Home Tags Posts tagged with "Erasmus+"

Erasmus+

No es algo nuevo el empeño y la atención que FNYH pone en la parte de educación juvenil, sensibilización y colaboración con otras entidades con el fin de alcanzar a un número siempre más grande de jóvenes y cooperar en su desarrollo cultural, dando a conocer los proyectos LIFE+ que se están llevando a cabo en Cantabria y en el Oeste Ibérico.

Este año,  en colaboración con el proyecto europeo Erasmus SVE, se han englobado en las diferentes aéreas de actuaciones voluntarios provenientes de toda Europa.

En este sentido, FNYH ha acogido a 6 estudiantes de Italia, Francia y República Checa. Dos de ellos están hospedado en Cantabria, y cuatro en la reserva salmantina de Campanarios de Azaba en Castilla y León. En las diferentes aéreas de actuaciones se incorporarán  en las múltiples actividades de conservación y restauración de ecosistemas que la FNYH está llevando a cabo en los proyectos LIFE+.

Qué es el proyecto ERASMUS+

El Servicio Voluntario Europeo (SVE) facilita los desplazamientos de los jóvenes al extranjero para participar en proyectos de voluntariado. Para reforzar la cohesión y fomentar la solidaridad en las sociedades europeas, la Comisión Europea ha promovido la puesta en marcha de un Cuerpo Europeo de Solidaridad, con el objetivo de crear una comunidad de jóvenes comprometidos en diversas actividades solidarias, mediante servicios de voluntariado.

Los proyectos de voluntariado pueden abarcar múltiples actividades en diversos ámbitos (trabajo con jóvenes, actividades culturales, asistencia social o protección del medio ambiente, entre otras).

Las actividades de voluntariado deben durar un mínimo de dos semanas y un máximo de 12 meses y están dirigidas a jóvenes de entre los 18 y 30 años de edad.

Las organizaciones deben proporcionar apoyo antes, durante y después del proyecto de voluntariado. El apoyo es personal, relacionado con las tareas a realizar, lingüístico y administrativo (seguro, visado, permiso de residencia).

Todos los costes esenciales de la participación de los voluntarios están cubiertos (alojamiento, manutención y transporte local que los voluntarios puedan necesitar), además de estar cubiertos por un seguro durante su estancia en el extranjero.

El punto de vista del voluntario

Así cuentan los propios voluntarios cómo han vivido su experiencia:

Carmela (Italia): experiencia de voluntariado en Cantabria

Me llamo Carmela y soy una chica italiana licenciada en ingeniería genética. Tengo 26 años. Debido a mis estudios, me aficioné a la educación y a la divulgación científica. Además, viajando y visitando las diferentes reservas, me di cuenta del valor que tiene el trabajo por el cuidado del medio ambiente.

Elegí participar en un proyecto SVE por unas cuantas razones, personales y profesionales. Creo que esta es una buena oportunidad para valorar mis capacidades y vivir en otro país que tiene una cultura diferente de la mía. Escogí un SVE también para aprender cómo divulgar y educar por medio de las ciencias ambientales y, al mismo tiempo, aprender cómo trabajar en una posible carrera laboral. En particular, elegí FNYH por varias razones: por el proyecto mismo, porque está muy estructurado y es muy completo, y por la organización. Después de investigar el trabajo de la Fundación en la red, decidí proponerme como candidata. Otra razón es por el país: no hay forma mejor que aprender un idioma si no en el país mismo en el que se habla.

Carmela y Ricardo, los voluntarios de Cantabria

Carmela y Riccardo, los voluntarios de Cantabria.

Espero, una vez terminado este proyecto, haber aprendido no solo el idioma, sino también las habilidades y competencias que pueda emplear en futuros estudios y en una carrera. Además, espero crecer como persona y ampliar mis conocimientos.

Hasta ahora he visto un poco de todo y ya estoy empezando a entender cuáles de las actividades se conforman más con mí misma, actitud y capacidades. Es interesante y estimulante poder observar y participar en las distintas actividades. El SVE me parece una excelente manera de ensayar hacia un trabajo futuro, seguir un interés que nos apasiona y al mismo tiempo experimentar la vida en el extranjero sin hacerlo obligatoriamente durante los estudios universitarios.

Toni (República Checa): experiencia de voluntariado en Castilla y León

Desde que llegué aquí, he tenido un relación muy buena con todas las personas de mi pueblo: Espeja. Ha hecho mucho frío al principio (febrero, marzo, abril…), y cuando no ha hecho frío, estaba lloviendo por lo menos. En estos días, para mí era lo mejor estar en el bar, hablar con la gente, ver los partidos, tomar unas cervezas y cosas como estas. Después pude ver que me llevaba bien con la gente, que me aceptan como uno de ellos.

Cuando ha empezado el mundial de fútbol, todas las relaciones que ya estaban bien, mejoraron mucho más :)

Al final, quería devolver algo al pueblo, así que he empezado a pensar y podía ver que una escuela de circo podía ser una idea muy buena, porque en el pueblo había muchos niños de allí o que habían venido a a pasar el verano.

Yo pensaba que podía enseñarles juegos en los que no se usa el móvil. Así que  lo comenté con con mis amigas voluntarias.. Quería ver qué pensaban ellas de esta idea… Y como me dijeron que les parecía guay, eso me dio más motivación… También hablé con la gente del pueblo y con una chica que se llama Araya, que ya tenía otro taller con los niños, pero que también tenía ganas de ayudarme.

Tres días después ya tenía la escuela abierta y niños en clases. Cada día venían entre 10 y 15  niños. Hemos jugado con las pelotas (malabares) y con el diábolo también. Después de 10 días podía ver que los niños ahora podían hacer cosas que no son tan fáciles y eso significaba que mi taller tenía éxito. Estoy muy feliz porque ahora, cuando paseo por la calle, veo que los niños hacen malabares aunque no estén en mi clase.

Eso es algo que me da mucha felicidad y ganas de continuar con este proyecto. Pero ahora tenemos un problema… Como casi se ha acabado el verano y todo el mundo se ha marchado, no hay tantos niños. Hay entre tres u ocho, depende del día. Tengo que pensar si voy a continuar con el circo, o si voy a añadir alguna actividad más…

SABER MÁS:
Un voluntario europeo nos cuenta su experiencia en la Fundación.

Fuente: SVE y voluntarios.

0 533
Servicio de Voluntariado Europeo SVE, programa Erasmus+

“Siempre he estado enamorada de este país, por eso he elegido el Servicio de Voluntariado europeo (SVE), más conocido como Erasmus+, para estar en estrecho contacto con la naturaleza y adentrarme en un área protegida española y aprender de sus investigaciones y actividades”. Así manifiesta Erika, una joven italiana recientemente graduada en ingeniería forestal que tras su solicitud de participar en el programa Erasmus+, que al cumplir los requisitos se ha incorporado a la Reserva Biológica de Campanarios de Azaba creada por Fundación Naturaleza y Hombre en Salamanca.

Está conociendo técnicas de monitoreo, buenas prácticas y gestión del medioambiente con lo que en el futuro podría cumplir su sueño profesional de trabajar en el ámbito de la protección de la naturaleza.

Como Erika otros 5 jóvenes europeos se han incorporado a FNYH como voluntarios, comprometiéndose a colaborar en las actividades de una organización en el extranjero de forma no remunerada como establece el programa del SVE.

Un programa que busca la cohesión y el fomento de la solidaridad en la sociedad europea motivando el surgimiento de un Cuerpo Europeo de Solidaridad, una comunidad de jóvenes comprometidos en diversas actividades solidarias mediante servicios de voluntariado.

El empeño y la atención que FNYH pone en la educación juvenil, incidiendo en la sensibilización y colaboración con otras entidades, no son nuevos. Cooperar mostrando sus actividades y tareas desarrolladas por la conservación, dando a conocer los diferentes proyectos LIFE que actualmente desarrolla en Cantabria y Castilla y León es lo que ha hecho que acoja a seis jóvenes procedentes de Italia, Francia y Croacia.

Repartidos entre las diferentes áreas de actuación se han incorporado a las múltiples actividades de conservación y restauración de ecosistemas en que actualmente está trabajando FNYH.

Su compromiso de permanecer entre dos semanas y un máximo de un año hace que la estancia de estos jóvenes, comprendidos entre los 18 y 30 años, no tenga ningún coste para ellos y sin embargo todo el apoyo necesario para su alojamiento, manutención y transporte, así como la adecuada cobertura de salud a través de un seguro médico.

El apoyo se prolonga en tareas lingüísticas y facilitadoras de su integración social en el ámbito local, así como en el ámbito administrativo, todas ellas acciones requeridas para su correcta estancia en el país mientras dure su período de aprendizaje durante el servicio voluntario en el extranjero.

Con ellos, la biodiversidad española no solo cuenta con más esfuerzos por su conservación sino con el nacimiento de una nueva generación de europeos abiertos a la cultura y los idiomas diferentes al suyo. También contribuye en lograr que inicien sus propios proyectos de conservación de naturaleza y con ello adquieran una formación que les facilite obtener un puesto de empleo. Al asumir este reto contribuyen en su propio crecimiento personal, en el fomento de su independencia, en ampliar sus conocimientos pero sobre todo, en contribuir a que nuestro continente mejore sus relaciones con la naturaleza.

Más información sobre SVE.