Home Tags Posts tagged with "Chilca"

Chilca

Visita supervisión LIFE Miera 2018

Como cada año, el proyecto LIFE “Conservación de la biodiversidad en el río Miera” ha recibido la visita de seguimiento del programa Life. Durante dos jornadas se ha desarrollado la evaluación de las actuaciones que se están llevando a cabo, realizada por José Alvarez, supervisor del proyecto, y Santiago Urquijo, de la Unidad Life de la Dirección General de Medio Ambiente de la Comisión Europea.

El recorrido por este proyecto, que coordina Fundación Naturaleza y Hombre en colaboración con la empresa pública MARE y la Consejería de Universidades e Investigación, Medio Ambiente y Política Social del Gobierno de Cantabria, y que además cuenta con el apoyo económico de la citada Consejería, de Fundación Biodiversidad, dependiente del Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente de España y del programa LIFE de la Unión Europea, comenzó en la cuenca alta del Miera y siguió su curso fluvial hasta llegar a la ría de Cubas; extraordinaria desembocadura del río en la Bahía de Santander frente a la que se sitúa la isla de Santa Marina con cuya visita se puso fin al reconocimiento de las zonas de actuación del proyecto.

Las reforestaciones llevadas a cabo con especies autóctonas en el área de Peña Negra en el LIC Montes de Valnera, un recorrido a pie por la finca El Cabañal, donde se inicia las rutas interpretativas para lo que se han instalado paneles informativos en el Alto Pas y Miera. Asimismo se prolongó el itinerario por las áreas donde se ha realizado mejoras de hábitats de nutria en la unión de las cuencas del río Pas y el Miera. También se ha actuado en sus zonas de alimentación como charcas en las que se han mejorado sus condiciones naturales con la finalidad de favorecer la reproducción y presencia de anfibios. Junto a las restauraciones de zonas de turberas y tremedales fueron en conjunto los enclaves que centraron la atención en los valles pasiegos.

Revisión de la cartelería interpretativa

Revisión de la cartelería interpretativa

Durante el trayecto también se analizaron los resultados obtenidos en cuanto a custodia del territorio, en los que el proyecto ha desarrollado acuerdos tanto con la administración pública, como ayuntamientos, como con propietarios privados y con la adquisición de terrenos por parte de FNYH. La comitiva se detuvo en la finca La Jarrota, en el LIC Montaña Oriental, donde se ha vallado y reforestado para fomentar el bosque montano.

Al llegar a Liérganes se hizo hincapié en las actuaciones para la mejora del hábitat del salmón visitando las acciones hechas de permeabilización en el ZEC Río Miera concretamente en la presa de Rubalcaba, donde FNYH construyó un estanque intermedio para facilitar el ascenso por una cascada natural que actúa a modo de escala para peces migratorios. Asimismo se visitó la presa y escala para peces de la presa de Revolvo o Regolgo, ejecutada por la Confederación Hidrográfica del Cantábrico, y de la presa del Arral, donde se ubicará la escala para peces durante el verano 2018.

Autoridades y equipo durante visita supervisión LIFE Miera 2018

Autoridades y equipo durante visita supervisión LIFE Miera 2018

La bondad climatológica de la segunda jornada de supervisión comenzó en la finca Rubalcaba en ZEC Río Miera donde se analizaron las reforestaciones realizadas para la mejora del bosque ripario, así como las actuaciones practicadas con la finalidad de mejorar el hábitat de la nutria gracias a la instalación de un refugio-madriguera junto al que se encontraron huellas y rastros de nutria.

En la zona se revisaron los acuerdos de custodia del territorio establecidos para proseguir con la visita de la futura Reserva Entomológica del escarabajo ciervo volante (Lucanus cervus) en Liérganes. Al llegar a Rucandio se supervisaron las actuaciones de protección y restauración de la población del helecho Woodwardia radicans, otra de las especies objetivo del proyecto, que han sido posibles gracias al acuerdo de custodia del territorio establecido con el ayuntamiento de Riotuerto.

Brezal costero en Isla Santa Marina

Brezal costero en Isla Santa Marina

Sin salir del ZEC Río Miera al llegar a Ceceñas se pudieron contemplar las actuaciones de restauración del hábitat y de sensibilización y difusión del Parque Fluvial La Regata, que será futura Reserva Entomológica del caballito del diablo (Coenagrion mercuriale) y del ciervo volante (Lucanus cervus). Durante el recorrido se avistó a la libélula caballito del diablo, así como los hoteles de insectos, algunos de los cuales servirán de refugio para este último, construidos durante las actividades de educación ambiental ya desarrolladas con los estudiantes de la zona para motivarlos y despertar su sensibilización ambiental.

Tras una parada para almorzar en la zona exterior del ecomuseo Fluviarium, en Liérganes, con productos locales, se procedió a presentar los resultados obtenidos en materia de educación ambiental, divulgación y comunicación del proyecto. Tras lo que se partió hacia Pedreña para embarcar camino de la isla Santa Marina incluida en el ZEC Dunas del Puntal y Estuario del Miera. En esta localidad costera también se aprovechó para supervisar la restauración realizada en la población de Woodwardia radicans.

Santiago Urquijo y Carlos Sánchez

Santiago Urquijo y Carlos Sánchez

Es así como se pudo comprobar el gran trabajo realizado para la eliminación de las especies invasoras y restauración del brezal costero acompañados por Gonzalo Valdeoliva y Javier Goñi, los botánicos colaboradores del proyecto. Resultó un magnífico broche natural por ver el asombroso cambio conseguido desde el comienzo de los trabajos de eliminación de plantas invasoras y como el brezal se ha extendido con fuerza y por toda la superficie insular a medida que la chilca desaparecía. Dada la recuperación del territorio y la espléndida primavera de lluvias los botánicos pudieron constatar nuevas especies de plantas no censadas en las salidas anteriores. Lo que antes era solo una masa de chilca se está convirtiendo, gracias a los trabajos de FNYH, en un paraje natural que empieza a albergar una notable biodiversidad.

El grito de las gaviotas acompañó durante el recorrido por la isla hasta la vuelta al barco que esperaba para adentrarse con la bajamar por la ría de Cubas, donde el río desemboca y encuentra el mar en la Bahía de Santander.

Estudiantes en Castro Valnera

Estudiantes de Grado de la Universidad Católica de Ávila visitan y colaboran con los proyectos LIFE que FNYN desarrolla en Cantabria.

Liérganes, 6 de julio de 2017

Ampliar el conocimiento acerca  de los hábitats y especies principales de Cantabria es el objetivo principal de los estudiantes del Curso de Experto en Defensa y Conservación de la Naturaleza, que desarrolla la Universidad Católica de Ávila. A lo largo de una semana, el equipo técnico de Fundación Naturaleza y Hombre ha acogido a un grupo de estudiantes de los Grados de Ciencias Ambientales, Ingeniería Forestal e Ingeniería Agropecuaria y del Medio Rural. Estos han podido conocer de primera mano las acciones que FNYH se encuentra desarrollando en el marco de los Proyectos LIFE Miera, a lo largo de la Cuenca del río Miera, y LIFE Anillo Verde de la Bahía de Santander, en el entorno de dicha Bahía.

Los universitarios visitando la isla Santa Marina

Los universitarios visitando la isla Santa Marina

Así han recorrido el nacimiento del río Miera, con la subida la cumbre de Castro Valnera, siguiendo la estela de los rebecos reintroducidos por FNYH hace una década; han visitado charcas para anfibios como la rana bermeja o el tritón palmeado; la ribera del río Miera; reservas entomológicas en robledales donde el ciervo volante y el gran capricornio son los protagonistas; o la Bahía de Santander y las Islas de Mouro y Santa Marina, donde FNYH actúa con decisión para eliminar la planta invasora llamada chilca y favorecer el hábitat del brezal costero.

Por otro lado, han visitado el Vivero El Pendo, donde FNYH produce toda la planta forestal autóctona que utiliza en sus proyectos de reforestación; aprovechando para ver la Cueva El Pendo, declarada Patrimonio de la Humanidad, el encinar de Peñas Negras en Maoño y las Marismas de Alday de Camargo, buque insignia de la conservación de la Bahía de Santander.

Foto de grupo con el equipo de FNYH

Foto de grupo con el equipo de FNYH

La colaboración de FNYH y de la Universidad Católica de Ávila es uno de los frutos de años de cooperación a través del Comité Español de la Unión Mundial para la Conservación de la Naturaleza (UICN) del que ambas entidades son miembros. Este comité, que fue presidido por FNYH entre 2007 y 2014, trabaja para influir, difundir y desarrollar en España los programas, actividades e iniciativas de la UICN.

“Experiencias de intercambio y colaboración entre entidades de conservación de la naturaleza y la comunidad universitaria son un gran estimulo para la protección de nuestro medio ambiente”, afirma Carlos Sánchez, Presidente de FNYH.

Presentación sobre Custodia del Territorio de Alberto Navarro Gómez, Foro Estatal de Custodia del Territorio

A pesar de la notable regresión – un 68 %- que ha experimentado el desmán ibérico, uno de los mamíferos más amenazados de la fauna europea, que habita en las proximidades de regatos y pequeños cursos fluviales, todavía queda un horizonte de esperanza en las montañas cantábricas. Dónde aún se mantiene una población saludable de este pequeño mamífero, similar a un topo pero con un inconfundible morro por su parecido a una trompeta.

Trabaja en ello el proyecto LIFE Desmanía, presentado por su coordinadora, Rocío Gallego, en la segunda de las jornadas que la II Semana LIFE Miera ha desarrollado en el ecomuseo Fluviarium de Liérganes y que coordina la Fundación Naturaleza y Hombre. Así celebra el 25 aniversario de los proyectos LIFE y la creación de la Red Natura 2000 enmarcándolos dentro de las acciones de divulgación de su proyecto LIFE Conservación de la Biodiversidad en el río Miera actualmente en desarrollo de su fase final.

Su estrategia de conservación se basa en un objetivo esencial como es proteger el hábitat del desmán ibérico; entre otras efectivas medidas como la creación de puertos estivales, para evitar los problemas de déficit hídrico por el estiaje. Para recuperar el entorno en el que se desenvuelve el desmán, se protegerá la vegetación de ribera con tratamientos selvícolas de tal modo que entre la luz hasta el curso fluvial, ascienda la temperatura con ello, y facilite una mayor presencia de microinvertebrados de los que se alimenta.

Una de las principales amenazas a las que se enfrenta el desmán ibérico es la extendida presencia del visón americano que ya se desenvuelve ampliamente por Castilla y León y, según todos los indicios, avanza hacia el norte peninsular.

Blanca Serrano y Lorenzo García, coordinadora y técnico LIFE Miera, Rocío Gallego, coordinadora campo LIFE Desmanía, CESEFOR y Asunción Gómez Gayubo coordinadora LIFE Lutreola, TRAGSATEC.

Blanca Serrano y Lorenzo García, coordinadora y técnico LIFE Miera, Rocío Gallego, coordinadora campo LIFE Desmanía, CESEFOR y Asunción Gómez Gayubo coordinadora LIFE Lutreola, TRAGSATEC.

De esta especie exótica, que representa la mayor amenaza para la fauna autóctona europea, también se debatió en las citadas jornadas gracias a Asunción Gomez Gayubo, coordinadora del proyecto LIFE Lutreola Spain.  Ya que este mustélido carnívoro es un exitoso competidor frente al visón europeo, del que únicamente queda población en el Delta del Danubio -Rumanía-, Francia, Rusia y Estonia, además de España, aunque su amplia área biogeográfica lo haya permitido habitar en toda Europa antes del siglo XIX. Por su presencia, y hasta que el visón americano sea erradicado, el visón europeo no abandonará el peligro crítico en que se encuentra, según la UICN, ya que no existen poblaciones viables al haber pocos ejemplares en cada una; solo en España sobreviven unos 200.

Las dunas del litoral cantábrico destacaron su importancia en los hábitats costeros gracias a José Ignacio Alonso Felpete, investigador del Jardín Botánico de Gijón y representante del proyecto ArcosLIFE “Arenales costeros: conservando las dunas cantábricas”. En su presentación defendió el valor ecológico de las dunas y explicó la importancia de preservarlas porque es “el hábitat que se encuentra en peor estado de conservación de los amparados por la Red Natura 2000”.

“En Cantabria, por ejemplo, hay muy pocos sistemas dunares, y esa escasez hace que la biodiversidad se vea muy afectada. Quizá un daño a un punto concreto supone la pérdida de algo que solo se encuentra ahí. Esto, por ejemplo, no pasa tanto en Las Landas –Francia-, cuyos sistemas dunares son muy extensos. Pero lo bueno”, continuó, “es que, si se actúa a tiempo, las especies de estos ecosistemas son fáciles de recuperar”.

Preguntado por el valor ecológico del pinar de Liencres, aledaño a uno de dichos sistemas dunares objetivo del programa LIFE, Jose Ignacio Alonso fue claro: “Pinos hay en muchos otros sitios, y estos no representan un valor especial y perjudican en determinados aspectos a la formación dunar”.

Maria Recio Espinosa del IH Cantabria de la Univ. Cantabria, Jose Ignacio Alonso Felpete del Jardín Botánico Atlántico de la Univ.Oviedo y Pablo García de MARE del Gobierno de Cantabria

Maria Recio Espinosa del IH Cantabria de la Univ. Cantabria, Jose Ignacio Alonso Felpete del Jardín Botánico Atlántico de la Univ.Oviedo y Pablo García de MARE del Gobierno de Cantabria

María Recio, del Instituto de Hidráulica de Cantabria (IH Cantabria) de la Universidad de Cantabria, destacó en su intervención el importante papel de los estuarios, así como de los “servicios ecosistémicos” o beneficios para la sociedad que prestan. También resaltó la importancia de establecer una convivencia entre la conservación de los elementos de la Red Natura 2000 con el desarrollo de los diferentes usos antrópicos tales como cultural, turístico o productivo.

Al ser cuestionada respecto a la controversia que está generando el proyecto de construcción de un dique en la Bahía de Santander, para tratar de solucionar el problema de la pérdida de superficie en las playas de El Sardinero, contestó que su aprobación debería depender de “lo que digan los estudios técnicos sobre cómo esta intervención afectaría al puntal de Somo”.

Las plantas invasoras también formaron parte del programa de las jornadas y, en concreto, Pablo García Hoyos, técnico de la empresa pública cántabra de gestión de residuos MARE, del Gobierno de Cantabria, explicó cómo se está trabajando para “contener, porque eliminar es muy difícil”, la chilca en el curso bajo del Miera.

Blanca Serrano, coordinadora LIFE Miera introduciendo a Pablo García, técnico de la empresa pública MARE del Gobierno de Cantabria

Blanca Serrano, coordinadora LIFE Miera introduciendo a Pablo García, técnico de la empresa pública MARE del Gobierno de Cantabria.

La chilca (Baccharis halimifolia) es un arbusto originario de América y, al igual que en el caso de otras especies vegetales invasoras, el problema es que, dada su gran capacidad de dispersión, desplaza rápidamente a la vegetación autóctona. La chilca, de hecho, se encuentra en el puesto 5 de lo que se conoce como Top 20 de las especies exóticas más dañinas.

El técnico de MARE hizo hincapié en que se “debe hacer una labor de divulgación muy importante” para dar a conocer el problema entre la población. “Todo el mundo conoce ya el plumero, pero hay otras que también hacen mucho daño”. No debe venderse ni favorecer su comercialización, no plantarse en zonas verdes de parques y jardines, no fomentar su dispersión e impedir su proliferación.

Pablo García Hoyos recalcó que contra estas plantas solo se puede trabajar con todas las administraciones y entidades “coordinadas, en todos aquellos lugares donde broten, y con continuidad en el tiempo”. Y además, concluyó, “hay que desvincular estas actuaciones de la política”, para que lo que se haga no dependa del partido político que gobierne en cada momento, “y dotarlas de un presupuesto además de trabajos coordinados que tengan continuidad en el tiempo”.

Mariano Cebolla Borrell coordinador de comunicación del proyecto LIFE Migratoebre

Mariano Cebolla Borrell coordinador de comunicación del proyecto LIFE Migratoebre

Mariano Cebolla, coordinador de comunicación del proyecto LIFE Migratoebre que además de devolver cuatro especies migratorias de peces – esturión, anguila, saboga y lamprea-  al tramo final del río Ebro, pretende que la población vuelva a mirar al río junto al que vive. Explicó las múltiples acciones de comunicación que desde el programa Migratoebre se llevan a cabo para darlo a conocer a la sociedad y sobre todo a la ciudadanía que vive en torno al río, un gran tótem frente al que sin embargo la población actualmente vive de espaldas.

Al respecto, insistió en que lo que más les ha ayudado a divulgarlo, como web y redes sociales, junto a posters, pegatinas, actividades deportivas, charlas, encuentros y presentaciones a pescadores deportivos, es una maqueta de esturión. Exhibida por ferias y todo tipo de eventos, que fascina al público pues es un pez de 3,5 metros, la talla que realmente puede alcanzar este pez si logra retornar al río en sus condiciones óptimas, y junto a la que el público le gusta fotografiarse.

Con su éxito animó a la Fundación Naturaleza y Hombre a hacer lo mismo con la nutria que se puede ver en el tejado del ecomuseo Fluviarium de Liérganes. “Lo mejor para que sensibilizar sobre vuestro proyecto “LIFE Conservación de la Biodiversidad en el río Miera” es que descolguéis del tejado la maqueta de la nutria para enseñarla en cada acto público que realicéis.” aconsejó.

Laura Dorado, coordinadora de Educación Ambiental en Fundación Naturaleza y Hombre

Laura Dorado, coordinadora de Educación Ambiental en Fundación Naturaleza y Hombre

Desde Fundación Naturaleza y Hombre, fue Laura Dorado, coordinadora de Educación Ambiental, quien expuso todo lo que esta organización hace para que se conozca su trabajo en la cuenca del Miera, tanto entre la población general como entre los escolares. “Los niños”, se quejaba, “no saben lo que es un corzo, un tejón, una nutria… Cuando les preguntas qué animales conocen, te hablan de elefantes, jirafas… Y es importante que sepan todo lo que hay en su entorno”. Por eso, los técnicos de Fundación Naturaleza y Hombre han preparado múltiples materiales y actividades con escolares y profesores, además de actuar entre diferentes sectores sociales como pescadores, cazadores, ganaderos, turistas y veraneantes, técnicos y guarda de las Administraciones.

Actividades sencillas y periódicas como las charlas del viernes en el Fluviarium; o aquellas en las que el ocio al aire libre y la implicación de toda la familia sirven para concienciar ambientalmente. Entre todos los materiales uno de los que mejor ha funcionado es un cuaderno divulgativo titulado “Un viaje por el río Miera” que utilizan en los colegios de la zona, y “que resulta muy atractivo para los niños. Tanto, que a veces los profesores han continuado usándolo en las clases en sustitución de algunos materiales escolares”.

Alberto Navarro Gómez, Foro Estatal de Custodia del Territorio

Alberto Navarro Gómez, responsable de políticas de conservación y agraria del Foro Estatal de Custodia del Territorio

La Custodia del Territorio ha ido imponiéndose los últimos años como una de las herramientas más eficaces en la conservación de la biodiversidad. Al respecto, Alberto Navarro Gómez, que cuenta con gran experiencia en el tema y es responsable de políticas de conservación y agraria en el Foro Estatal de Redes y Entidades de Custodia del Territorio, explicó que este enfoque conservacionista consiste en un acuerdo entre propietarios de terrenos y entidades dedicadas a la conservación para preservar los valores medioambientales de determinado lugar, de modo sean los propios habitantes del lugar quienes se impliquen en su cuidado.

En su intervención recordó la gran labor que Fundación Naturaleza y Hombre despliega al utilizar esta fórmula en muchas de las reservas que gestiona; demostrando que la ciudadanía se organiza e implica en la conservación de la naturaleza, en actuar directamente sobre el territorio. Destacó un acuerdo único en territorio español como es la Marisma de Alday, dentro del proyecto “LIFE Anillo Verde de la Bahía de Santander: conectando la naturaleza y la ciudad”,  que se ha establecido por un largo periodo de tiempo -30 años- lo que ya tiene un gran mérito pero además suma de sobresaliente diferentes actores tales como una custodia marina litoral en dominio público, dependiente del Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente, el Ayuntamiento de Camargo y varios propietarios privados.

Como una variante de esta figura, defendió la custodia en ámbitos urbanos como una forma de que los ciudadanos participen en su propio bienestar y en “crear redes sociales de trabajo”. Y además, recalcó la importancia de la “ciencia ciudadana” para la toma de datos y el incremento del conocimiento científico y aseguró que “más de la mitad de los datos, que los científicos manejan en estudios sobre biodiversidad, los aportan los ciudadanos”, y que en esto destaca especialmente el mundo de la ornitología o estudio de las aves.

Pero pesar de estos esfuerzos de conservación, apuntó que “necesitaríamos llegar al 50% de territorios protegidos por todo el mundo para preservar el 80% de la biodiversidad”, mientras que el porcentaje que realmente se cuida es mucho menor.

El botánico Gonzalo Valdeolivas, Blanca Serrano y Javier Pérez de Fundación Hazi, socio del proyecto LIFE Tremedal

El botánico Gonzalo Valdeolivas, Blanca Serrano y Javier Pérez de Fundación Hazi, socio del proyecto LIFE Tremedal

Esos lugares en la naturaleza que normalmente evitamos atravesar porque están encharcados, hay barro y nos hundimos son sin embargo, lugares donde pasan cosas muy interesantes. Se trata de las turberas y tremedales, a los que Gonzalo Valdeoliva, botánico colaborador de Fundación Naturaleza y Hombre, y Blanca Serrano, coordinadora del proyecto LIFE Miera, destacaron por el importante valor ambiental que representan y por lo que están considerados de interés comunitario y prioritarios para la Directiva Hábitats, que fundamenta el programa LIFE.

Favorecer su conocimiento, propiciar la custodia del territorio y realizar en ocasiones sencillas tareas de concienciación como es la de sustentar al ganado con depósitos de agua que evite que los animales busquen la humedad reinante en estos entornos, han demostrado ser exitosos para desviar la atención del ganado por los tremedales.

En el caso del proyecto LIFE Tremedal el mérito de dar a conocer y sensibilizar del cuidado de estos frágiles hábitats, además se multiplica, tal y como explicó Javier Pérez de Fundación Hazi,  al unir la colaboración de siete organismos públicos con experiencia en planificación de espacios de la Red Natura 2000. Favorecer el conocimiento por la sociedad de estos hábitats de turbera en terrenos fangosos y con vegetación abundante, así como su conservación pasa además por acciones de cambios de usos agrícolas, en ocasiones con arraigo cultural, y llevar a cabo medidas físicas de corrección del terreno además de retornar la circulación hídrica a un estado original, así como favorecer la revegetación.

Cabaña pasiega restaurada en el Alto Miera. Excursión II Semana LIFE Miera.

Cabaña pasiega restaurada en el Alto Miera. Excursión II Semana LIFE Miera

Otro ser vivo desconocido, la píjara o helecho Woodwardia radicans, fue el último protagonista de la segunda de las jornadas de encuentro divulgativo organizado en la Semana LIFE Miera coordinada por Fundación Naturaleza y Hombre al sumarse al 25 aniversario del programa LIFE y de la creación de la Red Natura 2000 y Hombre a través de su proyecto LIFE “Conservación de la biodiversidad en el río Miera”, que coordina. Cuenta con la empresa pública de Cantabria MARE (Medio Ambiente, Agua, Residuos y Energía) y la Consejería de Universidades e Investigación, Medio Ambiente y Política Social como beneficiarios asociados. Además dispone del apoyo económico de la citada consejería; de Fundación Biodiversidad, dependiente del Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente de España, y del instrumento financiero LIFE de la Unión Europea.

Ya que este helecho, que ha logrado sobrevivir desde la última glaciación en rincones muy protegidos y próximos a nuestros ríos de la Cornisa Cantábrica, busca siempre la sombra y la baja altitud. Lorenzo García, técnico de campo del proyecto LIFE Miera es quien mejor los conoce ya que lo ha inventariado la cuenca del Miera al ser una especie objetivo.

Tres poblaciones existentes y el refuerzo, gracias al ensayo de producción de semillas y germinación de plantas a partir de material recolectado en poblaciones naturales en el Vivero El Pendo, propiedad de la Fundación Naturaleza y Hombre, apuntan a un futuro halagüeño.

No obstante ha de reforzarse la población existente con labores que minimizen las amenazas detectadas como vertidos de residuos, y el avance de plantas invasoras y otros helechos.

Itinerario Alto Miera el 10 junio 2017 durante II Semana LIFE Miera.

Itinerario Alto Miera el 10 junio 2017 durante II Semana LIFE Miera

Las actividades de la II Semana LIFE Miera continuaron el  viernes con una visita de campo acompañados de la corporación de Liérganes y Eduardo Galante, catedrático de zoología de la Universidad de Alicante, para conocer de cerca las actuaciones de conservación que se están llevando a cabo en el municipio; así como la próxima reserva entomológica para el escarabajo ciervo volante (Lucanus cervus) que, gracias a estas tareas de preservación del medioambiente, ha sido definida en el término municipal de Liérganes y presentada ante la Asociación Española de Entomología para su valoración.

 Las actividades continuaron el sábado 10 de junio con una excursión por el Alto Miera para ver de cerca las acciones de conservación tales como las charcas creadas por el proyecto donde la presencia de ranas y tritones garantizan su naturalización y el probable retorno de la nutria, una de las especies objetivo del proyecto. Así mismo se visitaron y realizó seguimiento de las reforestaciones realizadas en la cuenca alta del Miera para garantizar el estado ambiental saludable de la cuenca fluvial desde su cabecera. Es de destacar la implicación que algunos propietarios han desarrollado con el proyecto sumándose en acuerdos de custodia del territorio para hacer que la vegetación original consiga de nuevo envolver la cabecera del río. A su vez se visitó la turbera de Bernallán para comprobar el excelente estado que presenta después de su recuperación ambiental. Los participantes de la excursión también pudieron comprobar gratamente sobre el terreno como sus previas acciones de voluntariado, creando las charcas, han tenido un exitoso resultado de conservación.

 

Para saber más:

Inauguración y presentaciones durante la primera jornada II Semana LIFE Miera

Web FNYH del proyecto LIFE + Nature Conservación de la Biodiversidad del río Miera

LIFE Miera – Biodiversity conservation in river Miera

Facebook del proyeto LIFE + Nature Conservación de la Biodiversidad del río Miera

Web de Fundación Naturaleza y Hombre

Facebook de Fundación Naturaleza y Hombre

Twitter de Fundación Naturaleza y Hombre

0 1025
Contraste entre chilca (Baccharis halimifolia) tratada y chilca sin tratar

A este ritmo a mediados de otoño se podrían comenzar las labores de repoblación de la flora litoral autóctona, especialmente del brezal costero (Erica vagans).

 Somo, 22/08/16

 Desde el principio del verano, siempre que las condiciones del mar lo permiten, FNYH y MARE se encuentran luchando contra las plantas invasoras en la Isla de Santa Marina, de modo que ya se ha actuado sobre más de 4 hectáreas, en el marco de acción de recuperación del brezal costero en el proyecto LIFE+ Miera.

La Isla de Santa Marina, situada frente a las costas de Loredo en Ribamontán al Mar, es la isla de mayor tamaño del Cantábrico. Cuenta con 18 hectáreas, buena parte de las cuales se encuentran colonizadas de especies exóticas invasoras, como el plumero (Cortaderia selloana) y la chilca (Baccharis halimifolia). La proximidad de la isla a la línea litoral y la capacidad de las semillas de estas especies para diseminarse con el viento a lo largo de grandes distancias han ocasionado una colonización desmedida de este singular paraje natural en el que la presencia humana es muy limitada.

En este contexto, Fundación Naturaleza y Hombre, de la mano de su proyecto LIFE+ Miera junto con su socio MARE, abordan el problema con el objetivo de restaurar el brezal costero (Erica vagans) de este enclave insular único en el Cantábrico cuyas poblaciones se han visto reducidas en los último años de manera acusada. Para ello, durante todo el verano, una cuadrilla de diez trabajadores se desplaza diariamente en barco junto con el material necesario para un desbroce selectivo y un tratamiento adecuado. La acción será completada durante los meses de otoño con la plantación de brezo en las zonas adecuadas por parte de jornadas de voluntariado que darán la oportunidad de conocer la Isla de Santa Marina a todo aquel que desee ayudar en esta gratificante labor.

Esta actividad se enmarca en las acciones de conservación del proyecto LIFE+ Miera, en el que Fundación Naturaleza y Hombre, como beneficiario coordinador, trabaja junto a sus socios beneficiarios, Consejería de Universidades e Investigación, Medio Ambiente y Asuntos Sociales del Gobierno de Cantabria y MARE, para la mejora del estado de conservación y de la superficie de los hábitats naturales y del estado demográfico de las especies de interés conservacionista en la cuenca hidrográfica del río Miera. Este proyecto cuenta con el apoyo y la cofinanciación de la Comisión Europea.

0 1201

El Astillero, a 8 de junio de 2016

Ayer el proyecto LIFE Miera que está llevando a cabo la Fundación Naturaleza y Hombre recibió la visita de los monitores europeos para revisar las actuaciones que se están realizando dentro del proyecto.  Desde Somo, punto de encuentro, hasta Lunada, donde se encuentran algunas de las fincas en custodia de territorio que tiene la Fundación los monitores pudieron comprobar sobre el terreno las acciones que ya se han realizado dentro del proyecto.

LIC Dundas del Puntal y Estuario del Miera

En Somo pudieron comprobar las acciones realizadas en este espacio protegido que son principalmente la eliminación de especies invasoras como la onagra (Oenothera sp.) unos 5800 kg, la chilca (Baccharis halimifolia) esta especie se ha tratado en un total de 3,6 ha y plumero (Cortaderia selloana), unos 640 kg se han eliminado de esta especie invasora. Estos datos son sólo los de MARE (socio beneficiario del proyecto) ya que no tenemos en cuenta la eliminación por parte de las jornadas de voluntariado realizadas dentro del proyecto.

IMG_3420

IMG_3423

LIC Río Miera

En el arroyo Bucarrero de Pámanes pudieron acompañar a nuestro compañero, el entomólogo, José Manuel Pereira. Él es quien está llevando a cabo la obtención de información sobre el ciervo volador (Lucanus cervus) y el caballito del diablo (Coenagrion mercuriale) . Ambas son especies de insectos con poblaciones bajas y fragmentadas a nivel europeo y local, pero, en ambas especies, y como sucede con gran número de especies de insectos, es más lo que se desconoce que los datos fidedignos. Una vez obtenida la información se llevará a cabo la creación de reservas entomológicas (C10) en los LIC de actuación antes de la finalización del proyecto.

IMG_3427IMG_3430

Visitamos la finca que la Fundación ha adquirido hace poco en Rubalcaba donde se están llevando  a cabo repoblaciones de bosque de ribera para beneficio de muchas especies, especialmente de la nutria (Lutra lutra) especie objetivo de este proyecto (C9). También les pudimos explicar las actuaciones que se realizarán en cuanto a la adaptación de los saltos de agua para salmónidos (salmones y truchas) en todo el río Miera.

IMG_3437

IMG_3433

 

 

IMG_3434

LIC Montes del Valnera y LIC Montaña Oriental

Subimos hasta casi Lunada para visitar las fincas de la red de custodia que la Fundación Naturaleza y Hombre tiene en esta zona (unas 10 ha) más las fincas que funcionarán como corredores ecológicos (stepping stone, en inglés) que son otras 6 ha. En total, en toda la zona del espacio protegido se han plantado unos 18.000 árboles de especies autóctonas como el haya (Fagus sylvatica) o abedul (Betula pendula). También visitamos las turberas que el proyecto LIFE quiere conservar del excesivo pisoteo, remoneo por parte del ganado extensivo, de las quemas o el drenaje para evitar su inundación. La acción consistirá en la restauración de turberas con dos objetivos: restablecer las condiciones ambientales del ecosistema y restablecer la flora de la turbera.

IMG_3438IMG_3441

Por último visitamos el Fluviarium de Liérganes donde pudieron visitar el museo y les pudimos explicar las acciones de divulgación y educación ambiental del proyecto LIFE Miera como las charlas mensuales o actividades con los escolares de los municipios pertenecientes al proyecto con la actividad “Un viaje por el río Miera”.

 

Chilca (Baccharis halimifolia) que ha colonizado las márgenes de la Ría de Cubas

El Astillero, 18 de agosto de 2015

La vegetación invasora es uno de los mayores retos a los que se enfrenta el medio ambiente y la conservación de la naturaleza, ya que la proliferación de estas especies foráneas degrada de forma importante los ecosistemas naturales, desplazando e incluso haciendo desaparecer las especies nativas. Bajo esta premisa, el proyecto LIFE Miera, promovido por Fundación Naturaleza y Hombre, la Consejería de Medio Ambiente y MARE, tiene el reto de erradicar la chilca o bacaris en la Ría de Cubas, junto a la Bahía de Santander. Se trata de arbusto procedente de Norte América resistente a la salinidad del agua que está ocupando la práctica totalidad de las márgenes de la Ría de Cubas, haciendo desaparecer a los sauces, laureles o robles que hasta hace unos años crecían allí.

Detalle de la hoja de la chilca (Baccharis halimifolia)

Detalle de la hoja de la chilca (Baccharis halimifolia)

La eliminación de las especies invasoras entraña gran dificultad, dado que se trata de especies sin enemigos naturales y con una gran capacidad de adaptación a los cambios. Así las técnicas de actuación evolucionan de forma constante para alcanzar resultados más positivos. El Proyecto LIFE Miera acaba de iniciar un banco de pruebas, en el que ensayará cuatro métodos diferentes de eliminación de la chilca, con el fin de realizar un estudio de la eficacia y eficiencia de dichos métodos y, sobre todo, de su inocuidad para el medio que rodea a esta planta invasora. Los métodos que se están probando en la ribera de la Ría de Cubas, en Marina de Cudeyo, consisten en la aplicación de herbicida con dos variaciones y en la aplicación de sal pura y en alta concentración. De este modo, se trata de comprobar si la sal es una solución eficaz para eliminar a esta especie invasora, ya que esto permitiría reducir la cantidad de herbicida utilizado en la erradicación de estas plantas foráneas.

Las zonas en las que se apliquen cada una de las técnicas aplicadas serán objeto de un intenso seguimiento científico, cuyos resultados se incluirán en un informe que será entregado a la Dirección General del Medio Natural del Gobierno de Cantabria, con el fin de que los resultados puedan ser de utilidad para otras entidades y administraciones dentro y fuera de Cantabria.

Cantabria es la región española con más superficie invadida por la chilca

La chilca es una especie ligada a los ámbitos salinos y tiene su mayor área de expansión en las marismas y los estuarios, aunque también se ha detectado en acantilados, playas y dunas.  En la actualidad se encuentra presente en la práctica totalidad de los estuarios de Cantabria, siendo esta comunidad autónoma en la que mayor presencia tiene la especie, junto al País Vasco. De ahí la importancia de atajar este foco de “infección”, ya que la especie podría continuar su expansión por otros estuarios de la Cornisa Cantábrica. Entre los impactos que produce la chilca destacan su capacidad para transformar y degradar el ecosistema y acelerar la colmatación de las marismas. Además, su polen puede producir alergia y sus hojas envenenamiento al ganado. Como otras especies invasoras, la chilca fue introducida por su valor ornamental, ligada a la jardinería.

La Ria de Cubas con marea alta, junto al banco de pruebas

La Ria de Cubas con marea alta, junto al banco de pruebas

El Proyecto LIFE Miera trabaja por la conservación de la Cuenca del Miera

El Proyecto LIFE+Naturaleza Conservación de la Biodiversidad en el Río Miera se inició en julio del 2014. A lo largo de tres años y medio, Fundación Naturaleza y Hombre, como beneficiario coordinador, trabaja junto a sus socios beneficiarios, Consejería de Universidades e Investigación, Medio Ambiente y Asuntos Sociales del Gobierno de Cantabria y MARE, para la mejora del estado de conservación y de la superficie de los hábitats naturales y del estado demográfico de las especies de interés conservacionista en la cuenca hidrográfica del río Miera. Este proyecto cuenta con el apoyo y la cofinanciación de la Comisión Europea.