Home Tags Posts tagged with "Paisaje"

Paisaje

Visita supervisión LIFE Miera 2018

Como cada año, el proyecto LIFE “Conservación de la biodiversidad en el río Miera” ha recibido la visita de seguimiento del programa Life. Durante dos jornadas se ha desarrollado la evaluación de las actuaciones que se están llevando a cabo, realizada por José Alvarez, supervisor del proyecto, y Santiago Urquijo, de la Unidad Life de la Dirección General de Medio Ambiente de la Comisión Europea.

El recorrido por este proyecto, que coordina Fundación Naturaleza y Hombre en colaboración con la empresa pública MARE y la Consejería de Universidades e Investigación, Medio Ambiente y Política Social del Gobierno de Cantabria, y que además cuenta con el apoyo económico de la citada Consejería, de Fundación Biodiversidad, dependiente del Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente de España y del programa LIFE de la Unión Europea, comenzó en la cuenca alta del Miera y siguió su curso fluvial hasta llegar a la ría de Cubas; extraordinaria desembocadura del río en la Bahía de Santander frente a la que se sitúa la isla de Santa Marina con cuya visita se puso fin al reconocimiento de las zonas de actuación del proyecto.

Las reforestaciones llevadas a cabo con especies autóctonas en el área de Peña Negra en el LIC Montes de Valnera, un recorrido a pie por la finca El Cabañal, donde se inicia las rutas interpretativas para lo que se han instalado paneles informativos en el Alto Pas y Miera. Asimismo se prolongó el itinerario por las áreas donde se ha realizado mejoras de hábitats de nutria en la unión de las cuencas del río Pas y el Miera. También se ha actuado en sus zonas de alimentación como charcas en las que se han mejorado sus condiciones naturales con la finalidad de favorecer la reproducción y presencia de anfibios. Junto a las restauraciones de zonas de turberas y tremedales fueron en conjunto los enclaves que centraron la atención en los valles pasiegos.

Revisión de la cartelería interpretativa

Revisión de la cartelería interpretativa

Durante el trayecto también se analizaron los resultados obtenidos en cuanto a custodia del territorio, en los que el proyecto ha desarrollado acuerdos tanto con la administración pública, como ayuntamientos, como con propietarios privados y con la adquisición de terrenos por parte de FNYH. La comitiva se detuvo en la finca La Jarrota, en el LIC Montaña Oriental, donde se ha vallado y reforestado para fomentar el bosque montano.

Al llegar a Liérganes se hizo hincapié en las actuaciones para la mejora del hábitat del salmón visitando las acciones hechas de permeabilización en el ZEC Río Miera concretamente en la presa de Rubalcaba, donde FNYH construyó un estanque intermedio para facilitar el ascenso por una cascada natural que actúa a modo de escala para peces migratorios. Asimismo se visitó la presa y escala para peces de la presa de Revolvo o Regolgo, ejecutada por la Confederación Hidrográfica del Cantábrico, y de la presa del Arral, donde se ubicará la escala para peces durante el verano 2018.

Autoridades y equipo durante visita supervisión LIFE Miera 2018

Autoridades y equipo durante visita supervisión LIFE Miera 2018

La bondad climatológica de la segunda jornada de supervisión comenzó en la finca Rubalcaba en ZEC Río Miera donde se analizaron las reforestaciones realizadas para la mejora del bosque ripario, así como las actuaciones practicadas con la finalidad de mejorar el hábitat de la nutria gracias a la instalación de un refugio-madriguera junto al que se encontraron huellas y rastros de nutria.

En la zona se revisaron los acuerdos de custodia del territorio establecidos para proseguir con la visita de la futura Reserva Entomológica del escarabajo ciervo volante (Lucanus cervus) en Liérganes. Al llegar a Rucandio se supervisaron las actuaciones de protección y restauración de la población del helecho Woodwardia radicans, otra de las especies objetivo del proyecto, que han sido posibles gracias al acuerdo de custodia del territorio establecido con el ayuntamiento de Riotuerto.

Brezal costero en Isla Santa Marina

Brezal costero en Isla Santa Marina

Sin salir del ZEC Río Miera al llegar a Ceceñas se pudieron contemplar las actuaciones de restauración del hábitat y de sensibilización y difusión del Parque Fluvial La Regata, que será futura Reserva Entomológica del caballito del diablo (Coenagrion mercuriale) y del ciervo volante (Lucanus cervus). Durante el recorrido se avistó a la libélula caballito del diablo, así como los hoteles de insectos, algunos de los cuales servirán de refugio para este último, construidos durante las actividades de educación ambiental ya desarrolladas con los estudiantes de la zona para motivarlos y despertar su sensibilización ambiental.

Tras una parada para almorzar en la zona exterior del ecomuseo Fluviarium, en Liérganes, con productos locales, se procedió a presentar los resultados obtenidos en materia de educación ambiental, divulgación y comunicación del proyecto. Tras lo que se partió hacia Pedreña para embarcar camino de la isla Santa Marina incluida en el ZEC Dunas del Puntal y Estuario del Miera. En esta localidad costera también se aprovechó para supervisar la restauración realizada en la población de Woodwardia radicans.

Santiago Urquijo y Carlos Sánchez

Santiago Urquijo y Carlos Sánchez

Es así como se pudo comprobar el gran trabajo realizado para la eliminación de las especies invasoras y restauración del brezal costero acompañados por Gonzalo Valdeoliva y Javier Goñi, los botánicos colaboradores del proyecto. Resultó un magnífico broche natural por ver el asombroso cambio conseguido desde el comienzo de los trabajos de eliminación de plantas invasoras y como el brezal se ha extendido con fuerza y por toda la superficie insular a medida que la chilca desaparecía. Dada la recuperación del territorio y la espléndida primavera de lluvias los botánicos pudieron constatar nuevas especies de plantas no censadas en las salidas anteriores. Lo que antes era solo una masa de chilca se está convirtiendo, gracias a los trabajos de FNYH, en un paraje natural que empieza a albergar una notable biodiversidad.

El grito de las gaviotas acompañó durante el recorrido por la isla hasta la vuelta al barco que esperaba para adentrarse con la bajamar por la ría de Cubas, donde el río desemboca y encuentra el mar en la Bahía de Santander.

Educación Ambiental en La Regata

Menos plantas invasoras y nuevos refugios para las larvas del caballito del diablo y el ciervo volante convierten al Parque Fluvial La Regata en el primer espacio natural cántabro candidato a convertirse en Reserva Entomológica.

Desde que el pasado mes de noviembre se firmara el convenio entre la Junta Vecinal de Ceceñas y Fundación Naturaleza y Hombre, establecido por 20 años, para la protección de la ribera del río Miera a su paso por el municipio de Ceceñas, concretamente en el área del Parque Fluvial de La Regata, muchas son las tareas realizadas para lograr la recuperación del estado natural ribereño. Además de favorecer especialmente los hábitats de insectos como el caballito del diablo y el ciervo volante.

Las tareas desarrolladas hasta el momento han comprendido la eliminación de flora invasora existente en el área como el amor del hombre o Tradescantia fluminensis, que afecta al hábitat potencial de caballito del diablo (Coenagrion mercuriale) pues impide el desarrollo de sus larvas, La Regata es una de las 6 colonias de esta especie localizadas en la cuenca del Miera.

Para favorecer la presencia y protección de las citadas especies de dichos insectos, tal y como estima la Directiva Hábitats de la Unión Europea,  se han construido pirámides-nido que permitan la alimentación de las larvas de ciervo volante. Asimismo se ha construido e instalado próximo a la ribera un hotel de insectos que facilite la diversidad biológica de estos pequeños animales esenciales para el equilibrio del ecosistema.

Libélula observada por estudiantes

Caballito observado por los estudiantes del colegio Apostolado de Ceceñas

Las tareas también han desarrollado una importante fase divulgativa como es la edición e instalación de paneles informativos autoinpretativos para los visitantes del parque fluvial. La información desplegada confiere especial atención a hallarse en territorio incluido en la Red Natura 2000 y haciendo incidencia en el frágil estado de conservación del caballito del diablo y el ciervo volante.

Gracias al avance en el estado de restauración natural de la ribera, Fundación Naturaleza y Hombre ha presentado a la Asociación Española de Entomología la propuesta de declaración de la Reserva Entomológica del Parque Fluvial de La Regata. Con la finalidad de proteger y mejorar el hábitat del caballito del diablo y el ciervo volante.

La propuesta ha sido avalada por la Junta Vecinal de Ceceñas que es la propietaria de los terrenos y que se ha implicado plenamente en la conservación de dichas especies y su hábitat. La figura de protección de Reserva Entomológica fue creada en el año 2012 por la Asociación Española de Entomología (AeE) con el fin de impulsar y apoyar los programas dirigidos a la designación de áreas que alberguen poblaciones de artrópodos singulares y endémicas, que se encuentren en estado amenazado; así como comunidades de insectos que reúnan una gran diversidad biológica o grupos entomológicos de especial interés para su conservación.

Plantando especies autóctonas en el Parque Fluvial La Regata, Ceceñas

Plantando especies autóctonas en el Parque Fluvial La Regata, Ceceñas

Para acercar el valor natural del área a la población se está trabajando con los estudiantes del colegio Apostolado de Ceceñas, situado en las inmediaciones del parque. Esta primavera, los estudiantes, desde educación infantil hasta secundaria, han participado en unas jornadas de exploración y conocimiento de su entorno y de especies extraordinarias que habitan el río como el salmón atlántico. Las actividades desarrolladas abarcan desde la realización de una ruta interpretativa del paisaje y sus valores, juegos como “encuentra mis hojas” para reconocer los árboles y arbustos del entorno y su importancia, plantación de arbolado de ribera con protectores para evitar daños del ganado y creación de una pirámide-nido.

Lamentablemente la existencia de una de estas pirámides-nido, creadas en las actividades educativas y de sensibilización ante los valores de nuestro entorno, ha sido destruida en un acto vandálico pues su madera fue empleada para realizar una barbacoa.

Estas tareas en el Parque Fluvial La Regata representan no solo una importante actuación para el proyecto LIFE Conservación de la Biodiversidad del río Miera, que cuenta con la empresa pública Medio Ambiente, Agua, Residuos y Energía de Cantabria S.A. (MARE) y la Consejería de Universidades e Investigación, Medio Ambiente y Política Social del Gobierno de Cantabria como beneficiarios asociados; además del apoyo económico de la citada Consejería, de Fundación Biodiversidad, dependiente del Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente del Gobierno de España, y el instrumento financiero LIFE de la Unión Europea, sino un gran paso para la biodiversidad cántabra ya que este es un espacio ZEC o Zona de Especial Protección Río Miera donde alianzas conservacionistas de este tipo resultan muy positivas para su supervivencia.

El próximo domingo 13 mayo la Fundación Naturaleza y Hombre de la mano de su proyecto LIFE “Anillo Verde de la Bahía de Santander: conectando la naturaleza y la ciudad” y en colaboración en el Ayuntamiento de Santa Cruz de Bezana organiza una ruta interpretativa por el encinar de Peñas Negras, espacio gestionado por FNYH, fruto de un acuerdo de custodia del territorio con la Junta Vecinal de Maoño.

Se trata de una de las reservas educativas en las que trabaja el proyecto, que cuenta con la colaboración de la empresa pública MARE, y con la cofinanciación de la Unión Europea a través del Programa LIFE, instrumento financiero de conservación medioambiental, la Consejería de Medio Ambiente del Gobierno de Cantabria y el apoyo de Fundación Biodiversidad, dependiente del Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente del Gobierno español.

Durante la ruta se comprobará como este valioso encinar se recupera gracias a que el proyecto se centra en mejorar el estado de la vegetación autóctona con la reforestación de especies tales como encina, roble y castaño como árboles característicos que se ven acompañados de pequeños árboles y arbustos como el madroño, laurel, aladierno, espino albar, cornejo, acebo, avellano, mostajo, labiérnago y serbal entre otros.

Al mismo tiempo trabaja en impedir la proliferación de especies exóticas invasoras en los enclaves naturales seleccionados alrededor de la Bahía de Santander y concretamente en este excepcional encinar relicto, superviviente de antiguas épocas climáticas más secas y calurosas, que a su vez un magnífico mirador ubicado al oeste de la bahía santanderina.

La ruta gratuita a desarrollar el próximo domingo durante 3 horas y que tiene su punto de origen en la bolera de Maoño a las 10 horas incide en fomentar el uso público de la zona de 50 hectáreas de extensión gracias a la adecuación de los senderos y el aprovechamiento de los paneles interpretativos instalados para tal fin y que ayudan a conocer la fauna y flora tan diversa del lugar.

La conservación de espacios municipales de gran valor natural como el encinar de Peñas Negras contribuye a formar una red de infraestructuras verdes y azules (ríos y humedales) alrededor de la Bahía de Santander que aporten beneficios directos a la ciudadanía como mejorar su entorno y  condiciones de vida más saludables o fomenten nuevas actividades en el territorio como el turismo sostenible.

Esta ruta interpretativa, accesible para toda la familia, llevará por un encinar único que recupera toda su belleza natural. Inscríbete aquí.

Celebremos los Días Internacionales de Bosques y del Agua, 21 y 22 de marzo, poniendo verde tu entorno

Los bosques son nuestros mejores aliados para mitigar los efectos del cambio climático por eso hoy que es el Día Internacional de los Bosques vamos a celebrar que no solo son esenciales para nuestra supervivencia sino que además contribuyan a que nuestro entorno sea más saludable y limpio poniendo los árboles y plantas de nuestro Vivero Forestal El Pendo y que también puedes encontrar en la Casa de la Naturaleza Humedales del Anillo Verde, marisma de Alday a un precio tentador: 3 ejemplares por el precio de 2.

Sí, lo has leído bien hacemos bosque dándote 3 ejemplares por el precio de 2 en tu compra de especies autóctonas como avellanos, endrinos, madroños, sauces, encinas, hayas, abedules, laureles, tejos, alisos y acebos. Así como plantas tan atractivas como la lavanda, el romero y aquellas amigas de las abejas por su gran capacidad melífera como la viborera.

Recuerda que vivir rodeados de vegetación nos ayuda a frenar la contaminación por su capacidad de absorber las partículas contaminantes del aire, pero también sirven para añadir humedad al ambiente en las jornadas calurosas refrescando las temperaturas. Son además fuente de alimento y refugio para muchas especies, así es que plantándolos a tu alrededor también haces biodiversidad.

Y como no queremos parar en este esfuerzo conjunto de #HacemosBosque vamos a prolongar esta oferta durante una semana porque mañana, 22 de marzo, se celebra el Día Mundial del Agua. Una gota de agua tiene todo el poder de un recurso esencial para la vida. Tenemos que velar por su uso sostenible y su cuidado, y de nuevo la vegetación es un buen aliado para garantizar su presencia y su calidad en nuestro entorno cercano.

Así es que no te demores más protegamos el entorno y sus recursos naturales. Acércate a elegir tu compra de árboles y arbustos, así haces que tu entorno sea más saludable y verde.

Te esperamos en:

NO te olvides de mandarnos una foto de tu plantación, etiquetala con #HacemosBosque para que la comunidad contra el cambio climático vea que somos muchos los que trabajamos por lograr lugares más verdes, saludables y felices donde vivir.

0 369
17% de la superficie del LIC Montaña Oriental quemada en el invierno 2016-17.

Un siniestro repunte en la superficie quemada durante el invierno 2016-17 vuelve a convertir la Montaña Pasiega y Oriental en la próxima víctima del fuego.

Cantabria ya se estremece cuando sopla el viento sur. Una extraordinaria condición meteorológica que deshidrata hierba y matorral, y con ello se provocan los primeros incendios que prenden la Montaña Oriental. De nuevo amenazada la biodiversidad que distingue a esa gran área de cabeceras fluviales, territorio considerado Lugar de Importancia Comunitaria. Un vasto territorio en la Red Natura 2000, por situar dichas cuencas cantábricas entre lo más selecto del patrimonio natural europeo, que se quema. Pareciera que el viento también reseca las mentes que provocan el fuego. Ese que hizo que ardieran 3.760 hectáreas en la Montaña Oriental durante el invierno 2016-17. Un dramático incremento que subraya su alejamiento de las 2.088 hectáreas quemadas durante el periodo invernal previo.

Confundir tradición con mantenimiento del paisaje rural

El aprovechamiento se fundamenta en arcaicas actividades ganaderas. Una práctica pecuaria tradicional que se ha venido empleando con el fin de abrir pastos para su aprovechamiento por la cabaña ganadera. Sin embargo no se puede definir como un manejo del paisaje rural si las quemas se hacen de forma descontrolada y aprovechando los momentos menos favorables, es decir cuando sopla el viento sur.

El abandono de las actividades agropecuarias tradicionales del mundo rural no ha acabado con la arraigada creencia de que el monte debe “limpiarse” y los prados “abonarse” mediante la práctica del fuego. Si bien, utilizado de una manera controlada, en tiempos pasados fue aliado de la gestión del paisaje rural. Hoy, sin embargo, su práctica no deja más que monte incendiado, cubierto de rescoldos, odio y desesperación. Suelos desprotegidos, a merced de la erosión, donde no crecerán los pastizales, pues han de hacerlo sobre suelos empobrecidos que pierden su fertilidad con la escorrentía, destrucción a su vez reforzada por el abandono pastoril del uso del territorio que se ha producido en las últimas décadas.

Desde Cantabria todo paisaje parecería verde si no estuviéramos en una de las regiones de Europa donde más se quema. Concretamente son la Montaña Oriental, valles de Cabuérniga y Alto Nansa y el sur de Cantabria las áreas que de una manera intensiva sufren los incendios año tras año con la llegada del invierno.

Destacamos en Europa con uno de los mayores territorios quemado al año

Una situación grave que ha incidido fuertemente en los últimos años sobre la Montaña Oriental. El uso de las quemas controladas solo sería útil si fuesen gestionadas de forma profesional para ayudar en la gestión del territorio. Practicada en determinados momentos del año favorables, cuando los suelos están húmedos o bajo factores climáticos benignos, como en ausencia de viento.

La quema de matorral que cada año tiene lugar durante el invierno y que sitúa a Cantabria entre las regiones de Europa donde más se quema para la regeneración de pastos, es el motivo de que, por causa de la fuerte pluviometría que también caracteriza a la estación, los nutrientes que de tal combustión se pretende devolver a la tierra bajen veloces a merced de la escorrentía favorecida por las abruptas laderas de las cabeceras fluviales cántabras.

A su vez la eliminación de la vegetación provoca la pérdida de biodiversidad del espacio quemado, afectando directamente a todos los seres vivos durante el incendio además de no permitir la instalación de especies tras el fuego, por la eliminación de los refugios y fuentes de alimento. En apenas unas horas o días el fuego retorna la complejidad de los hábitats y por ello su madurez a la casilla de salida.

Además su obtención, mediante la quema de matorral, es la principal causa del 72% de los incendios que se producen en Cantabria. Fundamentados en negligencias un 13% de los incendios intencionados, es decir las quemas controladas que se escapan y provocan un incendio. Su siniestra huella negra no solo destruye materia vegetal tan esencial para la supervivencia del futuro de los bosques, sino que destroza un valioso patrimonio agropecuario como es el suelo.

Negligencia y silencio son aliados del incendio

La importancia de los diferentes aspectos a tener en cuenta para la prevención de incendios, no debería descuidar el rigor ante las tareas de extinción y persecución de los responsables de los incendios provocados que, no olvidemos, son la mayoría de los que ocurren en nuestro medio natural. La base de la que partir para resolver cualquier problema es conocer su magnitud real. Y si bien es responsabilidad de todos, es la sociedad rural la que deber reaccionar ante las agresiones a su entorno, el patrimonio natural.

Cualquier colectivo implicado en los incendios, ya sea forestal, agrícola o ganadero, se desprestigia cada vez que impone el código de silencio y garantiza con ello la reincidencia. La investigación no ha de limitarse a informes técnicos de la causa supuesta del fuego y de los puntos de inicio, es necesario un mayor esfuerzo para identificar y sancionar a quienes los provocan.

El futuro de nuestra naturaleza destruido

Acciones pasivas provocadas por negligencias ganaderas que, en muchas ocasiones, acaban afectando a espacios naturales protegidos. Los paisajes arden durante días por la inaccesibilidad del terreno de montaña destruyendo patrimonio natural y calcinando a su vez el futuro de la naturaleza cántabra.

Es necesario adecuar los medios de extinción al entorno, ya que la inaccesibilidad de la montaña dificulta los métodos a emplear y se queman reiteradamente ecosistemas de interés y hábitats de especies amenazadas. Se ha demostrado que, en orografía complicada entre roca calcárea, los incendios podrían abordarse con medios aéreos sin requerir el apoyo directo de personal de extinción por tierra.

Con cualquier utilización del fuego como herramienta de gestión del territorio se corre el riesgo de caer en una legalización implícita de un modelo obsoleto de quema tradicional, debido a que existen escasos medios existentes para controlar la situación.

Hoy que el paisaje de nuestro mundo rural vive un notable cambio de usos por la quiebra del relevo generacional respecto a las actividades tradicionales es, mejor que nunca, el momento de comenzar a hacer un cambio de mentalidad que sea impulsora de un cambio de modelo de usos auspiciado por el “Plan Estratégico de Prevención y Lucha contra Incendios Forestales” del Gobierno de Cantabria. Es un camino para revertir tan graves daños a la biodiversidad con muchos actores alrededor de un gran pacto para la prevención y lucha contra los incendios forestales que impida dejar de nuevo 3.760 hectáreas a merced del fuego en lugares tan valiosos naturalmente como la Montaña Pasiega y Oriental.

Técnicos de Fundación Biodiversidad en el paseo de campo por la reserva biológica

Técnicos de Fundación Biodiversidad eligen la Reserva Biológica de Campanarios de Azaba, entre los proyectos con los que colaboran, para disfrutar de unas jornadas de campo.

Se prometían un fin de semana diferente, lejos del ruido de la ciudad y del estrés de los ritmos habituales. Llegaron con ropa cómoda y de tonalidades campestres, sabían a lo que iban, sus prismáticos, mochilas y telescopios eran la mejor prueba.

Eligieron un fin de semana otoñal donde los días aún son cálidos y las horas de luz todavía permiten disfrutar lentamente de la jornada. Eran 14 personas que llegaron capitaneados por el entusiasmo contagioso del subdirector de Fundación Biodiversidad, Ignacio Torres.

El atardecer les daba la bienvenida en Campanarios de Azaba, mientras el grupo iba reuniéndose y se preparaba la primera de las salidas de campo. Sería en la oscuridad de la noche en busca de tres visitantes de los más sigilosos de la reserva biológica: la gineta, la garduña y el zorro.

El otoño permitió disfrutar de los paseos de campo en la reserva biológica

El otoño permitió disfrutar de los paseos de campo en la reserva biológica

La siguiente mañana el reto era enfrentarse a buitres leonados y negros, las rapaces que en esta época más frecuentan el muladar. Pero la naturaleza decidió no ponérselo fácil y la espera se alargaba mientras los buitres se resistían al bocado tentador de la carroña. En su paciencia y capacidad de entender los ritmos de la naturaleza vimos su empeño por conocerla y aceptar lo imprevisible como parte de su magia natural.

Un recorrido en vehículo todoterreno pronto desvió la atención hacia las razas ganaderas autóctonas como el magnífico caballo de las Retuertas y la vaca Sayaguesa que con su alimentación y deambular por la reserva biológica contribuyen al mantenimiento del paisaje adehesado.

Fue nada menos que con el imponente toro semental de esa gran raza de bovino ibérico con quien se encontraron en el recorrido. La sorpresa no era solo verse ante los 1.200 kilos del animal, sino a pesar de su robusta apariencia comprobar su beatífica actitud que refleja el ancestral carácter de este bovino y su capacidad para el trabajo de campo, labor que tradicionalmente realizaba hasta que, con la mecanización agrícola, fue raza destinada para la producción de carne.

No obstante echamos pie a tierra para iniciar una ruta senderista guiada por una de nuestras educadoras ambientales quien aportó los secretos del bosque mediterráneo al grupo de naturalistas.

El grupo reunido con el equipo de Fundación Naturaleza y Hombre frente al lodge

El grupo reunido con el equipo de Fundación Naturaleza y Hombre frente al lodge

La tarde fue una delicia aderezada por un atardecer rosado que culminó con el agasajo de una cena con productos locales. Los sabores de alimentos de kilómetro cero degustados en el corazón del bosque mediterráneo mientras se encendían las estrellas sobre el porche del lodge añadieron aún más magia al descanso de la tarde antes de encaminarnos de nuevo a disfrutar de los hides nocturnos y los misteriosos habitantes que los frecuentan.

No fue hasta la siguiente mañana, después de un extraordinario amanecer, cuando se logró un “espectáculo absolutamente bestial” en palabras de Ignacio Torres. Ya que fue entonces cuando por fin se logró la observación de las aves rapaces. Nada menos que 250 buitres leonados y 40 ejemplares de buitre negro se reunieron ante sus ojos, una experiencia única e imborrable que les ha vinculado a la Reserva Biológica de Campanarios de Azaba por siempre.

Presentación sobre Custodia del Territorio de Alberto Navarro Gómez, Foro Estatal de Custodia del Territorio

A pesar de la notable regresión – un 68 %- que ha experimentado el desmán ibérico, uno de los mamíferos más amenazados de la fauna europea, que habita en las proximidades de regatos y pequeños cursos fluviales, todavía queda un horizonte de esperanza en las montañas cantábricas. Dónde aún se mantiene una población saludable de este pequeño mamífero, similar a un topo pero con un inconfundible morro por su parecido a una trompeta.

Trabaja en ello el proyecto LIFE Desmanía, presentado por su coordinadora, Rocío Gallego, en la segunda de las jornadas que la II Semana LIFE Miera ha desarrollado en el ecomuseo Fluviarium de Liérganes y que coordina la Fundación Naturaleza y Hombre. Así celebra el 25 aniversario de los proyectos LIFE y la creación de la Red Natura 2000 enmarcándolos dentro de las acciones de divulgación de su proyecto LIFE Conservación de la Biodiversidad en el río Miera actualmente en desarrollo de su fase final.

Su estrategia de conservación se basa en un objetivo esencial como es proteger el hábitat del desmán ibérico; entre otras efectivas medidas como la creación de puertos estivales, para evitar los problemas de déficit hídrico por el estiaje. Para recuperar el entorno en el que se desenvuelve el desmán, se protegerá la vegetación de ribera con tratamientos selvícolas de tal modo que entre la luz hasta el curso fluvial, ascienda la temperatura con ello, y facilite una mayor presencia de microinvertebrados de los que se alimenta.

Una de las principales amenazas a las que se enfrenta el desmán ibérico es la extendida presencia del visón americano que ya se desenvuelve ampliamente por Castilla y León y, según todos los indicios, avanza hacia el norte peninsular.

Blanca Serrano y Lorenzo García, coordinadora y técnico LIFE Miera, Rocío Gallego, coordinadora campo LIFE Desmanía, CESEFOR y Asunción Gómez Gayubo coordinadora LIFE Lutreola, TRAGSATEC.

Blanca Serrano y Lorenzo García, coordinadora y técnico LIFE Miera, Rocío Gallego, coordinadora campo LIFE Desmanía, CESEFOR y Asunción Gómez Gayubo coordinadora LIFE Lutreola, TRAGSATEC.

De esta especie exótica, que representa la mayor amenaza para la fauna autóctona europea, también se debatió en las citadas jornadas gracias a Asunción Gomez Gayubo, coordinadora del proyecto LIFE Lutreola Spain.  Ya que este mustélido carnívoro es un exitoso competidor frente al visón europeo, del que únicamente queda población en el Delta del Danubio -Rumanía-, Francia, Rusia y Estonia, además de España, aunque su amplia área biogeográfica lo haya permitido habitar en toda Europa antes del siglo XIX. Por su presencia, y hasta que el visón americano sea erradicado, el visón europeo no abandonará el peligro crítico en que se encuentra, según la UICN, ya que no existen poblaciones viables al haber pocos ejemplares en cada una; solo en España sobreviven unos 200.

Las dunas del litoral cantábrico destacaron su importancia en los hábitats costeros gracias a José Ignacio Alonso Felpete, investigador del Jardín Botánico de Gijón y representante del proyecto ArcosLIFE “Arenales costeros: conservando las dunas cantábricas”. En su presentación defendió el valor ecológico de las dunas y explicó la importancia de preservarlas porque es “el hábitat que se encuentra en peor estado de conservación de los amparados por la Red Natura 2000”.

“En Cantabria, por ejemplo, hay muy pocos sistemas dunares, y esa escasez hace que la biodiversidad se vea muy afectada. Quizá un daño a un punto concreto supone la pérdida de algo que solo se encuentra ahí. Esto, por ejemplo, no pasa tanto en Las Landas –Francia-, cuyos sistemas dunares son muy extensos. Pero lo bueno”, continuó, “es que, si se actúa a tiempo, las especies de estos ecosistemas son fáciles de recuperar”.

Preguntado por el valor ecológico del pinar de Liencres, aledaño a uno de dichos sistemas dunares objetivo del programa LIFE, Jose Ignacio Alonso fue claro: “Pinos hay en muchos otros sitios, y estos no representan un valor especial y perjudican en determinados aspectos a la formación dunar”.

Maria Recio Espinosa del IH Cantabria de la Univ. Cantabria, Jose Ignacio Alonso Felpete del Jardín Botánico Atlántico de la Univ.Oviedo y Pablo García de MARE del Gobierno de Cantabria

Maria Recio Espinosa del IH Cantabria de la Univ. Cantabria, Jose Ignacio Alonso Felpete del Jardín Botánico Atlántico de la Univ.Oviedo y Pablo García de MARE del Gobierno de Cantabria

María Recio, del Instituto de Hidráulica de Cantabria (IH Cantabria) de la Universidad de Cantabria, destacó en su intervención el importante papel de los estuarios, así como de los “servicios ecosistémicos” o beneficios para la sociedad que prestan. También resaltó la importancia de establecer una convivencia entre la conservación de los elementos de la Red Natura 2000 con el desarrollo de los diferentes usos antrópicos tales como cultural, turístico o productivo.

Al ser cuestionada respecto a la controversia que está generando el proyecto de construcción de un dique en la Bahía de Santander, para tratar de solucionar el problema de la pérdida de superficie en las playas de El Sardinero, contestó que su aprobación debería depender de “lo que digan los estudios técnicos sobre cómo esta intervención afectaría al puntal de Somo”.

Las plantas invasoras también formaron parte del programa de las jornadas y, en concreto, Pablo García Hoyos, técnico de la empresa pública cántabra de gestión de residuos MARE, del Gobierno de Cantabria, explicó cómo se está trabajando para “contener, porque eliminar es muy difícil”, la chilca en el curso bajo del Miera.

Blanca Serrano, coordinadora LIFE Miera introduciendo a Pablo García, técnico de la empresa pública MARE del Gobierno de Cantabria

Blanca Serrano, coordinadora LIFE Miera introduciendo a Pablo García, técnico de la empresa pública MARE del Gobierno de Cantabria.

La chilca (Baccharis halimifolia) es un arbusto originario de América y, al igual que en el caso de otras especies vegetales invasoras, el problema es que, dada su gran capacidad de dispersión, desplaza rápidamente a la vegetación autóctona. La chilca, de hecho, se encuentra en el puesto 5 de lo que se conoce como Top 20 de las especies exóticas más dañinas.

El técnico de MARE hizo hincapié en que se “debe hacer una labor de divulgación muy importante” para dar a conocer el problema entre la población. “Todo el mundo conoce ya el plumero, pero hay otras que también hacen mucho daño”. No debe venderse ni favorecer su comercialización, no plantarse en zonas verdes de parques y jardines, no fomentar su dispersión e impedir su proliferación.

Pablo García Hoyos recalcó que contra estas plantas solo se puede trabajar con todas las administraciones y entidades “coordinadas, en todos aquellos lugares donde broten, y con continuidad en el tiempo”. Y además, concluyó, “hay que desvincular estas actuaciones de la política”, para que lo que se haga no dependa del partido político que gobierne en cada momento, “y dotarlas de un presupuesto además de trabajos coordinados que tengan continuidad en el tiempo”.

Mariano Cebolla Borrell coordinador de comunicación del proyecto LIFE Migratoebre

Mariano Cebolla Borrell coordinador de comunicación del proyecto LIFE Migratoebre

Mariano Cebolla, coordinador de comunicación del proyecto LIFE Migratoebre que además de devolver cuatro especies migratorias de peces – esturión, anguila, saboga y lamprea-  al tramo final del río Ebro, pretende que la población vuelva a mirar al río junto al que vive. Explicó las múltiples acciones de comunicación que desde el programa Migratoebre se llevan a cabo para darlo a conocer a la sociedad y sobre todo a la ciudadanía que vive en torno al río, un gran tótem frente al que sin embargo la población actualmente vive de espaldas.

Al respecto, insistió en que lo que más les ha ayudado a divulgarlo, como web y redes sociales, junto a posters, pegatinas, actividades deportivas, charlas, encuentros y presentaciones a pescadores deportivos, es una maqueta de esturión. Exhibida por ferias y todo tipo de eventos, que fascina al público pues es un pez de 3,5 metros, la talla que realmente puede alcanzar este pez si logra retornar al río en sus condiciones óptimas, y junto a la que el público le gusta fotografiarse.

Con su éxito animó a la Fundación Naturaleza y Hombre a hacer lo mismo con la nutria que se puede ver en el tejado del ecomuseo Fluviarium de Liérganes. “Lo mejor para que sensibilizar sobre vuestro proyecto “LIFE Conservación de la Biodiversidad en el río Miera” es que descolguéis del tejado la maqueta de la nutria para enseñarla en cada acto público que realicéis.” aconsejó.

Laura Dorado, coordinadora de Educación Ambiental en Fundación Naturaleza y Hombre

Laura Dorado, coordinadora de Educación Ambiental en Fundación Naturaleza y Hombre

Desde Fundación Naturaleza y Hombre, fue Laura Dorado, coordinadora de Educación Ambiental, quien expuso todo lo que esta organización hace para que se conozca su trabajo en la cuenca del Miera, tanto entre la población general como entre los escolares. “Los niños”, se quejaba, “no saben lo que es un corzo, un tejón, una nutria… Cuando les preguntas qué animales conocen, te hablan de elefantes, jirafas… Y es importante que sepan todo lo que hay en su entorno”. Por eso, los técnicos de Fundación Naturaleza y Hombre han preparado múltiples materiales y actividades con escolares y profesores, además de actuar entre diferentes sectores sociales como pescadores, cazadores, ganaderos, turistas y veraneantes, técnicos y guarda de las Administraciones.

Actividades sencillas y periódicas como las charlas del viernes en el Fluviarium; o aquellas en las que el ocio al aire libre y la implicación de toda la familia sirven para concienciar ambientalmente. Entre todos los materiales uno de los que mejor ha funcionado es un cuaderno divulgativo titulado “Un viaje por el río Miera” que utilizan en los colegios de la zona, y “que resulta muy atractivo para los niños. Tanto, que a veces los profesores han continuado usándolo en las clases en sustitución de algunos materiales escolares”.

Alberto Navarro Gómez, Foro Estatal de Custodia del Territorio

Alberto Navarro Gómez, responsable de políticas de conservación y agraria del Foro Estatal de Custodia del Territorio

La Custodia del Territorio ha ido imponiéndose los últimos años como una de las herramientas más eficaces en la conservación de la biodiversidad. Al respecto, Alberto Navarro Gómez, que cuenta con gran experiencia en el tema y es responsable de políticas de conservación y agraria en el Foro Estatal de Redes y Entidades de Custodia del Territorio, explicó que este enfoque conservacionista consiste en un acuerdo entre propietarios de terrenos y entidades dedicadas a la conservación para preservar los valores medioambientales de determinado lugar, de modo sean los propios habitantes del lugar quienes se impliquen en su cuidado.

En su intervención recordó la gran labor que Fundación Naturaleza y Hombre despliega al utilizar esta fórmula en muchas de las reservas que gestiona; demostrando que la ciudadanía se organiza e implica en la conservación de la naturaleza, en actuar directamente sobre el territorio. Destacó un acuerdo único en territorio español como es la Marisma de Alday, dentro del proyecto “LIFE Anillo Verde de la Bahía de Santander: conectando la naturaleza y la ciudad”,  que se ha establecido por un largo periodo de tiempo -30 años- lo que ya tiene un gran mérito pero además suma de sobresaliente diferentes actores tales como una custodia marina litoral en dominio público, dependiente del Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente, el Ayuntamiento de Camargo y varios propietarios privados.

Como una variante de esta figura, defendió la custodia en ámbitos urbanos como una forma de que los ciudadanos participen en su propio bienestar y en “crear redes sociales de trabajo”. Y además, recalcó la importancia de la “ciencia ciudadana” para la toma de datos y el incremento del conocimiento científico y aseguró que “más de la mitad de los datos, que los científicos manejan en estudios sobre biodiversidad, los aportan los ciudadanos”, y que en esto destaca especialmente el mundo de la ornitología o estudio de las aves.

Pero pesar de estos esfuerzos de conservación, apuntó que “necesitaríamos llegar al 50% de territorios protegidos por todo el mundo para preservar el 80% de la biodiversidad”, mientras que el porcentaje que realmente se cuida es mucho menor.

El botánico Gonzalo Valdeolivas, Blanca Serrano y Javier Pérez de Fundación Hazi, socio del proyecto LIFE Tremedal

El botánico Gonzalo Valdeolivas, Blanca Serrano y Javier Pérez de Fundación Hazi, socio del proyecto LIFE Tremedal

Esos lugares en la naturaleza que normalmente evitamos atravesar porque están encharcados, hay barro y nos hundimos son sin embargo, lugares donde pasan cosas muy interesantes. Se trata de las turberas y tremedales, a los que Gonzalo Valdeoliva, botánico colaborador de Fundación Naturaleza y Hombre, y Blanca Serrano, coordinadora del proyecto LIFE Miera, destacaron por el importante valor ambiental que representan y por lo que están considerados de interés comunitario y prioritarios para la Directiva Hábitats, que fundamenta el programa LIFE.

Favorecer su conocimiento, propiciar la custodia del territorio y realizar en ocasiones sencillas tareas de concienciación como es la de sustentar al ganado con depósitos de agua que evite que los animales busquen la humedad reinante en estos entornos, han demostrado ser exitosos para desviar la atención del ganado por los tremedales.

En el caso del proyecto LIFE Tremedal el mérito de dar a conocer y sensibilizar del cuidado de estos frágiles hábitats, además se multiplica, tal y como explicó Javier Pérez de Fundación Hazi,  al unir la colaboración de siete organismos públicos con experiencia en planificación de espacios de la Red Natura 2000. Favorecer el conocimiento por la sociedad de estos hábitats de turbera en terrenos fangosos y con vegetación abundante, así como su conservación pasa además por acciones de cambios de usos agrícolas, en ocasiones con arraigo cultural, y llevar a cabo medidas físicas de corrección del terreno además de retornar la circulación hídrica a un estado original, así como favorecer la revegetación.

Cabaña pasiega restaurada en el Alto Miera. Excursión II Semana LIFE Miera.

Cabaña pasiega restaurada en el Alto Miera. Excursión II Semana LIFE Miera

Otro ser vivo desconocido, la píjara o helecho Woodwardia radicans, fue el último protagonista de la segunda de las jornadas de encuentro divulgativo organizado en la Semana LIFE Miera coordinada por Fundación Naturaleza y Hombre al sumarse al 25 aniversario del programa LIFE y de la creación de la Red Natura 2000 y Hombre a través de su proyecto LIFE “Conservación de la biodiversidad en el río Miera”, que coordina. Cuenta con la empresa pública de Cantabria MARE (Medio Ambiente, Agua, Residuos y Energía) y la Consejería de Universidades e Investigación, Medio Ambiente y Política Social como beneficiarios asociados. Además dispone del apoyo económico de la citada consejería; de Fundación Biodiversidad, dependiente del Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente de España, y del instrumento financiero LIFE de la Unión Europea.

Ya que este helecho, que ha logrado sobrevivir desde la última glaciación en rincones muy protegidos y próximos a nuestros ríos de la Cornisa Cantábrica, busca siempre la sombra y la baja altitud. Lorenzo García, técnico de campo del proyecto LIFE Miera es quien mejor los conoce ya que lo ha inventariado la cuenca del Miera al ser una especie objetivo.

Tres poblaciones existentes y el refuerzo, gracias al ensayo de producción de semillas y germinación de plantas a partir de material recolectado en poblaciones naturales en el Vivero El Pendo, propiedad de la Fundación Naturaleza y Hombre, apuntan a un futuro halagüeño.

No obstante ha de reforzarse la población existente con labores que minimizen las amenazas detectadas como vertidos de residuos, y el avance de plantas invasoras y otros helechos.

Itinerario Alto Miera el 10 junio 2017 durante II Semana LIFE Miera.

Itinerario Alto Miera el 10 junio 2017 durante II Semana LIFE Miera

Las actividades de la II Semana LIFE Miera continuaron el  viernes con una visita de campo acompañados de la corporación de Liérganes y Eduardo Galante, catedrático de zoología de la Universidad de Alicante, para conocer de cerca las actuaciones de conservación que se están llevando a cabo en el municipio; así como la próxima reserva entomológica para el escarabajo ciervo volante (Lucanus cervus) que, gracias a estas tareas de preservación del medioambiente, ha sido definida en el término municipal de Liérganes y presentada ante la Asociación Española de Entomología para su valoración.

 Las actividades continuaron el sábado 10 de junio con una excursión por el Alto Miera para ver de cerca las acciones de conservación tales como las charcas creadas por el proyecto donde la presencia de ranas y tritones garantizan su naturalización y el probable retorno de la nutria, una de las especies objetivo del proyecto. Así mismo se visitaron y realizó seguimiento de las reforestaciones realizadas en la cuenca alta del Miera para garantizar el estado ambiental saludable de la cuenca fluvial desde su cabecera. Es de destacar la implicación que algunos propietarios han desarrollado con el proyecto sumándose en acuerdos de custodia del territorio para hacer que la vegetación original consiga de nuevo envolver la cabecera del río. A su vez se visitó la turbera de Bernallán para comprobar el excelente estado que presenta después de su recuperación ambiental. Los participantes de la excursión también pudieron comprobar gratamente sobre el terreno como sus previas acciones de voluntariado, creando las charcas, han tenido un exitoso resultado de conservación.

 

Para saber más:

Inauguración y presentaciones durante la primera jornada II Semana LIFE Miera

Web FNYH del proyecto LIFE + Nature Conservación de la Biodiversidad del río Miera

LIFE Miera – Biodiversity conservation in river Miera

Facebook del proyeto LIFE + Nature Conservación de la Biodiversidad del río Miera

Web de Fundación Naturaleza y Hombre

Facebook de Fundación Naturaleza y Hombre

Twitter de Fundación Naturaleza y Hombre

Reflejo de gineta. Foto Antonio Cobos

Las 600 hectáreas restauradas para la conservación del bosque mediterráneo que abarca la Reserva Natural Campanarios de Azaba, dan la bienvenida a la primavera con un precio especial ¡solo en Semana Santa 2017!.

Su hábitat mediterráneo es un paraíso para todos los apasionados de naturaleza. Ven a visitarnos una jornada o quédate en nuestro lodge. Además disponemos de hides fotográficos, para admirar a los habitantes del bosque de una manera cómoda y sin perturbarlos. También es lugar de paseos por el bosque y la dehesa, para relajarte en la naturaleza degustando una gastronomía de proximidad o simplemente disfrutar del atardecer de lujo desde un alojamiento con encanto en el corazón de la reserva.

No pierdas la oportunidad única de venir al paraíso. ¡Te esperamos!

Reservas: Tel. 606206151. Email: ecotourism@fnyh.org

Milano real

Con entusiasmo la Fundación Naturaleza y Hombre se enorgullece de anunciar una experiencia única en Campanarios de Azaba para aficionados a la fotografía de naturaleza. Se trata del Taller de Fotografía de Naturaleza impartido por Sol de la Quadra Salcedo, heredera de la fuerza magnética del reportero y aventurero Miguel de la Quadra Salcedo, que ha elegido la Reserva Natural Campanarios de Azaba como el enclave excepcional para organizar un taller enfocado a la fotografía de naturaleza.

Los participantes podrán disfrutar de un binomio único: una ponente de gran sensibilidad hacia la naturaleza ibérica como es Sol de la Quadra Salcedo y un entorno exclusivo como es la Reserva Natural Campanarios de Azaba.

Garduña y Gineta en el Bebedero Arboreo

Garduña y Gineta en el Bebedero Arbóreo

Los participantes en el taller disfrutarán de las notables posibilidades fotográficas orientados por la fotógrafa y realizadas desde los diferentes hides o escondites inmersos en pleno bosque mediterráneo. A través de ellos conocerán nuestro Muladar, que ya goza de renombre nivel internacional por la calidad de sus 3 hides frecuentados por especies emblemáticas de la naturaleza del Oeste Ibérico como el buitre negro.

Otra de las estrellas para el ecoturismo de la reserva natural es el hide nocturno dispuesto para fotografiar mamíferos como la gineta y la garduña. Es el único hide donde los fotógrafos pueden obtener fotos de estos maravillosos animales sin el uso de barreras fotográficas. Envueltos por el asombroso ambiente natural del bosque mediterráneo y alojándose con todo lujo de atenciones y restauración basada en alimentos de proximidad en el lodge ecológico de emisiones cero ubicado en el corazón de la reserva natural.

Milano real

Milano real

Disponemos de 8 plazas para fotógrafos de naturaleza y acompañantes que aunque no sean apasionados de la fotografía deseen vivir la sensación de vivir en el corazón del bosque mediterráneo. Un taller y experiencias únicas que abren las puertas a uno de los hábitats más sobresalientes de la biodiversidad ibérica.

Para apuntarse o ampliar la información:

Gineta por la noche en el hide Bebedero árboreo

Gineta por la noche en el hide Bebedero árboreo

Coloquio Encuentro Ibérico sobre Caza y Conservación en 9ª Feria de Caza, Pesca y Desarrollo Rural de Vilar Formoso, Portugal

La Fundación Naturaleza y Hombre ha participado en la 9ª Feria de la Caza, Pesca y Desarrollo Rural, celebrada en el portugués pueblo de Vilar Formoso del 3 al 5 de febrero 2017, con la organización del coloquio sobre Caza y Conservación coordinado por el proyecto LIFE Club de Fincas que la FNYH está desarrollando en el Oeste Ibérico.

Los objetivos de conservación sobre los extraordinarios hábitats que se extienden por el Oeste Ibérico, un amplio territorio transfronterizo entre España y Portugal (Castilla y León, Extremadura, Malcata y Val do Côa), así como la esencial implicación en la protección de la naturaleza que poseen cazadores y pescadores motivó a FNYH a organizar este coloquio con la convocatoria del Encuentro Ibérico sobre Caza y Conservación.

El coloquio con una notable participación de un centenar de asistentes, contó con los diferentes implicados en el compromiso con la conservación de la naturaleza que posee una actividad deportiva como la caza, siendo a su vez los ponentes del coloquio que ocupó el programa de la feria en la tarde del viernes 3 de febrero.

Desde la visión de D. Sebastián Redero, técnico de la Federación Extremeña de Caza, es esencial el compromiso unánime de todos los actores implicados para la que la caza siga adelante transformando la visión tan distorsionada que de los cazadores posee la sociedad.

Por ello desde la Federación de Caza de Extremadura se organizan jornadas de concienciación a nivel comarcal por toda la comunidad autónoma que muestran ante adultos y niños la actividad deportiva que es la caza y su acción como vehículo de conservación medioambiental gracias a su práctica deportiva armónica con la naturaleza.

La recuperación del conejo de monte con fines de conservación de especies faunísticas emblemáticas del Oeste Ibérico y con ello de sus ecosistemas, fue presentada desde la Fundación Naturaleza y Hombre por el técnico Juan José Pérez Marín. En su presentación sobre las tareas de conservación de la FNYH con especies emblemáticas como el águila imperial y el buitre negro recalcó la importante labor que se está realizando dentro del proyecto por la recuperación del conejo de monte.

No obstante, aún no se conocen experiencias plenamente exitosas de la reintroducción de esta especie que aúna su esencial presencia para la conservación de fauna silvestre con su interés cinegético. Tampoco se han obtenido datos de otros proyectos LIFE de la Unión Europea que se están llevando a cabo en la península Ibérica de los que depende su éxito tales como el proyecto Life+IBERLINCE.

El ingeniero D. António Ferreira Borges, Jefe de División del Departamento de Conservación de la Naturaleza y Bosques del Gobierno portugués, destacó que para que un cercado de cría de conejo de monte no solo salga adelante sino que pueda considerarse una acción de conservación exitosa requiere un seguimiento muy estrecho con visitas semanales. De esta manera se logra controlar el movimiento de los animales dentro del recinto vallado. Es así como se registra la interacción de los animales incorporados al recinto así como la presencia de posibles predadores que hayan accedido al interior.

La participación de FNYH en los tres días que ha durado la feria organizada por la Câmara Municipal de Almeida se ha completado con talleres medioambientales para niños y adultos relacionados con el conocimiento del bosque mediterráneo y la dehesa.

Los talleres ‘Guardianes del bosque’, ‘Alas para descubrir’, ‘Rastros y huellas’ e ‘Iniciación al conocimiento de las aves’ han sido las sugerentes propuestas ambientales para fomentar la sensibilidad y el respeto a la conservación del entorno natural entre los numerosos asistentes con que ha contado la feria hasta su clausura.