Home Tags Posts tagged with "caballos"

caballos

Rebaño en plantación

La tarea de pastoreo que realiza un rebaño de ovejas de raza carranzana en zonas reforestadas por Fundación Naturaleza y Hombre confirma que son un eficaz sistema para el control de pastos.

Nos preocupan las razas autóctonas de ganado y la esencial labor que realizan en el paisaje rural. Por ello en Fundación Naturaleza y Hombre, desde hace más de una década, hemos desarrollado el compromiso por contribuir a que se alejen del peligro de extinción en que se encuentran algunas de ellas a través de su presencia en varias de las reservas que gestionamos. Sacamos provecho de las ventajas que aporta su uso en el mantenimiento del paisaje a la vez que contribuimos a mejorar su estado de conservación.

En esta ocasión te proponemos conocer de cerca a la oveja carranzana en su variedad cara rubia, presente desde hace años en las fincas que FNYH custodia en la Montaña Pasiega y Oriental.

Esta raza, en vías de ser catalogada oficialmente como “en peligro de extinción”, recibe su nombre del valle de Karrantza, situado en la comarca vasca de Las Encartaciones. Su área de procedencia, que se encuentra en dicho valle y los municipios limítrofes, continúa coincidiendo en la actualidad con el núcleo de distribución más importante de la variedad. Sin embargo, su presencia se extiende más allá, dispersándose por zonas montañosas de Cantabria, Asturias, León y Bizkaia.

La carranzana comparte el mismo tronco de origen que la oveja latxa, siendo algo más grande que ésta. Su alargado cuerpo está cubierto por un vellón de larga y basta lana de color blanquecino. La cabeza, desprovista de lana y rematada con largas orejas, presenta en la variedad “cara rubia” un característico tono rojizo, que la diferencia de la variedad “cara negra”. En ambas variedades destaca el perfil convexo de la cabeza. Este rasgo es aún más distintivo en algunos moruecos –carnero padre a través del que se mantiene la propagación de la especie-, cuyo perfil se pueden definir como ultraconvexo. Los cuernos, que aparecen sólo en parte de los ejemplares macho, adquieren un característico desarrollo en forma de grandes espirales.

Esta raza se explota en ganadería extensiva, realizando habitualmente pastoreo en “trastermitancia” como se conoce a la trashumancia corta, es decir, el rebaño permanece en las zonas de fondo de valle durante el invierno y se traslada cada año a pastos de montaña del mismo valle durante los meses de estío. Es el caso del rebaño de FNYH, que realiza cada año la tradicional muda pasiega, desde terrenos ubicados en la Concha, donde pasan el invierno, hasta Vega de Pas en verano.

La importancia de la raza viene dada por su triple vocación para producir leche, carne y lana. Entre estas aptitudes se aprecia su valiosa producción láctea, que se destina principalmente a la elaboración de quesos de gran calidad como el queso de Guriezo, o el Idiazábal, más conocido y que cuenta con Denominación de Origen.

Adaptadas desde hace generaciones a terrenos lluviosos con fuertes pendientes, aprovechan los recursos forrajeros de estas zonas abruptas. Su papel en la preservación de los paisajes de media montaña va más allá, extendiéndose a aspectos socioculturales como el mantenimiento de usos y prácticas ganaderas tradicionales; además de contribuir a la fijación de población rural. Las ovejas de FNYH habitan cómodamente el paisaje pasiego, del que siempre formó parte el ganado ovino. Su necesidad de refugio durante el invierno ha llevado a la restauración de algunas cabañas pasiegas. Asimismo del manejo del ganado se ocupan pastores locales.

Las ovejas carranzanas se convirtieron en una herramienta fundamental para la gestión y conservación de la naturaleza que realiza FNYH en el año 2000. Cuando el rebaño se empezó a utilizar como instrumento de prevención de incendios, en zonas reforestadas de las cabeceras de las cuencas fluviales de los ríos Pas, Miera y Asón. La función de las ovejas carranzanas, cuyo carácter rústico otorga valor a un tipo de pasto que otras variedades de ganado serían incapaces de aprovechar, consiste en pastorear dentro de la superficie reforestada. Es una suerte de segadora biológica no contaminante y silenciosa, que, al consumir materia fácilmente inflamable, contribuye a mantener la zona libre de incendios.

Incorporar animales domésticos a las zonas reforestadas no sólo protege a los árboles de la incidencia del fuego, también facilita su crecimiento y desarrollo saludable por disminuir la competencia de otras especies vegetales. El daño que podrían ejercer las ovejas y otros herbívoros sobre las cortezas se evita con una sencilla medida, colocando protectores alrededor de los árboles jóvenes. Con este sistema de silvopastoreo los animales disfrutan del bienestar de la cría en semilibertad, y hacen mucho más que alimentarse: también ahorran costes económicos y medioambientales para que la reforestación prospere, al evitar el uso de herbicidas o de medios mecánicos que precisan combustible.

FNYH apuesta por el uso de razas nativas de ganado para realizar custodia del territorio en distintos espacios naturales, luchando así contra la desaparición de razas ganaderas únicas en el mundo. Así, las ovejas carranzanas comparten finca con los mastines, Haya y Serbal, y una yegua hispano-bretona y su cría. Los caballos Losinos han demostrado ser unos eficaces agentes naturales que con su alimentación controlan el crecimiento de plantas invasoras en las Marismas de Alday. Mientras que una manada equina de Pottoka controla el crecimiento de vegetación en la red de fincas de la Montaña Pasiega y otra de caballos Retuerta, una de las más antiguas del mundo y autóctona de la Península, lo hace en la Reserva Biológica Campanarios de Azaba.

Las razas ganaderas autóctonas se encuentran en su mayoría amenazadas. Sin embargo, constituyen valiosas piezas de la biodiversidad. Estrechamente enlazadas al territorio tras siglos de adaptación, son parte indisoluble de éste y del patrimonio cultural asociado. Además de reportar otros beneficios económicos, mantenerlas amplifica ese vínculo cultural con nuestros paisajes rurales a la vez que refuerza nuestra propia conexión con la naturaleza y el mantenimiento del territorio.

 

MÁS INFORMACIÓN

Los caballos de FNYH, guardianes de la Naturaleza

Técnicos de Fundación Biodiversidad en el paseo de campo por la reserva biológica

Técnicos de Fundación Biodiversidad eligen la Reserva Biológica de Campanarios de Azaba, entre los proyectos con los que colaboran, para disfrutar de unas jornadas de campo.

Se prometían un fin de semana diferente, lejos del ruido de la ciudad y del estrés de los ritmos habituales. Llegaron con ropa cómoda y de tonalidades campestres, sabían a lo que iban, sus prismáticos, mochilas y telescopios eran la mejor prueba.

Eligieron un fin de semana otoñal donde los días aún son cálidos y las horas de luz todavía permiten disfrutar lentamente de la jornada. Eran 14 personas que llegaron capitaneados por el entusiasmo contagioso del subdirector de Fundación Biodiversidad, Ignacio Torres.

El atardecer les daba la bienvenida en Campanarios de Azaba, mientras el grupo iba reuniéndose y se preparaba la primera de las salidas de campo. Sería en la oscuridad de la noche en busca de tres visitantes de los más sigilosos de la reserva biológica: la gineta, la garduña y el zorro.

El otoño permitió disfrutar de los paseos de campo en la reserva biológica

El otoño permitió disfrutar de los paseos de campo en la reserva biológica

La siguiente mañana el reto era enfrentarse a buitres leonados y negros, las rapaces que en esta época más frecuentan el muladar. Pero la naturaleza decidió no ponérselo fácil y la espera se alargaba mientras los buitres se resistían al bocado tentador de la carroña. En su paciencia y capacidad de entender los ritmos de la naturaleza vimos su empeño por conocerla y aceptar lo imprevisible como parte de su magia natural.

Un recorrido en vehículo todoterreno pronto desvió la atención hacia las razas ganaderas autóctonas como el magnífico caballo de las Retuertas y la vaca Sayaguesa que con su alimentación y deambular por la reserva biológica contribuyen al mantenimiento del paisaje adehesado.

Fue nada menos que con el imponente toro semental de esa gran raza de bovino ibérico con quien se encontraron en el recorrido. La sorpresa no era solo verse ante los 1.200 kilos del animal, sino a pesar de su robusta apariencia comprobar su beatífica actitud que refleja el ancestral carácter de este bovino y su capacidad para el trabajo de campo, labor que tradicionalmente realizaba hasta que, con la mecanización agrícola, fue raza destinada para la producción de carne.

No obstante echamos pie a tierra para iniciar una ruta senderista guiada por una de nuestras educadoras ambientales quien aportó los secretos del bosque mediterráneo al grupo de naturalistas.

El grupo reunido con el equipo de Fundación Naturaleza y Hombre frente al lodge

El grupo reunido con el equipo de Fundación Naturaleza y Hombre frente al lodge

La tarde fue una delicia aderezada por un atardecer rosado que culminó con el agasajo de una cena con productos locales. Los sabores de alimentos de kilómetro cero degustados en el corazón del bosque mediterráneo mientras se encendían las estrellas sobre el porche del lodge añadieron aún más magia al descanso de la tarde antes de encaminarnos de nuevo a disfrutar de los hides nocturnos y los misteriosos habitantes que los frecuentan.

No fue hasta la siguiente mañana, después de un extraordinario amanecer, cuando se logró un “espectáculo absolutamente bestial” en palabras de Ignacio Torres. Ya que fue entonces cuando por fin se logró la observación de las aves rapaces. Nada menos que 250 buitres leonados y 40 ejemplares de buitre negro se reunieron ante sus ojos, una experiencia única e imborrable que les ha vinculado a la Reserva Biológica de Campanarios de Azaba por siempre.

El Consejero de Fomento y Medio Ambiente de JCyL Juan Carlos Suárez-Quiñones y Carlos Sánchez en la Reserva Biológica Campanarios de Azaba

El bosque mediterráneo, sometido a los rigores climatológicos del estío, ha mostrado sino su mejor aspecto del año al menos lo que le hace un ecosistema único: su gran resistencia a la canícula al Consejero de Fomento y Medio Ambiente de la Junta de Castilla y León, que, esta mañana, ha visitado la Reserva Biológica de Campanarios de Azaba en Salamanca.

La resistencia natural de las especies mediterráneas al déficit hídrico característico de la estación no es nada extraño, lo es sin embargo la alarmante pérdida de superficie de bosque mediterráneo y dehesa, ese bosque sabio y aliado del hombre, que palautinamente se está produciendo tanto por abandono del mundo rural como por aprovechamientos productivos intensivos que no tienen en consideración el entorno.

Es por ello que la Fundación Naturaleza y Hombre ha querido mostrar que el bosque mediterráneo y la dehesa pueden coexistir con el hombre y favorecer su desarrollo, como el aprovechamiento ecoturístico que se ha iniciado en la Reserva Biológica Campanarios de Azaba, al Consejero de Fomento y Medio Ambiente Juan Carlos Suárez-Quiñones y el equipo de gobierno que le acompañaba: el Director General de Medio Ambiente Jose Angel Arranz Sanz, el Jefe de Servicio Territorial de Salamanca Juan Carlos Martín Muñoz, el Delegado Territorial Bienvenido Mena Merchán, el Asesor del Delegado Jeremías Rodríguez Boyero, la Jefa de Prensa del Delegado Eva Martínez Duque y la Jefa de Gabinete Ana Díaz-Rincón Cotelo.

“La preciosa dehesa salmantina observada en ruta hasta la reserva biológica le ha dado la bienvenida” en palabras de Juan Carlos Suárez-Quiñones. Quien ha agradecido a FNYH la invitación para conocer “una iniciativa muy relevante para el territorio de Castilla y León, ya que es un ejemplo magnifico de lo que la sociedad civil puede hacer por la conservación de la naturaleza” tal y como afirmaba.

Observación fauna acuática en charca de Campanarios de Azaba

Observación fauna acuática en charca de Campanarios de Azaba

Frente a los numerosísimos incendios provocados que actualmente sufre la comunidad, Juan Carlos Suárez-Quiñones resaltaba que ante a los que destruyen nuestro medio natural otros, como las personas que trabajan para extinguirlos y la FNYH, trabajan para conservar el patrimonio natural.

La alianza del hombre con la naturaleza que impulsa las tareas de conservación de la naturaleza de FNYH es filosofía compartida plenamente por la Junta de Castilla y León. Tanto es así que disfrutar del medioambiente motiva el desarrollo de la persona y personalidad del hombre, además de ser un derecho constitucional recogido en el artículo 45 de la Constitución Española -mantenía Juan Carlos Suárez-Quiñones.

Continuaba sus declaraciones resaltando la importancia de la reserva biológica al “hacer sostenible el aprovechamiento económico y el beneficio social mientras se posibilita la conservación de los hábitats, recuperando y mejorando el estado de su flora y fauna.  A la vez que fija población pues está generando empleo de gente joven local”.

Asimismo destacaba los esfuerzos de FNYH por autofinanciarse apoyándose en su actividad económica, con iniciativas como el proyecto ecoturístico que se inicia en Campanarios de Azaba, y con el apoyo de fondos públicos como la colaboración con las administraciones y el instrumento financiero LIFE de la Unión Europea que ha hecho posible el surgimiento de la reserva biológica.

Porche del hotel rural de la Reserva Biológica Campanarios de Azaba

Porche del hotel rural de la Reserva Biológica Campanarios de Azaba

Por su parte Carlos Sánchez, presidente de Fundación Naturaleza y Hombre, iniciaba su presentación agradeciendo la respuesta positiva de la Junta de Castilla y León a conocer sobre el terreno la reserva biológica y su empeño por reunir en territorio de Castilla y León, Extremadura y Portugal un proyecto que busca armonizar el aprovechamiento del territorio y su conservación. Y que a su vez tiene como principales objetivos mantener población activa, fomentar la actividad económica y el aprovechamiento del entorno.

“Esta visita es un reconocimiento al trabajo que venimos realizando en la reserva desde 2009, cuando se comenzó a reducir la intensa explotación ganadera que sufría la finca para llevarla a un estado de conservación de especies de forma prioritaria. La generación de recursos económicos está subordinada a las acciones de conservación. No obstante recuperar la naturaleza no ha dejado de considerar una dinamización económica de la zona y áreas aledañas” declaraba Carlos Sánchez.

La conservación no ha sido un obstáculo social sino que, por el contrario, la reserva es generadora de empleo (10 personas trabajan en las tareas de conservación de la reserva) además de dinamizar a los propietarios de una amplia área alrededor de la reserva. Ya que actualmente se han logrado acuerdos de custodia del territorio (vecinos que colaboran en sus fincas con las acciones que se están desarrollando por la conservación) en 10.000 hectáreas del territorio.

Este es el objetivo primordial del actual proyecto trasnacional LIFE + Conservación de la Biodiversidad en el Oeste Ibérico: Reserva de Campanarios de Azaba con Fundación Naturaleza y Hombre como beneficiario Coordinador de proyecto. Cuenta además con la Associaçao Transumânza e Natureza (ATN), la Universidad de Alicante y Universidad de Salamanca como beneficiarios asociados y con el apoyo de la Fundación Biodiversidad (Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente del Gobierno de España) y del instrumento financiero LIFE de la Unión Europea.

Visita del hotel rural de la Reserva Biológica Campanarios de Azaba

Visita del hotel rural de la Reserva Biológica Campanarios de Azaba

Preservará y mejorará la biodiversidad de las 132.878 ha de los espacios Natura 2000 Campo de Azaba, Campo de Argañán (España) y Malcata (Portugal), compuestas por bosques mediterráneos maduros, frecuentemente adehesados, cantiles rocosos, pastizales arbolados, cultivos extensivos, ecosistemas fluviales y sierras de media montaña cubiertas de rebollares y zonas de matorral, todo ello entremezclado entre fincas privadas valladas e intensamente aprovechadas.

Frente a otros propietarios Campanarios de Azaba, por ser propiedad de FNYH, es ejemplo de todo lo que se puede hacer a favor de la conservación del hábitat del bosque mediterráneo sin por ello renunciar al aprovechamiento. Es por ello que el actual proyecto ecoturístico, que cuenta con un hotel rural situado en el corazón de la reserva, observatorios de fauna, charcas restauradas, razas autóctonas de caballos de las Retuertas y vacas Sayaguesas que contribuyen al mantenimiento de pastos de la finca, es un magnífico ejemplo de dinamización social donde 60 especies del ámbito mediterráneo son las protagonistas. Un nuevo aprovechamiento basado en el turismo de naturaleza que pone en valor el bosque mediterráneo y que es compatible con la conservación de la naturaleza.

Tras la presentación se realizó un paseo de campo acompañados de Eduardo Galante, catedrático de Zoología de la Universidad de Alicante y Presidente de la Asociación Española de Entomología (ya que la reserva biológica es la primera Reserva Entomológica de España) y María Angeles Marcos, Investigadora del Centro Iberoamericano de la Biodiversidad (CIBIO) que, debido a los diferentes estudios que han realizado en la reserva, pusieron de manifiesto la notable biodiversidad faunística que ésta alberga en la actualidad gracias a las notables tareas de restauración y conservación de especies llevada a cabo.

Los estudiantes franceses.

El pasado mes de junio llegaron a la Reserva Biológica Campanarios de Azaba tres estudiantes franceses para profundizar en sus estudios de naturaleza realizando prácticas.

Fabien, Andine y Adrián, de 20 años están cursando el primero de los dos años de estudios de GPN (Gestión y protección de la naturaleza) en el Instituto St. Christophe de Masseube (Francia).

 Se quedarán en Campanarios de Azaba 10 semanas, es decir hasta el 11 de agosto, siendo este periodo de estancia parte integrante de sus estudios. El periodo mínimo requerido por la escuela es de 8 semanas pero los 3 estudiantes optaron por permanecer 2 semanas más. Este periodo coincide con la época de las vacaciones porque la escuela no permite que se pierdan clases teóricas para integrar la parte práctica.

 La razón principal de su estancia en la reserva es actuar concretamente sobre la protección de espacios naturales, conservación de la fauna y flora, la gestión cinegética,  la puesta en valor y empleo de la energía renovable, además de interactuar con las poblaciones adulta y juvenil con talleres de educación ambiental de los que se imparten desde la reserva biológica.

 Entre las diferentes propuestas facilitadas por su profesor (que ya tuvo ocasión de conocer otro de nuestros proyectos LIFE que se están llevando a cabo en Cantabria), eligieron la reserva biológica salmantina, por su inmensa biodiversidad y posibilidad que la misma ofrece de ver en vivo especies silvestres en su hábitat natural, como el buitre negro, alimoche, águila perdicera o gineta.

Entre la diversidad de especies presente en la reserva, la extensión de hectáreas que constituyen el área viven sus días de prácticas entusiasmados por reconocer en este espacio natural el equilibrio óptimo entre la convivencias entre el hombre y la naturaleza, su coexistencia y actuación salvaguardando, protegiendo y restaurando este ecosistema, y como nos comentan “tocar con sus manos temas hasta ahora estudiados sólo de forma teórica, mientras aquí los estamos viviendo y disfrutando en vivo”.

 Valoran mucho también, aprovechar su estancia para mejorar su conocimiento del idioma español.

 Se sorprenden viendo en vivo animales que en su país no se encuentran o son muy difíciles de observar como el buitre negro, el galápago o la gineta.

 Han participado o asistido a unas cuantas actividades que forman parte de las actuaciones del proyecto LIFE “Club de Fincas por la conservación del Oeste Ibérico”, como la plantación de arbolado o permaneciendo horas en los hides del muladar para estudiar de cerca los comportamiento de las aves carroñeras, tomando nota y rellenando fichas con datos de monitoreo.

 En otros hides, disfrutaron de los baños que se dan en estos días tan calurosos las aves como los rabilargos en el hide del bebedero arbóreo o de la simpática presencia de los zorros andando por la reserva.

 Han conocido también sobre la preocupante realidad de las especies invasoras y sus consecuencias, como la azolla, el helecho de agua que está poniendo en riesgo la vida de los anfibios e insectos de las charcas de la dehesa.

 Los estudiantes están agradecidos de tener la posibilidad de poner en práctica lo que siempre han leído y estudiado en los textos educativos, además de estar viviendo una experiencia encantadora en un país tan diferente del suyo, por clima, paisaje y fauna.

 A nosotros nos alegra y llena de optimismo comprobar que la Reserva Biológica Campanarios de Azaba es fuente de interés y estudio para las nuevas generaciones en cuyas manos estará muy pronto el futuro de la conservación de la naturaleza.

0 957
Los participantes en la actividad de plantación.

Empleados y clientes de Leroy Merlin se levantaron el pasado sábado 18 de febrero con ganas de comprometerse éticamente por la recuperación de los bosques.

En una acción empresarial de reforestación basada en el voluntariado, la convocatoria de carácter nacional se extendió simultáneamente por entornos urbanos de Alicante, Badajoz, Jerez, Albacete y Santander. Desde la Fundación Naturaleza y Hombre se eligió la finca de Rubalcaba, en las inmediaciones de Liérganes, Cantabria, en la que realiza custodia del territorio en el marco del proyecto LIFE Miera, para llevar a cabo esta acción ecológica.

Un grupo de trabajadores y amigos de la madera sostenible de Leroy Merlin de 45 personas, entre adultos y niños, se preparó con sus bolsas mochila, facilitadas por FNYH junto a información desarrollada en sus proyectos, para desarrollar un ameno día repleto de acciones medioambientales.

Los participantes durante la actividad de plantación de los diferentes árboles.

Los participantes durante la actividad de plantación de los diferentes árboles.

El esfuerzo por tener un entorno natural cuidado es una herramienta esencial de la sostenibilidad empresarial. Los participantes ya la aportaban con el entusiasmo con que emprendieron la jornada y el paseo hasta la finca. El resto de herramientas para la realización de los diferentes talleres y plantación de árboles fueron llevadas previamente por los educadores a las cercanías del enclave donde se llevarían a cabo las actividades.

Antes de ponerse manos a la obra para hacer bosque, los educadores ambientales de FNYH, explicaron de forma clara y concisa y adaptada para todo el público asistente los diferentes árboles autóctonos presentes en nuestro territorio, la importancia y el papel que juegan en la conservación de nuestros ecosistemas y unas útiles claves para reconocerlos en los paseos de campo. Los niños se entusiasmaron respondiendo con ímpetu y acertadamente a las cuestiones sobre reconocimiento de un árbol por sus hojas, corteza, frutos, etc.

El esfuerzo para hacer bosque con muchas manos se hizo más intenso cuando se entregó a cada participante arbolitos producidos en nuestro vivero del Pendo. La apuesta por estos pequeños árboles requería una sencilla introducción para garantizar el éxito de su enraizamiento reforzando la plantación con protectores de los ejemplares. Todos los voluntarios sintieron realmente que cambiaban el rumbo al plantar árboles en comunidad para así crear bosque. Fue un hermoso momento el de ver como las sonrisas se sumaron a la satisfacción por dejar su propia huella verde a través de esta actividad de reforestación.

Después de la plantación de árboles, los participantes en grupitos construyendo cajas para erizos.

Después de la plantación de árboles, los participantes en grupitos construyendo cajas para erizos.

Durante las actividades nos acompañaron los vuelos cercanos de muchos buitres leonados que durante un buen rato consiguieron obtener la atención y el asombro de todos.

Antes de seguir con las actividades previstas por el día,  todos aprovechamos de una pausa para tomar café, leche y productos típicos de Cantabria. Así como de productos ibéricos obtenidos en la Reserva Natural de Campanarios de Azaba, otro de los proyectos con que cuenta FNYH en Salamanca, dentro del marco del proyecto LIFE Club de Fincas por la conservación del Oeste Ibérico. Por supuesto no faltaron los comentarios ante la excelencia de estos productos alimentarios como el embutido ibérico, demandando más información sobre nuestras diferentes actividades y la gestión de nuestros tres proyectos LIFE realizados en colaboración con la Unión Europea.

La tarde nos sorprendió en marcha de nuevo con la construcción de tres diferentes “hogares” para nuestros amigos habitantes del bosque. En grupos de tres a cinco participantes se construyeron cajas nido para el gorrión común, cajas para los erizos y un hábitat para el lucano o escarabajo denominado también ciervo volante, por sus características antenas similares a la cornamenta del citado herbívoro.

Dos niños entretenidos construyendo cajas nido

Dos niños entretenidos construyendo cajas nido.

La curiosidad infantil sobre los habitantes salvajes que iban a ocupar esos hogares de naturaleza hizo que se sucedieran las preguntas durante la mañana en la que gozamos de un tiempo benigno que, permitió incluso disfrutar de una comida al aire libre en la misma finca donde dejamos nuestra huella verde.

Despedimos al grupo que llevaban su mochila cargada de vivencias y una buena acción a su espalda como es favorecer la reforestación de nuestro entorno. Sus sonrisas nos impulsa a seguir uniendo fuerzas por concienciar y sembrar la semilla de que todos somos responsables con el cuidado de nuestro medioambiente.

Milano real

Con entusiasmo la Fundación Naturaleza y Hombre se enorgullece de anunciar una experiencia única en Campanarios de Azaba para aficionados a la fotografía de naturaleza. Se trata del Taller de Fotografía de Naturaleza impartido por Sol de la Quadra Salcedo, heredera de la fuerza magnética del reportero y aventurero Miguel de la Quadra Salcedo, que ha elegido la Reserva Natural Campanarios de Azaba como el enclave excepcional para organizar un taller enfocado a la fotografía de naturaleza.

Los participantes podrán disfrutar de un binomio único: una ponente de gran sensibilidad hacia la naturaleza ibérica como es Sol de la Quadra Salcedo y un entorno exclusivo como es la Reserva Natural Campanarios de Azaba.

Garduña y Gineta en el Bebedero Arboreo

Garduña y Gineta en el Bebedero Arbóreo

Los participantes en el taller disfrutarán de las notables posibilidades fotográficas orientados por la fotógrafa y realizadas desde los diferentes hides o escondites inmersos en pleno bosque mediterráneo. A través de ellos conocerán nuestro Muladar, que ya goza de renombre nivel internacional por la calidad de sus 3 hides frecuentados por especies emblemáticas de la naturaleza del Oeste Ibérico como el buitre negro.

Otra de las estrellas para el ecoturismo de la reserva natural es el hide nocturno dispuesto para fotografiar mamíferos como la gineta y la garduña. Es el único hide donde los fotógrafos pueden obtener fotos de estos maravillosos animales sin el uso de barreras fotográficas. Envueltos por el asombroso ambiente natural del bosque mediterráneo y alojándose con todo lujo de atenciones y restauración basada en alimentos de proximidad en el lodge ecológico de emisiones cero ubicado en el corazón de la reserva natural.

Milano real

Milano real

Disponemos de 8 plazas para fotógrafos de naturaleza y acompañantes que aunque no sean apasionados de la fotografía deseen vivir la sensación de vivir en el corazón del bosque mediterráneo. Un taller y experiencias únicas que abren las puertas a uno de los hábitats más sobresalientes de la biodiversidad ibérica.

Para apuntarse o ampliar la información:

Gineta por la noche en el hide Bebedero árboreo

Gineta por la noche en el hide Bebedero árboreo

En el centro la productora Greta Schiller y el presidente de Fundación Naturaleza y Hombre Carlos Sánchez

Un proyecto que se desarrolla durante cinco años

El pasado mes de abril la Reserva Biológica Campanarios de Azaba, propiedad de Fundación Naturaleza y Hombre,  se convirtió en el set de rodaje de un documental sobre restauración ecológica de la Península  Ibérica. El rodaje está dirigido por la productora y directora de cine Greta Schiller.

 GRETA SCHILLER, PRODUCTORA GALARDONADA DE FAMA MUNDIAL

Greta Schiller es una productora y directora independiente de películas y documentales para la televisión, festivales, espectáculos teatrales de fama internacional.

El portal de internet “All Movie Guide” señala que: “la directora Greta Schiller ha viajado por el mundo realizando grandes investigaciones y películas de alto valor informativo”.

Su carrera dio comienzo en 1984 con el estreno del largometraje documental “Before Stonewall” en el Festival Internacional de cine de Berlín y fue exhibido en más de 75 festivales de cine de todo el mundo. Hoy en día es considerado un clásico siendo galardonado con dos premios Emmy.

Greta Schiller

Greta Schiller

Muchos son los reconocimientos otorgados a su trabajo; por su más reciente película “The Marion Lake Story” fue elegida como Ambientalista para el año 2014 por el territorio de Suffolk, Long Island.

En 1984 fundó “Jezebel Production” (www.jezebel.org) con Andrea Weiss, una organización sin ánimo de lucro. Sus películas se han estrenado en Sundance, en el Festival de Cine de Nueva York, en el Festival de Cine de Berlín, en el Museo de Arte Moderno y otros lugares de importancia mundial.

Un variado equipo para documentar la biodiversidad de la Península Ibérica

El equipo, está formado por  4 profesionales:

  • Greta Schiller: directora y productora
  • Sergio Fernández Borrás: responsable del sonido
  • Laura Sipán Bravo: cinematographer
  • Tom Hurwitz: cinematographer
Greta Schiller y su equipo durante la grabación

Greta Schiller y su equipo durante la grabación

Earth Repair, un documental sobre restauración ecológica

Este largometraje se está rodando en la Reserva Biológica de Campanarios de Azaba, con el que se quiere poner en evidencia la restauración ecológica; podría decirse que es una de las ideas más significativas del reciente fin de siècle y que, FNYH ha puesto en marcha con un proyecto LIFE desde hace tres años, y transmitirlo como modelo de referencia  de actuación para la conservación del medio ambiente. A medida de que se desarrolla la película, se quiere llevar al público a tener una experiencia de total inmersión, e invitar a reflexionar sobre este tema.

    

La Reserva Biológica Campanarios de Azaba como “perfecto ejemplo de integración entre el trabajo del hombre y la naturaleza”

La productora ha visitado diferentes sitios, intentando buscar personas o asociaciones involucradas en la restauración del medio ambiente, y en cuanto visitó la Reserva Biológica de Campanarios de Azaba encontró “el perfecto ejemplo de integración entre el trabajo del hombre y la naturaleza, un ambiente a donde se destaca el equilibrio entre la coexistencia del hombre, de la naturaleza salvaje y la doméstica”.

J_B7R9222_R

_B7R8070_R

Una transformación lenta pero constante

El documental, ideado por Greta Schiller, pretende poner en evidencia la transformación a tiempo real de cuánto tiempo y trabajo se necesita para que se vean cambios significativos en la restauración del ecosistema y la recuperación de la biodiversidad, de una forma natural sin afectar en otros ámbitos. Por eso la productora, ha decido cíclicamente y durante cinco años documentar los cambios que se producen año tras año.

Estreno

El rodaje ya lleva 3 años grabando escenas concernientes al ecosistema ibérico, a los que seguirán otros dos hasta llegar a los cinco decididos por la productora. El proyecto no tiene una fecha programada, aunque la productora ya tiene previsto, una vez terminado, ponerlo en los circuitos de festivales de cine para que empresarios televisivos adquieran el documental.

Campanarios de Azaba: más de 500 ha destinadas  a la conservación de los hábitats y especies del Oeste Ibérico

Situada en la provincia de Salamanca, la Reserva tiene un área de más de 500 ha en propiedad y 10.000 ha con acuerdo de custodia, a donde se alternan la dehesa de encina con la de de roble melojo, en un entorno de alto valor ecológico ya que alberga algunas de las especies más emblemáticas de la Península Ibérica: como el buitre negro y la cigüeña negra

Esta área forma parte del proyecto LIFE Club de Fincas para la Conservación del Oeste Ibérico que tiene como principal objetivo la mejora del estado de conservación, demográfico y superficial de los principales hábitats y especies amenazadas en el espacio transnacional del Oeste Ibérico.

 

comunicacion@fnyh.org

923 481 401

Caballos losinos en Marisma de Alday

El Astillero, 8 de julio de 2016

Durante esta semana, John Hartigan, profesor del Departamento de Antropología de la University of Texas en Austin, ha visitado las manadas de caballos pottokas y losinos que gestiona de forma salvaje en Liérganes y Camargo, respectivamente. Su visita se enmarca en un estudio del comportamiento social de los equinos, para lo que aplicará la sistemática del estudio del comportamiento humano.

Su trabajo de campo actual: Care of the Species (Cuidando de las especies), que le ha llevado a visitar distintos lugares de Méjico y España, se base en lo siguiente:

  • Interés en cómo la “raza” se utiliza de forma similar en plantas y personas, y su evolución histórica.
  • Analiza cómo genetistas, criadores y horticultores postulan similitudes entre el maíz y los seres humanos.
  • Finalidad: desarrollar una nueva perspectiva analítica sobre el pensamiento racial general.

La visita a los caballos de FNYH se enmarca en el trabajo preparatorio de una amplia investigación acerca del comportamiento social de manadas de caballos en estado salvaje o semisalvaje.

0 575
Nueva potra en la manada de pottokas

A finales de Abril nació un nuevo ejemplar de caballo pottoka, raza en peligro de extinción, en una de las fincas de Fundación Naturaleza y Hombre en la Montaña Pasiega y Oriental de Cantabria. El nombre de la potra ha sido elegido por los seguidores de FNYH.

Los caballos pottokas son una raza de ponis originaria del País Vasco, y actualmente se encuentran en peligro de extinción. Más información sobre la raza en este enlace.

Tras el nacimiento de la potrilla, se propuso en el Facebook de FNYH tres posibles nombres que los seguidores podían elegir para ella. Las opciones correspondían a lugares de la geografía cántabra:

  • “Lunada”, en referencia al Portillo que permite llegar desde San Roque de Riomiera, en los Valles Pasiegos, hasta la localidad burgalesa de Espinosa de los Monteros.
  • “Quieva”, pequeño arroyo afluente del río Miera.
  • “Sía”, como el paso de montaña que comunica el valle del Asón (Cantabria) con el de Trueba (Burgos).

La participación fue muy intensa, y aunque en un primer momento “Lunada” llevaba una ligera ventaja, al final gran parte de los participantes optaron por “Sía”, que obtuvo 16 votos, por delante de “Lunada” (con 9 votos), y de “Quieva” (5 votos).

FNYH quiere agradecer profundamente a todos los seguidores y amigos que con su colaboración han ayudado a elegir un nombre para esta potrilla pottoka.

 

Caballo retuerta en la dehesa

Artículo final de la serie sobre razas equinas autóctonas en peligro de extinción y las estrategias de Fundación Naturaleza y Hombre para su conservación. En esta ocasión tratamos sobre los caballos retuerta de Doñana y su influencia en la dehesa salmantina.

El Astillero, 6 de abril 2016

En la primera parte de la serie vimos las causas de la regresión que está sufriendo el ganado autóctono o local en general y las que más afectan a los equinos en particular. También hablamos de los ponis pottokas, provenientes del País Vasco.

El segundo artículo se centró en el caballo losino, raza burgalesa muy extendida en el valle de Losa. Su labor desde que llegó a FNYH en 2008 está siendo crucial.

La serie “Los caballos de FNYH, guardianes de la Naturaleza” pretende resaltar la importancia del ganado autóctono y las beneficiosas funciones que aún puede cumplir en la actualidad. La gestión ganadera con especies amenazadas está en la base de varios proyectos de la Fundación. Así, se asegura la permanencia de las razas locales al mismo tiempo que se mejora un espacio natural. El ejemplo de hoy gira en torno a una de las razas más antiguas:

El caballo retuerta

Reciben este nombre los caballos propios de las marismas del Parque Nacional de Doñana. Creada a partir de los caballos primitivos que habitaban los humedales del Guadalquivir, algunos estudios genéticos del Centro Superior de Investigaciones Científicas la sitúan entre las razas más antiguas de Europa e incluso en la cima del árbol genealógico equino.

Dos retuertas en Salamanca

El retuerta puede ser la especie equina más antigua de Europa

Los machos presentan una alzada de 145 cm, por los 140 cm habituales de las hembras. De movimientos gráciles, tienen la cabeza ligeramente convexa, apoyándose en unas extremidades largas y de musculatura definida. Con un comportamiento asilvestrado propio de su aislamiento en Doñana, su nivel de resistencia y adaptación son extraordinarios, sin el cual no hubieran podido sobrevivir en un entorno tan exigente como la marisma: inviernos duros por el agua y el frío, donde caminan por zonas encharcadas avanzando con el agua por encima de las rodillas; veranos calurosos y secos en los que han de recorrer largas distancias para beber y comer algo desplazándose por zonas dunares.

Retuerta entre encinas

Su carácter es muy esquivo

Sus funciones tradicionales fueron las tareas ganaderas, de transporte y arrastre de barcas de fondo plano atadas a la cola cargadas con alimentos o mercancías por la marisma. Lejos ya de estas labores, esta especie protegida desarrolla hoy un papel fundamental en el control de la vegetación marismeña del Parque Nacional.

La Estación Biológica de Doñana controlaba el único núcleo poblacional de esta raza, no superior a los 150 ejemplares. Entre 2013 y 2014, acordó con Fundación Naturaleza y Hombre trasladar parte de los caballos a la Reserva Biológica Campanarios de Azaba, dentro del LIFE+ Nature Oeste Ibérico Club de Fincas. De esta forma, se ha formado una segunda población que de más oportunidades de supervivencia a una de las razas con más historia del Viejo Continente. Aunque no es su hábitat original, los retuertas se han adaptado perfectamente su nueva localización, aprobada por investigadores del Centro Superior de Investigaciones Científicas.

La desaparición de los herbívoros tanto silvestres como domésticos a consecuencia del abandono de la ganadería extensiva ha llevado a la dehesa, paisajes emblemático de la Península y clave para gran parte de nuestra fauna, a un estado crítico. Este espacio es fruto de la intervención del hombre en el campo, cuyo ganado ha mantenido durante décadas extensiones de terreno abierto que enriquecen este área. Dentro del programa de conservación del Oeste Ibérico, FNYH considera la suelta de herbívoros, prioritariamente de especies amenazas, como un eje fundamental. Si estos desaparecen, el matorral acabaría por ocupar el espacio, desapareciendo así el ecosistema propio de especies tan vulnerables como el águila imperial ibérica o la cigüeña negra. Con su pasto, los caballos retuerta seguirán haciendo de las dehesas un entorno ideal para algunas de las especies más amenazadas del mundo.

Reflexión final

A pesar de haber perdido gran parte de las funciones que desarrollaron en el pasado,  podemos concluir que las razas autóctonas estudiadas, todas ellas en peligro de extinción actualmente, pueden encontrar nuevos roles que desempeñar, especialmente como instrumento medioambiental. De esta forma, se ayudará a una raza de ganado local amenazada a la vez que se conserva un hábitat de forma natural, sostenible y que fomenta la biodiversidad.

Los caballos losinos, desplazados desde la Montaña Oriental, eliminan la vegetación invasora de las Marismas de Alday; Los pottokas vascos ayudan a mantener limpios los montes pasiegos, previniendo los incendios forestales; y los retuertas de Doñana, con una segunda oportunidad en la dehesa salmantina, trabajan para que no se desaparezca este paisaje mediterráneo.

La dehesa, un nuevo hogar para los retuertas

Fundación Naturaleza y Hombre seguirá con el privilegio y la responsabilidad de proteger al ganado autóctono como parte de nuestro patrimonio natural y cultural.