Home Tags Posts tagged with "Custodia del Territorio"

Custodia del Territorio

Estudiantes en Castro Valnera

Estudiantes de Grado de la Universidad Católica de Ávila visitan y colaboran con los proyectos LIFE que FNYN desarrolla en Cantabria.

Liérganes, 6 de julio de 2017

Ampliar el conocimiento acerca  de los hábitats y especies principales de Cantabria es el objetivo principal de los estudiantes del Curso de Experto en Defensa y Conservación de la Naturaleza, que desarrolla la Universidad Católica de Ávila. A lo largo de una semana, el equipo técnico de Fundación Naturaleza y Hombre ha acogido a un grupo de estudiantes de los Grados de Ciencias Ambientales, Ingeniería Forestal e Ingeniería Agropecuaria y del Medio Rural. Estos han podido conocer de primera mano las acciones que FNYH se encuentra desarrollando en el marco de los Proyectos LIFE Miera, a lo largo de la Cuenca del río Miera, y LIFE Anillo Verde de la Bahía de Santander, en el entorno de dicha Bahía.

Los universitarios visitando la isla Santa Marina

Los universitarios visitando la isla Santa Marina

Así han recorrido el nacimiento del río Miera, con la subida la cumbre de Castro Valnera, siguiendo la estela de los rebecos reintroducidos por FNYH hace una década; han visitado charcas para anfibios como la rana bermeja o el tritón palmeado; la ribera del río Miera; reservas entomológicas en robledales donde el ciervo volante y el gran capricornio son los protagonistas; o la Bahía de Santander y las Islas de Mouro y Santa Marina, donde FNYH actúa con decisión para eliminar la planta invasora llamada chilca y favorecer el hábitat del brezal costero.

Por otro lado, han visitado el Vivero El Pendo, donde FNYH produce toda la planta forestal autóctona que utiliza en sus proyectos de reforestación; aprovechando para ver la Cueva El Pendo, declarada Patrimonio de la Humanidad, el encinar de Peñas Negras en Maoño y las Marismas de Alday de Camargo, buque insignia de la conservación de la Bahía de Santander.

Foto de grupo con el equipo de FNYH

Foto de grupo con el equipo de FNYH

La colaboración de FNYH y de la Universidad Católica de Ávila es uno de los frutos de años de cooperación a través del Comité Español de la Unión Mundial para la Conservación de la Naturaleza (UICN) del que ambas entidades son miembros. Este comité, que fue presidido por FNYH entre 2007 y 2014, trabaja para influir, difundir y desarrollar en España los programas, actividades e iniciativas de la UICN.

“Experiencias de intercambio y colaboración entre entidades de conservación de la naturaleza y la comunidad universitaria son un gran estimulo para la protección de nuestro medio ambiente”, afirma Carlos Sánchez, Presidente de FNYH.

Presentación sobre Custodia del Territorio de Alberto Navarro Gómez, Foro Estatal de Custodia del Territorio

A pesar de la notable regresión – un 68 %- que ha experimentado el desmán ibérico, uno de los mamíferos más amenazados de la fauna europea, que habita en las proximidades de regatos y pequeños cursos fluviales, todavía queda un horizonte de esperanza en las montañas cantábricas. Dónde aún se mantiene una población saludable de este pequeño mamífero, similar a un topo pero con un inconfundible morro por su parecido a una trompeta.

Trabaja en ello el proyecto LIFE Desmanía, presentado por su coordinadora, Rocío Gallego, en la segunda de las jornadas que la II Semana LIFE Miera ha desarrollado en el ecomuseo Fluviarium de Liérganes y que coordina la Fundación Naturaleza y Hombre. Así celebra el 25 aniversario de los proyectos LIFE y la creación de la Red Natura 2000 enmarcándolos dentro de las acciones de divulgación de su proyecto LIFE Conservación de la Biodiversidad en el río Miera actualmente en desarrollo de su fase final.

Su estrategia de conservación se basa en un objetivo esencial como es proteger el hábitat del desmán ibérico; entre otras efectivas medidas como la creación de puertos estivales, para evitar los problemas de déficit hídrico por el estiaje. Para recuperar el entorno en el que se desenvuelve el desmán, se protegerá la vegetación de ribera con tratamientos selvícolas de tal modo que entre la luz hasta el curso fluvial, ascienda la temperatura con ello, y facilite una mayor presencia de microinvertebrados de los que se alimenta.

Una de las principales amenazas a las que se enfrenta el desmán ibérico es la extendida presencia del visón americano que ya se desenvuelve ampliamente por Castilla y León y, según todos los indicios, avanza hacia el norte peninsular.

Blanca Serrano y Lorenzo García, coordinadora y técnico LIFE Miera, Rocío Gallego, coordinadora campo LIFE Desmanía, CESEFOR y Asunción Gómez Gayubo coordinadora LIFE Lutreola, TRAGSATEC.

Blanca Serrano y Lorenzo García, coordinadora y técnico LIFE Miera, Rocío Gallego, coordinadora campo LIFE Desmanía, CESEFOR y Asunción Gómez Gayubo coordinadora LIFE Lutreola, TRAGSATEC.

De esta especie exótica, que representa la mayor amenaza para la fauna autóctona europea, también se debatió en las citadas jornadas gracias a Asunción Gomez Gayubo, coordinadora del proyecto LIFE Lutreola Spain.  Ya que este mustélido carnívoro es un exitoso competidor frente al visón europeo, del que únicamente queda población en el Delta del Danubio -Rumanía-, Francia, Rusia y Estonia, además de España, aunque su amplia área biogeográfica lo haya permitido habitar en toda Europa antes del siglo XIX. Por su presencia, y hasta que el visón americano sea erradicado, el visón europeo no abandonará el peligro crítico en que se encuentra, según la UICN, ya que no existen poblaciones viables al haber pocos ejemplares en cada una; solo en España sobreviven unos 200.

Las dunas del litoral cantábrico destacaron su importancia en los hábitats costeros gracias a José Ignacio Alonso Felpete, investigador del Jardín Botánico de Gijón y representante del proyecto ArcosLIFE “Arenales costeros: conservando las dunas cantábricas”. En su presentación defendió el valor ecológico de las dunas y explicó la importancia de preservarlas porque es “el hábitat que se encuentra en peor estado de conservación de los amparados por la Red Natura 2000”.

“En Cantabria, por ejemplo, hay muy pocos sistemas dunares, y esa escasez hace que la biodiversidad se vea muy afectada. Quizá un daño a un punto concreto supone la pérdida de algo que solo se encuentra ahí. Esto, por ejemplo, no pasa tanto en Las Landas –Francia-, cuyos sistemas dunares son muy extensos. Pero lo bueno”, continuó, “es que, si se actúa a tiempo, las especies de estos ecosistemas son fáciles de recuperar”.

Preguntado por el valor ecológico del pinar de Liencres, aledaño a uno de dichos sistemas dunares objetivo del programa LIFE, Jose Ignacio Alonso fue claro: “Pinos hay en muchos otros sitios, y estos no representan un valor especial y perjudican en determinados aspectos a la formación dunar”.

Maria Recio Espinosa del IH Cantabria de la Univ. Cantabria, Jose Ignacio Alonso Felpete del Jardín Botánico Atlántico de la Univ.Oviedo y Pablo García de MARE del Gobierno de Cantabria

Maria Recio Espinosa del IH Cantabria de la Univ. Cantabria, Jose Ignacio Alonso Felpete del Jardín Botánico Atlántico de la Univ.Oviedo y Pablo García de MARE del Gobierno de Cantabria

María Recio, del Instituto de Hidráulica de Cantabria (IH Cantabria) de la Universidad de Cantabria, destacó en su intervención el importante papel de los estuarios, así como de los “servicios ecosistémicos” o beneficios para la sociedad que prestan. También resaltó la importancia de establecer una convivencia entre la conservación de los elementos de la Red Natura 2000 con el desarrollo de los diferentes usos antrópicos tales como cultural, turístico o productivo.

Al ser cuestionada respecto a la controversia que está generando el proyecto de construcción de un dique en la Bahía de Santander, para tratar de solucionar el problema de la pérdida de superficie en las playas de El Sardinero, contestó que su aprobación debería depender de “lo que digan los estudios técnicos sobre cómo esta intervención afectaría al puntal de Somo”.

Las plantas invasoras también formaron parte del programa de las jornadas y, en concreto, Pablo García Hoyos, técnico de la empresa pública cántabra de gestión de residuos MARE, del Gobierno de Cantabria, explicó cómo se está trabajando para “contener, porque eliminar es muy difícil”, la chilca en el curso bajo del Miera.

Blanca Serrano, coordinadora LIFE Miera introduciendo a Pablo García, técnico de la empresa pública MARE del Gobierno de Cantabria

Blanca Serrano, coordinadora LIFE Miera introduciendo a Pablo García, técnico de la empresa pública MARE del Gobierno de Cantabria.

La chilca (Baccharis halimifolia) es un arbusto originario de América y, al igual que en el caso de otras especies vegetales invasoras, el problema es que, dada su gran capacidad de dispersión, desplaza rápidamente a la vegetación autóctona. La chilca, de hecho, se encuentra en el puesto 5 de lo que se conoce como Top 20 de las especies exóticas más dañinas.

El técnico de MARE hizo hincapié en que se “debe hacer una labor de divulgación muy importante” para dar a conocer el problema entre la población. “Todo el mundo conoce ya el plumero, pero hay otras que también hacen mucho daño”. No debe venderse ni favorecer su comercialización, no plantarse en zonas verdes de parques y jardines, no fomentar su dispersión e impedir su proliferación.

Pablo García Hoyos recalcó que contra estas plantas solo se puede trabajar con todas las administraciones y entidades “coordinadas, en todos aquellos lugares donde broten, y con continuidad en el tiempo”. Y además, concluyó, “hay que desvincular estas actuaciones de la política”, para que lo que se haga no dependa del partido político que gobierne en cada momento, “y dotarlas de un presupuesto además de trabajos coordinados que tengan continuidad en el tiempo”.

Mariano Cebolla Borrell coordinador de comunicación del proyecto LIFE Migratoebre

Mariano Cebolla Borrell coordinador de comunicación del proyecto LIFE Migratoebre

Mariano Cebolla, coordinador de comunicación del proyecto LIFE Migratoebre que además de devolver cuatro especies migratorias de peces – esturión, anguila, saboga y lamprea-  al tramo final del río Ebro, pretende que la población vuelva a mirar al río junto al que vive. Explicó las múltiples acciones de comunicación que desde el programa Migratoebre se llevan a cabo para darlo a conocer a la sociedad y sobre todo a la ciudadanía que vive en torno al río, un gran tótem frente al que sin embargo la población actualmente vive de espaldas.

Al respecto, insistió en que lo que más les ha ayudado a divulgarlo, como web y redes sociales, junto a posters, pegatinas, actividades deportivas, charlas, encuentros y presentaciones a pescadores deportivos, es una maqueta de esturión. Exhibida por ferias y todo tipo de eventos, que fascina al público pues es un pez de 3,5 metros, la talla que realmente puede alcanzar este pez si logra retornar al río en sus condiciones óptimas, y junto a la que el público le gusta fotografiarse.

Con su éxito animó a la Fundación Naturaleza y Hombre a hacer lo mismo con la nutria que se puede ver en el tejado del ecomuseo Fluviarium de Liérganes. “Lo mejor para que sensibilizar sobre vuestro proyecto “LIFE Conservación de la Biodiversidad en el río Miera” es que descolguéis del tejado la maqueta de la nutria para enseñarla en cada acto público que realicéis.” aconsejó.

Laura Dorado, coordinadora de Educación Ambiental en Fundación Naturaleza y Hombre

Laura Dorado, coordinadora de Educación Ambiental en Fundación Naturaleza y Hombre

Desde Fundación Naturaleza y Hombre, fue Laura Dorado, coordinadora de Educación Ambiental, quien expuso todo lo que esta organización hace para que se conozca su trabajo en la cuenca del Miera, tanto entre la población general como entre los escolares. “Los niños”, se quejaba, “no saben lo que es un corzo, un tejón, una nutria… Cuando les preguntas qué animales conocen, te hablan de elefantes, jirafas… Y es importante que sepan todo lo que hay en su entorno”. Por eso, los técnicos de Fundación Naturaleza y Hombre han preparado múltiples materiales y actividades con escolares y profesores, además de actuar entre diferentes sectores sociales como pescadores, cazadores, ganaderos, turistas y veraneantes, técnicos y guarda de las Administraciones.

Actividades sencillas y periódicas como las charlas del viernes en el Fluviarium; o aquellas en las que el ocio al aire libre y la implicación de toda la familia sirven para concienciar ambientalmente. Entre todos los materiales uno de los que mejor ha funcionado es un cuaderno divulgativo titulado “Un viaje por el río Miera” que utilizan en los colegios de la zona, y “que resulta muy atractivo para los niños. Tanto, que a veces los profesores han continuado usándolo en las clases en sustitución de algunos materiales escolares”.

Alberto Navarro Gómez, Foro Estatal de Custodia del Territorio

Alberto Navarro Gómez, responsable de políticas de conservación y agraria del Foro Estatal de Custodia del Territorio

La Custodia del Territorio ha ido imponiéndose los últimos años como una de las herramientas más eficaces en la conservación de la biodiversidad. Al respecto, Alberto Navarro Gómez, que cuenta con gran experiencia en el tema y es responsable de políticas de conservación y agraria en el Foro Estatal de Redes y Entidades de Custodia del Territorio, explicó que este enfoque conservacionista consiste en un acuerdo entre propietarios de terrenos y entidades dedicadas a la conservación para preservar los valores medioambientales de determinado lugar, de modo sean los propios habitantes del lugar quienes se impliquen en su cuidado.

En su intervención recordó la gran labor que Fundación Naturaleza y Hombre despliega al utilizar esta fórmula en muchas de las reservas que gestiona; demostrando que la ciudadanía se organiza e implica en la conservación de la naturaleza, en actuar directamente sobre el territorio. Destacó un acuerdo único en territorio español como es la Marisma de Alday, dentro del proyecto “LIFE Anillo Verde de la Bahía de Santander: conectando la naturaleza y la ciudad”,  que se ha establecido por un largo periodo de tiempo -30 años- lo que ya tiene un gran mérito pero además suma de sobresaliente diferentes actores tales como una custodia marina litoral en dominio público, dependiente del Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente, el Ayuntamiento de Camargo y varios propietarios privados.

Como una variante de esta figura, defendió la custodia en ámbitos urbanos como una forma de que los ciudadanos participen en su propio bienestar y en “crear redes sociales de trabajo”. Y además, recalcó la importancia de la “ciencia ciudadana” para la toma de datos y el incremento del conocimiento científico y aseguró que “más de la mitad de los datos, que los científicos manejan en estudios sobre biodiversidad, los aportan los ciudadanos”, y que en esto destaca especialmente el mundo de la ornitología o estudio de las aves.

Pero pesar de estos esfuerzos de conservación, apuntó que “necesitaríamos llegar al 50% de territorios protegidos por todo el mundo para preservar el 80% de la biodiversidad”, mientras que el porcentaje que realmente se cuida es mucho menor.

El botánico Gonzalo Valdeolivas, Blanca Serrano y Javier Pérez de Fundación Hazi, socio del proyecto LIFE Tremedal

El botánico Gonzalo Valdeolivas, Blanca Serrano y Javier Pérez de Fundación Hazi, socio del proyecto LIFE Tremedal

Esos lugares en la naturaleza que normalmente evitamos atravesar porque están encharcados, hay barro y nos hundimos son sin embargo, lugares donde pasan cosas muy interesantes. Se trata de las turberas y tremedales, a los que Gonzalo Valdeoliva, botánico colaborador de Fundación Naturaleza y Hombre, y Blanca Serrano, coordinadora del proyecto LIFE Miera, destacaron por el importante valor ambiental que representan y por lo que están considerados de interés comunitario y prioritarios para la Directiva Hábitats, que fundamenta el programa LIFE.

Favorecer su conocimiento, propiciar la custodia del territorio y realizar en ocasiones sencillas tareas de concienciación como es la de sustentar al ganado con depósitos de agua que evite que los animales busquen la humedad reinante en estos entornos, han demostrado ser exitosos para desviar la atención del ganado por los tremedales.

En el caso del proyecto LIFE Tremedal el mérito de dar a conocer y sensibilizar del cuidado de estos frágiles hábitats, además se multiplica, tal y como explicó Javier Pérez de Fundación Hazi,  al unir la colaboración de siete organismos públicos con experiencia en planificación de espacios de la Red Natura 2000. Favorecer el conocimiento por la sociedad de estos hábitats de turbera en terrenos fangosos y con vegetación abundante, así como su conservación pasa además por acciones de cambios de usos agrícolas, en ocasiones con arraigo cultural, y llevar a cabo medidas físicas de corrección del terreno además de retornar la circulación hídrica a un estado original, así como favorecer la revegetación.

Cabaña pasiega restaurada en el Alto Miera. Excursión II Semana LIFE Miera.

Cabaña pasiega restaurada en el Alto Miera. Excursión II Semana LIFE Miera

Otro ser vivo desconocido, la píjara o helecho Woodwardia radicans, fue el último protagonista de la segunda de las jornadas de encuentro divulgativo organizado en la Semana LIFE Miera coordinada por Fundación Naturaleza y Hombre al sumarse al 25 aniversario del programa LIFE y de la creación de la Red Natura 2000 y Hombre a través de su proyecto LIFE “Conservación de la biodiversidad en el río Miera”, que coordina. Cuenta con la empresa pública de Cantabria MARE (Medio Ambiente, Agua, Residuos y Energía) y la Consejería de Universidades e Investigación, Medio Ambiente y Política Social como beneficiarios asociados. Además dispone del apoyo económico de la citada consejería; de Fundación Biodiversidad, dependiente del Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente de España, y del instrumento financiero LIFE de la Unión Europea.

Ya que este helecho, que ha logrado sobrevivir desde la última glaciación en rincones muy protegidos y próximos a nuestros ríos de la Cornisa Cantábrica, busca siempre la sombra y la baja altitud. Lorenzo García, técnico de campo del proyecto LIFE Miera es quien mejor los conoce ya que lo ha inventariado la cuenca del Miera al ser una especie objetivo.

Tres poblaciones existentes y el refuerzo, gracias al ensayo de producción de semillas y germinación de plantas a partir de material recolectado en poblaciones naturales en el Vivero El Pendo, propiedad de la Fundación Naturaleza y Hombre, apuntan a un futuro halagüeño.

No obstante ha de reforzarse la población existente con labores que minimizen las amenazas detectadas como vertidos de residuos, y el avance de plantas invasoras y otros helechos.

Itinerario Alto Miera el 10 junio 2017 durante II Semana LIFE Miera.

Itinerario Alto Miera el 10 junio 2017 durante II Semana LIFE Miera

Las actividades de la II Semana LIFE Miera continuaron el  viernes con una visita de campo acompañados de la corporación de Liérganes y Eduardo Galante, catedrático de zoología de la Universidad de Alicante, para conocer de cerca las actuaciones de conservación que se están llevando a cabo en el municipio; así como la próxima reserva entomológica para el escarabajo ciervo volante (Lucanus cervus) que, gracias a estas tareas de preservación del medioambiente, ha sido definida en el término municipal de Liérganes y presentada ante la Asociación Española de Entomología para su valoración.

 Las actividades continuaron el sábado 10 de junio con una excursión por el Alto Miera para ver de cerca las acciones de conservación tales como las charcas creadas por el proyecto donde la presencia de ranas y tritones garantizan su naturalización y el probable retorno de la nutria, una de las especies objetivo del proyecto. Así mismo se visitaron y realizó seguimiento de las reforestaciones realizadas en la cuenca alta del Miera para garantizar el estado ambiental saludable de la cuenca fluvial desde su cabecera. Es de destacar la implicación que algunos propietarios han desarrollado con el proyecto sumándose en acuerdos de custodia del territorio para hacer que la vegetación original consiga de nuevo envolver la cabecera del río. A su vez se visitó la turbera de Bernallán para comprobar el excelente estado que presenta después de su recuperación ambiental. Los participantes de la excursión también pudieron comprobar gratamente sobre el terreno como sus previas acciones de voluntariado, creando las charcas, han tenido un exitoso resultado de conservación.

 

Para saber más:

Inauguración y presentaciones durante la primera jornada II Semana LIFE Miera

Web FNYH del proyecto LIFE + Nature Conservación de la Biodiversidad del río Miera

LIFE Miera – Biodiversity conservation in river Miera

Facebook del proyeto LIFE + Nature Conservación de la Biodiversidad del río Miera

Web de Fundación Naturaleza y Hombre

Facebook de Fundación Naturaleza y Hombre

Twitter de Fundación Naturaleza y Hombre

Ignacio de las Cuevas, Director de Residuos de MARE, Rosa Inés Garcia Ortiz, Directora General MARE, Carlos Sánchez, Presidente FNYH, Miguel Angel Palacios, Director General Medio Ambiente Gobierno Cantabria, Santiago Rego Alcalde de Liérganes, Jesús Garcìa Díaz Director CIMA, Ana Isabel Rios Barquín Presidenta Junta Vecinal de Pámanes. Apertura II Semana LIFE Miera 2017

Hoy  se ha celebrado ya la primera jornada de la II Semana LIFE Miera, en el ecomuseo de Liérganes, organizada por Fundación Naturaleza y Hombre, en la que varios expertos analizan los problemas a los que se enfrenta la biodiversidad en la cuenca de este río. La Semana LIFE Miera consiste en una serie de ponencias y debates que se desarrollan durante dos días y que están abiertas tanto a expertos como a cualquier ciudadano interesado; a su vez se complementan en una salida de campo que se llevará a cabo el sábado, 10 de junio.

De este modo Fundación Naturaleza y Hombre se suma al 25 aniversario del programa LIFE y de la creación de la Red Natura 2000 y Hombre a través de su proyecto LIFE “Conservación de la biodiversidad en el río Miera”, que coordina. Cuenta con la empresa pública de Cantabria MARE (Medio Ambiente, Agua, Residuos y Energía) y la Consejería de Universidades e Investigación, Medio Ambiente y Política Social como beneficiarios asociados. Además dispone del apoyo económico de la citada consejería; de Fundación Biodiversidad, dependiente del Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente de España, y del instrumento financiero LIFE de la Unión Europea.

Pepe Barquin, IH Cantabria, Iñigo Mendiola, Diputación Gipuzkoa, Pedro Brufao, Universidad Extremadura y Javier Sanz, Ecohidraulica Aplicada GEA Universidad Valladolid. Ponentes II Semana LIFE Miera 2017

Pepe Barquin, IH Cantabria, Iñigo Mendiola, Diputación Gipuzkoa, Pedro Brufao, Universidad Extremadura y Javier Sanz, Ecohidraulica Aplicada GEA Universidad Valladolid. Ponentes II Semana LIFE Miera 2017

El primer bloque de ponencias se dedicó a la gestión y la conectividad ecológica en los ríos y se hizo especial hincapié en las dificultades que suponen las presas para el remonte de los ríos de salmones y otros peces. En ese sentido, Javier Sanz, especialista en escalas para peces que colabora con el proyecto LIFE Miera, apuntó que “aparte de las grandes presas”, el mayor problema “son los pequeños obstáculos”, desniveles artificiales que, en muchos casos, ya no tienen uso. “De ellos”, explicó, “solo un 5% tienen pasos para peces. Y de ese porcentaje, solo un 15% funciona”.

Las soluciones a esto pasan por habilitar pasos, rampas o incluso “ascensores”. Y describió las actuaciones que se van a implantar en dos pequeñas presas del Miera: el azud de El Arral y el de Rubalcaba. En el primero, y dado que es un Bien de Interés Cultural que no se puede alterar, se va a habilitar una especie de paso en uno de los laterales que se integrará con el entorno. Y en el caso de la presa de Rubalcaba, de 1,30 metros de alto, se va a construir un desnivel de la mitad de esa altura justo delante, para dividir el salto en dos más asequibles.

Íñigo Mendiola, de la Diputación de Guipúzcoa, contó las experiencias y los problemas del proyecto LIFE Irekibai para devolver la conectividad ecológica a los ríos Bidasoa y Leitzaran, que se encontraban muy contaminados, y cómo tuvieron que demoler varias presas para conseguirlo.

Y el jurista Pedro Brufao, especialista en legislación de la Red Natura 2000, llenó su charla de anécdotas sobre cómo en muchos casos las administraciones públicas esquivan el cumplimiento de esas leyes, que otorgan gran protección a ciertos hábitats y especies como la nutria, el desmán ibérico, o el esturión, por intereses económicos. La cuestión administrativa es muy influyente. De hecho en muchas ocasiones las administraciones se apoyan en no restablecer lo que está perdido, cuando en realidad se trata de seguir políticas para restablecer áreas que potencialmente pueden restaurarse a su aspecto natural tal y como marca las directivas europeas en materia de medioambiente.

De hecho, la Directiva de Hábitats (la ley que protege hábitats y especies y que regula la Red Natura 2000) es muy clara, señaló: “Si existe determinada especie, hay que protegerla. Y si la hubo y se puede recuperar, también hay que hacerlo”. Sin embargo, en no pocos casos esto no se hace.

El Instituto de Hidráulica de Cantabria (IH Cantabria) de la Universidad de Cantabria estuvo representado por Pepe Barquín, que habló de la relación entre vegetación, contaminación y biodiversidad en los ríos. Y de cómo nuestras acciones tienen un efecto directo en un ecosistema tan dinámico. Ya que la energía y la materia viajan por dicho ecosistema por lo que condicionan directamente la vida que en él tenemos.

Santiago Rego, Alcalde de Lierganes, Miguel Angel Palacio, Director General Medioambiente, Gobierno Cantabria, Carlos Sanchez, Presidente FNYH.

Santiago Rego, Alcalde de Lierganes, Miguel Angel Palacio, Director General Medioambiente, Gobierno Cantabria, Carlos Sanchez, Presidente FNYH.

Santiago Rego, alcalde de Liérganes, que dio la bienvenida a los participantes, recordó que el proyecto LIFE Miera en el que se inscriben estas jornadas “trata de mejorar uno de los cauces más bonitos de Cantabria, que se encuentra ahora con muchos problemas, casi sin fauna piscícola”.

Por su parte, el Director General de Medio Ambiente, Miguel Ángel Palacio (que sustituyó a Eva Díaz Tezanos, que no pudo acudir por problemas de agenda) defendió en su intervención las actuaciones del Gobierno de Cantabria en la conservación de la naturaleza y afirmó que si por algo se ha de distinguir el siglo XXI es “por vivir en armonía con la naturaleza”. Así mismo anunció un inminente decreto del gobierno autonómico en materia  de escorias de la industria siderúrgica  que, favoreciendo la economía circular, van a convertirse en productos para las obras públicas.

En su presentación inaugural, Carlos Sánchez, presidente de Fundación Naturaleza y Hombre, organizadora de las jornadas, habló de la importancia de la Red Natura 2000, que agrupa espacios protegidos por toda Europa y que cumple este año su 25 aniversario, e hizo un repaso por 25 hitos de Fundación Naturaleza y Hombre en la promoción de la biodiversidad en alianza con las directivas europeas de la protección de la naturaleza.

Tras la pausa del almuerzo, durante el que se degustaron productos ecológicos y de proximidad, continuaron las ponencias con el siguiente bloque destinado a los insectos, conocimiento y gestión. La entrada a este otro mundo invisible a la mayoría de los ciudadanos se inició con una exitosa experiencia de ciencia ciudadana llevada a cabo en Italia a través de proyecto LIFE MIPP. La investigadora italiana Lara Redolfi del Corpo Forestale dello Stato realizó la presentación.

A lo largo de su intervención expuso como la participación voluntaria de la ciudadanía ha logrado un trabajo excepcional de recopilación de datos sobre 5 especies de coleópteros. Los datos recogidos durante 3 años, a través de web y de aplicación de telefonía móvil, son abrumadores. Ya que se lograron 2.308 registros que en un 73% fueron confirmados por especialistas en entomología. Lo que hizo modificar datos científicos existentes, pues de algunas especies los datos se convirtieron en significativamente mayores, además  de ampliar el rango de distribución de algunas de las especies de coleópteros saproxilicos estudiados.

El importante papel que el río Miera juega como corredor ecológico en la región, por lo que cuenta con varios espacios en Red Natura 2000, fue presentado por Jose Manuel Pereira, investigador de la Universidad de Santiago de Compostela y técnico colaborador de Fundación Naturaleza y Hombre, a través de dos especies de insectos (Lucanus cervus y Coenagrion mercuriale) incluidas en la Directiva Hábitats.

Jose Manuel Pereira, Universidad de Santiago de Compostela, Lara Redolfi, Corpo Forestale dello Stato, Italia y Enrique Galante, Presidente Asoc. Entomología de España. II Semana LIFE Miera 2017.

Jose Manuel Pereira, Universidad de Santiago de Compostela, Lara Redolfi, Corpo Forestale dello Stato, Italia y Enrique Galante, Presidente Asoc. Entomología de España. II Semana LIFE Miera 2017.

“Para su supervivencia la conservación debe iniciarse en los tramos altos fluviales para que de este modo llegue en buen estado a todos los tramos de su cuenca” afirmaba. Para lograrlo nada mejor que basarse en buenas prácticas agrícolas y ganaderas, el esencial apoyo de la divulgación y concienciación social, un buen manejo de la red hídrica y la creación de nuevos espacios vitales para la supervivencia como puede ser la permanencia en los robledales de madera muerta, ya que es el alimento esencial del escarabajo ciervo volante (Lucanus cervus) y de la creación de charcas y mantenimiento de pequeños regatos en buenas condiciones hídricas, que son la garantía de supervivencia del caballito del diablo (Coenagrion mercuriale).

Cerró este bloque de ponencias Eduardo Galante, presidente de la Asociación Española de Entomología, que inició su presentación agradeciendo el esfuerzo nada usual que realiza la Fundación Naturaleza y Hombre para favorecer la biodiversidad de insectos. Razón por la que ostenta la primera Reserva Entomológica de España ubicada en la Reserva Biológica de Campanarios de Azaba, propiedad de la fundación.

Esos grandes desconocidos de la biodiversidad y que sin embargo realizan una labor esencial para los servicios ecosistémicos son “seres vivos que incluso sus estudiantes de biología definen como “bichos” y sin embargo se trata de actores imprescindibles en todos los procesos ecológicos, tanto de ecosistemas terrestres como de agua dulce” afirmaba.

Con datos sorprendentes como que el 70% de la biodiversidad se la debemos a los insectos y que producen el 20% de la biomasa vegetal, aparte de ser los auténticos “basureros de la naturaleza” capaces de degradar cadáveres y excrementos incluso. Por ello uno de los grandes retos que todos aquellos que trabajan por la conservación por la biodiversidad deben asumir es el de revertir la visión de la sociedad y de una vez por todas dejar de lado el tópico que se mantiene actualmente sobre la fauna ya que en realidad “la imagen y el tamaño si importan”. Por su excepcional papel biológico hemos de vender el producto “insectos” a la sociedad como si de un lince o un oso pardo se tratara.

El último bloque de la jornada se cerró con un animado debate entre asistentes y ponentes sobre los insectos y sus hábitats, así como las medidas que pueden favorecer su conservación como es la creación de reservas entomológicas.

 

Los participantes en la visita por el Parque Nacional de Monfragüe

Bajo el título “Compatibilidad entre el aprovechamiento económico del espacio y la conservación de especies” la Fundación Naturaleza y Hombre ha organizado unas jornadas técnicas en la pedanía de Nave de Haver, donde, a través del proyecto LIFE+Nature Club de Fincas Oeste Ibérico entre España y Portugal, tiene establecido un acuerdo de custodia del territorio por hallarse en el entorno del área de conservación de la Reserva Biológica Campanarios de Azaba.

En Nave de Haver, municipio perteneciente a la Cámara de Almeida, hay suscrito un acuerdo de Custodia del Territorio sobre la mayor parte de su territorio municipal, que es gestionado como acotado por la Asociaçao Recreativa, Cultural e Social, la mayor entidad asociativa local. Con esta asociación desde el proyecto LIFE Club de Fincas se tiene un contacto permanente en cuanto a acciones de conservación, asesoramiento en buenas prácticas cinegéticas, repoblaciones y reintroducciones con especies presa, difusión, etc.

Visita a la Reserva Biológica Campanarios de Azaba

Visita a la Reserva Biológica Campanarios de Azaba

Con el fin de informar a la población se han desarrollado estas jornadas técnicas en esta freguesía con el objetivo de lograr que los vecinos, así como las autoridades se mentalicen cada vez más y profundicen en el conocimiento de lo que supone a todos los niveles, tanto económico, sociocultural e incluso laboral el desenvolvimiento de la vida social y municipal de poblaciones incluidas en espacios protegidos. Esta freguesía está incluida en el territorio designado como LIC Malcata (PTCON0004), el extremo norte de este espacio en Red Natura 2000 en territorio portugués debido a su alto valor ambiental para la preservación de la biodiversidad europea.

Las jornadas están organizadas en colaboración con la Asociaçao Cultural, Social e Recreativa de Nave de Haver con la que se llevan a cabo acciones de conservación y de mejora de recursos tróficos para predadores: sueltas-introducción de especies de la cadena trófica (conejo, perdiz roja); además de tareas de control y erradicación de plantas invasoras como el helecho flotante Azolla filiculoides que está invadiendo algunas de las charcas de las dehesas y bosque mediterráneo.

Ya que es únicamente a través de la práctica armónica de las actividades cotidianas de uso y aprovechamiento del entorno como se manifiesta el respeto hacia el medioambiente. Además de orientar hacia las acciones respetuosas para la conservación del entorno y a perpetuarlo para las generaciones venideras, una de las actividades de desarrollo rural en las que se ha hecho más hincapié en el desarrollo de estas jornadas es en la dinamización de la economía local a través de actividades de ecoturismo.

Una parada explicativa sobre las acciones de conservación en el término municipal de Nave de Haver

Una parada explicativa sobre las acciones de conservación en el término municipal de Nave de Haver

El interés despertado en esta pequeña población sobre las jornadas, quedó reflejado en la notable participación vecinal, ya que contó con más de 80 asistentes, en la primera jornada.

En ese mismo día, técnicos del proyecto acompañaron y guiaron un itinerario por el entorno de Nave de Haver, atravesando la Reserva Biológica de Campanarios de Azaba. En las paradas del recorrido se comentaban detalles de las acciones de conservación que se están llevando a cabo con el proyecto, tanto en la reserva biológica como en las propiedades incorporadas en el Club de Fincas.

La sesión de la primera jornada se completó con una presentación audiovisual y muestra de materiales divulgativos del proyecto LIFE Club de Fincas por la conservación del Oeste Ibérico. Para continuar con una presentación sobre la “Gestión en los espacios naturales. Usos y aprovechamientos alternativos.”

La visita al Parque Nacional de Monfragüe el segundo día, también resultó muy dinámica y participativa, coincidiendo todos los asistentes en la importancia de la conservación de los valores naturales para la dinamización de la sociedad y economía rural. Durante el recorrido se suscitó un alto interés sobre cuestiones tales como los métodos desarrollados por las diferentes administraciones públicas para la conservación de este espacio natural, la interrelación entre la conservación y los beneficios directos para la población, así como opciones para la fijación de residentes y desarrollo rural en el territorio.

En esta visita, D. Ángel Rodríguez, director del Parque Nacional de Monfragüe, dio la bienvenida a los asistentes y les explicó sobre la “Gestión de los espacios naturales protegidos. Su importancia para la socio-economía de las áreas de influencia del espacio natural y los beneficios generados y potenciales”.

Acompañados por un guía del parque y por un técnico de FNYH se visitaron los centros de interpretación del parque y el Centro de Información del Oeste Ibérico situado en la localidad de Villareal de San Carlos.

La jornada continuó con un itinerario guiado por el entorno y con un descanso para realizar una comida campestre en Villareal de San Carlos ofrecida por el Ayuntamiento de Nave de Haver y la Asociaçao Cultural, Social e Recreativa de Nave de Haver.

Por la tarde el itinerario culminó con la visita al Castillo de Monfragüe, y, en el paraje del Salto del Gitano se desarrollaron diferentes talleres interpretativos del paisaje y observación de avifauna.

Firma del Acuerdo de Custodia con la presidente de la Junta Vecinal de Igollo de Camargo, Nieves Portilla, y el presidente de Fundación Naturaleza y Hombre, Carlos Sánchez.

El Anillo Verde de la Bahía de Santander, la red de reservas naturales locales que Fundación Naturaleza y Hombre gestiona en el entorno de la bahía y que poco a poco busca asemejarse al Anillo Verde de Vitoria, se fortalece ahora con la firma de dos nuevos acuerdos con las juntas vecinales de Igollo de Camargo y de Pámanes, por los que la Fundación se encargará de la gestión de los espacios de la Cueva del Juyo y el bosque de El Monterín (en Igollo), y de los Pozos de Valcaba (en Pámanes).

La gestión se llevará a cabo a través de dos acuerdos de “Custodia del Territorio”, por los que las juntas vecinales de Igollo y Pámanes, propietarias de los terrenos, confían su conservación a la Fundación Naturaleza y Hombre durante los próximos 25 años.

Durante ese tiempo, la Fundación se compromete a llevar a cabo actuaciones como la instalación de elementos divulgativos y señalización que favorezcan el conocimiento de los valores ambientales del paraje; la realización de actividades de educación ambiental dirigidas tanto a público general como a escolares; el estudio y monitorización de los espacios para conocer las necesidades de los mismos en cuanto a conservación; o el aumento de vegetación autóctona.

Acceso a la cueva del Juyo.

Acceso a la cueva del Juyo.

El entorno de la Cueva del Juyo, uno de los espacios que forman parte del acuerdo con la Junta Vecinal de Igollo de Camargo, es un paraje en el que predominan encinares entremezclados con roca caliza y eucaliptos. La cueva es uno de los principales aunque más desconocidos yacimientos paleolíticos de Cantabria y, por los restos que alberga, algunos arqueólogos y medios de comunicación, como el periódico The New York Times, llegaron a calificarla como el “lugar sagrado más antiguo” del mundo.

El Monterín, por su parte, que se encuentra delimitado al este por la cantera La Verde, es el mayor encinar cantábrico de Camargo, y tiene además una curiosa formación de rocas calizas en forma de canales, lo que se conoce como lapiaz.

La presidenta de la Junta Vecinal de Pámanes, Ana Isabel Ríos Barquín, y el presidente de Fundación Naturaleza y Hombre, Carlos Sánchez, firman el acuerdo para la gestión de los Pozos de Valcaba.

La presidenta de la Junta Vecinal de Pámanes, Ana Isabel Ríos Barquín, y el presidente de Fundación Naturaleza y Hombre, Carlos Sánchez, firman el acuerdo para la gestión de los Pozos de Valcaba. © FNYH

Los Pozos de Valcaba, por último, se sitúan al pie de la ladera sur de Peña Cabarga, en Pámanes, y son, a juicio de Carlos Sánchez, presidente de Fundación Naturaleza y Hombre, un paraje “formidable”, que recomienda visitar. El conjunto lo componen dos lagunas o pozos de origen minero que se formaron durante los trabajos de extracción de hierro que, desde la época romana hasta finales del siglo XX, se llevó a cabo en distintos puntos del macizo, como Cabárceno.

Ambas lagunas están rodeadas por diferentes ecosistemas muy típicos en Cantabria, como el encinar sobre roca caliza, el bosque mixto de frondosas o el bosque de ribera, que sirven de refugio a multitud de fauna, entre la que destaca el tejón, el jabalí, el corzo, la cigüeña blanca, rapaces como el alimoche y multitud de pequeñas aves.

Al cese de la explotación minera no le siguió, sin embargo, un proceso de restauración, por lo que la zona se vio también colonizada por especies vegetales invasoras como el plumero, la falsa acacia o el eucalipto. Trabajos previos de FNYH redujeron en gran medida esta ocupación del territorio, y ahora el acuerdo firmado con la Junta Vecinal de Pámanes prevé más trabajos para erradicarla o controlarla.

Una de las lagaunas de los Pozos de Valcaba

Una de las lagunas de los Pozos de Valcaba. © FNYH

El proyecto LIFE “Anillo Verde de la Bahía de Santander: conectando la naturaleza y la ciudad” integra espacios degradados pero de gran valor ecológico en torno a la bahía, tanto en los municipios limítrofes con la misma como en otros más alejados. Se encuentran, como explica el presidente de FNYH, en áreas “muy pobladas, con mucha presión, pero en las que han quedado restos de naturaleza” que merece la pena conservar.

Del Anillo Verde forman parte, por ejemplo, humedales como las Marismas de Alday o de Engoa, lagunas como el Pozón de la Yesera o de la Dolores, o encinares atlánticos como el de Peñas Negras (en Maoño), a los que se suman ahora los mencionados de la Cueva del Juyo, el encinar de El Monterín y los Pozos de Valcaba.

El proyecto LIFE “Anillo Verde de la Bahía de Santander” está coordinado por Fundación Naturaleza y Hombre con la colaboración de la empresa pública MARE, y cuenta con la cofinanciación de la Comisión Europea y la Consejería de Medio Ambiente del Gobierno de Cantabria y el apoyo de Fundación Biodiversidad, dependiente del Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente.

Para saber más:
Anillo Verde de la Bahía de Santander
Información sobre los Pozos de Valcaba
Información sobre la Cueva del Juyo
Información sobre El Monterín

La presidenta de la Junta Vecinal de Pámanes, Ana Isabel Ríos Barquín, y el presidente de Fundación Naturaleza y Hombre, Carlos Sánchez, firman el acuerdo para la gestión de los Pozos de Valcaba.

Fundación Naturaleza y Hombre se encargará a partir de ahora de la conservación medioambiental de los Pozos de Valcaba, mediante un acuerdo de custodia del territorio adoptado con la Junta Vecinal de Pámanes, perteneciente al municipio de Liérganes. El paraje se suma así al resto de reservas que forman parte del proyecto europeo LIFE “Anillo Verde de la Bahía de Santander: conectando la naturaleza y la ciudad”, que trabaja en recuperar áreas degradadas pero de gran valor ecológico en torno a la bahía.

La Junta Vecinal, propietaria de los terrenos, cede la gestión a través de un acuerdo de “Custodia del Territorio”, cuya principal característica es la voluntad de ambas partes (propietario y gestor) de llevar a cabo actuaciones de conservación de la naturaleza. Este, en concreto, prevé una serie de acciones durante los próximos 25 años. Fundación Naturaleza y Hombre ya había llevado a cabo labores de restauración en la zona, como la eliminación de plantas invasoras tales como el plumero y la falsa acacia o la instalación de cajas nido, y ahora el convenio garantiza la continuidad de las mismas.

Los Pozos de Valcaba se sitúan al pie de la ladera sur de Peña Cabarga y son, a juicio de Carlos Sánchez, presidente de Fundación Naturaleza y Hombre, un paraje “formidable”, que recomienda visitar. Su acceso se encuentra en el Barrio Tarriba de la localidad de Pámanes (Liérganes) y el conjunto lo componen dos lagunas o pozos de origen minero que se formaron durante los trabajos de extracción de hierro que, desde la época romana hasta finales del siglo XX, se llevó a cabo en distintos puntos del macizo, como Cabárceno.

Ambas lagunas están rodeadas por diferentes ecosistemas muy típicos en Cantabria, como el encinar sobre roca caliza, el bosque mixto de frondosas o el bosque de ribera, que sirven de refugio a multitud de fauna, entre la que destaca el tejón, el jabalí, el corzo, la cigüeña blanca, rapaces como el alimoche y multitud de pequeñas aves.

Una de las lagaunas de los Pozos de Valcaba

Una de las lagunas de los Pozos de Valcaba. © FNYH

Al cese de la explotación minera no le siguió, sin embargo, un proceso de restauración, por lo que la zona se vio también colonizada por especies vegetales invasoras como el plumero, la falsa acacia o el eucalipto. Trabajos previos de FNYH han reducido en gran medida esta ocupación del territorio, y ahora el acuerdo firmado con la Junta Vecinal de Pámanes prevé más trabajos para erradicarla o controlarla.

Las demás actuaciones previstas son la instalación de elementos divulgativos y señalización que favorezcan el conocimiento de los valores ambientales del paraje; realización de actividades de educación ambiental dirigidas tanto a público general como a escolares; estudio y monitorización de la reserva natural local para conocer las necesidades de la misma en cuanto a conservación; creación de áreas para nidificación y descanso de aves acuáticas; o aumento de la superficie de vegetación autóctona.

Voluntariado por el 25 aniversario de la conservación en Europa

El próximo domingo, 21 de mayo, y coincidiendo con la celebración del 25 aniversario del programa europeo LIFE de conservación de la biodiversidad y de la creación de la Red Natura 2000 de espacios protegidos, se llevará a cabo una actividad de voluntariado ambiental en el paraje, de 16 a 19 h., consistente en la realización de una ruta interpretativa y en la plantación de vegetación autóctona como robles, espinos y mostajos. La actividad está dirigida a todos los públicos y es gratuita, previa inscripción en el formulario que se encontrará en la web de la Fundación (fnyh.org) o llamando al teléfono 942 559 119.

El proyecto LIFE “Anillo Verde de la Bahía de Santander”, al que se suma esta reserva, está coordinado por Fundación Naturaleza y Hombre con la colaboración de la empresa pública MARE, y cuenta con la cofinanciación de la Comisión Europea y la Consejería de Medio Ambiente del Gobierno de Cantabria y el apoyo de Fundación Biodiversidad, dependiente del Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente.

PARA SABER MÁS:
Información sobre los Pozos de Valcaba en la web de Fundación Naturaleza y Hombre
Actividades de voluntariado por el 25 aniversario del programa LIFE / Red Natura 2000

Firma del Acuerdo de colaboración entre Sociedad Pesca FARIO y FNYH en el ecomuseo Fluviarium, Lierganes.

Hoy los peces que nadan por las aguas del río Miera están de suerte. La Sociedad Cántabra de Pesca Conservacionista FARIO y la Fundación Naturaleza y Hombre han firmado un acuerdo para conservar juntos el patrimonio natural y la biodiversidad del río Miera centrando su atención conjunta en la fauna piscícola del río a su paso por el término municipal de Liérganes.

Puesto que FARIO, la sociedad de pesca conservacionista, persigue desde sus orígenes la protección de la naturaleza de modo general pero centrándose en las especies de salmónidos y su ecosistema. Por ello fundamentan su actividad de pesca basada en modalidades de práctica deportiva sin muerte, lo que implica que una vez capturado el pez es devuelto al río en donde vive.

La estrategia de colaboración que se refrenda con este acuerdo es la custodia del territorio para así mejorar el hábitat del salmón. Ya que FNYH, en el marco del Proyecto LIFE Miera Conservación de la Biodiversidad en el Rio Miera, que cuenta con la cofinanciación de la Comisión Europea y el apoyo de la Fundación Biodiversidad del MAPAMA, está interesada en contribuir a la mejora del hábitat de salmón atlántico, Salmo salar, especie prioritaria presente en el LIC Río Miera.

Las acciones concretas a desarrollar se destinan a ampliar la Zona libre sin muerte que desde la Presa de Revolvo a la Presa de las Monjas o Arral con el fin de que incluya el tramo del río Miera entre la Presa de las Monjas y la Presa de Rubalcaba.

Dicha acción irá acompañada de una memoria descriptiva para que el Ayuntamiento de Liérganes realice la aprobación en Pleno Consistorial. Asimismo será presentada a la Dirección General del Medio Natural del Gobierno de Cantabria, antes de agosto de 2017, para su aprobación e incorporación en el siguiente Consejo de Pesca y Orden de Vedas.

Otra de las intervenciones que se establecen mediante este acuerdo de custodia del territorio es realizar un Inventario de puntos negros y de vertido en el tramo comprendido entre la presa de Revolvo y el Pozo Negro. De esta manera se localizarán las agresiones al río que puedan afectar a la calidad del agua y por tanto a la vida silvestre del río. Este inventario servirá para promover seguimientos y vigilancia que permitan tramitar denuncias ante los órganos competentes con el único fin de mejorar la calidad del río.

El acuerdo incluye un Inventario de áreas de freza de salmónidos, tanto de trucha como de salmón, en el tramo comprendido entre la presa de Revolvo y el Pozo Negro.  Por último, pero no menos importante, es una pieza clave de este acuerdo la educación y sensibilización social acerca de la conservación del río. No solo los escolares sino la población local y público en general que acuda a la zona serán el objeto de acción de charlas, conferencias, jornadas técnicas y de voluntariado para contribuir al mantenimiento saludable del río y sus orillas en sus condiciones naturales.

El proyecto LIFE Miera, coordinado por Fundación Naturaleza y Hombre, cuenta con la empresa pública Medio Ambiente, Agua, Residuos y Energía de Cantabria S.A. (MARE) y la Consejería de Universidades e Investigación, Medio Ambiente y Política Social del Gobierno de Cantabria como beneficiarios asociados. Además dispone del apoyo económico de la citada Consejería, de Fundación Biodiversidad, dependiente del Ministerio de Agricultura, Pesca, Alimentación de Medio Ambiente de España, y el instrumento financiero LIFE de la Unión Europea.

Rafa Marquina inicia la presentación en la Asociación Cultural la Alborada, Igollo de Camargo.

En Igollo de Camargo se halla una de las reservas naturales que el proyecto LIFE Anillo Verde de la Bahía de Santander gestiona fruto de un acuerdo entre el Ayuntamiento de Camargo, la Junta Vecinal de Igollo y la Fundación Naturaleza y Hombre. Allí ha tenido lugar esta charla que pretende dar a conocer los valores ambientales y culturales del entorno entre los vecinos de la bahía de Santander donde se desarrolla el proyecto.

Rafa Marquina, técnico del citado proyecto, nos llevó con su presentación por el paraje natural donde predominan encinares entremezclados con roca caliza y eucaliptos. Es donde está enclavada la cueva del Juyo, uno de los principales yacimientos paleolíticos de Cantabria aunque de los más desconocidos. Por los restos que alberga, algunos arqueólogos y medios de comunicación, como el periódico The New York Times, han llegado a calificarla como el lugar sagrado más antiguo del mundo.

A través de la fauna representadas en las paredes del Juyo y en los hallazgos arqueológicos de su interior se reconstruyen las condiciones ambientales que reinaban hace 16.000 años, época prehistórica desde la que se ha documentado la presencia humana en la cavidad.

Aunque la cavidad comenzó a formarse tal y como la vemos hoy en día hace 1.5 millones de años. Es entonces cuando nos situamos en el último periodo glacial o última edad de hielo, el periodo más o menos reciente en la historia de la Tierra. Cuando los glaciares se habían extendido ampliamente por la superficie terrestre y avanzaban hacia el sur.

Acceso a la cueva del Juyo

Acceso a la cueva del Juyo

La cavidad se va colmatando con el paso del tiempo gracias a la erosión en superficie. Así se origina la sedimentación en el interior de la cavidad hasta llegar a la época en que la cueva fue frecuentada por el hombre. Los isótopos, restos de semillas y polen fosilizados atestiguan que el entorno en el que se desenvolvían era un paisaje de praderías con zonas inaccesibles y de pequeños bosquetes aislados.

También los restos de fauna hallados describen cómo era el paisaje entonces. Los abundantes restos de ciervos hallados atestiguan la existencia de un ambiente forestal, donde estos animales suelen refugiarse, con clima templado y cierta humedad en el ambiente. Los corzos y jabalíes también cohabitaban en ese paisaje abierto con mayor proporción de cérvidos y más escasez de los dos segundos.

Los restos fósiles de equinos que fueron hallados indican que también existían estepas donde es habitual la presencia de caballos. El uro, bóvido muy similar a un toro, también formaba parte de este paisaje ya que este animal ancestral habitó en Europa, Asia y el norte de África como atestiguan las pinturas rupestres.

Documentos históricos sobre la cueva y su extraordinario valor prehistórico.

Documentos históricos sobre la cueva y su extraordinario valor prehistórico.

El clima templado era esencial para la pervivencia de dicha fauna. Lo que no ocurría con el bisonte europeo que prefería las temperaturas más frías. Pero todo ellos coincidían en preferir un hábitat de espacios abiertos.

La cabra montés llegó hasta los roquedos más inaccesibles del área debido al crecimiento de los glaciares que empujaron a esta especie hacia altitudes más bajas y próximas a la costa y casi al nivel del mar.

Las pinturas rupestres muestran que además del hombre coexistían otros carnívoros como el león de las cavernas, que se extinguió hace 12.000 años, el leopardo y la hiena de las cavernas.

Hace 14.000 años ocurrió un gran cambio ambiental en el que los bosques ganaron el terreno a las praderas. Es también cuando surgieron nuevos predadores como el lobo, el zorro y el turón. Asimismo se incorporó a la fauna del lugar el oso cavernario como demuestran las marcas de su paso en las paredes de El Juyo e incluso zonas de osera donde se refugiaban en los momentos más fríos. No fue hasta el gran cambio en las condiciones ambientales y moderó las temperatuas cuando dejó su lugar al oso pardo.

Paisaje por donde anduvieron leones, caballos y uros prehistóricos.

Paisaje por donde anduvieron leones, caballos y uros prehistóricos.

Respecto a los hallazgos vegetales confirman la presencia predominante de pinos en los bosques mezclados con robles y fresnos dispersos, gran presencia de plantas herbáceas, brezos y helechos.

Así era Igollo de Camargo durante el Paleolítico Superior, un pueblo orgulloso de la cavidad que sigue siendo un secreto bien guardado entre los vecinos, pues solo los más mayores recuerdan el haber entrado a la cueva durante sus correrías al aire libre.

El Proyecto “LIFE+ Naturaleza y Biodiversidad Anillo Verde de la Bahía de Santander: conectando la naturaleza y la ciudad”, del que Fundación Naturaleza y Hombre es beneficiario coordinador, trabajará hasta 2019 en la recuperación de los espacios naturales de la Bahía de Santander.

Este programa, en el que también participa la empresa pública MARE (Medio Ambiente, Agua, Residuos y Energía de Cantabria), como beneficiario asociado, y la Consejería de Universidad e Investigación, Medio Ambiente y Política Social del Gobierno de Cantabria como cofinanciadora, creará una infraestructura verde y azul (GI&BI) que mejorará el estado de conservación de los espacios naturales y la calidad de vida de la población.

El coordinador del proyecto LIFE Anillo Verde, el Presidente de Fundacion Naturaleza y Hombre y la Directora del CEARC

Hoy han tenido lugar las charlas del seminario “Anillo Verde de la Bahía de Santander: conectando la naturaleza y la ciudad”, organizadas por la Fundación Naturaleza y Hombre, en las que destacados ponentes del ámbito de las infraestructuras verdes hablaron sobre sus experiencias profesionales de recuperación de hábitats en entornos urbanos. El encuentro tuvo lugar en la Finca de Riosequillo, en Villaescusa, Cantabria.

Estas ponencias forman parte del proyecto LIFE+ “Anillo Verde de la Bahía de Santander: conectando la naturaleza y la ciudad”, que trabaja en recuperar áreas degradadas pero de gran valor ecológico en torno a la bahía de Santander, tanto en los municipios limítrofes con la misma como en otros más alejados. Con ellas, se puso en común el conocimiento de expertos en este ámbito así como las experiencias similares que ya se están llevando a cabo en otros lugares, como la ciudad de Vitoria o la localidad cántabra de Campoo de Yuso.

Víctor Colino, de la Universidad de Salamanca, explicó qué es una infraestructura verde e hizo un repaso por las distintas concepciones sobre la conservación de la Naturaleza que se han ido dando a lo largo de la historia. Así, señaló que mientras en la época del Romanticismo se protegían los paisajes porque eran “muy bonitos”, esto fue evolucionando, de modo que en la actualidad se entiende el valor de preservar la biodiversidad. Para ello, además, destacó la importancia no solo de recuperar áreas aisladas sino de conectarlas entre sí, por medio de corredores verdes, como medio imprescindible de favorecer los esfuerzos de conservación.

El representante de la Consejería de Medio Ambiente, Ángel de Diego, expuso los esfuerzos que, desde el POL (Plan de Ordenación del Litoral) hasta la declaración del Plan Especial de la Bahía de 2014, se han venido haciendo para ayudar en la preservación de los espacios naturales en torno a la bahía de Santander. Defendió el POL como una iniciativa “valiente”, que no se limitaba a respetar un determinado número de metros desde el litoral, sino que tenía en cuenta que había piezas dignas de valorarse (ya fueran mieses, montes comunales o encinares), e incluso otras ligadas a usos industriales, mineros (una tan humilde como la caseta de un guardavías) o sanitarios (como las edificaciones de la Isla de Pedrosa).

Ángel de Diego, consejería de Medio ambiente de Cantabría

Ángel de Diego, Consejería de Medio Ambiente de Cantabria

Recordó lo difícil que fue acotar el tremendo desarrollo inmobiliario previo a la crisis económica y puso como ejemplo las presiones que hubieron de soportar por no permitir la construcción en las laderas de Peña Cabarga.

Además, se alegró de la existencia de otros esfuerzos previos, como el Plan de Movilidad Ciclista, a partir del cual se puede seguir luchando porque en un futuro “se pueda ir en bici bordeando toda la bahía”.

La intervención de Luis Orive (del Centro de Estudios Ambientales de Vitoria-Gasteiz) era una de las más esperadas, pues había mucho interés entre los asistentes por saber cómo, bajo su dirección, se había ido creando el Anillo Verde de Vitoria, ya muy desarrollado y que le ha valido a la ciudad el reconocimiento como Capital Verde Europea.

En ese sentido, se mostró dispuesto a “ayudar para que no cometáis los mismos errores que nosotros, que han sido muchos” e insistió en lo importante que fue para ellos la voluntad política favorable a que el proyecto se llevara a cabo, a pesar de que también se encontraron con dificultades.

En cuanto a los elementos naturales que constituyen la base del Anillo Verde de Vitoria destacó dos: los montes del sur desde los que fluyen aguas hasta el río principal en el norte, y la existencia de humedales y pequeños bosques que se podían regenerar.

También otorgó mucha importancia a la educación ambiental y a la creación de una cultura favorable a las intervenciones de conservación y, al respecto, subrayó que el 70% del presupuesto del Centro de Estudios Ambientales de Vitoria, que dirige, se dedica a estos fines. Y en cuanto a los reparos por cuestiones económicas, contó cómo primero fue más difícil sortearlos, mientras que ahora es más fácil, porque lo verde “llena los hoteles” y tiene otros beneficios para el comerciante y los negocios inmobiliarios.

Luis A. Orive (Centro de Estudios Ambientales de Vitoria-Gasteiz)

Luis A. Orive, Centro de Estudios Ambientales de Vitoria-Gasteiz

Sobre las últimas actuaciones en el Anillo Verde, que no se da por concluido, destacó la plantación de 250.000 árboles y la creación de un bosque de ribera en una gran avenida, que los ciudadanos y los comerciantes acogieron bien, pese a que así habría menos plazas de aparcamiento.

Miguel Toca y Miguel Arsenio Sánchez Pérez técnicos del Ayuntamiento de Campoo de Yuso, contaron la experiencia con actuaciones como la creación de madrigueras para armiños, la restauración de charcas que sirven tanto a la fauna salvaje como a la ganadería, la instalación de cajas nido, la recuperación de tejos… y destacaron la importancia de explicar a los vecinos los beneficios de estas pequeñas acciones para proteger el paisaje. Así consideran que crear una red de microbosques en terrenos abandonados por ejemplo es contribuir a las infraestructuras verdes.

El siguiente grupo de ponencias se centró en la conectividad ecológica como forma de crear territorio. Así la intervención de Paula Gil del Museo de Ciencias Naturales (CSIC) se centró en la conectividad ecológica como herramienta esencial para crear una red ecológica planificada y gestionada con la finalidad de frenar la pérdida de biodiversidad. Con ello se aseguran los beneficios que la naturaleza aporta a nuestra salud.

El coordinador del proyecto LIFE Anillo Verde con Paula Gil, Museo de Ciencias Naturales

El coordinador del proyecto LIFE Anillo Verde con Paula Gil, Museo de Ciencias Naturales CSIC

Tras un descanso para comer la tarde continuó con el interesante enfoque que Jesús Varas de la Consejería de Medio Rural, Pesca y Alimentación del Gobierno de Cantabria, aportó sobre el paradigma de los espacios protegidos y como contribuyen a la conservación. La protección de espacios naturales aislados está obsoleta, sobre todo en entornos donde la actividad antrópica es alta. Su eficacia se basa en estar incluidos en un contexto más amplio de ordenación del uso del suelo y de los recursos naturales. Es mejor enfocar la conservación como una herramienta esencial de ordenación del territorio.

También se mostró partidario de mantener la protección de espacios naturales a nivel local, ya que así se convierten en estrellas de protección y adquieren más fuerza para convencer a la ciudadanía. Las personas son las que han de creer en los espacios naturales y en su protección.

Las especies invasoras tuvieron un espacio gracias a la charla de Jacobo Fernández Rojo  de IMATUR que presentó el Plan de Acción contra el Plumero en Cantabria. En su experta opinión es una planta invasora que no logrará ser erradicada íntegramente del territorio cántabro. El plan intenta reducir su área de expansión basándose en la gestión de especies invasoras que se viene realizando a nivel europeo en la que se incide consecutivamente en prevenir, contener y por último erradicar.

La visión de la naturaleza como generador de riqueza y bienestar cerró los bloques de ponencias contando con la visión de Lorena Peña y Beatriz Fernández de la Cátedra UNESCO sobre Desarrollo Sostenible y Educación Ambiental de la Universidad del País Vasco (UPV/EHU) que ven en la resiliencia del territorio la fuerza natural paras resistir a las especies invasoras.  Sus análisis basados en un moderno marco conceptual y metodológico del Programa Científico Internacional de Naciones Unidas denominado Evaluación de los Ecosistemas del Milenio han visto que informar sobre las consecuencias de los cambios que estamos provocando en los ecosistemas en una pieza clave para poner en valor ante la ciudadanía nuestro patrimonio natural, siendo la Educación Ambiental junto a la divulgación unas de las más potentes herramientas para sensibilizar ante la degradación del 60% de los servicios de los ecosistemas a los que nos enfrentamos en la actualidad.

El seminario concluyó con la presentación de Carlos Sáinz de la empresa Bahía de Santander, Ecoturismo y Educación Ambiental que destacó la sensibilización desde el ámbito ecoturístico y de la Educación Ambiental ante la biodiversidad y su protección como forma de provocar la sostenibilidad ambiental. Porque disfrutamos de los servicios que nos facilita la naturaleza pero con el compromiso de hacerlo con responsabilidad. A través de las actividades ecoturísticas que desarrolla su empresa interpretan los espacios en red Natura 2000 y los espacios protegidos en Cantabria transformando el lenguaje y los conceptos científicos para que lleguen a la ciudadanía y sea comprendida su importante función para el ser humano.

0 285
Los participantes en la actividad de plantación.

Empleados y clientes de Leroy Merlin se levantaron el pasado sábado 18 de febrero con ganas de comprometerse éticamente por la recuperación de los bosques.

En una acción empresarial de reforestación basada en el voluntariado, la convocatoria de carácter nacional se extendió simultáneamente por entornos urbanos de Alicante, Badajoz, Jerez, Albacete y Santander. Desde la Fundación Naturaleza y Hombre se eligió la finca de Rubalcaba, en las inmediaciones de Liérganes, Cantabria, en la que realiza custodia del territorio en el marco del proyecto LIFE Miera, para llevar a cabo esta acción ecológica.

Un grupo de trabajadores y amigos de la madera sostenible de Leroy Merlin de 45 personas, entre adultos y niños, se preparó con sus bolsas mochila, facilitadas por FNYH junto a información desarrollada en sus proyectos, para desarrollar un ameno día repleto de acciones medioambientales.

Los participantes durante la actividad de plantación de los diferentes árboles.

Los participantes durante la actividad de plantación de los diferentes árboles.

El esfuerzo por tener un entorno natural cuidado es una herramienta esencial de la sostenibilidad empresarial. Los participantes ya la aportaban con el entusiasmo con que emprendieron la jornada y el paseo hasta la finca. El resto de herramientas para la realización de los diferentes talleres y plantación de árboles fueron llevadas previamente por los educadores a las cercanías del enclave donde se llevarían a cabo las actividades.

Antes de ponerse manos a la obra para hacer bosque, los educadores ambientales de FNYH, explicaron de forma clara y concisa y adaptada para todo el público asistente los diferentes árboles autóctonos presentes en nuestro territorio, la importancia y el papel que juegan en la conservación de nuestros ecosistemas y unas útiles claves para reconocerlos en los paseos de campo. Los niños se entusiasmaron respondiendo con ímpetu y acertadamente a las cuestiones sobre reconocimiento de un árbol por sus hojas, corteza, frutos, etc.

El esfuerzo para hacer bosque con muchas manos se hizo más intenso cuando se entregó a cada participante arbolitos producidos en nuestro vivero del Pendo. La apuesta por estos pequeños árboles requería una sencilla introducción para garantizar el éxito de su enraizamiento reforzando la plantación con protectores de los ejemplares. Todos los voluntarios sintieron realmente que cambiaban el rumbo al plantar árboles en comunidad para así crear bosque. Fue un hermoso momento el de ver como las sonrisas se sumaron a la satisfacción por dejar su propia huella verde a través de esta actividad de reforestación.

Después de la plantación de árboles, los participantes en grupitos construyendo cajas para erizos.

Después de la plantación de árboles, los participantes en grupitos construyendo cajas para erizos.

Durante las actividades nos acompañaron los vuelos cercanos de muchos buitres leonados que durante un buen rato consiguieron obtener la atención y el asombro de todos.

Antes de seguir con las actividades previstas por el día,  todos aprovechamos de una pausa para tomar café, leche y productos típicos de Cantabria. Así como de productos ibéricos obtenidos en la Reserva Natural de Campanarios de Azaba, otro de los proyectos con que cuenta FNYH en Salamanca, dentro del marco del proyecto LIFE Club de Fincas por la conservación del Oeste Ibérico. Por supuesto no faltaron los comentarios ante la excelencia de estos productos alimentarios como el embutido ibérico, demandando más información sobre nuestras diferentes actividades y la gestión de nuestros tres proyectos LIFE realizados en colaboración con la Unión Europea.

La tarde nos sorprendió en marcha de nuevo con la construcción de tres diferentes “hogares” para nuestros amigos habitantes del bosque. En grupos de tres a cinco participantes se construyeron cajas nido para el gorrión común, cajas para los erizos y un hábitat para el lucano o escarabajo denominado también ciervo volante, por sus características antenas similares a la cornamenta del citado herbívoro.

Dos niños entretenidos construyendo cajas nido

Dos niños entretenidos construyendo cajas nido.

La curiosidad infantil sobre los habitantes salvajes que iban a ocupar esos hogares de naturaleza hizo que se sucedieran las preguntas durante la mañana en la que gozamos de un tiempo benigno que, permitió incluso disfrutar de una comida al aire libre en la misma finca donde dejamos nuestra huella verde.

Despedimos al grupo que llevaban su mochila cargada de vivencias y una buena acción a su espalda como es favorecer la reforestación de nuestro entorno. Sus sonrisas nos impulsa a seguir uniendo fuerzas por concienciar y sembrar la semilla de que todos somos responsables con el cuidado de nuestro medioambiente.