Home Tags Posts tagged with "repoblación"

repoblación

La repoblación que se había llevado a cabo en los Pozos de Valcaba, en Pámanes (Liérganes), dentro del proyecto LIFE ‘Anillo Verde de la Bahía de Santander’ ha ardido en la última oleada de incendios que se han registrado en Cantabria, uno de los cuales ha afectado a buena parte del encinar de la ladera sur del macizo de Peña Cabarga.

Así que hemos pensado que sería una buena idea hacer una jornada de reforestación, este sábado, 9 de marzo, de 10 a 14 h., para reemplazar todo lo que podamos… Apúntate si quieres contribuir a reforestar los montes de Cantabria. Va a ser un gesto pequeño, pero útil.

Y además podrás visitar los Pozos de Valcaba que, a pesar de todo, siguen siendo un lugar idílico.

APÚNTATE AQUÍ

Aproximadamente, 500 plantas jóvenes de especies autóctonas ardieron en las parcelas gestionadas por el proyecto, “más o menos el 70% de la reforestación”, en un incendio que ha afectado también a bosques de encinas ya adultas y cuya extensión total abarca “unas 25 ha”, según Ana Isabel Ríos, presidenta de la Junta Vecinal de Pámanes, a la que pertenecen los terrenos. Carlos Sánchez, presidente de Fundación Naturaleza y Hombre, que coordina los trabajos, ha señalado que se pedirá una investigación de lo sucedido y ha avanzado que la repoblación quemada “se restaurará inmediatamente”.

El sábado se celebrará una jornada de reforestación

El incendio ocurrió justo el mismo día que uno de los guardas rurales de Fundación Naturaleza y Hombre lamentara en el Diario Montañés que lo que ellos reforestan, “otros lo queman”, y se ha llevado por delante encinas, madroños, castaños, endrinos, laureles y saúcos que poco a poco iban creciendo en varias de las fincas, y también ha llegado a alcanzar los grandes árboles de bosque mixto que bordean las lagunas, en una noche en la que el viento sur ha propagado rápidamente los últimos fuegos que se han producido en varios puntos de la región.

El incendio ha afectado también a buena parte del encinar de la ladera sur de Peña Cabarga

Los Pozos de Valcaba son dos lagunas artificiales de origen minero rodeadas de un frondoso bosque mixto al  pie del macizo de Peña Cabarga, en Pámanes. El abandono de la zona lo llenó de plumero, pero tras los trabajos de Fundación Naturaleza y Hombre en colaboración con la Junta Vecinal de Pámanes y el Ayuntamiento de Liérganes, esta especie invasora retrocedió a favor del arbolado autóctono, y ahora es un lugar idílico que forma parte de los senderos turísticos del municipio.

Las repoblaciones con especies autóctonas de los Pozos de Valcaba forman parte del proyecto LIFE ‘Anillo Verde de la Bahía de Santander’, coordinado por Fundación Naturaleza y Hombre en asociación con la empresa pública MARE y que cuenta con la cofinanciación de la Unión Europea, la Consejería de Medio Ambiente del Gobierno de Cantabria y el apoyo de Fundación Biodiversidad, dependiente del Ministerio para la Transición Ecológica.

APÚNTATE AQUÍ

DATOS PRÁCTICOS:
Jornada de reforestación.
Lugar: Pozos de Valcaba.
Día: sábado, 9 de marzo.
Hora: 10 a 14 h.
Punto de encuentro: Barrio Tarriba (Pámanes) (ver mapa)
Recomendaciones: debido a las cenizas, es recomendable llevar ropa vieja y calzado cómodo.
Se ofrecerá un pequeño avituallamiento.
Comparte coche: si lo deseas, puedes también relleanar el formulario de Comparte Coche y te pondremos en contacto con otros voluntarios tanto si te ofreces a compartir tu vehículo como si eres tú quien necesita que te lleven.

APÚNTATE AQUÍ
COMPARTE COCHE

MAPA DEL PUNTO DE ENCUENTRO:

La presidenta de la Junta Vecinal de Pámanes, Ana Isabel Ríos Barquín, y el presidente de Fundación Naturaleza y Hombre, Carlos Sánchez, firman el acuerdo para la gestión de los Pozos de Valcaba.

Fundación Naturaleza y Hombre se encargará a partir de ahora de la conservación medioambiental de los Pozos de Valcaba, mediante un acuerdo de custodia del territorio adoptado con la Junta Vecinal de Pámanes, perteneciente al municipio de Liérganes. El paraje se suma así al resto de reservas que forman parte del proyecto europeo LIFE “Anillo Verde de la Bahía de Santander: conectando la naturaleza y la ciudad”, que trabaja en recuperar áreas degradadas pero de gran valor ecológico en torno a la bahía.

La Junta Vecinal, propietaria de los terrenos, cede la gestión a través de un acuerdo de “Custodia del Territorio”, cuya principal característica es la voluntad de ambas partes (propietario y gestor) de llevar a cabo actuaciones de conservación de la naturaleza. Este, en concreto, prevé una serie de acciones durante los próximos 25 años. Fundación Naturaleza y Hombre ya había llevado a cabo labores de restauración en la zona, como la eliminación de plantas invasoras tales como el plumero y la falsa acacia o la instalación de cajas nido, y ahora el convenio garantiza la continuidad de las mismas.

Los Pozos de Valcaba se sitúan al pie de la ladera sur de Peña Cabarga y son, a juicio de Carlos Sánchez, presidente de Fundación Naturaleza y Hombre, un paraje “formidable”, que recomienda visitar. Su acceso se encuentra en el Barrio Tarriba de la localidad de Pámanes (Liérganes) y el conjunto lo componen dos lagunas o pozos de origen minero que se formaron durante los trabajos de extracción de hierro que, desde la época romana hasta finales del siglo XX, se llevó a cabo en distintos puntos del macizo, como Cabárceno.

Ambas lagunas están rodeadas por diferentes ecosistemas muy típicos en Cantabria, como el encinar sobre roca caliza, el bosque mixto de frondosas o el bosque de ribera, que sirven de refugio a multitud de fauna, entre la que destaca el tejón, el jabalí, el corzo, la cigüeña blanca, rapaces como el alimoche y multitud de pequeñas aves.

Una de las lagaunas de los Pozos de Valcaba

Una de las lagunas de los Pozos de Valcaba. © FNYH

Al cese de la explotación minera no le siguió, sin embargo, un proceso de restauración, por lo que la zona se vio también colonizada por especies vegetales invasoras como el plumero, la falsa acacia o el eucalipto. Trabajos previos de FNYH han reducido en gran medida esta ocupación del territorio, y ahora el acuerdo firmado con la Junta Vecinal de Pámanes prevé más trabajos para erradicarla o controlarla.

Las demás actuaciones previstas son la instalación de elementos divulgativos y señalización que favorezcan el conocimiento de los valores ambientales del paraje; realización de actividades de educación ambiental dirigidas tanto a público general como a escolares; estudio y monitorización de la reserva natural local para conocer las necesidades de la misma en cuanto a conservación; creación de áreas para nidificación y descanso de aves acuáticas; o aumento de la superficie de vegetación autóctona.

Voluntariado por el 25 aniversario de la conservación en Europa

El próximo domingo, 21 de mayo, y coincidiendo con la celebración del 25 aniversario del programa europeo LIFE de conservación de la biodiversidad y de la creación de la Red Natura 2000 de espacios protegidos, se llevará a cabo una actividad de voluntariado ambiental en el paraje, de 16 a 19 h., consistente en la realización de una ruta interpretativa y en la plantación de vegetación autóctona como robles, espinos y mostajos. La actividad está dirigida a todos los públicos y es gratuita, previa inscripción en el formulario que se encontrará en la web de la Fundación (fnyh.org) o llamando al teléfono 942 559 119.

El proyecto LIFE “Anillo Verde de la Bahía de Santander”, al que se suma esta reserva, está coordinado por Fundación Naturaleza y Hombre con la colaboración de la empresa pública MARE, y cuenta con la cofinanciación de la Comisión Europea y la Consejería de Medio Ambiente del Gobierno de Cantabria y el apoyo de Fundación Biodiversidad, dependiente del Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente.

PARA SABER MÁS:
Información sobre los Pozos de Valcaba en la web de Fundación Naturaleza y Hombre
Actividades de voluntariado por el 25 aniversario del programa LIFE / Red Natura 2000

suelta de conejos de monte

Fundación Naturaleza y Hombre ha liberado esta semana un centenar de conejos de monte en la Reserva Natural Campanarios de Azaba, en una acción que busca recuperar la especie en el área del Oeste Ibérico como elemento esencial en la pirámide trófica, y que se reforzará próximamente con nuevas sueltas de la citada especie, esencial para la supervivencia del ecosistema mediterráneo.

La intervención forma parte del proyecto europeo LIFE “Club de Fincas por la Conservación del Oeste Ibérico”, coordinado por Fundación Naturaleza y Hombre, un ambicioso intento de recuperación de los hábitats de bosque mediterráneo y dehesas, utilizando como principal herramienta de conservación el establecimiento de acuerdos por la custodia del territorio con propietarios de fincas en España (en las provincias de Salamanca y Cáceres) y Portugal, que cuenta con una financiación total de dos millones de euros aportados por la Comisión Europea y por el Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente en su línea de ayudas a organizaciones no gubernamentales y también mediante la Fundación Biodiversidad.

Para lograr ese objetivo de revitalización del monte mediterráneo, el conejo es una especie clave, pues hasta 48 especies dependen de él en gran medida para alimentarse, algunas tan emblemáticas como el lince ibérico y el águila imperial. Y sin embargo, se estima que su población actual se ha reducido en más de un 80% con respecto a la que había a mediados del siglo pasado.

Por eso, a principios de abril, Carlos Sánchez (presidente de Fundación Naturaleza y Hombre), Pedro Prata (director de Associação Transumância e Natureza y responsable del proyecto en la Reserva Faia Brava, en Portugal) y José Sánchez (coordinador del proyecto LIFE Club de Fincas por la Conservación del Oeste Ibérico en la Universidad de Salamanca) liberaron casi un centenar de ejemplares en unos refugios o “majanos” preparados especialmente en la Finca El Sestil y El Rual, además de en otras zonas de la Reserva Natural Campanarios de Azaba.

La preparación de estos refugios en parajes como las fincas El Sestil y El Rual es uno de los ejemplos de colaboración con los propios habitantes de la zona, que son finalmente quienes velan por y se benefician del buen estado de su paisaje y fauna a través de los denominados acuerdos de custodia del territorio, a los que pueden sumarse todos aquellos propietarios que lo deseen.

Cercón de refugios para conejos.

Cercón con refugios habilitado para la suelta de conejos. ©FNYH_LIFEClubFincas

Pero, ¿es realmente el conejo tan importante para la pervivencia del monte mediterráneo? Pues bien, es una especie clave en ese ecosistema, porque a mayor población de conejos mayor biodiversidad y abundancia de depredadores. El lince ibérico y el águila imperial (especies exclusivas de la Península), por ejemplo, basan casi exclusivamente su alimentación en este pequeño herbívoro. En concreto, el 90% de la dieta del lince se compone de conejos, del que llega a consumir uno al día de media y dos en época de cría. El águila imperial, por su parte, se alimenta de conejos en un 80%. Los conejos, al ser más grandes que otras presas como los roedores, suponen un recurso muy eficiente para estos predadores.

Expertos de WWF España, a través de su proyecto SOS Conejo, y otros como Miguel Delibes Mateos subrayan la gran dependencia que muchos predadores propios de la península Ibérica tienen en este herbívoro.

Refugio para la suelta de conejos.

Uno de los refugios o “majanos” preparados para la suelta de conejos. ©FNYH_LIFEClubFincas

¿Y cuál es el motivo de la drástica reducción en la población de conejos, si es sabida su alta tasa de reproducción, que alcanza una media de más de 3 crías en cada uno de sus 2 o 3 partos anuales? Hay varias razones, y la suma de todas ellas hace que esta alta reproducción no alcance a recuperar la población en la medida deseable. Entre ellas, dos enfermedades como la mixomatosis y la enfermedad hemorrágica vírica, o las prácticas agrarias, que favorecen la homogeneidad del paisaje y la desaparición del hábitat más propicio para el conejo, con lindes y pequeñas parcelas sembradas y de matorral.

El proyecto LIFE “Club de Fincas por la Conservación del Oeste Ibérico”, coordinado por Fundación Naturaleza y Hombre, cuenta con la colaboración de la Associação Transumância e Natureza y de la Universidad de Salamanca, y con el apoyo de Fundación Biodiversidad, dependiente del Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente de España.

Para saber más:
Web de la Reserva Biológica Campanarios de Azaba