Home Reserva Campanarios de Azaba

Reserva Campanarios de Azaba

Desintensificación de la Reserva

La finca era objeto exclusivamente de un aprovechamiento ganadero que en los últimos años, gracias a las acciones ejecutadas, se ha tornado en una dedicación a la conservación de la naturaleza como uso preferente y prioritario, estando cualquier otra actividad subordinada a la primera.

Los efectos del cese del arado de la finca han provocado un enriquecimiento progresivo de la flora y de la comunidad de lepidópteros y han hecho posible la recuperación de determinadas especies de reptiles cuyo aumento ha sido constatable y muy evidente.

Los polinizadores naturales han recolonizado todos los hábitats al no tener competidores artificiales. Los avisperos naturales han proliferado profusamente. El mismo fenómeno han experimentado los anfibios, mucho más diversificados en número de especies y en abundancia.

Campanarios se ha convertido en un Refugio de Caza, donde tras varios años sin actividad cinegética las especies han aumentado exponencialmente. La paloma torcaz ha multiplicado por 20 sus efectivos invernantes, la liebre Lepus granatensis ha triplicado su población y los jabalíes Sus scrofa han ido siendo más presentes en toda la reserva, al igual que el corzo Capreolus capreolus.

Acciones de conservación

A lo largo de los últimos años se está trabajando en la recuperación y conservación de los valores ecológicos que presenta esta Reserva, a través de la ejecución de una serie de acciones que persiguen:

  • Gestionar de forma integral-activa. Con beneficio directo sobre las especies con mayor eficacia dispersora (aves, insectos y plantas).
  • Mejorar la permeabilidad transversal para las especies.
  • Crear un espacio de reserva sin aprovechamientos intensivos y no sometido a caza: generando un lugar de reproducción y refugio de especies y suministrando biodiversidad al resto del gran espacio Red Natura 2000.