Home Tags Posts tagged with "LIFE Anillo Verde"

LIFE Anillo Verde

Jornada Voluntariado Medioambiental Cajaviva, Ríos Vivos con Fundación Oxígeno

Gracias a Cajaviva Caja Rural y coordinados por Fundación Oxígeno y Fundación Naturaleza y Hombre un grupo de voluntarios lograron eliminar plantas invasoras del Pozón de la Yesera, una de las reservas municipales del proyecto LIFE Anillo Verde de la Bahía de Santander.

El Pozón de la Yesera, de 4,35 hectáreas de superficie, es un enclave de gran valor natural que acoge una gran representación de especies de fauna y flora características de zonas húmedas de interior. Son numerosas las amenazas que afectan a este tipo de entorno, siendo la presencia de especies invasoras una de las más preocupantes. Por ello, en colaboración con Fundación Oxígeno, a través del Proyecto “Cajaviva, Ríos Vivos”, con el apoyo de Cajaviva Caja Rural y Fundación Caja Rural Burgos, el jueves 5 de octubre retiramos ejemplares de plumero (Cortaderia selloana) y falsa acacia (Robinia pseudoacacia) gracias a una acción de voluntariado medioambiental convocada por dichas entidades.

Las especies exóticas invasoras son una amenaza para la biodiversidad. Las especies alóctonas invasoras son aquellas que al ser introducidas, de forma voluntaria o involuntaria por el ser humano, en un nuevo territorio logran establecerse y dispersarse causando un importante impacto negativo en los ecosistemas del nuevo territorio. Es decir, producen cambios importantes en la composición, estructura y funcionamiento de los ecosistemas originales. Son numerosas las especies invasoras en la Bahía de Santander, destacando el plumero y la falsa acacia, ambas especies vegetales con una gran capacidad de dispersión y de ocupación del territorio.

La jornada de voluntariado en la reserva municipal del Pozón de la Yesera, una de las áreas de actuación del Proyecto LIFE “Anillo Verde de la Bahía de Santander: conectando la naturaleza y la ciudad” se inició conociendo los grandes valores naturales del territorio de actuación.

El proyecto LIFE “Anillo Verde de la Bahía de Santander”, al que se suma esta reserva, está coordinado por Fundación Naturaleza y Hombre con la colaboración de la empresa pública MARE, y cuenta con la cofinanciación de la Comisión Europea y la Consejería de Medio Ambiente del Gobierno de Cantabria y el apoyo de Fundación Biodiversidad, dependiente del Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente.

Presentación de la reserva municipal Pozón de la Yesera en Jornada Voluntariado Medioambiental Cajaviva, Ríos Vivos con Fundación Oxígeno

Presentación de la reserva municipal Pozón de la Yesera en Jornada Voluntariado Medioambiental Cajaviva, Ríos Vivos con Fundación Oxígeno

El origen del enclave está relacionado con la explotación minera de la zona, como su nombre indica. Ya que en la Yesera se extraía selenita; mineral que, tras su quemado, produce el yeso de enlucir. Tras su abandono, el espacio sufrió un paulatino proceso de naturalización. Con posterioridad se realizó una pequeña reforestación forestal con ejemplares típicos de riberas de ríos y lagos, como sauces y espinos.

Durante la jornada de voluntariado fueron retirados, por voluntarios de todas las edades, ejemplares de plumero y falsa acacia arraigados por una superficie de una hectárea. Las plantas fueron eliminándose paulatinamente de forma manual mediante el uso de tijeras podadoras y azadas.

Este evento de voluntariado, entre Fundación Oxígeno y Fundación Naturaleza y Hombre, se ha organizado dentro del marco de trabajo del proyecto de Fundación Oxígeno Proyecto “Cajaviva, Ríos Vivos”, el cual cuenta con el apoyo de Cajaviva Caja Rural y Fundación Caja Rural Burgos, y del Proyecto LIFE 14NAT/ES/000699 “Anillo Verde de la Bahía de Santander: conectando la naturaleza y la ciudad”, este último desarrollado por Fundación Naturaleza y Hombre junto a la empresa pública MARE, cuyo objetivo es la creación de una red de reservas de pequeña extensión, para detener la pérdida de biodiversidad y la degradación de los servicios ecosistémicos de la Bahía de Santander. Cuenta además con el apoyo de Fundación Biodiversidad dependiente del Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente, y la Consejería de Universidades e Investigación, Medio Ambiente y Político Social del Gobierno de Cantabria.

Cartel para el Workshop Nature in the City

El Paraninfo de la Universidad acogerá, a mediados de noviembre, unas jornadas en las que, bajo el título “Nature in the City” (Naturaleza en la Ciudad), se discutirá sobre la conservación de los espacios naturales que rodean a las ciudades y los servicios tanto ecológicos como económicos y sociales que estos prestan a la población.

Inscríbete aquí

El congreso, organizado por Fundación Naturaleza y Hombre y la Oficina Ecocampus de la Universidad de Cantabria, se enmarca en el proyecto LIFE “Anillo Verde de la Bahía de Santander”, que pretende crear una red de espacios naturales en torno a la bahía.

Habrá charlas sobre  infraestructuras verdes y una ruta guiada por el Anillo Verde de la Bahía de Santander.

A lo largo de tres días, habrá charlas impartidas por expertos de varias universidades y de otros proyectos similares que se han llevado a cabo en países como Francia o Portugal. Y también se hará una visita guiada por los enclaves del Anillo Verde.

Desde Vitoria, una de las ciudades que siempre se mencionan cuando se habla de integración de espacios verdes, vendrá Fernando de Juana, Jefe de la Unidad de Anillo Verde y Biodiversidad de ese ayuntamiento. Y Pedro Calaza, de la Universidad de Santiago de Compostela, impartirá una ponencia sobre la infraestructura verde como sistema natural de salud pública. Además, se hará un análisis de los servicios que los ecosistemas prestan en la Bahía de Santander, entre otros temas.

Las infraestructuras verdes en las ciudades

La Comisión Europea aprobó hace cuatro años un plan para incentivar el desarrollo de infraestructuras verdes en territorio europeo. Desde entonces, muchas se están desarrollando en los últimos años y, entre ellas, el Anillo Verde de la Bahía de Santander, proyecto en el que se integran estas jornadas.

Desde 2015, la Comisión Europea incentiva la creación de infraestructuras verdes.

La idea de promover una red de espacios naturales que circundara la bahía de Santander comenzó a gestarse la pasada década, cuando Fundación Naturaleza y Hombre vio la necesidad de preservar ciertos enclaves degradados pero de gran valor ecológico en los municipios del área más industrializada y que soporta mayor presión demográfica de la región.

El impulso más importante, sin embargo, vino a partir de 2015 con los fondos del programa LIFE de la Unión Europea, destinados a promover acciones de conservación de la biodiversidad en el continente. Ahora, el Anillo Verde está formado ya por una docena de espacios entre los que se cuentan marismas como la de Alday (Camargo), encinares como el de Peñas Negras (Santa Cruz de Bezana) o lagunas como el Pozón de la Yesera (Marina de Cudeyo).

Y es en el marco de este proyecto en el que se inscribe el congreso “Nature in the City”, organizado por Fundación Naturaleza y Hombre y por la Oficina Ecocampus de la Universidad de Cantabria, encargada de promover la participación de la comunidad universitaria en la defensa y mejora del medio ambiente.

El proyecto LIFE “Anillo Verde de la Bahía de Santander: conectando la naturaleza y la ciudad”, coordinado por Fundación Naturaleza y Hombre con la colaboración de la empresa pública MARE, cuenta con la cofinanciación de la Comisión Europea y la Consejería de Medio Ambiente del Gobierno de Cantabria y el apoyo de Fundación Biodiversidad, dependiente del Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente.

Las jornadas están dirigidas tanto a público especializado como a la población general, y la entrada es gratuita, aunque requerirán de inscripción previa en la web del Anillo Verde de la Bahía de Santander o en la de Fundación Naturaleza y Hombre.

Las jornadas están dirigidas tanto a público especializado como a la población general.

Inscríbete aquí

DATOS PRÁCTICOS:
Descárgate el programa.

Del 15 al 17 de noviembre de 2017.
Reconocido con 0,5 créditos ECTS de la Universidad de Cantabria.
Lugar: Paraninfo de la Universidad de Cantabria – Santander

Manos a la obra. Concienciación Ambiental. Taller de Ed. Ambiental FNYH

AVISO: El taller del jueves 31 de agosto se ha cancelado por causas climatológicas. Se realizará el viernes 1 de septiembre de 10 a 13 horas.

Los talleres de Educación Ambiental de Fundación Naturaleza y Hombre ni siquiera en agosto están de vacaciones. En verano seguimos buscando la sensibilización y concienciación de la sociedad, sobre todo en aquellos lugares que reciben más visitantes y que más frecuenta la población local, las playas.

Por ello vamos a realizar dos talleres en la playa de Los Peligros en Santander (muy cerca de la Magdalena), el próximo 31 de agosto y el segundo taller el 7 de septiembre, en horario de 10h a 13h.

Vista de la playa de Los Peligros
Vista de la playa de Los Peligros

Apoyados por el proyecto “LIFE Anillo Verde de la Bahía de Santander: conectando la la naturaleza a la ciudad”, que cuenta con la empresa pública Medio Ambiente, Agua, Residuos y Energía de Cantabria S.A. (MARE) y la Consejería de Universidades e Investigación, Medio Ambiente y Política Social del Gobierno de Cantabria como beneficiarios asociados. Además dispone del apoyo económico de la citada Consejería, de Fundación Biodiversidad, dependiente del Ministerio de Agricultura, Pesca, Alimentación de Medio Ambiente de España, y el instrumento financiero LIFE de la Unión Europea.

Mapa playa Los Peligros
Mapa de ubicación de la carpa FNYH en la playa Los Peligros

Con ellos se pretende concienciar a los niños y jóvenes a los que van destinados sobre los graves daños que una irresponsable actividad playera causa al medio ambiente y su ecosistema, así como el peligro del avance que suponen las plantas invasoras y sobre todo los residuos que los bañistas dejan indiscriminadamente en la arena; ya que no solo perjudican al arenal sino que acaban irremediablemente en el océano y por ello afectan a los seres vivos marinos.

Niños dibujando lo aprendido
Haciendo tortuga con botella plástico y cartón

Las actividades a realizar se centran en trabajar en la creación de marionetas, elaborar muñecos de animales marinos, tales como medusas, peces, tortugas, aprovechando para ello la reutilización de residuos como envases de yogur, rollos de papel higiénico, bolsas, botellas y tetrabriks.

Los juegos tradicionales serán la herramienta didáctica a emplear para concienciar sobre el peligro de las plantas invasoras y su presencia, tales como la uña de gato.

Te esperamos para disfrutar de uno de los últimos días de playa y también conocer lo valioso que son los ecosistemas litorales y su protección.

Vista del Centro Botín

La Bahía de Santander, concretamente la excepcional biodiversidad que acogen los fondos submarinos de la isla de Mouro, fueron el enclave donde, en la mañana del pasado domingo 9 de julio, se celebró el concurso fotográfico submarino II Open Fotosub Mourosub y Unidos x Océanos + Sanos. Organizado por la Asociación Unidos x Océanos + Sanos, con el patrocinio de Escuela de buceo Mourosub y la colaboración de Fundación Naturaleza y Hombre en el marco del proyecto LIFE Anillo Verde de la Bahía de Santander: conectando la naturaleza y la ciudad.

foto de grupo

El certamen fotográfico submarino, programado para el 2 de julio, tuvo que aplazarse al domingo siguiente debido a las malas condiciones climatológicas del mar en la fecha fijada inicialmente. Los concursantes, inscritos previamente, estaban citados a las 09:00 horas en las instalaciones de la Escuela de Buceo Mourosub, ubicada en el Puerto Deportivo Marina del Cantábrico de Raos, en Maliaño.

La convocatoria del concurso pretendía poner de manifiesto en el ámbito de los aficionados a la práctica del submarinismo la riqueza natural de los fondos marinos de esta rocosa y plana isla situada frente a la península de la Magdalena a la entrada de la Bahía de Santander.

Declarada Reserva Natural en 1986, gracias a las más de 39 especies piscícolas que frecuentan sus aguas, es un excepcional entorno submarino para concienciar sobre el mantenimiento de los océanos limpios con cada actividad que realicemos.

isla

El innovador proyecto LIFE “Anillo Verde de la Bahía de Santander: conectando la naturaleza y la ciudad”, coordinado por FNYH, tiene como principal objetivo contribuir a la conservación de áreas naturales de interés ecológico. Por esta razón implicarse en actividades que fomenten la conciencia ambiental de nuestro entorno, tanto más en una ciudad como Santander, cuya historia y puerto están inevitablemente ligados a esta bahía y su isla, resultaba esencial. La conservación de espacios de interés medioambiental que beneficien a la ciudad y sus habitantes es la manera de fomentar un desarrollo sostenible.

Isla de Mouro

Cada buceador, provisto de equipo de inmersión aprovechó la jornada de concurso para descubrir la biodiversidad sumergida de la bahía de Santander, en las cercanías de la Isla de Mouro, el lugar donde se llevaron a cabo las dos sesiones de inmersión, cada una de ellas de 45 minutos de duración.

Después de la presentación del concurso y sus reglas por Leo del Rincón, director de la Escuela de buceo Mourosub y miembro fundador de la Asociación Unidos x Océanos + Sanos, en la que explicó a los asistentes el desarrollo de la prueba, el plan de seguridad, las norma y presentó a los cuatro miembros del jurado compuesto de dos fotógrafos y dos biólogos. Tras la aclaración de algunas preguntas, se dió comienzo a la competición, entregando a los buceadores las tarjetas de memoria para utilizar con las cámaras fotográficas.

de vuelta al puerto

Los siete concursantes equipados para la inmersión subieron en el primer barco nada más tomar la “primera foto de control” en el punto señalizado por el comité, mientras los jueces y el secretario abordaron la segunda de las embarcaciones.

Con mucha ilusión y ánimo, y la inevitable dosis de tensión que siempre acompaña a una competición, las dos embarcarciones pusieron rumbo a la Isla de Mouro e Islote de la Corbera, donde previamente cada pareja de buceadores habían elegido el área de inmersion.

La embarcación en la que se hallaban los jueces y el secretario seguía de cerca a las parejas de buceadores, comprobando que todas las normas técnicas y de seguridad previstas se cumplieran. Mientras el día iba avanzando destacando la belleza rocosa de la isla de Mouro y de vez en cuando entre las nubes se colaban rayos de sol que desvelaban una mar azul intensa.

tirandose al agua

Transcurridos los primeros 45 minutos de la primera inmersión, en la que uno de los concursantes se vió penalizado por retrasarse en emerger, volvieron al puerto para el cambio de botella y tomar un descanso antes de seguir con la segunda inmersión.

A primera hora de la tarde los barcos ya estaban de vuelta en el puerto, disfrutando en su recorrido de la vista de la bahía y de la ciudad de Santander con sus edificios y el recién inaugurado Centro Botín, por otro lado.

La primera parte de la competición se daba por finalizada. Una vez llegados a la instalación de la escuela y al terminar la limpieza y el aclarado de los equipos, cada concursante tuvo una hora en la que podía elegir tres fotos, una por categoría (moluscos, crustáceos y peces) entre el número máximo de  las 50 fotografías permitidas; asimismo hubieron de identificar las especies anotándolas en una hoja para entregarla, junta a las fotos, al secretario.

valorando las fotos

La tarea más dura fue para los jueces, biólogos y fotógrafos, tener que elegir el ganador del concurso, teniendo en cuenta, además de la belleza de la foto, la luz, color, encuadre, considerando siempre la dificultad de encontrar la especie fotografiada, por su escasa presencia o por su poca confianza en mostrarse a los buceadores.

Sacando una media de los votos asignados por cada juez, se decidió que Jaime Rodríguez era el ganador del II OPEN FOTOSUB MOUROSUB – UNIDOS x OCEANOS + SANOS. Alberto Albo y Félix Aguado ocuparon respectivamente el segundo y tercer puesto en el veredicto. A los tres ganadores se les entregó un trofeo ofrecido por el Ayuntamiento de Camargo.

FNYH estaba representada por la fotógrafa Mary Bassani, que formó parte del jurado. Como trabajadora del Proyecto LIFE Anillo Verde de la Bahía de Santander, colaborador en el concurso, entregó a todos los asistentes regalos de cortesía consistentes en una mochila conteniendo material didáctico e informativo sobre dicho proyecto, así como libros y folletos para difundir la importancia de la conservación medioambiental.

grupo

Además las fotografías ganadoras pasarán a formar parte de la exposición permanente en la “Casa de la Naturaleza Humedales del Anillo Verde Marisma de Alday” que la Fundación Naturaleza y Hombre tiene en Camargo, frente al Centro Comercial Valle Real.

El ganador del concurso recibió de la mano de Leo del Rincón, entre diferentes objetos como recuerdo del día, el premio más deseado, un crucero de buceo al Mar Rojo cedido por la agencia de viajes BlueForce. La ceremonia de entrega de premios dio por terminada la espléndida jornada del concurso.

entrega de premios al ganador del concurso

El reto actual de las escuelas de buceo es animar a que la gente no solo disfrute de esta modalidad deportiva, sino de hacer que esa capacidad para la práctica de este deporte, se convierta en un mero vehículo para disfrutar de la naturaleza y del mundo submarino.

Hypselodoris cantabrica, una de las fotos ganadoras

Hypselodoris cantabrica, una de las fotos ganadoras

 

El proyecto LIFE “Anillo Verde de la Bahía de Santander: conectando la naturaleza y la ciudad” está coordinado por Fundación Naturaleza y Hombre con la colaboración de la empresa pública MARE, y cuenta con la cofinanciación de la Comisión Europea y la Consejería de Medio Ambiente del Gobierno de Cantabria y el apoyo de Fundación Biodiversidad, dependiente del Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente.

Todas las fotos de la jornada en nuestro blog

Estudiantes en Castro Valnera

Estudiantes de Grado de la Universidad Católica de Ávila visitan y colaboran con los proyectos LIFE que FNYN desarrolla en Cantabria.

Liérganes, 6 de julio de 2017

Ampliar el conocimiento acerca  de los hábitats y especies principales de Cantabria es el objetivo principal de los estudiantes del Curso de Experto en Defensa y Conservación de la Naturaleza, que desarrolla la Universidad Católica de Ávila. A lo largo de una semana, el equipo técnico de Fundación Naturaleza y Hombre ha acogido a un grupo de estudiantes de los Grados de Ciencias Ambientales, Ingeniería Forestal e Ingeniería Agropecuaria y del Medio Rural. Estos han podido conocer de primera mano las acciones que FNYH se encuentra desarrollando en el marco de los Proyectos LIFE Miera, a lo largo de la Cuenca del río Miera, y LIFE Anillo Verde de la Bahía de Santander, en el entorno de dicha Bahía.

Los universitarios visitando la isla Santa Marina

Los universitarios visitando la isla Santa Marina

Así han recorrido el nacimiento del río Miera, con la subida la cumbre de Castro Valnera, siguiendo la estela de los rebecos reintroducidos por FNYH hace una década; han visitado charcas para anfibios como la rana bermeja o el tritón palmeado; la ribera del río Miera; reservas entomológicas en robledales donde el ciervo volante y el gran capricornio son los protagonistas; o la Bahía de Santander y las Islas de Mouro y Santa Marina, donde FNYH actúa con decisión para eliminar la planta invasora llamada chilca y favorecer el hábitat del brezal costero.

Por otro lado, han visitado el Vivero El Pendo, donde FNYH produce toda la planta forestal autóctona que utiliza en sus proyectos de reforestación; aprovechando para ver la Cueva El Pendo, declarada Patrimonio de la Humanidad, el encinar de Peñas Negras en Maoño y las Marismas de Alday de Camargo, buque insignia de la conservación de la Bahía de Santander.

Foto de grupo con el equipo de FNYH

Foto de grupo con el equipo de FNYH

La colaboración de FNYH y de la Universidad Católica de Ávila es uno de los frutos de años de cooperación a través del Comité Español de la Unión Mundial para la Conservación de la Naturaleza (UICN) del que ambas entidades son miembros. Este comité, que fue presidido por FNYH entre 2007 y 2014, trabaja para influir, difundir y desarrollar en España los programas, actividades e iniciativas de la UICN.

“Experiencias de intercambio y colaboración entre entidades de conservación de la naturaleza y la comunidad universitaria son un gran estimulo para la protección de nuestro medio ambiente”, afirma Carlos Sánchez, Presidente de FNYH.

Rafa Marquina inicia la presentación en la Asociación Cultural la Alborada, Igollo de Camargo.

En Igollo de Camargo se halla una de las reservas naturales que el proyecto LIFE Anillo Verde de la Bahía de Santander gestiona fruto de un acuerdo entre el Ayuntamiento de Camargo, la Junta Vecinal de Igollo y la Fundación Naturaleza y Hombre. Allí ha tenido lugar esta charla que pretende dar a conocer los valores ambientales y culturales del entorno entre los vecinos de la bahía de Santander donde se desarrolla el proyecto.

Rafa Marquina, técnico del citado proyecto, nos llevó con su presentación por el paraje natural donde predominan encinares entremezclados con roca caliza y eucaliptos. Es donde está enclavada la cueva del Juyo, uno de los principales yacimientos paleolíticos de Cantabria aunque de los más desconocidos. Por los restos que alberga, algunos arqueólogos y medios de comunicación, como el periódico The New York Times, han llegado a calificarla como el lugar sagrado más antiguo del mundo.

A través de la fauna representadas en las paredes del Juyo y en los hallazgos arqueológicos de su interior se reconstruyen las condiciones ambientales que reinaban hace 16.000 años, época prehistórica desde la que se ha documentado la presencia humana en la cavidad.

Aunque la cavidad comenzó a formarse tal y como la vemos hoy en día hace 1.5 millones de años. Es entonces cuando nos situamos en el último periodo glacial o última edad de hielo, el periodo más o menos reciente en la historia de la Tierra. Cuando los glaciares se habían extendido ampliamente por la superficie terrestre y avanzaban hacia el sur.

Acceso a la cueva del Juyo

Acceso a la cueva del Juyo

La cavidad se va colmatando con el paso del tiempo gracias a la erosión en superficie. Así se origina la sedimentación en el interior de la cavidad hasta llegar a la época en que la cueva fue frecuentada por el hombre. Los isótopos, restos de semillas y polen fosilizados atestiguan que el entorno en el que se desenvolvían era un paisaje de praderías con zonas inaccesibles y de pequeños bosquetes aislados.

También los restos de fauna hallados describen cómo era el paisaje entonces. Los abundantes restos de ciervos hallados atestiguan la existencia de un ambiente forestal, donde estos animales suelen refugiarse, con clima templado y cierta humedad en el ambiente. Los corzos y jabalíes también cohabitaban en ese paisaje abierto con mayor proporción de cérvidos y más escasez de los dos segundos.

Los restos fósiles de equinos que fueron hallados indican que también existían estepas donde es habitual la presencia de caballos. El uro, bóvido muy similar a un toro, también formaba parte de este paisaje ya que este animal ancestral habitó en Europa, Asia y el norte de África como atestiguan las pinturas rupestres.

Documentos históricos sobre la cueva y su extraordinario valor prehistórico.

Documentos históricos sobre la cueva y su extraordinario valor prehistórico.

El clima templado era esencial para la pervivencia de dicha fauna. Lo que no ocurría con el bisonte europeo que prefería las temperaturas más frías. Pero todo ellos coincidían en preferir un hábitat de espacios abiertos.

La cabra montés llegó hasta los roquedos más inaccesibles del área debido al crecimiento de los glaciares que empujaron a esta especie hacia altitudes más bajas y próximas a la costa y casi al nivel del mar.

Las pinturas rupestres muestran que además del hombre coexistían otros carnívoros como el león de las cavernas, que se extinguió hace 12.000 años, el leopardo y la hiena de las cavernas.

Hace 14.000 años ocurrió un gran cambio ambiental en el que los bosques ganaron el terreno a las praderas. Es también cuando surgieron nuevos predadores como el lobo, el zorro y el turón. Asimismo se incorporó a la fauna del lugar el oso cavernario como demuestran las marcas de su paso en las paredes de El Juyo e incluso zonas de osera donde se refugiaban en los momentos más fríos. No fue hasta el gran cambio en las condiciones ambientales y moderó las temperatuas cuando dejó su lugar al oso pardo.

Paisaje por donde anduvieron leones, caballos y uros prehistóricos.

Paisaje por donde anduvieron leones, caballos y uros prehistóricos.

Respecto a los hallazgos vegetales confirman la presencia predominante de pinos en los bosques mezclados con robles y fresnos dispersos, gran presencia de plantas herbáceas, brezos y helechos.

Así era Igollo de Camargo durante el Paleolítico Superior, un pueblo orgulloso de la cavidad que sigue siendo un secreto bien guardado entre los vecinos, pues solo los más mayores recuerdan el haber entrado a la cueva durante sus correrías al aire libre.

El Proyecto “LIFE+ Naturaleza y Biodiversidad Anillo Verde de la Bahía de Santander: conectando la naturaleza y la ciudad”, del que Fundación Naturaleza y Hombre es beneficiario coordinador, trabajará hasta 2019 en la recuperación de los espacios naturales de la Bahía de Santander.

Este programa, en el que también participa la empresa pública MARE (Medio Ambiente, Agua, Residuos y Energía de Cantabria), como beneficiario asociado, y la Consejería de Universidad e Investigación, Medio Ambiente y Política Social del Gobierno de Cantabria como cofinanciadora, creará una infraestructura verde y azul (GI&BI) que mejorará el estado de conservación de los espacios naturales y la calidad de vida de la población.

El coordinador del proyecto LIFE Anillo Verde, el Presidente de Fundacion Naturaleza y Hombre y la Directora del CEARC

Hoy han tenido lugar las charlas del seminario “Anillo Verde de la Bahía de Santander: conectando la naturaleza y la ciudad”, organizadas por la Fundación Naturaleza y Hombre, en las que destacados ponentes del ámbito de las infraestructuras verdes hablaron sobre sus experiencias profesionales de recuperación de hábitats en entornos urbanos. El encuentro tuvo lugar en la Finca de Riosequillo, en Villaescusa, Cantabria.

Estas ponencias forman parte del proyecto LIFE+ “Anillo Verde de la Bahía de Santander: conectando la naturaleza y la ciudad”, que trabaja en recuperar áreas degradadas pero de gran valor ecológico en torno a la bahía de Santander, tanto en los municipios limítrofes con la misma como en otros más alejados. Con ellas, se puso en común el conocimiento de expertos en este ámbito así como las experiencias similares que ya se están llevando a cabo en otros lugares, como la ciudad de Vitoria o la localidad cántabra de Campoo de Yuso.

Víctor Colino, de la Universidad de Salamanca, explicó qué es una infraestructura verde e hizo un repaso por las distintas concepciones sobre la conservación de la Naturaleza que se han ido dando a lo largo de la historia. Así, señaló que mientras en la época del Romanticismo se protegían los paisajes porque eran “muy bonitos”, esto fue evolucionando, de modo que en la actualidad se entiende el valor de preservar la biodiversidad. Para ello, además, destacó la importancia no solo de recuperar áreas aisladas sino de conectarlas entre sí, por medio de corredores verdes, como medio imprescindible de favorecer los esfuerzos de conservación.

El representante de la Consejería de Medio Ambiente, Ángel de Diego, expuso los esfuerzos que, desde el POL (Plan de Ordenación del Litoral) hasta la declaración del Plan Especial de la Bahía de 2014, se han venido haciendo para ayudar en la preservación de los espacios naturales en torno a la bahía de Santander. Defendió el POL como una iniciativa “valiente”, que no se limitaba a respetar un determinado número de metros desde el litoral, sino que tenía en cuenta que había piezas dignas de valorarse (ya fueran mieses, montes comunales o encinares), e incluso otras ligadas a usos industriales, mineros (una tan humilde como la caseta de un guardavías) o sanitarios (como las edificaciones de la Isla de Pedrosa).

Ángel de Diego, consejería de Medio ambiente de Cantabría

Ángel de Diego, Consejería de Medio Ambiente de Cantabria

Recordó lo difícil que fue acotar el tremendo desarrollo inmobiliario previo a la crisis económica y puso como ejemplo las presiones que hubieron de soportar por no permitir la construcción en las laderas de Peña Cabarga.

Además, se alegró de la existencia de otros esfuerzos previos, como el Plan de Movilidad Ciclista, a partir del cual se puede seguir luchando porque en un futuro “se pueda ir en bici bordeando toda la bahía”.

La intervención de Luis Orive (del Centro de Estudios Ambientales de Vitoria-Gasteiz) era una de las más esperadas, pues había mucho interés entre los asistentes por saber cómo, bajo su dirección, se había ido creando el Anillo Verde de Vitoria, ya muy desarrollado y que le ha valido a la ciudad el reconocimiento como Capital Verde Europea.

En ese sentido, se mostró dispuesto a “ayudar para que no cometáis los mismos errores que nosotros, que han sido muchos” e insistió en lo importante que fue para ellos la voluntad política favorable a que el proyecto se llevara a cabo, a pesar de que también se encontraron con dificultades.

En cuanto a los elementos naturales que constituyen la base del Anillo Verde de Vitoria destacó dos: los montes del sur desde los que fluyen aguas hasta el río principal en el norte, y la existencia de humedales y pequeños bosques que se podían regenerar.

También otorgó mucha importancia a la educación ambiental y a la creación de una cultura favorable a las intervenciones de conservación y, al respecto, subrayó que el 70% del presupuesto del Centro de Estudios Ambientales de Vitoria, que dirige, se dedica a estos fines. Y en cuanto a los reparos por cuestiones económicas, contó cómo primero fue más difícil sortearlos, mientras que ahora es más fácil, porque lo verde “llena los hoteles” y tiene otros beneficios para el comerciante y los negocios inmobiliarios.

Luis A. Orive (Centro de Estudios Ambientales de Vitoria-Gasteiz)

Luis A. Orive, Centro de Estudios Ambientales de Vitoria-Gasteiz

Sobre las últimas actuaciones en el Anillo Verde, que no se da por concluido, destacó la plantación de 250.000 árboles y la creación de un bosque de ribera en una gran avenida, que los ciudadanos y los comerciantes acogieron bien, pese a que así habría menos plazas de aparcamiento.

Miguel Toca y Miguel Arsenio Sánchez Pérez técnicos del Ayuntamiento de Campoo de Yuso, contaron la experiencia con actuaciones como la creación de madrigueras para armiños, la restauración de charcas que sirven tanto a la fauna salvaje como a la ganadería, la instalación de cajas nido, la recuperación de tejos… y destacaron la importancia de explicar a los vecinos los beneficios de estas pequeñas acciones para proteger el paisaje. Así consideran que crear una red de microbosques en terrenos abandonados por ejemplo es contribuir a las infraestructuras verdes.

El siguiente grupo de ponencias se centró en la conectividad ecológica como forma de crear territorio. Así la intervención de Paula Gil del Museo de Ciencias Naturales (CSIC) se centró en la conectividad ecológica como herramienta esencial para crear una red ecológica planificada y gestionada con la finalidad de frenar la pérdida de biodiversidad. Con ello se aseguran los beneficios que la naturaleza aporta a nuestra salud.

El coordinador del proyecto LIFE Anillo Verde con Paula Gil, Museo de Ciencias Naturales

El coordinador del proyecto LIFE Anillo Verde con Paula Gil, Museo de Ciencias Naturales CSIC

Tras un descanso para comer la tarde continuó con el interesante enfoque que Jesús Varas de la Consejería de Medio Rural, Pesca y Alimentación del Gobierno de Cantabria, aportó sobre el paradigma de los espacios protegidos y como contribuyen a la conservación. La protección de espacios naturales aislados está obsoleta, sobre todo en entornos donde la actividad antrópica es alta. Su eficacia se basa en estar incluidos en un contexto más amplio de ordenación del uso del suelo y de los recursos naturales. Es mejor enfocar la conservación como una herramienta esencial de ordenación del territorio.

También se mostró partidario de mantener la protección de espacios naturales a nivel local, ya que así se convierten en estrellas de protección y adquieren más fuerza para convencer a la ciudadanía. Las personas son las que han de creer en los espacios naturales y en su protección.

Las especies invasoras tuvieron un espacio gracias a la charla de Jacobo Fernández Rojo  de IMATUR que presentó el Plan de Acción contra el Plumero en Cantabria. En su experta opinión es una planta invasora que no logrará ser erradicada íntegramente del territorio cántabro. El plan intenta reducir su área de expansión basándose en la gestión de especies invasoras que se viene realizando a nivel europeo en la que se incide consecutivamente en prevenir, contener y por último erradicar.

La visión de la naturaleza como generador de riqueza y bienestar cerró los bloques de ponencias contando con la visión de Lorena Peña y Beatriz Fernández de la Cátedra UNESCO sobre Desarrollo Sostenible y Educación Ambiental de la Universidad del País Vasco (UPV/EHU) que ven en la resiliencia del territorio la fuerza natural paras resistir a las especies invasoras.  Sus análisis basados en un moderno marco conceptual y metodológico del Programa Científico Internacional de Naciones Unidas denominado Evaluación de los Ecosistemas del Milenio han visto que informar sobre las consecuencias de los cambios que estamos provocando en los ecosistemas en una pieza clave para poner en valor ante la ciudadanía nuestro patrimonio natural, siendo la Educación Ambiental junto a la divulgación unas de las más potentes herramientas para sensibilizar ante la degradación del 60% de los servicios de los ecosistemas a los que nos enfrentamos en la actualidad.

El seminario concluyó con la presentación de Carlos Sáinz de la empresa Bahía de Santander, Ecoturismo y Educación Ambiental que destacó la sensibilización desde el ámbito ecoturístico y de la Educación Ambiental ante la biodiversidad y su protección como forma de provocar la sostenibilidad ambiental. Porque disfrutamos de los servicios que nos facilita la naturaleza pero con el compromiso de hacerlo con responsabilidad. A través de las actividades ecoturísticas que desarrolla su empresa interpretan los espacios en red Natura 2000 y los espacios protegidos en Cantabria transformando el lenguaje y los conceptos científicos para que lleguen a la ciudadanía y sea comprendida su importante función para el ser humano.

Presentacion Life_Anillo_Verde

Los municipios en torno a la Bahía de Santander, aunque más industrializados que el resto de la región, están “plagados de áreas naturales de primer orden”, destacó Dña. Eva Díaz Tezanos, vicepresidenta del Gobierno de Cantabria, en la presentación de las jornadas sobre el proyecto LIFE Anillo Verde de la Bahía de Santander: conectando la naturaleza y la ciudad que se celebran en la Finca Riosequillo, ubicada en Villaescusa (junto al Parque de la Naturaleza de Cabárceno).

En el encuentro de presentación del proyecto e información sobre las acciones que se están llevando a cabo estuvo acompañada por D. Carlos Sánchez, el presidente de la Fundación Naturaleza y Hombre, y por el alcalde del municipio anfitrión, Constantino Fernández Carral. Al evento acudieron, además, numerosos alcaldes, representantes de juntas vecinales, propietarios y autoridades de los municipios participantes en el proyecto.

En su bienvenida el alcalde Villaescusa, D. Constantino Fernández Carral, destacó el entusiasmo con que acogió el proyecto hace un año cuando Fundación Naturaleza y Hombre le propuso colaborar. No hubo duda ante la importancia de incorporar al municipio en una red de apoyo para crear un entorno más sostenible en la Bahía de Santander con su contribución y apoyo total al proyecto LIFE de la Unión Europea.

El Alcalde de Villaescusa D. Constantino Fernández Carral, la Vicepresidenta del Gobierno de Cantabria Doña Eva Díaz Tezanos y el Presidente de FNYH D. Carlos Sánchez

El Alcalde de Villaescusa D. Constantino Fernández Carral, la Vicepresidenta del Gobierno de Cantabria Doña Eva Díaz Tezanos y el Presidente de FNYH D. Carlos Sánchez

La Fundación Naturaleza y Hombre lleva más de dos décadas haciendo una labor de conservación de entornos naturales de gran valor ecológico, entre los que se encuentran varios distribuidos en torno a la Bahía de Santander, dentro del       que ha denominado el Anillo Verde. En algunos casos, como explicó Carlos Sánchez, se encuentran en zonas “muy pobladas, con mucha presión, pero en las que han quedado restos de naturaleza” por los que merece la pena trabajar en su conservación y restauración ambiental.

Se refería, por ejemplo, a humedales litorales como el de Alday, a humedales de interior como el Pozón de la Yesera, a encinares atlánticos, bosques de ribera, zonas de dunas como el Monte de Somo, o a islas como la de La Campanuca. Que se encuentran repartidos tanto por los municipios limítrofes de la bahía (Santander, Camargo, El Astillero, Marina de Cudeyo y Ribamontán al Mar), como también en otros más alejados (Santa Cruz de Bezana, Villaescusa, Santa María de Cayón, Penagos, Medio Cudeyo, Liérganes, Ribamontán al Monte y Entrambasaguas).

Las iniciativas que se han ido implementando desde diferentes instituciones como Fundación Naturaleza y Hombre, que propició el Anillo Verde; o la Consejería de Universidades e investigación, Medio Ambiente y Política Social, con el “Plan de Regeneración Ambiental de Espacios Degradados de Cantabria”, requieren de un fuerte impulso para alcanzar una visión global y de conjunto de los espacios periurbanos de la Bahía de Santander y crear una nueva infraestructura verde en torno al Anillo Verde que se consolide en el tiempo y ofrezca servicios ecosistémicos a la población. El Proyecto LIFE Anillo Verde de la Bahía de Santander: conectando la naturaleza y la ciudad, se concibe con esta ambiciosa finalidad, considerando que  los espacios naturales aludidos son una extraordinaria fuente de riqueza  para la población de la bahía de Santander.

Presentacion Life_Anillo_Verde

Presentación del Proyecto LIFE Anillo Verde de la Bahía de Santander

Las jornadas del proyecto LIFE “Anillo Verde de la Bahía de Santander, conectando la naturaleza y la ciudad” se reparten entre dos días: uno de presentación, en el que se hizo un repaso de todo lo que se ha conseguido en cuanto a recuperación de áreas naturales, y otro el viernes, consistente en charlas más técnicas pero abiertas al público general.

En las charlas del viernes participarán reconocidos profesionales de diferentes áreas del ámbito universitario, empresarial e institucional en relación a las infraestructuras verdes y como el medioambiente forma parte indisociable de los entornos urbanos. Pero que coinciden en orientarse a crear entornos urbanos más sostenibles e integrados en el medioambiente. Se debatirá el problema de las especies invasoras y se mostrará el enfoque del futuro turismo sostenible que va a potenciar el Anillo Verde de la Bahía de Santander a través de la experiencia de la empresa de ecoturismo Bahía de Santander.

Las charlas de la jornada que se desarrollará en la Finca Riosequillo en Villaescusa el 10 de marzo desde las 9:30 h son gratuitas y están abiertas a toda persona interesada previa inscripción en la página web de la Fundación Naturaleza y Hombre.

El proyecto forma parte del programa europeo LIFE+ Naturaleza. En él colaboran la empresa pública del Gobierno de Cantabria MARE (Medio Ambiente, Agua, Residuos y Energía), la Consejería de Medio Ambiente, Ordenación del Territorio y Urbanismo y la Fundación Biodiversidad del Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medioambiente, y cuenta con una inversión total de tres millones de euros.

Este seminario técnico surge en el marco del Proyecto LIFE+Naturaleza Anillo Verde de la Bahía de Santander: conectando la naturaleza y la ciudad, en el que participan la Fundación Naturaleza y Hombre y la empresa pública del Gobierno de Cantabria MARE (Medio Ambiente, Agua, Residuos y Energía) y, como cofinanciador, la Consejería de Medio Ambiente, Ordenación del Territorio y Urbanismo del Gobierno de Cantabria. Además cuenta con el apoyo de la Fundación Biodiversidad.

Pretende ser una toma de contacto entre los diferentes agentes involucrados en la gestión del territorio en el área de la Cornisa Cantábrica, generar un análisis pormenorizado de la situación actual y amplificar la difusión de las nuevas tendencias en el sector de las infraestructuras verdes en la comarca, realizando una comparativa con el resto del territorio nacional y europeo.

En el encuentro se darán cita reconocidos profesionales de diferentes áreas, que, mediante la puesta en común de proyectos, experiencias y estrategias, fomentarán el intercambio de ideas y conocimiento para crear entornos urbanos más sostenibles e integrados en el medioambiente. Todo ello será abarcado desde un punto de vista integral y multidisciplinar, gracias a la diversidad en cuanto a áreas de trabajo de los distintos ponentes.

El encuentro tendrá lugar en la Finca de Riosequillo en Villanueva de Villaescusa, Cantabria.

En la ordenación territorial se ha popularizado en los últimos años el término infraestructura verde. Concepto que busca compatibilizar la conservación de los espacios naturales con otros usos del suelo, mediante la definición de una red de zonas naturales y seminaturales de alta calidad con otros elementos del paisaje. Dicha red ha de ser planificada y diseñada para que las áreas que la integren acaben proporcionando aquellos servicios ecosistémicos propios de los sistemas protegidos y así permita la protección de la biodiversidad.

La conservación de los ecosistemas aporta innumerables bienes y servicio a la sociedad. Como las adaptaciones al cambio climático además de favorecer su mitigación, inciden en la mejora de la biodiversidad y de la calidad ambiental, y, finalmente, benefician a la salud y el bienestar de la sociedad. Estas prestaciones son totalmente gratuitas, por lo que las infraestructuras verdes y azules son inversiones económicas que favorecen el ahorro de recursos. Asimismo son elementos clave para la integración del territorio ya que favorecen la consecución de los objetivos establecidos en los planes estratégicos de desarrollo.

Como área pionera en la instauración de este tipo de infraestructuras a nivel nacional, la Cornisa Cantábrica cuenta con varios ejemplos de actuaciones de mantenimiento de servicios ecosistémicos. El Anillo Verde de Vitoria-Gasteiz es el arquetipo de infraestructura verde, en el que se ha recuperado ecológica y paisajísticamente la periferia de la ciudad. Con un objetivo similar ha nacido el proyecto LIFE+ Anillo Verde de la Bahía de Santander: conectando la naturaleza y la ciudad, en el que se combina la restauración y recuperación de diversos espacios naturales divididos en 5 tipos de hábitats naturales: humedales litorales, humedales de interior, bosques esclerófilos, bosques de ribera e islas de la bahía.

La jornada se ha organizado en cuatro bloques que abarcan los grandes retos y problemática a los que se enfrenta el diseño, ejecución y mantenimiento de cualquier infraestructura verde:

  • Conectando la naturaleza y la ciudad. Hacer las ciudades más sostenibles es uno de los grandes retos a los que se enfrenta nuestra sociedad. En los últimos años el concepto de infraestructura verde favorece buscar la integración de las ciudades en los sistemas naturales circundantes. En la actualidad, en España, se están afrontando diversos proyectos tanto a nivel nacional como municipal con este enfoque.
  • Conectividad ecológica, creando territorio. La ocupación y usos del territorio por las actividades humanas provocan una reducción del área de las especies faunísticas en un área determinada. La planificación de cualquier infraestructura verde debe incorporar entre sus objetivos la promoción de la conectividad ecológica entre áreas de alto valor para la biodiversidad del territorio considerado. Así se redundará no solo una mejor conservación del patrimonio natural sino en el incremento de calidad de la prestación de una extensa gama de servicios ecosistémicos.
  • Especies exóticas invasoras. La presencia de especies exóticas invasora (EEI) es uno de los problemas ecológicos más graves que se registran en todo el mundo. Es por ello que muchas estrategias de conservación y gestión del territorio se basan en la implementación de estrategias y acciones que permitan la erradicación o control de las EEI.
  • Naturaleza, generadora de riqueza y bienestar. Los sistemas naturales, mediante la provisión de recursos o los propios procesos ecosistémicos, son generadores de beneficios para la población. Éstos abarcan desde la depuración de aguas y aire hasta la generación de riqueza económica. En este sentido el desarrollo de planes de turismo sostenible es uno de los grandes ejes estratégicos en la gestión del territorio. Además, numerosos ejemplos demuestran el potencial del turismo de naturaleza como motor de desarrollo socioeconómico y que fomenta la no estacionalización de la actividad turística.

Para poder participar es necesario inscribirse rellenando el siguiente formulario.

Más información en los teléfonos 942 55 91 19 y 679 18 14 84, o en el correo electrónico anilloverde@fnyh.org

Los alumnos del colegio Pedro Velarde inmersos en el taller de educación ambiental.

En las Reservas Educativas del proyecto LIFE Anillo Verde de la bahía de Santander se han llevado a cabo 8 talleres durante el mes de enero. Orientados a los alumnos desde 1º de Primaria en adelante, de los colegios ubicados en la Bahía de Santander, para darles a conocer las reservas naturales de su entorno.  

El Astillero, 01/02/2017

Desde Fundación Naturaleza y Hombre hemos comenzado el 2017 desplegando el interés por las actividades de educación ambiental diseñadas para las Reservas Educativas del proyecto LIFE Anillo Verde de la Bahía de Santander. La difusión de las diversas actividades medioambientales propuestas por los educadores ambientales de FNYH ha sido dada a conocer ampliamente en los colegios del área de actuación del proyecto, los cuales han mostrado una fantástica acogida por parte tanto de los escolares como de profesores.

Los alumnos del Colegio Dionisio García Barredo en la marisma de Alday.

Los alumnos del Colegio Dionisio García Barredo en la marisma de Alday.

Así los alumnos han aprendido desde el aula unas nociones básicas sobre la naturaleza y los recursos naturales. Posteriormente han acudido a la reserva natural más cercana al centro escolar, descubriéndola a través de diferentes temáticas: flora, aves, insectos, anfibios, reptiles y mamíferos, además de aprender sobre recursos naturales aprovechables.

Con una media de 25 alumnos por actividad, los grupos escolares acudieron a la marisma de Alday en transporte público, mediante el tren FEVE, acompañados en todo momento por los educadores ambientales de FNYH.

Esta forma de transporte fue elegida por FNYH para concienciar a los jóvenes sobre la importancia de utilizar el transporte público como alternativa al desplazamiento en vehículo privado, una costumbre que contribuye a reducir la contaminación medio ambiental.

La visita del colegio Pedro Velarde a la Marisma de Alday

La visita del colegio Pedro Velarde a la Marisma de Alday.

El primer colegio que ha participado en el programa de visitas a las reservas educativas fue el Pedro Velarde, donde unos 20 peques de Educación Infantil han conocido “El mundo de los insectos”, haciendo mariposas en barro. En otra sesión aprendieron a reconocer los mamíferos y, después de una presentación teórica, con barro y moldes hicieron huellas de corzo, jabalí, rebeco, lobo, zorro y tejón.

Los peques del Colegio Pedro Velarde durante el taller sobre los insectos y mamífero

Los peques del Colegio Pedro Velarde durante el taller sobre los insectos y mamífero.

A mediados de enero los educadores ambientales volvieron al colegio Pedro Velarde, esta vez proponiendo el taller de mamíferos a dos aulas del mismo curso de 2º Educación Primaria. Se facilitó así mismo una caja de erizos a cada clase para que la coloquen en el siguiente taller en la marisma de Alday a la vez que aprenden sobre tan simpático mamífero de su entorno.

Desde el colegio Fuentes de la Salud participaron grupos de alumnos de 5º y 6º de Educación Primaria. Así, 41 estudiantes visitaron la marisma de Alday conociendo más de cerca el humedal y las especies que lo habitan desde la zona de influencia mareal hasta la de agua dulce.

Colegio Fuentes de la salud observando aves

Colegio Fuentes de la salud observando aves.

El objetivo final que persiguen estas actividades de educación ambiental en las reservas educativas del Anillo Verde de la bahía de Santander es tomar conciencia de que los seres humanos no son solo beneficiarios, sino también gestores responsables de los recursos naturales de su entorno.

Tallere de Aves en el Colegio Magallanes

Talleres de Aves en el Colegio Magallanes.