Home Tags Posts tagged with "Bosque"

Bosque

Encuentro Anual Propietarios LIFE Club Fincas 2017

Con motivo de la semana LIFE que la Fundación Naturaleza y Hombre está desarrollando en la Reserva Biológica Campanarios de Azaba hoy se han liberado 11 ejemplares de ciervo para el control de pastos y con ello seguir mejorando el ecosistema del bosque mediterráneo.

Fundación Naturaleza y Hombre a través del proyecto LIFE “Club de Fincas por la Conservación del Oeste Ibérico” dentro de las actividades de la Semana LIFE que está desarrollando estos días en la que conmemora el 25 aniversario del programa LIFE de la Comisión Europea, ha dado una especial bienvenida a un herbívoro, el ciervo rojo mediterráneo, que, en la mañana de hoy ha sido reintroducido en la Reserva Biológica Campanarios de Azaba.

Carlos Sánchez, presidente de Fundación Naturaleza y Hombre, coordinadora del proyecto LIFE en su bienvenida al encuentro anual de propietarios del Club de Fincas afirmaba -“pretendemos que los territorios del Oeste Ibérico mejoren su biodiversidad a la vez que desarrollan una producción ganadera más sostenible y sin que vaya en detrimento de la rentabilidad para la comunidad, ya que este proyecto tiene como principio fundamental la convivencia con la población local y el fomento del desarrollo rural”.

Continuaba su introducción destacando que “el saber científico ha de ser trasladado a los propietarios de la tierra para que vean que es posible mantener explotaciones agrícolas y ganaderas en armonía con la naturaleza”. Por ello la introducción de ejemplares de ciervo común o venado – 5 machos y 6 hembras, de las cuales 4 están preñadas- en la reserva biológica se realiza con la finalidad de estudiar los procesos ecológicos de las dehesas mediante el manejo de grandes herbívoros.

Su presencia, en aproximadamente 300 hectáreas de la reserva, las destinadas a un uso de conservación en el que se pretende lograr un 65% de cobertura vegetal mínima, permitiendo una baja carga ganadera, siempre menor que las dehesas del entorno, con la finalidad de evitar que el matorral en su crecimiento se cierre.

Entrega Premio Club Fincas 2017 a finca Atoquedo en Monfragüe, Cáceres

Entrega Premio Club Fincas 2017 a finca Atoquedo en Monfragüe, Cáceres

Si bien el ciervo existe en la mayor parte de los hábitats presentes en la Península Ibérica, ha sido la subespecie de venado Cervus elaphus hispanicus, de las dos existentes en España, la introducida por su distribución próxima al Oeste Ibérico, ya que está limitada a la zona baja del Guadalquivir.

El venado o ciervo común utiliza preferentemente las áreas de transición entre zonas boscosas o cubiertas con vegetación arbustiva y áreas abiertas donde exista producción de plantas herbáceas entre las que se desplaza diariamente y en función de la estación. Actualmente se enfrenta a un riesgo real de alteración genética que podría suponer su desaparición como subespecie ibérica. Esta amenaza se deriva de criterios erróneos en su manejo como especie de caza.

Esta suelta de 11 ejemplares, procedentes de una finca autorizada de Ciudad Real, con el correspondiente certificado sanitario y pureza de raza genética, tiene un objetivo únicamente conservacionista y de investigación. La liberación de los ciervos se ha producido en el corazón de la finca, desde un cercado de acondicionamiento donde estaban confinados y que ha sido abierto para que se muevan libremente por la reserva biológica, mientras los asistentes permanecían en silencio detrás de un parapeto de camuflaje para no asustar a los herbívoros.

Después de presentar los avances anuales del proyecto a los propietarios pertenecientes al Club de Fincas, así como a los asistentes, entre los que se hallaban representantes de ayuntamientos, cotos de caza y agentes del SEPRONA, la jornada ha continuado con una charla de la empresa ASEDAGRO S.L. sobre la “Conservación de suelos, mejora de pastizales y fomento de la biodiversidad en el ecosistema de dehesa”.

Su gerente Alejandro Martín ha destacado la importancia del suelo y su cuidado para fomentar la biodiversidad de la dehesa. Los suelos pobres de la dehesa, un ecosistema susceptible de mejorar siempre que mantenga la intervención del hombre, adecuadamente mejorados de forma biológica, con plantas forrajeras y leguminosas, no solo se convierten en un importante sumidero de CO2, sino que purifican el suelo y favorecen su drenaje evitando escorrentías por flujos fuertes de agua y sus daños.

Los pastos mejorados biológicamente producen tres veces más que los pastos naturales

Además declaraba que “la biodiversidad enriquece los suelos, evita la erosión, aporta nutrientes continuamente al suelo y reduce el consumo de fertilizantes nitrogenados”. Concluía su intervención afirmando que “los pastos mejorados biológicamente producen tres veces más que los pastos naturales, siendo los animales en explotación en el área el mejor ejemplo de la sostenibilidad de la población rural.”

La jornada después de un almuerzo con alimentos de proximidad, algunos de ellos producidos en la reserva biológica como los derivados ibéricos, ha incluido el reconocimiento por su comprometida labor por la biodiversidad a uno de los propietarios. Todos pertenecen al Club de Fincas y mediante la herramienta de custodia del territorio favorecen la conservación de la biodiversidad en sus propiedades unidas en la red de fincas del Oeste Ibérico que ya abarca 13.ooo hectáreas entre Portugal y España –Salamanca y Cáceres-.

Este año la mejor labor de custodia de territorio ha sido reconocida a la finca Atoquedo, situada en el área del Parque Nacional de Monfragüe, Cáceres, y que ha demostrado con sus acciones un estrecho compromiso con la conservación de la biodiversidad.

Liberación ciervos en Reserva Biológica Campanarios de Azaba

Liberación ciervos en Reserva Biológica Campanarios de Azaba

Las actividades de la semana LIFE continuarán el viernes 8 de diciembre con un paseo guiado por la reserva biológica abierto al público y dos charlas:”La importancia de la UICN (Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza)” por Juan Antonio López, presidente del Comité Español UICN y “Proyecto Gran Simio, la destrucción de las selvas tropicales y la desaparición de los grandes simios” por Pedro Pozas, Director Ejecutivo Proyecto Gran Simio en España.

El proyecto trasnacional LIFE “Club de Fincas por la Conservación del Oeste Ibérico” tiene a la Fundación Naturaleza y Hombre como beneficiario coordinador de proyecto. Cuenta además con la Associaçao Transumânza e Natureza (ATN) de Portugal, la Universidad de Salamanca como beneficiarios asociados y con el apoyo de la Fundación Biodiversidad (Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente del Gobierno de España) y del instrumento financiero LIFE de la Unión Europea.

0 70
17% de la superficie del LIC Montaña Oriental quemada en el invierno 2016-17.

Un siniestro repunte en la superficie quemada durante el invierno 2016-17 vuelve a convertir la Montaña Pasiega y Oriental en la próxima víctima del fuego.

Cantabria ya se estremece cuando sopla el viento sur. Una extraordinaria condición meteorológica que deshidrata hierba y matorral, y con ello se provocan los primeros incendios que prenden la Montaña Oriental. De nuevo amenazada la biodiversidad que distingue a esa gran área de cabeceras fluviales, territorio considerado Lugar de Importancia Comunitaria. Un vasto territorio en la Red Natura 2000, por situar dichas cuencas cantábricas entre lo más selecto del patrimonio natural europeo, que se quema. Pareciera que el viento también reseca las mentes que provocan el fuego. Ese que hizo que ardieran 3.760 hectáreas en la Montaña Oriental durante el invierno 2016-17. Un dramático incremento que subraya su alejamiento de las 2.088 hectáreas quemadas durante el periodo invernal previo.

Confundir tradición con mantenimiento del paisaje rural

El aprovechamiento se fundamenta en arcaicas actividades ganaderas. Una práctica pecuaria tradicional que se ha venido empleando con el fin de abrir pastos para su aprovechamiento por la cabaña ganadera. Sin embargo no se puede definir como un manejo del paisaje rural si las quemas se hacen de forma descontrolada y aprovechando los momentos menos favorables, es decir cuando sopla el viento sur.

El abandono de las actividades agropecuarias tradicionales del mundo rural no ha acabado con la arraigada creencia de que el monte debe “limpiarse” y los prados “abonarse” mediante la práctica del fuego. Si bien, utilizado de una manera controlada, en tiempos pasados fue aliado de la gestión del paisaje rural. Hoy, sin embargo, su práctica no deja más que monte incendiado, cubierto de rescoldos, odio y desesperación. Suelos desprotegidos, a merced de la erosión, donde no crecerán los pastizales, pues han de hacerlo sobre suelos empobrecidos que pierden su fertilidad con la escorrentía, destrucción a su vez reforzada por el abandono pastoril del uso del territorio que se ha producido en las últimas décadas.

Desde Cantabria todo paisaje parecería verde si no estuviéramos en una de las regiones de Europa donde más se quema. Concretamente son la Montaña Oriental, valles de Cabuérniga y Alto Nansa y el sur de Cantabria las áreas que de una manera intensiva sufren los incendios año tras año con la llegada del invierno.

Destacamos en Europa con uno de los mayores territorios quemado al año

Una situación grave que ha incidido fuertemente en los últimos años sobre la Montaña Oriental. El uso de las quemas controladas solo sería útil si fuesen gestionadas de forma profesional para ayudar en la gestión del territorio. Practicada en determinados momentos del año favorables, cuando los suelos están húmedos o bajo factores climáticos benignos, como en ausencia de viento.

La quema de matorral que cada año tiene lugar durante el invierno y que sitúa a Cantabria entre las regiones de Europa donde más se quema para la regeneración de pastos, es el motivo de que, por causa de la fuerte pluviometría que también caracteriza a la estación, los nutrientes que de tal combustión se pretende devolver a la tierra bajen veloces a merced de la escorrentía favorecida por las abruptas laderas de las cabeceras fluviales cántabras.

A su vez la eliminación de la vegetación provoca la pérdida de biodiversidad del espacio quemado, afectando directamente a todos los seres vivos durante el incendio además de no permitir la instalación de especies tras el fuego, por la eliminación de los refugios y fuentes de alimento. En apenas unas horas o días el fuego retorna la complejidad de los hábitats y por ello su madurez a la casilla de salida.

Además su obtención, mediante la quema de matorral, es la principal causa del 72% de los incendios que se producen en Cantabria. Fundamentados en negligencias un 13% de los incendios intencionados, es decir las quemas controladas que se escapan y provocan un incendio. Su siniestra huella negra no solo destruye materia vegetal tan esencial para la supervivencia del futuro de los bosques, sino que destroza un valioso patrimonio agropecuario como es el suelo.

Negligencia y silencio son aliados del incendio

La importancia de los diferentes aspectos a tener en cuenta para la prevención de incendios, no debería descuidar el rigor ante las tareas de extinción y persecución de los responsables de los incendios provocados que, no olvidemos, son la mayoría de los que ocurren en nuestro medio natural. La base de la que partir para resolver cualquier problema es conocer su magnitud real. Y si bien es responsabilidad de todos, es la sociedad rural la que deber reaccionar ante las agresiones a su entorno, el patrimonio natural.

Cualquier colectivo implicado en los incendios, ya sea forestal, agrícola o ganadero, se desprestigia cada vez que impone el código de silencio y garantiza con ello la reincidencia. La investigación no ha de limitarse a informes técnicos de la causa supuesta del fuego y de los puntos de inicio, es necesario un mayor esfuerzo para identificar y sancionar a quienes los provocan.

El futuro de nuestra naturaleza destruido

Acciones pasivas provocadas por negligencias ganaderas que, en muchas ocasiones, acaban afectando a espacios naturales protegidos. Los paisajes arden durante días por la inaccesibilidad del terreno de montaña destruyendo patrimonio natural y calcinando a su vez el futuro de la naturaleza cántabra.

Es necesario adecuar los medios de extinción al entorno, ya que la inaccesibilidad de la montaña dificulta los métodos a emplear y se queman reiteradamente ecosistemas de interés y hábitats de especies amenazadas. Se ha demostrado que, en orografía complicada entre roca calcárea, los incendios podrían abordarse con medios aéreos sin requerir el apoyo directo de personal de extinción por tierra.

Con cualquier utilización del fuego como herramienta de gestión del territorio se corre el riesgo de caer en una legalización implícita de un modelo obsoleto de quema tradicional, debido a que existen escasos medios existentes para controlar la situación.

Hoy que el paisaje de nuestro mundo rural vive un notable cambio de usos por la quiebra del relevo generacional respecto a las actividades tradicionales es, mejor que nunca, el momento de comenzar a hacer un cambio de mentalidad que sea impulsora de un cambio de modelo de usos auspiciado por el “Plan Estratégico de Prevención y Lucha contra Incendios Forestales” del Gobierno de Cantabria. Es un camino para revertir tan graves daños a la biodiversidad con muchos actores alrededor de un gran pacto para la prevención y lucha contra los incendios forestales que impida dejar de nuevo 3.760 hectáreas a merced del fuego en lugares tan valiosos naturalmente como la Montaña Pasiega y Oriental.

Bahía Santander desde Alto de la Gigüela en encinar Peñas Negras durante Workshop Nature In The City

“A veces, alrededor de las ciudades es donde más biodiversidad se concentra porque es ahí donde más se trabaja por la conservación”. Carlos Sánchez, presidente de Fundación Naturaleza y Hombre, se refería así a los esfuerzos que se hacen en algunas urbes por el cuidado de la Naturaleza que las circunda en la segunda jornada del Workshop “Nature in the City”, celebrada en el Paraninfo de la Universidad de Cantabria el 16 de noviembre, y que contó con la presencia de destacados estudiosos en el mundo de las infraestructuras verdes y con representantes de varios proyectos LIFE de conservación medioambiental.

Las carreteras y la solución para salvarlas como son los pasos de fauna fueron analizadas por el investigador Víctor Colino, de la Universidad de Salamanca. Habló sobre el impacto de las estructuras lineales, particularmente carreteras, en la biodiversidad, y explicó que estas suponen una barrera que desconecta las poblaciones de especies, lo que contribuye a su desaparición. Además, cuando los animales se aventuran a cruzarlas, se lamentó, se arriesgan a ser atropellados. En el caso del lince ibérico, por ejemplo, advirtió de que se gastan muchos recursos para criarlos en cautividad, pero “después los soltamos y este año llevamos ya 20 linces muertos en carretera”.

“Los grandes carnívoros como el oso no sufren mucho este problema”, destacó, “pero como las poblaciones constan de pocos individuos cada incidente tiene importantes consecuencias”. Y en los atropellos a jabalíes o corzos, aparte de la pérdida del animal, los daños personales no suelen ser muchos, pero sí los materiales, pues el coste por colisión ronda los 1500 euros. En Europa se gastan cada año 1000 millones de euros por colisiones con especies faunísticas.

“Y lo de los anfibios”, se quejó, “es una tragedia, aunque la gente no suele ser consciente de ellos”. Además, “con poco se podía solucionar el problema, pues a la mayor parte se les suele atropellar en 4 o 5 días coincidiendo con las migraciones”.

En cuanto a las soluciones, se mostró a favor de los pasos de fauna, siempre y cuando estén bien diseñados. “Los pasos de fauna, en general, funcionan. En Yellowstone (EE.UU.), por ejemplo, el 86% de los osos los utiliza, aunque tardan en habituarse”.

Los insectos son la base de la biodiversidad, es algo que dejo manifiestamente claro otro de los ponentes, el entomólogo de la Universidad de Santiago de Compostela José Manuel Pereira, presentó su Guía de Insectos del Anillo Verde de la Bahía de Santander y defendió la relevancia de estos pequeños invertebrados. “Hablar de biodiversidad es hablar de insectos. Si ustedes se levantan un día por la mañana y miran debajo de la cama, se van a encontrar un insecto. No un mamífero, a menos que tengan un perro. Sin embargo, en las políticas de conservación son los olvidados. Entonces, ¿el tamaño importa? Parece que sí. No valoramos a los insectos solo por el tamaño que tienen”.

Algunos de los materiales dados a los participantes del Workshop Nature In The City

Algunos de los materiales entregados a los participantes del Workshop Nature In The City

La lucha contra las especies invasoras centró dos de las intervenciones de la jornada. Vicente Sancho, del LIFE Trachemys, describió los métodos de captura, algunos muy ingeniosos, que emplean con el Galápago de Florida (Trachemys scripta), y Víctor Sánchez presentó el Plan de Seguimiento de Especies Invasoras del Anillo Verde de la Bahía de Santander en realización. Sobre él, destacó que “es prácticamente imposible trabajar sin contar con la ciudadanía. Sin su colaboración, no se puede luchar contra las invasoras. Hay especies que, por muy bonitas que sean, no se pueden plantar en un jardín. Y si me sale un plumero, pues tengo que quitarlo, porque si no al año siguiente tengo 30”.

La conectividad ecológica en el Anillo Verde de la Bahía de Santander ha sido estudiada por José Luis Martínez Martí, técnico de Fundación Naturaleza y Hombre, expuso su estudio sobre la conectividad ecológica entre las distintas reservas del Anillo Verde de la Bahía de Santander, y explicó que, según de qué animal estemos hablando, los espacios estarán más o menos conectados, “pues a un ave no le resultará difícil volar entre las Marismas de Alday y el Pozón de la Dolores, por ejemplo”, pero para otra especie trasladarse entre estos dos lugares puede ser más difícil.

Jesús Varas Dirección General del Medio Natural de Cantabria_Carlos Sánchez FNYH durante Workshop Nature in the City en Paraninfo de Universidad de Cantabria

Jesús Varas (Dirección General del Medio Natural de Cantabria) y Carlos Sánchez (FNYH) conversan durante el Workshop Nature in the City celebrado en el Paraninfo de la Universidad de Cantabria.

Jesús Varas, de la Dirección de Medio Natural de Cantabria, se centró en los esfuerzos del proyecto LIFE Arcos para la conservación de dunas cantábricas y destacó la creación de un voluntariado permanente asociado a él; Miguel Martín, del LIFE Albufera, contó cómo los humedales artificiales también pueden contribuir a la mejora del medio ambiente; y Pierre Davant vino desde Francia para mostrarnos la Reserva Natural Marais de Bruges y los retos de conservación de este humedal a orillas del Garona y bajo la influencia de una ciudad como Burdeos.

Y por último, Beatriz Fernández de Manuel mostró el trabajo que, desde la Universidad del País Vasco, están llevando a cabo para evaluar los servicios ecosistémicos del Anillo Verde de la Bahía de Santander.

Subida al encinar Peñas Negras durante Workshop Nature In The City

Subida al encinar de Peñas Negras en Maoño durante la visita de campo del Workshop Nature In The City

El viernes 17 de noviembre, la última jornada del seminario técnico internacional se ha centrado en una visita de campo en la que los participantes han podido contemplar los grandes retos medioambientales a los que se enfrentan humedales de gran presión urbana como es la marisma de Alday y que demuestran que es posible lograr el principal objetivo del proyecto como es “conectar la naturaleza y la ciudad”. También se ha visitado el encinar relicto de Peñas Negras en Maoño que recobra poco a poco a su esplendor vegetal gracias a las tareas de restauración que FNYH está llevando a cabo con el proyecto LIFE “Anillo Verde de la Bahía de Santander”.

El Workshop “Nature in the City”, organizado por Fundación Naturaleza y Hombre y la Oficina Ecocampus de la Universidad de Cantabria, forma parte del proyecto LIFE “Anillo Verde de la Bahía de Santander”, coordinado por Fundación Naturaleza y Hombre con la colaboración de la empresa pública MARE, y cuenta con la financiación del instrumento LIFE de la Unión Europea; el apoyo de Fundación Biodiversidad, dependiente del Ministerio de Medio Ambiente; y la cofinanciación de la Consejería de Medio Ambiente del Gobierno de Cantabria.

Técnicos de Fundación Biodiversidad en el paseo de campo por la reserva biológica

Técnicos de Fundación Biodiversidad eligen la Reserva Biológica de Campanarios de Azaba, entre los proyectos con los que colaboran, para disfrutar de unas jornadas de campo.

Se prometían un fin de semana diferente, lejos del ruido de la ciudad y del estrés de los ritmos habituales. Llegaron con ropa cómoda y de tonalidades campestres, sabían a lo que iban, sus prismáticos, mochilas y telescopios eran la mejor prueba.

Eligieron un fin de semana otoñal donde los días aún son cálidos y las horas de luz todavía permiten disfrutar lentamente de la jornada. Eran 14 personas que llegaron capitaneados por el entusiasmo contagioso del subdirector de Fundación Biodiversidad, Ignacio Torres.

El atardecer les daba la bienvenida en Campanarios de Azaba, mientras el grupo iba reuniéndose y se preparaba la primera de las salidas de campo. Sería en la oscuridad de la noche en busca de tres visitantes de los más sigilosos de la reserva biológica: la gineta, la garduña y el zorro.

El otoño permitió disfrutar de los paseos de campo en la reserva biológica

El otoño permitió disfrutar de los paseos de campo en la reserva biológica

La siguiente mañana el reto era enfrentarse a buitres leonados y negros, las rapaces que en esta época más frecuentan el muladar. Pero la naturaleza decidió no ponérselo fácil y la espera se alargaba mientras los buitres se resistían al bocado tentador de la carroña. En su paciencia y capacidad de entender los ritmos de la naturaleza vimos su empeño por conocerla y aceptar lo imprevisible como parte de su magia natural.

Un recorrido en vehículo todoterreno pronto desvió la atención hacia las razas ganaderas autóctonas como el magnífico caballo de las Retuertas y la vaca Sayaguesa que con su alimentación y deambular por la reserva biológica contribuyen al mantenimiento del paisaje adehesado.

Fue nada menos que con el imponente toro semental de esa gran raza de bovino ibérico con quien se encontraron en el recorrido. La sorpresa no era solo verse ante los 1.200 kilos del animal, sino a pesar de su robusta apariencia comprobar su beatífica actitud que refleja el ancestral carácter de este bovino y su capacidad para el trabajo de campo, labor que tradicionalmente realizaba hasta que, con la mecanización agrícola, fue raza destinada para la producción de carne.

No obstante echamos pie a tierra para iniciar una ruta senderista guiada por una de nuestras educadoras ambientales quien aportó los secretos del bosque mediterráneo al grupo de naturalistas.

El grupo reunido con el equipo de Fundación Naturaleza y Hombre frente al lodge

El grupo reunido con el equipo de Fundación Naturaleza y Hombre frente al lodge

La tarde fue una delicia aderezada por un atardecer rosado que culminó con el agasajo de una cena con productos locales. Los sabores de alimentos de kilómetro cero degustados en el corazón del bosque mediterráneo mientras se encendían las estrellas sobre el porche del lodge añadieron aún más magia al descanso de la tarde antes de encaminarnos de nuevo a disfrutar de los hides nocturnos y los misteriosos habitantes que los frecuentan.

No fue hasta la siguiente mañana, después de un extraordinario amanecer, cuando se logró un “espectáculo absolutamente bestial” en palabras de Ignacio Torres. Ya que fue entonces cuando por fin se logró la observación de las aves rapaces. Nada menos que 250 buitres leonados y 40 ejemplares de buitre negro se reunieron ante sus ojos, una experiencia única e imborrable que les ha vinculado a la Reserva Biológica de Campanarios de Azaba por siempre.

0 278
Bosque de galería en el río Miera en la ruta al Pozo Negro

Las aguas cristalinas del Pozo Negro serán el destino de la ruta medioambiental que la Fundación Naturaleza y Hombre ha organizado para el próximo sábado 9 de septiembre. Irá acompañada de una notable acción ambiental por la recuperación de la anguila europea, una especie autóctona en peligro crítico según la UICN. Ya que durante el recorrido se hará una suelta o “siembra” en el río Miera, organizada por la Asociación Cofradía de Amigos de la Anguila del Pas (ACAAP), de 100 alevines de anguila europea o angula para así fomentar su regreso al cauce fluvial.

La mejora de la calidad ambiental del río y su entorno, con enclaves excepcionales como el paraje del Pozo Negro, en las inmediaciones del municipio de Liérganes, son el motivo que hace tan atractivo este itinerario en contacto con el río Miera y su bosque de ribera, además de acercar a las tareas por su restauración y conservación de su vida natural que viene realizando la Fundación Naturaleza y Hombre dentro del proyecto LIFE “Conservación de la Biodiversidad en el río Miera” que coordina.

Dentro de su campaña “Siembra la vida” la ACAAP, con la colaboración del Departamento de Ingeniería Eléctrica y Energética de la Universidad de Cantabria y del Instituto de Investigaciones Científicas y Ecológicas (INICE), realiza esta acción medioambiental destinada a repoblar los ríos cántabros de anguilas que se corresponde con una de las cinco sueltas previstas en aguas cántabras para el 2017.

Ruta al Pozo Negro, río Miera

Ruta al Pozo Negro, río Miera

Desde la ACAAP, el presidente Amadeo Rodríguez, afirma que esta acción medioambiental es de gran ayuda para evitar su extinción ante el estatus crítico al que se enfrenta dicha especie autóctona. Para ello hay que contar con la sensibilización que despertará entre los participantes de la ruta, amigos del medioambiente, amplificando la necesidad primordial de repoblar y preservar la población de anguila europea en los ríos cántabros.

Debido a su vulnerable situación, por el notable declive que la especie autóctona ha experimentado en los últimos años, originado por la sobrepesca, la pérdida de calidad de su hábitat y los obstáculos fluviales que, en conjunto, la han conducido hasta tan vulnerable situación, la anguila europea necesita nuestra ayuda.

Protegida en Europa, la anguila europea se encuentra en notable regresión en el Cantábrico. Situación que se ve acrecentada por su carácter viajero que le hace retornar desde el océano donde se reproduce hasta los ríos, donde transcurre una buena parte de su vida, puesto que necesitan permanecer de cinco a seis años antes de sentir el impulso magnético, según han revelado investigaciones recientes, de regresar al mar.

Siembra vida, proyecto de ACAAP

“Siembra la vida”, proyecto desarrollado por ACAAP para el retorno de la anguila europea

La ruta gratuita es de baja dificultad y accesible para todo la familia. Tiene una duración de dos horas y media aproximadamente. Se iniciará a las 10 horas del sábado 9 de septiembre frente a la iglesia de Rubalcaba. Es recomendable llevar ropa cómoda, calzado de senderismo y almuerzo.

El proyecto LIFE que trabaja por especies emblemáticas de los hábitats fluviales del río Miera cuenta con la empresa pública Medio Ambiente, Agua, Residuos y Energía de Cantabria S.A. (MARE) y la Consejería de Universidades e Investigación, Medio Ambiente y Política Social del Gobierno de Cantabria como beneficiarios asociados. Además dispone del apoyo económico de la citada Consejería, de Fundación Biodiversidad, dependiente del Ministerio de Agricultura, Pesca, Alimentación de Medio Ambiente de España, y el instrumento financiero LIFE de la Unión Europea.

El río Miera, una Zona de Especial de Conservación (ZEC) porque contribuye a restablecer diversos tipos de hábitats y, que, por sus valores naturales, forma parte de la Red Natura 2000, nos espera.

 

Se requiere inscripción previa: educacionambiental@fnyh.org, Tel. 679 181 472

 

Más información:

Facebook de Asociación Cofradía de Amigos de la Anguila del Pas (ACAAP)

INICE, Instituto de Iniciativas Científicas y Ecológicas

Centro Ictiológico de la Cuenca del Pas

Estatus de la anguila europea en la Lista Roja de la UICN

Plan de Gestión de la anguila europea en Cantabria

El Consejero de Fomento y Medio Ambiente de JCyL Juan Carlos Suárez-Quiñones y Carlos Sánchez en la Reserva Biológica Campanarios de Azaba

El bosque mediterráneo, sometido a los rigores climatológicos del estío, ha mostrado sino su mejor aspecto del año al menos lo que le hace un ecosistema único: su gran resistencia a la canícula al Consejero de Fomento y Medio Ambiente de la Junta de Castilla y León, que, esta mañana, ha visitado la Reserva Biológica de Campanarios de Azaba en Salamanca.

La resistencia natural de las especies mediterráneas al déficit hídrico característico de la estación no es nada extraño, lo es sin embargo la alarmante pérdida de superficie de bosque mediterráneo y dehesa, ese bosque sabio y aliado del hombre, que palautinamente se está produciendo tanto por abandono del mundo rural como por aprovechamientos productivos intensivos que no tienen en consideración el entorno.

Es por ello que la Fundación Naturaleza y Hombre ha querido mostrar que el bosque mediterráneo y la dehesa pueden coexistir con el hombre y favorecer su desarrollo, como el aprovechamiento ecoturístico que se ha iniciado en la Reserva Biológica Campanarios de Azaba, al Consejero de Fomento y Medio Ambiente Juan Carlos Suárez-Quiñones y el equipo de gobierno que le acompañaba: el Director General de Medio Ambiente Jose Angel Arranz Sanz, el Jefe de Servicio Territorial de Salamanca Juan Carlos Martín Muñoz, el Delegado Territorial Bienvenido Mena Merchán, el Asesor del Delegado Jeremías Rodríguez Boyero, la Jefa de Prensa del Delegado Eva Martínez Duque y la Jefa de Gabinete Ana Díaz-Rincón Cotelo.

“La preciosa dehesa salmantina observada en ruta hasta la reserva biológica le ha dado la bienvenida” en palabras de Juan Carlos Suárez-Quiñones. Quien ha agradecido a FNYH la invitación para conocer “una iniciativa muy relevante para el territorio de Castilla y León, ya que es un ejemplo magnifico de lo que la sociedad civil puede hacer por la conservación de la naturaleza” tal y como afirmaba.

Observación fauna acuática en charca de Campanarios de Azaba

Observación fauna acuática en charca de Campanarios de Azaba

Frente a los numerosísimos incendios provocados que actualmente sufre la comunidad, Juan Carlos Suárez-Quiñones resaltaba que ante a los que destruyen nuestro medio natural otros, como las personas que trabajan para extinguirlos y la FNYH, trabajan para conservar el patrimonio natural.

La alianza del hombre con la naturaleza que impulsa las tareas de conservación de la naturaleza de FNYH es filosofía compartida plenamente por la Junta de Castilla y León. Tanto es así que disfrutar del medioambiente motiva el desarrollo de la persona y personalidad del hombre, además de ser un derecho constitucional recogido en el artículo 45 de la Constitución Española -mantenía Juan Carlos Suárez-Quiñones.

Continuaba sus declaraciones resaltando la importancia de la reserva biológica al “hacer sostenible el aprovechamiento económico y el beneficio social mientras se posibilita la conservación de los hábitats, recuperando y mejorando el estado de su flora y fauna.  A la vez que fija población pues está generando empleo de gente joven local”.

Asimismo destacaba los esfuerzos de FNYH por autofinanciarse apoyándose en su actividad económica, con iniciativas como el proyecto ecoturístico que se inicia en Campanarios de Azaba, y con el apoyo de fondos públicos como la colaboración con las administraciones y el instrumento financiero LIFE de la Unión Europea que ha hecho posible el surgimiento de la reserva biológica.

Porche del hotel rural de la Reserva Biológica Campanarios de Azaba

Porche del hotel rural de la Reserva Biológica Campanarios de Azaba

Por su parte Carlos Sánchez, presidente de Fundación Naturaleza y Hombre, iniciaba su presentación agradeciendo la respuesta positiva de la Junta de Castilla y León a conocer sobre el terreno la reserva biológica y su empeño por reunir en territorio de Castilla y León, Extremadura y Portugal un proyecto que busca armonizar el aprovechamiento del territorio y su conservación. Y que a su vez tiene como principales objetivos mantener población activa, fomentar la actividad económica y el aprovechamiento del entorno.

“Esta visita es un reconocimiento al trabajo que venimos realizando en la reserva desde 2009, cuando se comenzó a reducir la intensa explotación ganadera que sufría la finca para llevarla a un estado de conservación de especies de forma prioritaria. La generación de recursos económicos está subordinada a las acciones de conservación. No obstante recuperar la naturaleza no ha dejado de considerar una dinamización económica de la zona y áreas aledañas” declaraba Carlos Sánchez.

La conservación no ha sido un obstáculo social sino que, por el contrario, la reserva es generadora de empleo (10 personas trabajan en las tareas de conservación de la reserva) además de dinamizar a los propietarios de una amplia área alrededor de la reserva. Ya que actualmente se han logrado acuerdos de custodia del territorio (vecinos que colaboran en sus fincas con las acciones que se están desarrollando por la conservación) en 10.000 hectáreas del territorio.

Este es el objetivo primordial del actual proyecto trasnacional LIFE + Conservación de la Biodiversidad en el Oeste Ibérico: Reserva de Campanarios de Azaba con Fundación Naturaleza y Hombre como beneficiario Coordinador de proyecto. Cuenta además con la Associaçao Transumânza e Natureza (ATN), la Universidad de Alicante y Universidad de Salamanca como beneficiarios asociados y con el apoyo de la Fundación Biodiversidad (Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente del Gobierno de España) y del instrumento financiero LIFE de la Unión Europea.

Visita del hotel rural de la Reserva Biológica Campanarios de Azaba

Visita del hotel rural de la Reserva Biológica Campanarios de Azaba

Preservará y mejorará la biodiversidad de las 132.878 ha de los espacios Natura 2000 Campo de Azaba, Campo de Argañán (España) y Malcata (Portugal), compuestas por bosques mediterráneos maduros, frecuentemente adehesados, cantiles rocosos, pastizales arbolados, cultivos extensivos, ecosistemas fluviales y sierras de media montaña cubiertas de rebollares y zonas de matorral, todo ello entremezclado entre fincas privadas valladas e intensamente aprovechadas.

Frente a otros propietarios Campanarios de Azaba, por ser propiedad de FNYH, es ejemplo de todo lo que se puede hacer a favor de la conservación del hábitat del bosque mediterráneo sin por ello renunciar al aprovechamiento. Es por ello que el actual proyecto ecoturístico, que cuenta con un hotel rural situado en el corazón de la reserva, observatorios de fauna, charcas restauradas, razas autóctonas de caballos de las Retuertas y vacas Sayaguesas que contribuyen al mantenimiento de pastos de la finca, es un magnífico ejemplo de dinamización social donde 60 especies del ámbito mediterráneo son las protagonistas. Un nuevo aprovechamiento basado en el turismo de naturaleza que pone en valor el bosque mediterráneo y que es compatible con la conservación de la naturaleza.

Tras la presentación se realizó un paseo de campo acompañados de Eduardo Galante, catedrático de Zoología de la Universidad de Alicante y Presidente de la Asociación Española de Entomología (ya que la reserva biológica es la primera Reserva Entomológica de España) y María Angeles Marcos, Investigadora del Centro Iberoamericano de la Biodiversidad (CIBIO) que, debido a los diferentes estudios que han realizado en la reserva, pusieron de manifiesto la notable biodiversidad faunística que ésta alberga en la actualidad gracias a las notables tareas de restauración y conservación de especies llevada a cabo.

PROVOCA 2017 programa de voluntariado medioambiental de Fundación Naturaleza y Hombre

Nuestra naturaleza necesita que pases a la acción. Colaborar en la conservación del entorno que nos rodea nos ayuda a valorarlo.

Muchas manos juntas por el medioambiente hacen más saludable nuestro entorno gracias a que recuperamos zonas degradadas, plantamos bosques, restauramos hábitats esenciales para especies amenazadas, producimos de forma ecológica planta forestal, limpiamos humedales y luchamos contra especies invasoras.

Es por eso que, con muchas ganas, un año más nos sumamos al plan PROVOCA –programa de Voluntariado y Educación Ambiental de Cantabria-.

PROVOCA, Programa de educación ambiental y voluntariado del Gobierno de Cantabria

PROVOCA, Programa de educación ambiental y voluntariado del Gobierno de Cantabria.

Porque nos gusta ser PROVOCAdores de esfuerzo, ilusión y compromiso por naturaleza. Hemos de confesarlo, contamos con un aliado excepcional como es la educación ambiental.

Prepárate porque nuestros educadores te van a hacer trabajar, sí, pero por un mundo mejor. Serán jornadas entre nuevos amigos, con muchas sonrisas, una buena dosis de compañerismo, bocado compartido y la sabiduría de que estando con las manos puestas en restaurar la naturaleza no solo despertamos sensibilidades hacia su cuidado sino que creamos redes para la conservación de nuestro entorno y con ello incidimos directamente en que sea más saludables para todos.

No importa la edad que tengas, tú papel es esencial para el planeta.

¡Echale pasión a la naturaleza!

Sábado 15 abril PROVOCA 2017 en vivero El Pendo "Nuestros bosques: producción ecológica de plantas forestales autóctonas".

Sábado 15 abril PROVOCA 2017 en vivero El Pendo “Nuestros bosques: producción ecológica de plantas forestales autóctonas”.

Nuestras jornadas de voluntariado comienzan el sábado 15 abril con un voluntariado por “Nuestros bosques: producción ecológica de plantas forestales autóctonas”. Tendrá lugar en el vivero El Pendo, situado en Escobedo de Camargo.

Queremos que conozcas de primera mano el papel clave que juega la vegetación autóctona para recuperar los ecosistemas cantábricos. Verás en primavera, en su mejor momento del año, el vivero El Pendo, donde una producción ecológica de especies forestales autóctonas garantiza que más tarde dispongamos de plantas robustas y capaces de recuperar, con su vigor y adaptación al medio natural, nuestros ecosistemas.

Corre a apuntarte el plazo de inscripción está abierto. Escribe a: amigos@fnyh.org o llama al tel. 942 559 119.

Próximas actividades:

El fin de semana 2 y 3 de septiembre tendremos un Campo de Voluntariado: los sistemas dunares, su conservación y concienciación donde además de conocer un sistema dunar y su cuidado ambiental trabajaremos contra una planta invasora como es la onagra.

El sábado 16 de septiembre tendremos una nueva jornada por nuestros bosques mediante la producción ecológica de plantas forestales autóctonas.

Reflejo de gineta. Foto Antonio Cobos

Las 600 hectáreas restauradas para la conservación del bosque mediterráneo que abarca la Reserva Natural Campanarios de Azaba, dan la bienvenida a la primavera con un precio especial ¡solo en Semana Santa 2017!.

Su hábitat mediterráneo es un paraíso para todos los apasionados de naturaleza. Ven a visitarnos una jornada o quédate en nuestro lodge. Además disponemos de hides fotográficos, para admirar a los habitantes del bosque de una manera cómoda y sin perturbarlos. También es lugar de paseos por el bosque y la dehesa, para relajarte en la naturaleza degustando una gastronomía de proximidad o simplemente disfrutar del atardecer de lujo desde un alojamiento con encanto en el corazón de la reserva.

No pierdas la oportunidad única de venir al paraíso. ¡Te esperamos!

Reservas: Tel. 606206151. Email: ecotourism@fnyh.org

0 452
Carlos Sánchez presidente de Fundación Naturaleza y Hombre recibiendo el premio a la Biodiversidad 2017 de Campoo de Yuso

El municipio de Campoo de Yuso celebró el Día del Árbol el 17 de marzo, por sexto año consecutivo, con la plantación de encinas, árboles frutales, madroños, tejos y pinos en una parcela abandonada de la pedanía de La Población. Durante el acto, además, de otorgar el premio a las labores de conservación que desarrolla la Fundación Naturaleza y Hombre en territorio cántabro y el Oeste Ibérico, se realizó también el reconocimiento a la figura del guarda forestal y concretamente al guarda Jesús Ángel Martín Fraile que inicia su jubilación en agradecimiento a su trabajo ejemplar realizado en la comarca durante décadas.

Participantes del Día del Árbol 2017, Campoo de Yuso

Participantes del Día del Árbol 2017, Campoo de Yuso

La Fundación fue galardonada “por su labor en la mejora de la biodiversidad de Cantabria” pues, como señalan desde el Consistorio, “ha liderado proyectos de gran impacto como la conservación de las cuencas de los ríos Asón y Miera, la reintroducción del rebeco en la Montaña Oriental y la recuperación de las marismas de Alday y de los bosques de los valles pasiegos” y del Miera.

Carlos Sánchez, presidente de FNYH, en su agradecimiento al premio que reconoce los 23 años de conservación que viene realizando la Fundación Naturaleza y Hombre, destacó el honor de recibirlo en fecha tan señalada como el Día del Arbol, “aunque realmente para nosotros día del árbol son todos pues trabajamos tenazmente en la reforestación de zonas degradadas. Buena prueba de ello son los más de 200.000 árboles que llevamos plantados hasta el día de hoy.”

Plantando árboles con la corporación municipal de Campoo de Yuso

Plantando árboles con la corporación municipal de Campoo de Yuso

También se premió a Jesús Ángel Martín Fraile, jefe de la comarca de Campoo en la Guardería Forestal del Gobierno de Cantabria, recientemente jubilado.

Organizados por el Ayuntamiento de Campoo de Yuso, los actos de la jornada contaron con la colaboración de la Consejería de Medio Rural, Pesca y Alimentación y del Colegio Público de La Población, junto a los vecinos, a los que la Dirección General de Medio Natural proporcionó gratuitamente ejemplares de árboles autóctonos de Cantabria, para que puedan plantarlos en sus jardines y fincas particulares, así como cajas nidos para aves insectivoras con las que se contribuye a seguir haciendo biodiversidad.

Para saber más:

Vive Campoo

0 990
Los participantes en la actividad de plantación.

Empleados y clientes de Leroy Merlin se levantaron el pasado sábado 18 de febrero con ganas de comprometerse éticamente por la recuperación de los bosques.

En una acción empresarial de reforestación basada en el voluntariado, la convocatoria de carácter nacional se extendió simultáneamente por entornos urbanos de Alicante, Badajoz, Jerez, Albacete y Santander. Desde la Fundación Naturaleza y Hombre se eligió la finca de Rubalcaba, en las inmediaciones de Liérganes, Cantabria, en la que realiza custodia del territorio en el marco del proyecto LIFE Miera, para llevar a cabo esta acción ecológica.

Un grupo de trabajadores y amigos de la madera sostenible de Leroy Merlin de 45 personas, entre adultos y niños, se preparó con sus bolsas mochila, facilitadas por FNYH junto a información desarrollada en sus proyectos, para desarrollar un ameno día repleto de acciones medioambientales.

Los participantes durante la actividad de plantación de los diferentes árboles.

Los participantes durante la actividad de plantación de los diferentes árboles.

El esfuerzo por tener un entorno natural cuidado es una herramienta esencial de la sostenibilidad empresarial. Los participantes ya la aportaban con el entusiasmo con que emprendieron la jornada y el paseo hasta la finca. El resto de herramientas para la realización de los diferentes talleres y plantación de árboles fueron llevadas previamente por los educadores a las cercanías del enclave donde se llevarían a cabo las actividades.

Antes de ponerse manos a la obra para hacer bosque, los educadores ambientales de FNYH, explicaron de forma clara y concisa y adaptada para todo el público asistente los diferentes árboles autóctonos presentes en nuestro territorio, la importancia y el papel que juegan en la conservación de nuestros ecosistemas y unas útiles claves para reconocerlos en los paseos de campo. Los niños se entusiasmaron respondiendo con ímpetu y acertadamente a las cuestiones sobre reconocimiento de un árbol por sus hojas, corteza, frutos, etc.

El esfuerzo para hacer bosque con muchas manos se hizo más intenso cuando se entregó a cada participante arbolitos producidos en nuestro vivero del Pendo. La apuesta por estos pequeños árboles requería una sencilla introducción para garantizar el éxito de su enraizamiento reforzando la plantación con protectores de los ejemplares. Todos los voluntarios sintieron realmente que cambiaban el rumbo al plantar árboles en comunidad para así crear bosque. Fue un hermoso momento el de ver como las sonrisas se sumaron a la satisfacción por dejar su propia huella verde a través de esta actividad de reforestación.

Después de la plantación de árboles, los participantes en grupitos construyendo cajas para erizos.

Después de la plantación de árboles, los participantes en grupitos construyendo cajas para erizos.

Durante las actividades nos acompañaron los vuelos cercanos de muchos buitres leonados que durante un buen rato consiguieron obtener la atención y el asombro de todos.

Antes de seguir con las actividades previstas por el día,  todos aprovechamos de una pausa para tomar café, leche y productos típicos de Cantabria. Así como de productos ibéricos obtenidos en la Reserva Natural de Campanarios de Azaba, otro de los proyectos con que cuenta FNYH en Salamanca, dentro del marco del proyecto LIFE Club de Fincas por la conservación del Oeste Ibérico. Por supuesto no faltaron los comentarios ante la excelencia de estos productos alimentarios como el embutido ibérico, demandando más información sobre nuestras diferentes actividades y la gestión de nuestros tres proyectos LIFE realizados en colaboración con la Unión Europea.

La tarde nos sorprendió en marcha de nuevo con la construcción de tres diferentes “hogares” para nuestros amigos habitantes del bosque. En grupos de tres a cinco participantes se construyeron cajas nido para el gorrión común, cajas para los erizos y un hábitat para el lucano o escarabajo denominado también ciervo volante, por sus características antenas similares a la cornamenta del citado herbívoro.

Dos niños entretenidos construyendo cajas nido

Dos niños entretenidos construyendo cajas nido.

La curiosidad infantil sobre los habitantes salvajes que iban a ocupar esos hogares de naturaleza hizo que se sucedieran las preguntas durante la mañana en la que gozamos de un tiempo benigno que, permitió incluso disfrutar de una comida al aire libre en la misma finca donde dejamos nuestra huella verde.

Despedimos al grupo que llevaban su mochila cargada de vivencias y una buena acción a su espalda como es favorecer la reforestación de nuestro entorno. Sus sonrisas nos impulsa a seguir uniendo fuerzas por concienciar y sembrar la semilla de que todos somos responsables con el cuidado de nuestro medioambiente.