Home Tags Posts tagged with "Cantabria"

Cantabria

0 495

El programa PROVOCA de voluntariado medioambiental del Gobierno de Cantabria se ha puesto ya en marcha y, como cada año, Fundación Naturaleza y Hombre colabora con un montón de actividades.

Estas son las siguientes:

Sábado, 5 de octubre:
PLANTACIÓN ORLAS ARBUSTIVAS: Monte de Somo

Sábado, 19 de octubre:
CONSTRUCCIÓN CAJAS NIDO: Marismas de Alday

Sábado, 26 de octubre:
ITINERARIO PARA LA VIGILANCIA PASIVA CONTRA INCENDIOS: Alto Miera
¡¡¡NOVEDAD!!!

Sábado, 23 de noviembre:
ITINERARIO PARA LA VIGILANCIA PASIVA CONTRA INCENDIOS: Alto Miera II

¡¡¡NOVEDAD!!!

Sábado, 30 de noviembre:
ELIMINACIÓN DE RESIDUOS: Marismas de Alday

Sábado, 14 de diciembre:
ELIMINACIÓN DE VEGETACIÓN INVASORA: Plumero (Marismas de Alday)

RECUERDA QUE HACE FALTA INSCRIPCIÓN PREVIA.
Haz clic en cada actividad para apuntarte.

COMPARTE COCHE:
Y si quieres compartir coche con otros voluntarios, ponemos a tu disposición un servicio para poneros en contacto.
 

0 593
Incendios en el Hayedo de La Zamina. Foto de FNYH.

El Hayedo de La Zamina es una franja de bosque que corre paralela a la carretera que va desde La Concha, en San Roque de Riomiera, en dirección al Puerto de Lunada. Esta semana ha sufrido un incendio cercano, por Portillo Ocijo, que personal de Fundación Naturaleza y Hombre se afana ahora en apagar, y a principios de año hubo otro, aún mayor, que lo cercó y cuyos daños fueron muy graves.

La Zamina es la mancha forestal de mayor extensión de la zona. Cobija a corzos y jabalíes, entre otras especies, y forma parte de la Red Natura 2000 en el LIC (Lugar de Interés Comunitario) Montaña Oriental. Pero no es todo lo grande que debiera, especialmente en un tramo en que se ve arrinconada apenas en la cresta de la montaña.

El rastro de los incendios en la ladera es muy evidente: una mancha oscura entre los árboles y los prados bajos, y que es la responsable de que el hayedo no pueda crecer, y mucho menos regenerarse. Porque la práctica de prender fuego para supuestamente crear y mejorar pastos no da ninguna oportunidad a las hayas jóvenes que circundan la mancha de árboles adultos, en una zona limítrofe que es esencial para el mantenimiento de la biodiversidad porque es el lugar donde los ejemplares nuevos pueden recibir la luz del sol y prosperar.

Fuegos que no se apagan

La gran cantidad de incendios que se dan en épocas de viento sur hace que la extinción de aquellos en los que no hay riesgo para las personas o las viviendas se vea relegada. Pero esto ocurre también aunque no haya otros frentes que atender. Pasó en enero en el Hayedo de La Zamina, que se dejó arder durante días, y ocurre también con frecuencia en el resto de la Montaña Oriental.

De esa forma, áreas con gran biodiversidad sufren un año tras otro la pérdida de especies animales y vegetales así como de refugios para pequeños mamíferos y anfibios, lo que compromete la conservación en una zona que goza de un rango especial de protección por la Unión Europea.

El fuego y los pastos

Las quemas, además, no son la mejor opción para conseguir pastos y los brotes de hierba que logran son poco duraderos. La realidad es que los nutrientes liberados a través de estas cenizas no se fijan al suelo, sino que son arrastrados por la lluvia, lo que empeora la calidad del suelo y lo erosiona, especialmente en zonas de pendiente, que son mayoría en la región, y compromete también el cauce de los ríos, que tendrán que soportar un exceso de sedimento.

Si acaso, la especie que más se ve favorecida a la larga es el tojo (Ulex europaeus), un matorral de flores amarillas que soporta bien el fuego, y que destaca por su gran capacidad de regeneración y colonización.

Alternativas

Por el contrario, la descomposición natural de la vegetación en un lugar no incendiado, por ejemplo manejado a través del desbroce, allí donde sea posible, es lenta, lo que permite la incorporación de los nutrientes al suelo de forma duradera. Después, la gestión del monte con ganado como ovejas o cabras contribuiría a mantenerlo en buenas condiciones.

La puesta en valor de los bosques pasa por la educación de la población, la lucha contra el abandono del mundo rural, la mejora de las condiciones de vida en el campo… Para lograr todo esto, es imprescindible la participación de todos: juntas vecinales, ganaderos, administraciones, organizaciones conservacionistas, negocios locales…

PARA SABER MÁS:
Información sobre incendios en la web de FNYH
Editorial publicado en El Diario Montañés sobre los incendios en Cantabria, firmado conjuntamente por Fundación Oso Pardo, Fundación Naturaleza y Hombre y Fundación para la Conservación del Quebrantahuesos

0 292
Editorial Incendios Cantabria

Reproducimos aquí el editorial publicado en El Diario Montañés el lunes, 25 de febrero de 2019, justo tras una gran oleada de incendios en Cantabria (parece ser que intencionados la mayor parte de ellos), y que firmamos conjuntamente Fundación Oso Pardo, Fundación Naturaleza y HombreFundación para la Conservación del Quebrantahuesos:

Cantabria ha vuelto a sufrir en los últimos días una nueva oleada de incendios que nos dejaron más de doscientos fuegos presuntamente intencionados y afectaron a la mitad de los municipios de la Comunidad, lo que ya de por sí resulta alarmante. Pero, con todo, lo peor es que los datos dibujan una tendencia muy preocupante y reclaman el análisis urgente de lo que está pasando, especialmente por parte de la administración cántabra. No sin rubor se debe aceptar que nos encontremos a la cabeza de las regiones de la Unión Europea en número de incendios en relación con su superficie. Mientras que en todos los países del Sur de Europa y en todas las demás regiones de España se ha conseguido ir reduciendo la incidencia de los incendios, en Cantabria y Asturias no ha dejado de aumentar durante las últimas décadas tanto su número, como la superficie afectada por el fuego y la frecuencia de los grandes incendios (los que recorren más de 100 ha). De esta forma, Cantabria registra una media de 730 incendios al año, lo que nos da una idea de la magnitud del problema. ¿Por qué ocurre?

Los expertos en incendios forestales, y cualquiera que conozca nuestro medio rural, saben que quienes queman en Cantabria son gente del territorio que usan el fuego como herramienta para crear o mantener los pastos, o bien como espita y altavoz de sus quejas, justificadas o no, pero asociadas a la crisis sin precedentes que está sufriendo el mundo rural. Alguno de los incendios puede ser imputable a la acción de pirómanos (que, tal como define la RAE, son enfermos con una “tendencia patológica a la provocación de incendios” –sin una razón o a cambio de nada, podríamos añadir nosotros-), aunque las estadísticas oficiales les atribuyen un porcentaje de siniestros muy bajo.

Un rasgo distintivo de los incendios cantábricos es que muchos se producen en invierno o principio de primavera, una época a priori desfavorable al fuego, pero favorable para quemar el matorral con la intención de regenerar los pastos o ampliar la superficie pastable. Estas quemas pueden ser autorizadas y tienen que ser vigiladas para evitar que el fuego se descontrole. Pero algo no está funcionando bien para que la mayoría de las quemas se lleven a cabo con nocturnidad, sin permisos y sin vigilancia. Las quemas pasan entonces a ser ilegales e incontroladas, y pueden convertirse en un grave problema para la conservación de nuestra biodiversidad y para otras actividades de mucho interés como la apicultura.

Una medida muy recomendable sería fomentar los desbroces de matorral realizados de forma manual o mecanizada. Son una buena alternativa a las quemas prescritas allí donde la orografía del terreno permite realizarlos, y siempre que posteriormente vayan asociados a una adecuada carga ganadera. Es una medida que además puede generar empleo local.

Lo que bajo ningún concepto se puede admitir o justificar es el uso del fuego para protestar, aun comprendiendo que la gente del medio rural sufra escasez de infraestructuras y servicios o asista impotente al vaciamiento de sus pueblos, entre otros desasosiegos. Porque, con el denominador común de la sensación de abandono, se está creando una caja de Pandora en la que se enmarañan todo tipo de agravios percibidos, incluyendo a la fauna salvaje y el retraso en el pago de indemnizaciones. Las crisis sociales y/o económicas no son exclusivas de un sólo sector o grupo social, y asistiríamos a un caos si todos aquellos que se encuentran en problemas encauzaran sus protestas de una manera tan destructiva.

Durante décadas la política de lucha contra el fuego se ha basado casi exclusivamente en la mejora de los medios de extinción, y los esfuerzos en prevención han sido pocos. Sin embargo, tal como nos dicen los datos, esta política en la montaña cantábrica ha fracasado. Hay que apostar decididamente por las medidas de prevención; no sólo se trata de apagar bien el incendio sino de que éste no llegue a producirse. No hay que olvidar, además, que en prevención y también en investigación de los incendios, es esencial contar con una plantilla suficiente de Agentes del Medio Natural.

Creemos necesario que todos los incendios deben ser abordados y extinguidos independientemente del tipo de hábitat al que afecten. Ante oleadas de incendios como la de estos días, es evidente que se debe priorizar la extinción de los que amenacen directamente a las personas o sus bienes. Pero cuando esto no ocurre y los incendios afectan a determinados hábitats y, además de esto, se producen en zonas de elevada altitud y alejadas de zonas habitadas, es muy frecuente observar cómo no se interviene y permanecen activos durante varios días calcinando un elevado número de hectáreas, muchas veces en espacios de la Red Natura 2000 (la red europea de espacios naturales protegidos).

Abordar la complejidad de este escenario requiere una administración que entienda y atienda a los habitantes del medio rural, que demuestre su capacidad para el diálogo, pero que a la vez se enfrente de forma enérgica a aquellos que infringen la ley en beneficio propio o por pura inmoralidad. De otro modo, asistiremos un año sí y otro también a oleadas de incendios, a la pérdida de biodiversidad y al empeoramiento de la fractura social entre el medio rural y el urbano.

Por último, queremos hacer un llamamiento a la colaboración ciudadana que entendemos decisiva para combatir con éxito esta lacra y la impunidad que la rodea. El encubrimiento del autor, mal entendido como silencio de vecindad, es un error muy caro que pagamos y sufrimos todos los cántabros.

Guillermo Palomero. Fundación Oso Pardo.
Carlos Sánchez. Fundación Naturaleza y Hombre.
Gerardo Báguena. Fundación para la Conservación del Quebrantahuesos.
El Diario Montañés.
Lunes, 25 de febrero de 2019.

PARA SABER MÁS:
Información sobre incendios en la web de FNYH
Fundación Oso Pardo
Fundación para la Conservación del Quebrantahuesos
Información sobre incendios en El Diario Montañes

No es algo nuevo el empeño y la atención que FNYH pone en la parte de educación juvenil, sensibilización y colaboración con otras entidades con el fin de alcanzar a un número siempre más grande de jóvenes y cooperar en su desarrollo cultural, dando a conocer los proyectos LIFE+ que se están llevando a cabo en Cantabria y en el Oeste Ibérico.

Este año,  en colaboración con el proyecto europeo Erasmus SVE, se han englobado en las diferentes aéreas de actuaciones voluntarios provenientes de toda Europa.

En este sentido, FNYH ha acogido a 6 estudiantes de Italia, Francia y República Checa. Dos de ellos están hospedado en Cantabria, y cuatro en la reserva salmantina de Campanarios de Azaba en Castilla y León. En las diferentes aéreas de actuaciones se incorporarán  en las múltiples actividades de conservación y restauración de ecosistemas que la FNYH está llevando a cabo en los proyectos LIFE+.

Qué es el proyecto ERASMUS+

El Servicio Voluntario Europeo (SVE) facilita los desplazamientos de los jóvenes al extranjero para participar en proyectos de voluntariado. Para reforzar la cohesión y fomentar la solidaridad en las sociedades europeas, la Comisión Europea ha promovido la puesta en marcha de un Cuerpo Europeo de Solidaridad, con el objetivo de crear una comunidad de jóvenes comprometidos en diversas actividades solidarias, mediante servicios de voluntariado.

Los proyectos de voluntariado pueden abarcar múltiples actividades en diversos ámbitos (trabajo con jóvenes, actividades culturales, asistencia social o protección del medio ambiente, entre otras).

Las actividades de voluntariado deben durar un mínimo de dos semanas y un máximo de 12 meses y están dirigidas a jóvenes de entre los 18 y 30 años de edad.

Las organizaciones deben proporcionar apoyo antes, durante y después del proyecto de voluntariado. El apoyo es personal, relacionado con las tareas a realizar, lingüístico y administrativo (seguro, visado, permiso de residencia).

Todos los costes esenciales de la participación de los voluntarios están cubiertos (alojamiento, manutención y transporte local que los voluntarios puedan necesitar), además de estar cubiertos por un seguro durante su estancia en el extranjero.

El punto de vista del voluntario

Así cuentan los propios voluntarios cómo han vivido su experiencia:

Carmela (Italia): experiencia de voluntariado en Cantabria

Me llamo Carmela y soy una chica italiana licenciada en ingeniería genética. Tengo 26 años. Debido a mis estudios, me aficioné a la educación y a la divulgación científica. Además, viajando y visitando las diferentes reservas, me di cuenta del valor que tiene el trabajo por el cuidado del medio ambiente.

Elegí participar en un proyecto SVE por unas cuantas razones, personales y profesionales. Creo que esta es una buena oportunidad para valorar mis capacidades y vivir en otro país que tiene una cultura diferente de la mía. Escogí un SVE también para aprender cómo divulgar y educar por medio de las ciencias ambientales y, al mismo tiempo, aprender cómo trabajar en una posible carrera laboral. En particular, elegí FNYH por varias razones: por el proyecto mismo, porque está muy estructurado y es muy completo, y por la organización. Después de investigar el trabajo de la Fundación en la red, decidí proponerme como candidata. Otra razón es por el país: no hay forma mejor que aprender un idioma si no en el país mismo en el que se habla.

Carmela y Ricardo, los voluntarios de Cantabria

Carmela y Riccardo, los voluntarios de Cantabria.

Espero, una vez terminado este proyecto, haber aprendido no solo el idioma, sino también las habilidades y competencias que pueda emplear en futuros estudios y en una carrera. Además, espero crecer como persona y ampliar mis conocimientos.

Hasta ahora he visto un poco de todo y ya estoy empezando a entender cuáles de las actividades se conforman más con mí misma, actitud y capacidades. Es interesante y estimulante poder observar y participar en las distintas actividades. El SVE me parece una excelente manera de ensayar hacia un trabajo futuro, seguir un interés que nos apasiona y al mismo tiempo experimentar la vida en el extranjero sin hacerlo obligatoriamente durante los estudios universitarios.

Toni (Croacia): experiencia de voluntariado en Castilla y León

Desde que llegué aquí, he tenido un relación muy buena con todas las personas de mi pueblo: Espeja. Ha hecho mucho frío al principio (febrero, marzo, abril…), y cuando no ha hecho frío, estaba lloviendo por lo menos. En estos días, para mí era lo mejor estar en el bar, hablar con la gente, ver los partidos, tomar unas cervezas y cosas como estas. Después pude ver que me llevaba bien con la gente, que me aceptan como uno de ellos.

Cuando ha empezado el mundial de fútbol, todas las relaciones que ya estaban bien, mejoraron mucho más 🙂

Al final, quería devolver algo al pueblo, así que he empezado a pensar y podía ver que una escuela de circo podía ser una idea muy buena, porque en el pueblo había muchos niños de allí o que habían venido a a pasar el verano.

Yo pensaba que podía enseñarles juegos en los que no se usa el móvil. Así que  lo comenté con con mis amigas voluntarias.. Quería ver qué pensaban ellas de esta idea… Y como me dijeron que les parecía guay, eso me dio más motivación… También hablé con la gente del pueblo y con una chica que se llama Araya, que ya tenía otro taller con los niños, pero que también tenía ganas de ayudarme.

Tres días después ya tenía la escuela abierta y niños en clases. Cada día venían entre 10 y 15  niños. Hemos jugado con las pelotas (malabares) y con el diábolo también. Después de 10 días podía ver que los niños ahora podían hacer cosas que no son tan fáciles y eso significaba que mi taller tenía éxito. Estoy muy feliz porque ahora, cuando paseo por la calle, veo que los niños hacen malabares aunque no estén en mi clase.

Eso es algo que me da mucha felicidad y ganas de continuar con este proyecto. Pero ahora tenemos un problema… Como casi se ha acabado el verano y todo el mundo se ha marchado, no hay tantos niños. Hay entre tres u ocho, depende del día. Tengo que pensar si voy a continuar con el circo, o si voy a añadir alguna actividad más…

Cofinanciado por el programa ERASMUS+ de la Unión Europea.

Cofinanciado por el programa ERASMUS+ de la Unión Europea.

Esta publicación (comunicación) es responsabilidad exclusiva de sus autores. La Comisión no es responsable del uso que pueda hacerse de la información aquí difundida.

SABER MÁS:
Un voluntario europeo nos cuenta su experiencia en la Fundación.
Servicio Voluntario Europeo
Erasmus+

Fuente: SVE y voluntarios.

Visita supervisión LIFE Miera 2018

Como cada año, el proyecto LIFE “Conservación de la biodiversidad en el río Miera” ha recibido la visita de seguimiento del programa Life. Durante dos jornadas se ha desarrollado la evaluación de las actuaciones que se están llevando a cabo, realizada por José Alvarez, supervisor del proyecto, y Santiago Urquijo, de la Unidad Life de la Dirección General de Medio Ambiente de la Comisión Europea.

El recorrido por este proyecto, que coordina Fundación Naturaleza y Hombre en colaboración con la empresa pública MARE y la Consejería de Universidades e Investigación, Medio Ambiente y Política Social del Gobierno de Cantabria, y que además cuenta con el apoyo económico de la citada Consejería, de Fundación Biodiversidad, dependiente del Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente de España y del programa LIFE de la Unión Europea, comenzó en la cuenca alta del Miera y siguió su curso fluvial hasta llegar a la ría de Cubas; extraordinaria desembocadura del río en la Bahía de Santander frente a la que se sitúa la isla de Santa Marina con cuya visita se puso fin al reconocimiento de las zonas de actuación del proyecto.

Las reforestaciones llevadas a cabo con especies autóctonas en el área de Peña Negra en el LIC Montes de Valnera, un recorrido a pie por la finca El Cabañal, donde se inicia las rutas interpretativas para lo que se han instalado paneles informativos en el Alto Pas y Miera. Asimismo se prolongó el itinerario por las áreas donde se ha realizado mejoras de hábitats de nutria en la unión de las cuencas del río Pas y el Miera. También se ha actuado en sus zonas de alimentación como charcas en las que se han mejorado sus condiciones naturales con la finalidad de favorecer la reproducción y presencia de anfibios. Junto a las restauraciones de zonas de turberas y tremedales fueron en conjunto los enclaves que centraron la atención en los valles pasiegos.

Revisión de la cartelería interpretativa

Revisión de la cartelería interpretativa

Durante el trayecto también se analizaron los resultados obtenidos en cuanto a custodia del territorio, en los que el proyecto ha desarrollado acuerdos tanto con la administración pública, como ayuntamientos, como con propietarios privados y con la adquisición de terrenos por parte de FNYH. La comitiva se detuvo en la finca La Jarrota, en el LIC Montaña Oriental, donde se ha vallado y reforestado para fomentar el bosque montano.

Al llegar a Liérganes se hizo hincapié en las actuaciones para la mejora del hábitat del salmón visitando las acciones hechas de permeabilización en el ZEC Río Miera concretamente en la presa de Rubalcaba, donde FNYH construyó un estanque intermedio para facilitar el ascenso por una cascada natural que actúa a modo de escala para peces migratorios. Asimismo se visitó la presa y escala para peces de la presa de Revolvo o Regolgo, ejecutada por la Confederación Hidrográfica del Cantábrico, y de la presa del Arral, donde se ubicará la escala para peces durante el verano 2018.

Autoridades y equipo durante visita supervisión LIFE Miera 2018

Autoridades y equipo durante visita supervisión LIFE Miera 2018

La bondad climatológica de la segunda jornada de supervisión comenzó en la finca Rubalcaba en ZEC Río Miera donde se analizaron las reforestaciones realizadas para la mejora del bosque ripario, así como las actuaciones practicadas con la finalidad de mejorar el hábitat de la nutria gracias a la instalación de un refugio-madriguera junto al que se encontraron huellas y rastros de nutria.

En la zona se revisaron los acuerdos de custodia del territorio establecidos para proseguir con la visita de la futura Reserva Entomológica del escarabajo ciervo volante (Lucanus cervus) en Liérganes. Al llegar a Rucandio se supervisaron las actuaciones de protección y restauración de la población del helecho Woodwardia radicans, otra de las especies objetivo del proyecto, que han sido posibles gracias al acuerdo de custodia del territorio establecido con el ayuntamiento de Riotuerto.

Brezal costero en Isla Santa Marina

Brezal costero en Isla Santa Marina

Sin salir del ZEC Río Miera al llegar a Ceceñas se pudieron contemplar las actuaciones de restauración del hábitat y de sensibilización y difusión del Parque Fluvial La Regata, que será futura Reserva Entomológica del caballito del diablo (Coenagrion mercuriale) y del ciervo volante (Lucanus cervus). Durante el recorrido se avistó a la libélula caballito del diablo, así como los hoteles de insectos, algunos de los cuales servirán de refugio para este último, construidos durante las actividades de educación ambiental ya desarrolladas con los estudiantes de la zona para motivarlos y despertar su sensibilización ambiental.

Tras una parada para almorzar en la zona exterior del ecomuseo Fluviarium, en Liérganes, con productos locales, se procedió a presentar los resultados obtenidos en materia de educación ambiental, divulgación y comunicación del proyecto. Tras lo que se partió hacia Pedreña para embarcar camino de la isla Santa Marina incluida en el ZEC Dunas del Puntal y Estuario del Miera. En esta localidad costera también se aprovechó para supervisar la restauración realizada en la población de Woodwardia radicans.

Santiago Urquijo y Carlos Sánchez

Santiago Urquijo y Carlos Sánchez

Es así como se pudo comprobar el gran trabajo realizado para la eliminación de las especies invasoras y restauración del brezal costero acompañados por Gonzalo Valdeoliva y Javier Goñi, los botánicos colaboradores del proyecto. Resultó un magnífico broche natural por ver el asombroso cambio conseguido desde el comienzo de los trabajos de eliminación de plantas invasoras y como el brezal se ha extendido con fuerza y por toda la superficie insular a medida que la chilca desaparecía. Dada la recuperación del territorio y la espléndida primavera de lluvias los botánicos pudieron constatar nuevas especies de plantas no censadas en las salidas anteriores. Lo que antes era solo una masa de chilca se está convirtiendo, gracias a los trabajos de FNYH, en un paraje natural que empieza a albergar una notable biodiversidad.

El grito de las gaviotas acompañó durante el recorrido por la isla hasta la vuelta al barco que esperaba para adentrarse con la bajamar por la ría de Cubas, donde el río desemboca y encuentra el mar en la Bahía de Santander.

Educación Ambiental en La Regata

Menos plantas invasoras y nuevos refugios para las larvas del caballito del diablo y el ciervo volante convierten al Parque Fluvial La Regata en el primer espacio natural cántabro candidato a convertirse en Reserva Entomológica.

Desde que el pasado mes de noviembre se firmara el convenio entre la Junta Vecinal de Ceceñas y Fundación Naturaleza y Hombre, establecido por 20 años, para la protección de la ribera del río Miera a su paso por el municipio de Ceceñas, concretamente en el área del Parque Fluvial de La Regata, muchas son las tareas realizadas para lograr la recuperación del estado natural ribereño. Además de favorecer especialmente los hábitats de insectos como el caballito del diablo y el ciervo volante.

Las tareas desarrolladas hasta el momento han comprendido la eliminación de flora invasora existente en el área como el amor del hombre o Tradescantia fluminensis, que afecta al hábitat potencial de caballito del diablo (Coenagrion mercuriale) pues impide el desarrollo de sus larvas, La Regata es una de las 6 colonias de esta especie localizadas en la cuenca del Miera.

Para favorecer la presencia y protección de las citadas especies de dichos insectos, tal y como estima la Directiva Hábitats de la Unión Europea,  se han construido pirámides-nido que permitan la alimentación de las larvas de ciervo volante. Asimismo se ha construido e instalado próximo a la ribera un hotel de insectos que facilite la diversidad biológica de estos pequeños animales esenciales para el equilibrio del ecosistema.

Libélula observada por estudiantes

Caballito observado por los estudiantes del colegio Apostolado de Ceceñas

Las tareas también han desarrollado una importante fase divulgativa como es la edición e instalación de paneles informativos autoinpretativos para los visitantes del parque fluvial. La información desplegada confiere especial atención a hallarse en territorio incluido en la Red Natura 2000 y haciendo incidencia en el frágil estado de conservación del caballito del diablo y el ciervo volante.

Gracias al avance en el estado de restauración natural de la ribera, Fundación Naturaleza y Hombre ha presentado a la Asociación Española de Entomología la propuesta de declaración de la Reserva Entomológica del Parque Fluvial de La Regata. Con la finalidad de proteger y mejorar el hábitat del caballito del diablo y el ciervo volante.

La propuesta ha sido avalada por la Junta Vecinal de Ceceñas que es la propietaria de los terrenos y que se ha implicado plenamente en la conservación de dichas especies y su hábitat. La figura de protección de Reserva Entomológica fue creada en el año 2012 por la Asociación Española de Entomología (AeE) con el fin de impulsar y apoyar los programas dirigidos a la designación de áreas que alberguen poblaciones de artrópodos singulares y endémicas, que se encuentren en estado amenazado; así como comunidades de insectos que reúnan una gran diversidad biológica o grupos entomológicos de especial interés para su conservación.

Plantando especies autóctonas en el Parque Fluvial La Regata, Ceceñas

Plantando especies autóctonas en el Parque Fluvial La Regata, Ceceñas

Para acercar el valor natural del área a la población se está trabajando con los estudiantes del colegio Apostolado de Ceceñas, situado en las inmediaciones del parque. Esta primavera, los estudiantes, desde educación infantil hasta secundaria, han participado en unas jornadas de exploración y conocimiento de su entorno y de especies extraordinarias que habitan el río como el salmón atlántico. Las actividades desarrolladas abarcan desde la realización de una ruta interpretativa del paisaje y sus valores, juegos como “encuentra mis hojas” para reconocer los árboles y arbustos del entorno y su importancia, plantación de arbolado de ribera con protectores para evitar daños del ganado y creación de una pirámide-nido.

Lamentablemente la existencia de una de estas pirámides-nido, creadas en las actividades educativas y de sensibilización ante los valores de nuestro entorno, ha sido destruida en un acto vandálico pues su madera fue empleada para realizar una barbacoa.

Estas tareas en el Parque Fluvial La Regata representan no solo una importante actuación para el proyecto LIFE Conservación de la Biodiversidad del río Miera, que cuenta con la empresa pública Medio Ambiente, Agua, Residuos y Energía de Cantabria S.A. (MARE) y la Consejería de Universidades e Investigación, Medio Ambiente y Política Social del Gobierno de Cantabria como beneficiarios asociados; además del apoyo económico de la citada Consejería, de Fundación Biodiversidad, dependiente del Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente del Gobierno de España, y el instrumento financiero LIFE de la Unión Europea, sino un gran paso para la biodiversidad cántabra ya que este es un espacio ZEC o Zona de Especial Protección Río Miera donde alianzas conservacionistas de este tipo resultan muy positivas para su supervivencia.

Propietarios de custodia de LIFE Miera visitando la Finca reforestada de El Cabañal

El equipo de LIFE Miera reunió este sábado una representación de los propietarios de terrenos que participan en la reforestación de la cabecera del Miera

El sábado 19 de mayo, con motivo de la celebración del día europeo de la Red Natura 2000, el equipo de FNYH y LIFE Miera organizó una visita a los espacios forestales recuperados en el marco del proyecto LIFE “Conservación de la Biodiversidad en el río Miera”. Así, un grupo formado por distintos propietarios de terrenos custodiados por FNYH realizó una ruta circular por la zona de Bernallán. Visitaron las reforestaciones de FNYH cuyo control se mantiene mediante gestión silvopastoral, con ayuda del rebaño de raza autóctona de oveja carranzana rubia, las charcas restauradas para favorecer la reproducción de anfibios y el tremedal de Bernallán, donde se han realizado mejoras ambientales para reducir la presión ganadera y disminuir la erosión de la turbera.

Uno de los motivos del encuentro era generar sinergias entre FNYH y los propietarios de fincas en custodia del territorio; así como favorecer el encuentro entre ellos y saberse parte de un gran grupo de particulares que creen en la custodia del territorio como una de las herramientas más eficaces para hacer conservación de la naturaleza.

El proyecto LIFE Miera así ha desarrollado una acción preparatoria centrada en la realización de acuerdos de custodia del territorio con una vigencia de 20 años; hasta la fecha se han firmado 19 acuerdos con propietarios privados y públicos, tanto en el ámbito de la cabecera de los ríos Miera y Pas, como en el curso medio de los ríos Miera y Pontones o en los espacios propuestos como reserva entomológica de Liérganes y Ceceñas. La superficie custodiada por el proyecto asciende actualmente a 75 hectáreas, que han permitido ampliar la superficie de bosques montanos y bosques de ribera; a la vez que mejorar el hábitat de especies esenciales de dichos hábitats como los insectos: la libélula o caballito del diablo (Coenagrion mercuriale) y el escarabajo o ciervo volante (Lucanus cervus).

Estos acuerdos se unen a los que FNYH ya tiene firmados en el ámbito de la Montaña Oriental de Cantabria y de la Bahía de Santander, así como del oeste de Salamanca, la provincia de Cáceres y la frontera de Portugal.

Día Red Natura 2000

Todas las acciones de conservación del LIFE Miera se desarrollan en espacios incluidos en la Red Natura 2000, se trata de espacios naturales protegidos en base a la Directiva Europea Hábitats, que cumple hoy 21 de mayo 26 años de vigencia. Se trata de la Zona de Especial Conservación (ZEC) del Río Miera, la ZEC Dunas del Puntal y Estuario del Miera; el Lugar de Importancia Comunitaria (LIC) Montaña Oriental y el LIC Montes de Valnera.

En Europa, para garantizar la supervivencia de los hábitats y las especies más valiosos y amenazados, se creó hace casi tres décadas la Red Natura 2000. Incluye más de 27.000 espacios naturales de alto valor ecológico en toda Europa hallándose en un 30% en territorio español. La gran riqueza natural y la diversidad biológica que alberga nuestra territorio ha dado lugar a que, con cerca de 2.000 espacios naturales, seamos el país europeo que más superficie territorial aporta a la Red.

Efectivamente somos los que más aportamos y también los principales beneficiarios, ya que disponemos de un aire más limpio y agua de buena calidad además de una fuente de alimentos saludables. Además de los beneficios directos para nuestra salud, la Red favorece la economía en general ya que fomenta el desarrollo económico complementando las actividades productivas tradicionales e impulsa nuevas actividades recreativas y vinculadas al turismo en la naturaleza.

La Comisión Europea ha estimado que los espacios Red Natura 2000 proporcionan a los ciudadanos europeos servicios vitales como el almacenamiento de carbono, el mantenimiento de la calidad del agua o la protección frente a inundaciones y sequías, valorados entre 200.000 y 300.000 millones de euros al año.

Súmate a la Red Natura 2000 y haz la mariposa. Bajo el lema “El simple aleteo de una mariposa puede cambiar el mundo” se invita a la ciudadanía a conocer y disfrutar los espacios en Red Natura 2000, y a compartir sus fotos formando una mariposa con las manos a través de la web www.natura2000day.es y en redes sociales.

Natura2000 Day

Natura2000 Day

EU Green Week 2018 en FNYH

El próximo lunes 21 de mayo comienza la Semana Verde Europea (EU Green Week) en la que, al igual que iniciativas de todo el continente, buscamos que los ciudadanos se impliquen en un entorno más saludable y adecuado para trabajar y vivir. Si mostramos que es posible vivir en un entorno con menos ruido, mejor calidad del aire, con más naturaleza y biodiversidad a nuestro alrededor lograremos no solo que las autoridades se impliquen en su cuidado sino animar a los ciudadanos y habitantes de zonas rurales a trabajar en la misma línea por un futuro más sostenible para todos.

Fundación Naturaleza y Hombre así lo enfoca desde todos sus proyectos. Por ello el próximo sábado 19 de mayo ha organizado el primer encuentro entre propietarios de la cuenca del río Miera que se han sumado a las iniciativas de custodia del territorio en el área donde actúa el proyecto LIFE “Conservación de la Biodiversidad en el río Miera”.

La custodia del territorio consiste en un conjunto de medidas para implicar tanto a los propietarios como a los usuarios en la conservación y buen uso de los recursos naturales, culturales y paisajísticos. Los acuerdos establecidos entre FNYH y propietarios privados no buscan el lucro sino, como entidad de custodia del territorio, pactar el modo de llevar a cabo acciones de mejora ambiental en la finca que contribuyan a conservar el territorio. Así durante la jornada, en la que no faltará una comida campera, FNYH mostrará los exitosos resultados de plantaciones realizadas que ya cuentan con más de una década de antigüedad.

El lunes 21 de mayo se celebra el Día Europeo Red Natura 2000 que conmemora la importancia del amplio territorio europeo de gran valor ecológico que abarca 26.000 espacios y cerca de 1 millón cuadrado de hectáreas, a los que España contribuye en mayor medida de todo el continente con un 30% de su territorio y nada menos que 2.000 espacios, y todos considerados en la Directiva Hábitats que trabaja por su mejora y recuperación de biodiversidad a través del programa LIFE.

Así el día previo, domingo 20 mayo en colaboración con el programa PROVOCA del Gobierno de Cantabria vamos a realizar una interesante actividad “Nuestra cultura y tradiciones: la muda pasiega” que tendrá lugar en la cuenca Alta del Miera. Ya que este río en el que trabajamos desde el año 2014 actuamos en 4 espacios en Red Natura 2000: desde su cabecera (LIC Montaña Oriental y LIC Montes de Valnera); a través de su curso medio (ZEC Río Miera) hasta su desembocadura (ZEC Dunas del Puntal y Estuario del Miera). Esta actividad requiere previa inscripción. Hazlo aquí.

La comarca pasiega donde se realizará la actividad de la muda pasiega con el rebaño de ovejas autóctonas de FNYH, que contribuyen al mantenimiento de las plantaciones de árboles y a evitar incendios, es un territorio delimitado por las cabeceras de los ríos Pas, Pisueña y Miera, y presenta hoy un paisaje de singular belleza. Componen el núcleo central de la comarca las tres villas pasiegas: San Pedro del Romeral, San Roque de Riomiera y Vega de Pas.

La Semana Verde Europea continuará, tanto en Cantabria como en Salamanca, con la asistencia a actividades de educación ambiental de los proyectos LIFE “Anillo Verde de la Bahía de Santander: conectando la naturaleza y la ciudad”, LIFE “Club de Fincas del Oeste Ibérico” y LIFE “Conservación de la Biodiversidad en el río Miera” y visitas al ecomuseo Fluviarium de alrededor de 500 niños y jóvenes.

El miércoles 23 de mayo será el taller “Elaboración de desodorantes con productos naturales” la actividad abierta al público en territorio salmantino,que se realizará en el pueblo de Fuentes de Oñoro. El viernes 25 de mayo un nuevo taller “Elaboración de saquitos térmicos” reunirá a todos los interesados y de manera gratuita en El Sahúgo en Salamanca.

Volvemos a Cantabria para culminar una semana tan verde y dinámica y contribuir a despertar la conciencia ambiental de la ciudadanía sobre la importancia de nuestro entorno tanto para nuestra economía como para nuestro bienestar, en la Casa de la Naturaleza de los Humedales del Anillo Verde, marisma de Alday en la Bahía de Santander, hemos organizado el sábado 26 de mayo un taller abierto al público de manera gratuita.

Su temática será sobre “Jardinería Urbana, combatir las especies invasoras desde tu jardín o balcón”. Desde las 10.30 h a las 13.30 h descubriremos un montón de ideas para nuestro jardín, nos pondremos manos a la obra creando un jardín vertical para culminar con una sorpresa muy verde. Para inscribirse: https://goo.gl/UEp2d7

Foto de los participantes desde el mirador

Un total de 20 personas se encontraron ayer por la mañana en Maoño, Santa Cruz de Bezana, para realizar una ruta interpretativa por el encinar de Peñas Negras hasta llegar al Alto de la Gigüela. La reserva municipal, espacio gestionado por FNYH, fruto de un acuerdo de custodia del territorio con la Junta Vecinal de Maoño fue organizada, con la colaboración del Ayuntamiento de Santa Cruz de Bezana, en el marco del proyecto LIFE Anillo Verde de la Bahía de Santander.

Con una duración aproximada de 3 horas, los asistentes pudieron aprender en la ruta circular por el encinar de Peñas Negras, pasando por el Alto de la Gigüela y el Pico Mayor, sobre la flora y la fauna que alberga un ambiente tan exclusivo como el del encinar cantábrico.

De ruta por el encinar

De ruta por el encinar

 Hoy en día, este tipo de encinares han quedado reducidos a una pequeña parte de su extensión original debido a que se hallan en zonas climáticas diferentes a las cálidas donde se desarrollaron originalmente. No obstante, siguen acogiendo una gran biodiversidad, y en Peñas Negras se pueden encontrar encinas (Quercus ilex), madroños (Arbutus unedo), y endrinos (Prunus spinosa) que dan refugio a mochuelos (Athene noctua), zorros (Vulpes vulpes) y ardillas (Sciurus vulgaris), entre muchas otras especies de flora y fauna.

A lo largo de la ruta, se realizaron paradas para que los monitores de FNYH destacaran lo más relevante de la reserva municipal. Además de los carteles interpretativos que se encuentran junto al sendero para ayudar a los excursionistas a conocer mejor la fauna, flora y geología de Peñas Negras. Al alcanzar el Alto de la Gigüela los asistentes pudieron disfrutar del mirador recientemente construido que ofrece una impresionante vista de la Bahía de Santander. En el mismo se ha instalado un nuevo panel panorámico interpretativo, gracias a la colaboración de FNYH con el Ayuntamiento de Santa Cruz de Bezana. También se explicaron los trabajos realizados en este espacio natural municipal de gran interés ecológico, como la eliminación de especies exóticas invasoras, la mejora de la vegetación autóctona, el mantenimiento de senderos y material de uso público para que cualquier visitante pueda disfrutar de este paraje natural.

Mirador Peñas Negras

Mirador Peñas Negras

La conservación de espacios municipales de gran valor natural como el encinar de Peñas Negras contribuye a formar una red de infraestructuras verdes y azules (ríos y humedales) alrededor de la Bahía de Santander que aporten beneficios directos a la ciudadanía como mejorar su entorno y  condiciones de vida más saludables o fomenten nuevas actividades en el territorio como el turismo sostenible.

El proyecto LIFE “Anillo Verde de la Bahía de Santander: conectando la naturaleza y la ciudad” está coordinado por FNYH, y cuenta con la empresa pública Medio Ambiente, Agua, Residuos y Energía de Cantabria (MARE) como beneficiario asociado. El proyecto cuenta con el apoyo económico de la Comisión Europea a través del instrumento financiero LIFE, FNYH y la Consejería de Universidades e Investigación, Medio Ambiente y Política Social del Gobierno de Cantabria.

Desde el mirador

Desde el mirador

El próximo domingo 13 mayo la Fundación Naturaleza y Hombre de la mano de su proyecto LIFE “Anillo Verde de la Bahía de Santander: conectando la naturaleza y la ciudad” y en colaboración en el Ayuntamiento de Santa Cruz de Bezana organiza una ruta interpretativa por el encinar de Peñas Negras, espacio gestionado por FNYH, fruto de un acuerdo de custodia del territorio con la Junta Vecinal de Maoño.

Se trata de una de las reservas educativas en las que trabaja el proyecto, que cuenta con la colaboración de la empresa pública MARE, y con la cofinanciación de la Unión Europea a través del Programa LIFE, instrumento financiero de conservación medioambiental, la Consejería de Medio Ambiente del Gobierno de Cantabria y el apoyo de Fundación Biodiversidad, dependiente del Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente del Gobierno español.

Durante la ruta se comprobará como este valioso encinar se recupera gracias a que el proyecto se centra en mejorar el estado de la vegetación autóctona con la reforestación de especies tales como encina, roble y castaño como árboles característicos que se ven acompañados de pequeños árboles y arbustos como el madroño, laurel, aladierno, espino albar, cornejo, acebo, avellano, mostajo, labiérnago y serbal entre otros.

Al mismo tiempo trabaja en impedir la proliferación de especies exóticas invasoras en los enclaves naturales seleccionados alrededor de la Bahía de Santander y concretamente en este excepcional encinar relicto, superviviente de antiguas épocas climáticas más secas y calurosas, que a su vez un magnífico mirador ubicado al oeste de la bahía santanderina.

La ruta gratuita a desarrollar el próximo domingo durante 3 horas y que tiene su punto de origen en la bolera de Maoño a las 10 horas incide en fomentar el uso público de la zona de 50 hectáreas de extensión gracias a la adecuación de los senderos y el aprovechamiento de los paneles interpretativos instalados para tal fin y que ayudan a conocer la fauna y flora tan diversa del lugar.

La conservación de espacios municipales de gran valor natural como el encinar de Peñas Negras contribuye a formar una red de infraestructuras verdes y azules (ríos y humedales) alrededor de la Bahía de Santander que aporten beneficios directos a la ciudadanía como mejorar su entorno y  condiciones de vida más saludables o fomenten nuevas actividades en el territorio como el turismo sostenible.

Esta ruta interpretativa, accesible para toda la familia, llevará por un encinar único que recupera toda su belleza natural. Inscríbete aquí.