ha podido comprobar que tras incendios recurrentes el suelo tiende a hacerse cada vez más arenoso y pobre y cómo la erosión posterior afecta al cauce de los ríos y a la calidad hidrográfica.

Esta mesa redonda formaba parte del ciclo de conferencias mensuales del proyecto LIFE Conservación de la Biodiversidad del río Miera, coordinado por la Fundación Naturaleza y Hombre, que trata de concienciar sobre los valores ambientales de la zona e implicar a la población en su conservación.

El público asistente se mostró muy participativo en la mesa redonda

El público asistente se mostró muy participativo en la mesa redonda

El proyecto LIFE Miera cuenta, además, con la empresa pública Medio Ambiente, Agua, Residuos y Energía de Cantabria, S.A., (MARE) y la Consejería de Universidades e Investigación, Medio Ambiente y Política Social del Gobierno de Cantabria como beneficiarios asociados. Y dispone del apoyo económico de la citada Consejería, de Fundación Biodiversidad, dependiente del Ministerio de Agricultura, Pesca, Alimentación y Medio Ambiente de España, y del instrumento financiero LIFE de la Unión Europea.

Convocatoria Mesa redonda sobre los incendios forestales en Cantabria 17 marzo 2017

“Los incendios forestales en Cantabria” es el tema de la charla que este mes organizamos en el ecomuseo Fluviarium de Liérganes. Tendrá lugar el próximo viernes, 17 de marzo, a las 19 h, con entrada gratuita hasta completar aforo.

Intervendrán en el siguiente orden:

  • Virginia Carracedo, Doctora en Geografía de la Universidad de Cantabria, que nos pondrá en situación de la problemática desde una perspectiva histórica.
  • José Manuel Álvarez Martínez, Doctor en Ecología y Tecnología Ambiental del Instituto de Hidráulica Ambiental de Cantabria, que informará acerca de los impactos ecológicos de los incendios.
  • Francisco Javier Espinosa, Jefe de Servicio de Montes de la Dirección General del Medio Natural del Gobierno de Cantabria, que presentará el Plan Estratégicos de Prevención de Incendios Forestales (PEPLIF), actualmente en periodo de Información Pública.

La mesa redonda y el coloquio posterior buscan entender la tipología de los fuegos y sus efectos para los ecosistemas. Además pretende dar a conocer y debatir las posibles vías de solución que aporta el Gobierno de Cantabria, a través del PEPLIF, Plan Estratégico de Prevención y Lucha contra los Incendios Forestales (2017-2020).

Esta mesa redonda forma parte del ciclo de conferencias mensuales del proyecto LIFE Conservación de la Biodiversidad del río Miera coordinado por la Fundación Naturaleza y Hombre.

Esperamos que puedas aportar tu punto de vista ya sea con tu presencia o a través de redes sociales. Síguenos en facebook y twitter con la etiqueta #IIFFCantabria.

El coordinador del proyecto LIFE Anillo Verde, el Presidente de Fundacion Naturaleza y Hombre y la Directora del CEARC

Hoy han tenido lugar las charlas del seminario “Anillo Verde de la Bahía de Santander: conectando la naturaleza y la ciudad”, organizadas por la Fundación Naturaleza y Hombre, en las que destacados ponentes del ámbito de las infraestructuras verdes hablaron sobre sus experiencias profesionales de recuperación de hábitats en entornos urbanos. El encuentro tuvo lugar en la Finca de Riosequillo, en Villaescusa, Cantabria.

Estas ponencias forman parte del proyecto LIFE+ “Anillo Verde de la Bahía de Santander: conectando la naturaleza y la ciudad”, que trabaja en recuperar áreas degradadas pero de gran valor ecológico en torno a la bahía de Santander, tanto en los municipios limítrofes con la misma como en otros más alejados. Con ellas, se puso en común el conocimiento de expertos en este ámbito así como las experiencias similares que ya se están llevando a cabo en otros lugares, como la ciudad de Vitoria o la localidad cántabra de Campoo de Yuso.

Víctor Colino, de la Universidad de Salamanca, explicó qué es una infraestructura verde e hizo un repaso por las distintas concepciones sobre la conservación de la Naturaleza que se han ido dando a lo largo de la historia. Así, señaló que mientras en la época del Romanticismo se protegían los paisajes porque eran “muy bonitos”, esto fue evolucionando, de modo que en la actualidad se entiende el valor de preservar la biodiversidad. Para ello, además, destacó la importancia no solo de recuperar áreas aisladas sino de conectarlas entre sí, por medio de corredores verdes, como medio imprescindible de favorecer los esfuerzos de conservación.

El representante de la Consejería de Medio Ambiente, Ángel de Diego, expuso los esfuerzos que, desde el POL (Plan de Ordenación del Litoral) hasta la declaración del Plan Especial de la Bahía de 2014, se han venido haciendo para ayudar en la preservación de los espacios naturales en torno a la bahía de Santander. Defendió el POL como una iniciativa “valiente”, que no se limitaba a respetar un determinado número de metros desde el litoral, sino que tenía en cuenta que había piezas dignas de valorarse (ya fueran mieses, montes comunales o encinares), e incluso otras ligadas a usos industriales, mineros (una tan humilde como la caseta de un guardavías) o sanitarios (como las edificaciones de la Isla de Pedrosa).

Ángel de Diego, consejería de Medio ambiente de Cantabría

Ángel de Diego, Consejería de Medio Ambiente de Cantabria

Recordó lo difícil que fue acotar el tremendo desarrollo inmobiliario previo a la crisis económica y puso como ejemplo las presiones que hubieron de soportar por no permitir la construcción en las laderas de Peña Cabarga.

Además, se alegró de la existencia de otros esfuerzos previos, como el Plan de Movilidad Ciclista, a partir del cual se puede seguir luchando porque en un futuro “se pueda ir en bici bordeando toda la bahía”.

La intervención de Luis Orive (del Centro de Estudios Ambientales de Vitoria-Gasteiz) era una de las más esperadas, pues había mucho interés entre los asistentes por saber cómo, bajo su dirección, se había ido creando el Anillo Verde de Vitoria, ya muy desarrollado y que le ha valido a la ciudad el reconocimiento como Capital Verde Europea.

En ese sentido, se mostró dispuesto a “ayudar para que no cometáis los mismos errores que nosotros, que han sido muchos” e insistió en lo importante que fue para ellos la voluntad política favorable a que el proyecto se llevara a cabo, a pesar de que también se encontraron con dificultades.

En cuanto a los elementos naturales que constituyen la base del Anillo Verde de Vitoria destacó dos: los montes del sur desde los que fluyen aguas hasta el río principal en el norte, y la existencia de humedales y pequeños bosques que se podían regenerar.

También otorgó mucha importancia a la educación ambiental y a la creación de una cultura favorable a las intervenciones de conservación y, al respecto, subrayó que el 70% del presupuesto del Centro de Estudios Ambientales de Vitoria, que dirige, se dedica a estos fines. Y en cuanto a los reparos por cuestiones económicas, contó cómo primero fue más difícil sortearlos, mientras que ahora es más fácil, porque lo verde “llena los hoteles” y tiene otros beneficios para el comerciante y los negocios inmobiliarios.

Luis A. Orive (Centro de Estudios Ambientales de Vitoria-Gasteiz)

Luis A. Orive, Centro de Estudios Ambientales de Vitoria-Gasteiz

Sobre las últimas actuaciones en el Anillo Verde, que no se da por concluido, destacó la plantación de 250.000 árboles y la creación de un bosque de ribera en una gran avenida, que los ciudadanos y los comerciantes acogieron bien, pese a que así habría menos plazas de aparcamiento.

Miguel Toca y Miguel Arsenio Sánchez Pérez técnicos del Ayuntamiento de Campoo de Yuso, contaron la experiencia con actuaciones como la creación de madrigueras para armiños, la restauración de charcas que sirven tanto a la fauna salvaje como a la ganadería, la instalación de cajas nido, la recuperación de tejos… y destacaron la importancia de explicar a los vecinos los beneficios de estas pequeñas acciones para proteger el paisaje. Así consideran que crear una red de microbosques en terrenos abandonados por ejemplo es contribuir a las infraestructuras verdes.

El siguiente grupo de ponencias se centró en la conectividad ecológica como forma de crear territorio. Así la intervención de Paula Gil del Museo de Ciencias Naturales (CSIC) se centró en la conectividad ecológica como herramienta esencial para crear una red ecológica planificada y gestionada con la finalidad de frenar la pérdida de biodiversidad. Con ello se aseguran los beneficios que la naturaleza aporta a nuestra salud.

El coordinador del proyecto LIFE Anillo Verde con Paula Gil, Museo de Ciencias Naturales

El coordinador del proyecto LIFE Anillo Verde con Paula Gil, Museo de Ciencias Naturales CSIC

Tras un descanso para comer la tarde continuó con el interesante enfoque que Jesús Varas de la Consejería de Medio Rural, Pesca y Alimentación del Gobierno de Cantabria, aportó sobre el paradigma de los espacios protegidos y como contribuyen a la conservación. La protección de espacios naturales aislados está obsoleta, sobre todo en entornos donde la actividad antrópica es alta. Su eficacia se basa en estar incluidos en un contexto más amplio de ordenación del uso del suelo y de los recursos naturales. Es mejor enfocar la conservación como una herramienta esencial de ordenación del territorio.

También se mostró partidario de mantener la protección de espacios naturales a nivel local, ya que así se convierten en estrellas de protección y adquieren más fuerza para convencer a la ciudadanía. Las personas son las que han de creer en los espacios naturales y en su protección.

Las especies invasoras tuvieron un espacio gracias a la charla de Jacobo Fernández Rojo  de IMATUR que presentó el Plan de Acción contra el Plumero en Cantabria. En su experta opinión es una planta invasora que no logrará ser erradicada íntegramente del territorio cántabro. El plan intenta reducir su área de expansión basándose en la gestión de especies invasoras que se viene realizando a nivel europeo en la que se incide consecutivamente en prevenir, contener y por último erradicar.

La visión de la naturaleza como generador de riqueza y bienestar cerró los bloques de ponencias contando con la visión de Lorena Peña y Beatriz Fernández de la Cátedra UNESCO sobre Desarrollo Sostenible y Educación Ambiental de la Universidad del País Vasco (UPV/EHU) que ven en la resiliencia del territorio la fuerza natural paras resistir a las especies invasoras.  Sus análisis basados en un moderno marco conceptual y metodológico del Programa Científico Internacional de Naciones Unidas denominado Evaluación de los Ecosistemas del Milenio han visto que informar sobre las consecuencias de los cambios que estamos provocando en los ecosistemas en una pieza clave para poner en valor ante la ciudadanía nuestro patrimonio natural, siendo la Educación Ambiental junto a la divulgación unas de las más potentes herramientas para sensibilizar ante la degradación del 60% de los servicios de los ecosistemas a los que nos enfrentamos en la actualidad.

El seminario concluyó con la presentación de Carlos Sáinz de la empresa Bahía de Santander, Ecoturismo y Educación Ambiental que destacó la sensibilización desde el ámbito ecoturístico y de la Educación Ambiental ante la biodiversidad y su protección como forma de provocar la sostenibilidad ambiental. Porque disfrutamos de los servicios que nos facilita la naturaleza pero con el compromiso de hacerlo con responsabilidad. A través de las actividades ecoturísticas que desarrolla su empresa interpretan los espacios en red Natura 2000 y los espacios protegidos en Cantabria transformando el lenguaje y los conceptos científicos para que lleguen a la ciudadanía y sea comprendida su importante función para el ser humano.

Presentacion Life_Anillo_Verde

Los municipios en torno a la Bahía de Santander, aunque más industrializados que el resto de la región, están “plagados de áreas naturales de primer orden”, destacó Dña. Eva Díaz Tezanos, vicepresidenta del Gobierno de Cantabria, en la presentación de las jornadas sobre el proyecto LIFE Anillo Verde de la Bahía de Santander: conectando la naturaleza y la ciudad que se celebran en la Finca Riosequillo, ubicada en Villaescusa (junto al Parque de la Naturaleza de Cabárceno).

En el encuentro de presentación del proyecto e información sobre las acciones que se están llevando a cabo estuvo acompañada por D. Carlos Sánchez, el presidente de la Fundación Naturaleza y Hombre, y por el alcalde del municipio anfitrión, Constantino Fernández Carral. Al evento acudieron, además, numerosos alcaldes, representantes de juntas vecinales, propietarios y autoridades de los municipios participantes en el proyecto.

En su bienvenida el alcalde Villaescusa, D. Constantino Fernández Carral, destacó el entusiasmo con que acogió el proyecto hace un año cuando Fundación Naturaleza y Hombre le propuso colaborar. No hubo duda ante la importancia de incorporar al municipio en una red de apoyo para crear un entorno más sostenible en la Bahía de Santander con su contribución y apoyo total al proyecto LIFE de la Unión Europea.

El Alcalde de Villaescusa D. Constantino Fernández Carral, la Vicepresidenta del Gobierno de Cantabria Doña Eva Díaz Tezanos y el Presidente de FNYH D. Carlos Sánchez

El Alcalde de Villaescusa D. Constantino Fernández Carral, la Vicepresidenta del Gobierno de Cantabria Doña Eva Díaz Tezanos y el Presidente de FNYH D. Carlos Sánchez

La Fundación Naturaleza y Hombre lleva más de dos décadas haciendo una labor de conservación de entornos naturales de gran valor ecológico, entre los que se encuentran varios distribuidos en torno a la Bahía de Santander, dentro del       que ha denominado el Anillo Verde. En algunos casos, como explicó Carlos Sánchez, se encuentran en zonas “muy pobladas, con mucha presión, pero en las que han quedado restos de naturaleza” por los que merece la pena trabajar en su conservación y restauración ambiental.

Se refería, por ejemplo, a humedales litorales como el de Alday, a humedales de interior como el Pozón de la Yesera, a encinares atlánticos, bosques de ribera, zonas de dunas como el Monte de Somo, o a islas como la de La Campanuca. Que se encuentran repartidos tanto por los municipios limítrofes de la bahía (Santander, Camargo, El Astillero, Marina de Cudeyo y Ribamontán al Mar), como también en otros más alejados (Santa Cruz de Bezana, Villaescusa, Santa María de Cayón, Penagos, Medio Cudeyo, Liérganes, Ribamontán al Monte y Entrambasaguas).

Las iniciativas que se han ido implementando desde diferentes instituciones como Fundación Naturaleza y Hombre, que propició el Anillo Verde; o la Consejería de Universidades e investigación, Medio Ambiente y Política Social, con el “Plan de Regeneración Ambiental de Espacios Degradados de Cantabria”, requieren de un fuerte impulso para alcanzar una visión global y de conjunto de los espacios periurbanos de la Bahía de Santander y crear una nueva infraestructura verde en torno al Anillo Verde que se consolide en el tiempo y ofrezca servicios ecosistémicos a la población. El Proyecto LIFE Anillo Verde de la Bahía de Santander: conectando la naturaleza y la ciudad, se concibe con esta ambiciosa finalidad, considerando que  los espacios naturales aludidos son una extraordinaria fuente de riqueza  para la población de la bahía de Santander.

Presentacion Life_Anillo_Verde

Presentación del Proyecto LIFE Anillo Verde de la Bahía de Santander

Las jornadas del proyecto LIFE “Anillo Verde de la Bahía de Santander, conectando la naturaleza y la ciudad” se reparten entre dos días: uno de presentación, en el que se hizo un repaso de todo lo que se ha conseguido en cuanto a recuperación de áreas naturales, y otro el viernes, consistente en charlas más técnicas pero abiertas al público general.

En las charlas del viernes participarán reconocidos profesionales de diferentes áreas del ámbito universitario, empresarial e institucional en relación a las infraestructuras verdes y como el medioambiente forma parte indisociable de los entornos urbanos. Pero que coinciden en orientarse a crear entornos urbanos más sostenibles e integrados en el medioambiente. Se debatirá el problema de las especies invasoras y se mostrará el enfoque del futuro turismo sostenible que va a potenciar el Anillo Verde de la Bahía de Santander a través de la experiencia de la empresa de ecoturismo Bahía de Santander.

Las charlas de la jornada que se desarrollará en la Finca Riosequillo en Villaescusa el 10 de marzo desde las 9:30 h son gratuitas y están abiertas a toda persona interesada previa inscripción en la página web de la Fundación Naturaleza y Hombre.

El proyecto forma parte del programa europeo LIFE+ Naturaleza. En él colaboran la empresa pública del Gobierno de Cantabria MARE (Medio Ambiente, Agua, Residuos y Energía), la Consejería de Medio Ambiente, Ordenación del Territorio y Urbanismo y la Fundación Biodiversidad del Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medioambiente, y cuenta con una inversión total de tres millones de euros.

0 75
Los participantes en la actividad de plantación.

Empleados y clientes de Leroy Merlin se levantaron el pasado sábado 18 de febrero con ganas de comprometerse éticamente por la recuperación de los bosques.

En una acción empresarial de reforestación basada en el voluntariado, la convocatoria de carácter nacional se extendió simultáneamente por entornos urbanos de Alicante, Badajoz, Jerez, Albacete y Santander. Desde la Fundación Naturaleza y Hombre se eligió la finca de Rubalcaba, en las inmediaciones de Liérganes, Cantabria, en la que realiza custodia del territorio en el marco del proyecto LIFE Miera, para llevar a cabo esta acción ecológica.

Un grupo de trabajadores y amigos de la madera sostenible de Leroy Merlin de 45 personas, entre adultos y niños, se preparó con sus bolsas mochila, facilitadas por FNYH junto a información desarrollada en sus proyectos, para desarrollar un ameno día repleto de acciones medioambientales.

Los participantes durante la actividad de plantación de los diferentes árboles.

Los participantes durante la actividad de plantación de los diferentes árboles.

El esfuerzo por tener un entorno natural cuidado es una herramienta esencial de la sostenibilidad empresarial. Los participantes ya la aportaban con el entusiasmo con que emprendieron la jornada y el paseo hasta la finca. El resto de herramientas para la realización de los diferentes talleres y plantación de árboles fueron llevadas previamente por los educadores a las cercanías del enclave donde se llevarían a cabo las actividades.

Antes de ponerse manos a la obra para hacer bosque, los educadores ambientales de FNYH, explicaron de forma clara y concisa y adaptada para todo el público asistente los diferentes árboles autóctonos presentes en nuestro territorio, la importancia y el papel que juegan en la conservación de nuestros ecosistemas y unas útiles claves para reconocerlos en los paseos de campo. Los niños se entusiasmaron respondiendo con ímpetu y acertadamente a las cuestiones sobre reconocimiento de un árbol por sus hojas, corteza, frutos, etc.

El esfuerzo para hacer bosque con muchas manos se hizo más intenso cuando se entregó a cada participante arbolitos producidos en nuestro vivero del Pendo. La apuesta por estos pequeños árboles requería una sencilla introducción para garantizar el éxito de su enraizamiento reforzando la plantación con protectores de los ejemplares. Todos los voluntarios sintieron realmente que cambiaban el rumbo al plantar árboles en comunidad para así crear bosque. Fue un hermoso momento el de ver como las sonrisas se sumaron a la satisfacción por dejar su propia huella verde a través de esta actividad de reforestación.

Después de la plantación de árboles, los participantes en grupitos construyendo cajas para erizos.

Después de la plantación de árboles, los participantes en grupitos construyendo cajas para erizos.

Durante las actividades nos acompañaron los vuelos cercanos de muchos buitres leonados que durante un buen rato consiguieron obtener la atención y el asombro de todos.

Antes de seguir con las actividades previstas por el día,  todos aprovechamos de una pausa para tomar café, leche y productos típicos de Cantabria. Así como de productos ibéricos obtenidos en la Reserva Natural de Campanarios de Azaba, otro de los proyectos con que cuenta FNYH en Salamanca, dentro del marco del proyecto LIFE Club de Fincas por la conservación del Oeste Ibérico. Por supuesto no faltaron los comentarios ante la excelencia de estos productos alimentarios como el embutido ibérico, demandando más información sobre nuestras diferentes actividades y la gestión de nuestros tres proyectos LIFE realizados en colaboración con la Unión Europea.

La tarde nos sorprendió en marcha de nuevo con la construcción de tres diferentes “hogares” para nuestros amigos habitantes del bosque. En grupos de tres a cinco participantes se construyeron cajas nido para el gorrión común, cajas para los erizos y un hábitat para el lucano o escarabajo denominado también ciervo volante, por sus características antenas similares a la cornamenta del citado herbívoro.

Dos niños entretenidos construyendo cajas nido

Dos niños entretenidos construyendo cajas nido.

La curiosidad infantil sobre los habitantes salvajes que iban a ocupar esos hogares de naturaleza hizo que se sucedieran las preguntas durante la mañana en la que gozamos de un tiempo benigno que, permitió incluso disfrutar de una comida al aire libre en la misma finca donde dejamos nuestra huella verde.

Despedimos al grupo que llevaban su mochila cargada de vivencias y una buena acción a su espalda como es favorecer la reforestación de nuestro entorno. Sus sonrisas nos impulsa a seguir uniendo fuerzas por concienciar y sembrar la semilla de que todos somos responsables con el cuidado de nuestro medioambiente.

Son once años ya los que la Feria de Turismo Ornitológico, más conocida como FIO, saluda a la primavera y a los miles de aficionados a la ornitología en su cita anual. Este año ha desarrollado sus exposiciones, charlas y jornadas técnicas durante el fin de semana del 24 al 26 de febrero en el lugar habitual, el pueblo de Villarreal de San Carlos, en el corazón del Parque Nacional de Monfragüe.

En pleno bosque mediterráneo tiene lugar uno de los encuentros más relevantes para los apasionados a la naturaleza. Por ello la Fundación Naturaleza y Hombre ha abierto el centro informativo Wildlife & Photo Center como enclave donde adentrarse en la biodiversidad que se reparte por territorio del Oeste Ibérico, así como los diferentes proyectos de conservación que la Fundación Naturaleza y Hombre está desarrollando por el territorio español.

Bienvenidos al Centro de Información del Oeste Ibérico

Bienvenidos al Centro de Información del Oeste Ibérico

Además de abundante información bibliográfica a disposición de los visitantes, que pueden consultarla cómodamente en nuestra zona chillout, ponemos a la venta guías de campo, preparados de alimentación para aves y cajas nido que, unidos a caprichos tales como camisetas, pegatinas, posters, peluches, postales y pines, suponen un buen recuerdo de la visita a la feria y al parque nacional.

Los aficionados a la ornitología han tenido también a su disposición la posibilidad de asomarse de forma gratuita a un bebedero observable a través de unos de nuestros hides. Es igual que los escondites o hides que ofrecemos a los visitantes de la Reserva Natural Campanarios de Azaba, situada en Salamanca, cerca de la frontera con Portugal.

Tienda y zona biblioteca del Wildlife & Photo Center

Mucha gente se ha interesado en conocer por propia experiencia el paraíso del bosque mediterráneo y la dehesa, por lo que las reservas están disponibles desde el mismo centro informativo. Con sus 600 hectáreas de bosque y dehesa renaturalizados, gracias a un proyecto de conservación desarrollado por la Fundación Naturaleza y Hombre en los últimos años, es una forma de disfrutar exclusivamente de una reserva natural situada a menos de una hora de la ciudad de Salamanca.

Nuestras puertas siguen abiertas más allá de la feria FIO, solo tienes que seguir las huellas del más emblemático de los mamíferos peninsulares, el lince ibérico, y te llevará al centro del pueblo donde te damos la bienvenida para iniciarte al turismo por el Oeste Ibérico durante todo el año.

 

Dentro del proyecto LIFE Club de Fincas por la Conservación del Oeste Ibérico desarrollado por la Fundación Naturaleza y Hombre se ha realizado una puesta en libertad de 600 individuos de perdiz roja en fincas colaboradoras del proyecto cofinanciado por la Unión Europea.

Las fincas colaboradoras del proyecto son parte esencial de la conservación como artífices de la custodia del territorio. Una excepcional herramienta de conservación y de implicación social para la preservación de los hábitats del Oeste Ibérico. De este modo la Fundación Naturaleza y Hombre continúa con el desarrollo de las acciones de conservación programadas en el calendario del Proyecto LIFE en ejecución.

A lo largo del año las actividades de conservación no se detienen, y en esta ocasión, varias de las fincas asociadas al proyecto Club de Fincas con las que existen acuerdos de custodia del territorio, han sido objeto de diversas liberaciones, abarcando un total de 600 individuos de perdiz roja (Alectoris rufa).

La actuación se ha llevado a cabo con la finalidad de reforzar las poblaciones silvestres de esta especie de ave terrestre y sedentaria. La presencia de perdiz roja es esencial en la cadena trófica de predadores de ciertas especies de aves rapaces, algunas tan emblemáticas para la biodiversidad mundial como el águila imperial ibérica.

Con el incremento de la presencia de perdiz roja, que se alimenta principalmente de vegetales y frutos silvestres, así como con complementos de insectos y otros pequeños invertebrados,  se aumentan los recursos tróficos disponibles en las fincas objeto de la reintroducción.

Por su adecuación para la acogida de esta ave y la presencia de fuentes de agua naturales tales como charcas, fuentes y arroyos, imprescindibles para que la perdiz satisfaga sus necesidades hídricas diarias, los ejemplares se han liberado en las fincas colaboradoras dentro del área de conservación, además de en la Reserva Biológica de Campanarios de Azaba.

Ejemplar de Perdiz roja - foto tomada en la Reserva Campanarios de Azaba.

Ejemplar de Perdiz roja – foto tomada en la Reserva Campanarios de Azaba.

Las perdices puestas en libertad cuentan con garantía de pureza genética y aportan una óptima situación biológica desde sus instalaciones de cría. Con ello se logra que las aves retornen al medio natural con las mejores condiciones de musculación y salvajismo.

No obstante, el método seguido para la liberación ha sido la adaptación previa al medio natural y a su futuro hábitat con la permanencia de los individuos durante varias jornadas en amplias jaulas construidas para la ocasión. Para complementar su adaptación al medio han sido ubicadas en distintos enclaves de las fincas donde se iba a realizar la suelta. Durante el tiempo de preparación para su reintroducción al medio natural han sido alimentadas y sometidas a un estrecho control para su mantenimiento óptimo por un técnico de campo del proyecto LIFE.

Como forma de apoyo y garantía de éxito del retorno al medio natural de las aves liberadas, en territorio de secano, matorral aclarado y dehesa, los técnicos de Fundación Naturaleza y Hombre continúan realizando un seguimiento periódico en el territorio donde se han desarrollado las diferentes sueltas.

De este modo es posible controlar las contingencias derivadas de cualquier posible predación o bien complementar la escasez ocasional de alimento mediante el aporte reglado de grano de cereales. Todo ello con el fin de favorecer la disminución en su regresión debida al aprovechamiento cinegético y la alteración de los paisajes agrarios y de campiña de los que depende. Finalmente con esta acción vital del proyecto, reforzada por las mejoras del hábitat del Oeste Ibérico llevadas a cabo previamente, se da un gran paso para su retorno natural al medio. Una medida que al revertir su declive acabará fomentando la recuperación de la biodiversidad.

El técnico de FNYH durante el seguimiento

1 Marzo 2017

Técnicos del Proyecto LIFE Miera, coordinado por la Fundación Naturaleza y Hombre, están llevando a cabo el seguimiento de la reproducción de rana bermeja (Rana temporaria) en la cuenca alta del Miera. El estudio responde al interés vital de esta especie de anfibio ya que la rana, reconocible fácilmente por su croar que semeja un gruñido, forma parte de la dieta habitual de la nutria (Lutra lutra). De modo que si garantizamos el éxito de la reproducción de la rana se dará un paso determinante para la conservación de la nutria.

La rana bermeja, aunque vive en lugares húmedos, pasa la mayor parte de su vida adulta en tierra. No obstante la presencia de una masa de agua cercana le resulta esencial tanto para huir de un posible atacante como para reproducirse. Las puestas de esta rana de cuerpo robusto y cortas patas se distinguen con sus grupos de miles de huevos que permanecen flotantes en los recovecos más protegidos de charcas y arroyos.

Varias puestas.

Varias puestas.

En investigaciones previas, el técnico de seguimiento del proyecto LIFE Miera, Lorenzo García,  detectó la presencia de nutria en la cuenca alta del Pas, así como en sus fuentes principales. Mientras que no halló indicios de nutrias en la cabecera del Miera, debido a la dificultad tanto para refugiarse como para encontrar alimento que encuentra esta especie de mamífero carnívoro para retornar ante el estado que presenta el territorio actualmente.

Con el fin de paliar esta situación de evidente pérdida de hábitat y para, finalmente, lograr el retorno a su área de distribución natural se han comenzado las actuaciones que faciliten la migración de la nutria entre las cuencas de los ríos Pas y el Miera. Si bien la especie ya está presente en los cursos medio y bajo del río Miera, donde la Fundación Naturaleza y Hombre a través del proyecto LIFE Miera desarrolla actividades de restauración de hábitat y seguimiento de fauna incluidas entre las acciones del proyecto dentro del apartado “Mejora de hábitats de nutria”.

Los trabajos de campo se centran en la creación y restauración de charcas naturales para acoger las puestas de rana bermeja. A su vez se está realizando translocación de puestas de otros enclaves, donde se ha considerado que no resultarán viables, para ser introducidas en el entorno de Bernallán y Ástragos, ambos ubicados en la cuenca alta del río Miera y que ya gozan de unas óptimas condiciones medioambientales.

Charca natural

Charca natural.

Asimismo se están realizando tareas para favorecer el crecimiento de vegetación autóctona de ribera y que las márgenes de los arroyos próximos en ambas cuencas fluviales faciliten que se recobren sus condiciones naturales entre las cuencas del Pas y el Miera.

Al mismo tiempo se realiza un seguimiento pormenorizado de la evolución de las puestas para favorecer la continuidad en el ciclo reproductivo de la rana bermeja en todas las charcas naturales, los abrevaderos y las charcas creadas para fomentar la naturalización del hábitat de ambas especies en el ámbito de actuación. El seguimiento de los anfibios cuenta con una profusa recogida de datos desde el momento previo a la reproducción hasta la conclusión de la metamorfosis de la rana bermeja, lo que garantizará la disponibilidad del alimento para el retorno de la nutria.

El naturalista Jorge Garzón y la coordinadora del proyecto LIFE Miera Blanca Serrano

Gracias a la charla ‘Mariposas y libélulas, testigos del cambio’ impartida por el naturalista Jorge Garzón, de la Asociación ALAS para el Estudio y la Conservación de Lepidópteros y Odonatos ibéricos, desde el ecomuseo Fluviarum entramos en el fascinante mundo de los insectos, los verdaderos transformadores del planeta Tierra.

Desde los primeros minutos de la presentación realizada por Jorge Garzón el viernes 24 de febrero quedó claro que como grupo del reino animal, los insectos son los pobladores más numerosos de nuestro planeta, ya que por cada ser humano hay 200 millones de insectos.

Son uno de los grupos del reino animal que mejor se han adaptado a los cambios ocurridos en la Tierra e incluso si la especie humana desapareciera ellos sobrevivirían. Incluso podrían convertirse en el grupo animal más exitoso si ocurriera una segunda gran evolución, ya sin la presencia del ser humano.

Las mariposas diurnas y nocturnas y las libélulas y caballitos del diablo están en el planeta desde antes de la aparición de nuestra especie. Concretamente las primeras existen desde hace 200 millones de años y hay en torno a 120.000 especies de mariposas distribuidas por todos los hábitats de la Tierra, estando presentes incluso en los polos y el océano. Los odonatos, donde están incluidos las libélulas y los caballitos de diablo, disponen de 6000 especies en la actualidad y son unos arcaicos pobladores terrestres ya que su presencia se remonta a 350 millones de años.

El público mostró mucho interés en las mariposas de Cantabria

El público mostró mucho interés en las mariposas de Cantabria.

Los odonatos con su característico aspecto protagonizado por una ancha cabeza, más grande que el resto del cuerpo, su alargado abdomen y sus cuatro alas transparentes, reciben su nombre del término grecolatino ‘odontos’ que significa diente. Ya que nacen con dientes, una herramienta esencial para sus hábitos predadores. De hecho las fuertes mandíbulas que desarrollan les permiten no solo una caza exitosa, la mayor parte de las ocasiones, sino que puedan triturar con facilidad sus presas.

De hecho la voracidad, incluso durante el período larvario, les permite capturar y devorar un pequeño pez. Mientras que una libélula adulta en vuelo es capaz de dar alcance a una avispa o abejorro y decapitarla con la ayuda de sus mandíbulas.

La excelente calidad del agua de los ríos cántabros hace posible, cuando la primavera comienza, ver a los caballitos del diablo. Son indicadores de aguas limpias, sobre todo demostrado con la presencia de las larvas dentro del agua.

Las mariposas prefieren la baja y media montaña porque son los lugares más ricos en vegetación donde alimentarse. En Cantabria altitudes incluso más bajas de los 800 metros son su hábitat adecuado para vivir. Así se aseguran el alimento durante todo su ciclo biológico.

En Cantabria nos encontramos, junto con Pirineos, Sierra Nevada y Serranía de Ronda, uno de los lugares más ricos en especies de mariposas del occidente de Europa. En nuestro territorio hay unas 200 especies de mariposas, contabilizando solo en los Picos de Europa 170 especies. Paisajes cántabros son hogar de 44 especies de libélulas, la mitad de las que están registradas en la península Ibérica. Cantabria cuenta con 3 especies de nueva aparición, lo que la sitúa con mucha probabilidad como la provincia con mayor número de especies de odonatos de territorio nacional.

Tal y como gestionemos agroforestalmente nuestro entorno invitaremos a estas especies a habitarlo. La evolución de estos insectos ha ocurrido durante millones de años  pero cuando el hombre comienza a cambiar el paisaje con sus acciones agrícolas y forestales las mariposas comienzan a adaptarse inmediatamente a esos cambios. Según la gestión que hagamos dentro de 50 años existirán unas u otras especies. Los terrenos forestales no son adecuados, pues la densidad de un bosque no presenta la suficiente variedad de recursos para su alimentación.

Los espacios abiertos son esenciales pues abundan las plantas, en zonas forestales pocas especies de mariposas prosperan. Pero se ha comprobado que el abandono paulatino del medio rural hace que se cubran de matorrales y los linderos donde prosperaban las flores desaparecen a medida que crecen los arbustos y dan paso al bosque. Este nuevo paisaje va dando lugar a la aparición de especies antes no vistas en el lugar cambiando su área de distribución y provocando la desaparición de las que habitaban en el paisaje natural.

Las libélulas resultan inconfundibles por su morfología.

Los caballitos del diablo resultan inconfundibles por su morfología.

Mariposas y libélulas ya nos están alertando de los cambios que estamos ocasionando al planeta. No obstante la transformación drástica que el hombre está originando en los bosques de ribera y las orillas fluviales no permite que libélulas y otros insectos puedan poner los huevos y tener protección a su alrededor para desarrollarse. No logran adaptarse tan rápidamente a los cambios drásticos medioambientales que estamos provocando. La calidad del agua es muy importante para su supervivencia y la velocidad del cambio provocado nos lleva a un cambio global en el que vamos más rápido de lo que imaginamos.

El proyecto LIFE Miera, coordinado por Fundación Naturaleza y Hombre, cuenta con la empresa pública Medio Ambiente, Agua, Residuos y Energía de Cantabria S.A. (MARE) y la Consejería de Universidades e Investigación, Medio Ambiente y Política Social del Gobierno de Cantabria como beneficiarios asociados. Además dispone del apoyo económico de la citada Consejería, de Fundación Biodiversidad, dependiente del Ministerio de Agricultura, Pesca, Alimentación de Medio Ambiente de España, y el instrumento financiero LIFE de la Unión Europea.