Home Marisma de Engoa y Ensenada de San Bartolomé

Marisma de Engoa y Ensenada de San Bartolomé

Esta reserva se gestiona fruto de un acuerdo entre Demarcación de Costas de Cantabria y Fundación Naturaleza y Hombre.

Esta reserva se encuentra al este de la Bahía de Santander. Al sur se encuentra la población de Pontejos además de una amplia zona de pastizales. Al este, se encuentra una fábrica de Productos Químicos y en segundo plano el núcleo de población de Elechas y al oeste la Isla Pedrosa y la fábrica de mobiliario urbano Carpepal, desde la que se accede a la reserva.

Se trata de una reserva formada por dos áreas o unidades ecológicas diferenciadas: una marisma y una senda litoral.

En la primera de ellas la vegetación existente es la propia de marisma, caracterizada por la presencia de especies halófitas y acuáticas que dan cobijo a innumerables especies de fauna; invertebrados, moluscos y crustáceos que son base trófica para una extensa comunidad de vertebrados, siendo las aves sus máximos representantes.

Se pueden encontrar especies típicas de marisma y zonas húmedas como el junco o el carrizo, mezclado en algunas zonas con plumero y chilca, especies sobre las cuales FNYH trabaja para su eliminación. Trabajo muy tedioso y complicado debido a la mala accesibilidad de las zonas colonizadas por estas especies. Si se sigue la senda litoral, se encuentra una mezcla de especies autóctonas y alóctonas entre las que destacan laurel, madroño, aliso, avellano, abedul, espino albar, roble, sauce negro y sauce blanco; y las alóctonas: taray, plumero, chilca y falsa acacia.

La segunda unidad ecológica es la senda litoral que transcurre por la Ensenada de San Bartolomé y que se une con la marisma de Engoa. Se trata de una franja estrecha de gran interés ya que con tan solo unos metros de anchura, se puede observar gran diversidad vegetal asociada a riberas costeras, como la verdolaga marina, el espliego marino, la salicornia o el carrizo. Hay una pequeñísima zona con una plantación de madroños y laureles y en otro punto cercano, pero ya fuera de la reserva. A lo largo de la senda se encuentra una isleta bañada por la Bahía, con encinas y laureles; y una antigua cantera de explotación de calizas que está siendo invadida por el plumero.

La fauna más representativa de esta reserva son las aves, sobre todo las asociadas a humedales como son cormoranes, espátulas, garzas, gaviotas y otras tantas especies de anátidas.

Colaboradores:

  • Ministerio de Medio Ambiente, Medio Rural y Marino. Demarcación de Costas de Cantabria
  • Secretaría General del Mar
  • Dirección General de Sostenibilidad de la Costa y el Mar