Home Noticias

0 1012

El pasado 30 de Octubre los ejecutivos cántabro y castellanoleonés constituían en Valladolid la Comisión Mixta de Coordinación de Proyectos Medioambientales. Apenas cinco días después, el pasado 4 de noviembre, el Servicio Territorial de Industria, Comercio y Turismo de Burgos otorgó autorización administrativa a la ejecución de la industria eólica ‘La Magdalena’. Sus 28 aerogeneradores se alzarán, en un plazo inferior a un año, sobre un terreno situado a escasos metros de la divisoria autonómica con Cantabria.

La aprobación de ‘La Magdalena’ quedó oficializada el lunes, con su publicación en el Boletín Oficial de Castilla y León (BOCyL nº 233, págs. 15821 y 15822). Este nuevo avance en el proceso de industrialización de la Montaña Cantábrico-Burgalesa contrasta con los progresos realizados en el último encuentro de la Comisión Mixta: El miércoles de la pasada semana, los gobiernos de Cantabria y Castilla anunciaron el inicio de conversaciones con la vista puesta en acordar la protección del territorio pasiego, en ambas vertientes, bajo la fórmula de Bien de Interés Cultural; un figura que excluiría la construcción de instalaciones aeroeléctricas.

Afecciones Sinérgicas

‘La Magdalena’ quedará ubicada al sudeste del tramo de carretera que une el puerto de montaña del mismo nombre y las Cabañas, en el término municipal burgalés de Merindad de Valdeporres. En esta zona se alzarán 28 torres eólicas de 55 metros de altura, sobre las que se colocarán rotores tripala con un diámetro aproximado de 52.

Este complejo se sumará a los 37 aerogeneradores de la industria eólica ‘Valdeporres’, prácticamente construida en su totalidad y situada junto al terreno previsto para la construcción de ‘La Magdalena’. Por tanto, en un plazo inferior a un año, la zona sudoriental de Cantabria sufrirá las afecciones derivadas de 65 aerogeneradores. Esta situación vuelve a poner de manifiesto la necesidad de tener en cuenta los efectos sinérgicos de los proyectos eólicos, a la hora de dar luz verde a los estudios de impacto ambiental individualizados.

Devastación del Medio

Al igual que en el caso de ‘Valdeporres’, la ladera norte de la industria eólica ‘La Magdalena’ coincide con el espectacular hayedo cántabro de Resconorio. A su sombra se cobijan una gran cantidad de especies, entre las que destaca un ave singular: el pito negro, de gran belleza y perteneciente a la familia de los ‘carpinteros’. Por su parte, en la ladera sur – vertiente burgalesa – destaca la cabecera del Barranco Soilandón, con un relieve muy abrupto y la presencia de hayedos en las vaguadas.

‘La Magdalena’ devastará las formaciones vegetales del área de cumbre y faunísticas del hayedo de Resconorio y el Barranco Soilandón, ya severamente dañadas por la central de Valdeporres.

Protección Vulnerada

La sinergia entre ‘Valdeporres’ y ‘La Magdalena’ cercará la zona norte del Embalse del Ebro, declarado Zona de Especial Protección para las Aves e incluida en la Red Natura 2000. La suma de torres aeroeléctricas construidas y previstas supone una barrera mortal para las aves que emplean el Embalse en sus rutas migratorias.

No es esta la única figura de protección a la que se hace caso omiso. De acuerdo al Dictamen Medioambiental del Plan Eólico de Castilla y León, el Embalse del Ebro es un Área de Sensibilidad Medioambiental Extrema, que – teóricamente – debería quedar salvaguardada de los impactos causados por los complejos eólicos.

Nota de Interés

  1. Con la suma de aerogeneradores de las centrales en construcción (La Sía I, Valdeporres y Montija) y los pertenecientes a industrias eólicas ya aprobadas (La Magdalena, Los Castríos y La Peñuca) asciende ya a 162 el numero de torres aeroeléctricas haciendo sentir sus nocivos efectos en la Montaña Cantábrico-Burgales

1171

0 1015

La organización conservacionista ha expresado su “satisfacción” por la evolución de las negociaciones en el marco de la Comisión Mixta de Proyectos Medioambientales. La declaración del territorio pasiego – que abarca una porción considerable de la Montaña Cantábrico-Burgalesa – como Bien de Interés Cultural sería a su juicio, “muy positiva porque permitiría evitar los impactos medioambientales y paisajísticos, especialmente aquellos derivados de los planes de industrialización eólica para la zona, que quedarían detenidos”.

No obstante, la Fundación Naturaleza y Hombre ha anunciado la existencia de elementos que podrían dejar vacía de contenido esta propuesta inicial cántabro-castellanoleonesa. Concretamente, hace referencia a las siete industrias eólicas proyectadas en el corazón del espacio a preservar: La Engaña, Los Tréboles. Los Brezos, La Carrascosa, La Imunia y las ya autorizadas La Peñuca y Los Castríos; mereciendo ésta última una especial atención.

Los Castríos se alzaría en la vertiente burgalesa sobre un valle que compone un magnífico ejemplo de entorno pasiego de interés sociocultural y natural. Esta central– prevé la instalación de 24 aerogeneradores de 55 metros de altura y rotor tripala de 61 metros de diámetro Se ubicaría desde el Pico de la Churra hasta la Peña de las Hoyas, siempre por encima de los 1.400 metros en la cuenca divisoria entre el Río Seco y el Río Trueba. Su interior se encuentra salpicado de espectaculares barrios pasiegos como Bustrolama, La Salceda y Montiyuelos, en coexistencia armónica con ecosistemas de gran valor desde hace más de 500 años; lo que lleva a la organización conservacionista a considerar “indispensable” que no se construya finalmente

Esperanza de Futuro

Para el director de la Fundación, Carlos Sánchez, el objetivo sigue siendo “el establecimiento de un espacio protegido que abarque la Montaña Cantábrico-Burgalesa en su totalidad, salvaguardándola del proceso de industrialización eólica y componiendo una de las áreas protegidas más extensas de España”. De esta forma, se lograría – en su opinión – la consolidación de los “modelos de desarrollo sostenible” que se están desarrollando en las vertientes cántabra y burgalesa, al amparo de los programas europeos PRODER y LIFE-Naturaleza y LEADER PLUS, respectivamente.

Sin embargo, Sánchez ha reiterado su apoyo a la protección del patrimonio pasiego bajo la figura del Bien de Interés Cultural, ya que abre “un futuro de esperanza para el territorio de la pasieguería y sus áreas de influencia, que esperamos cristalice en un compromiso firme en próximos encuentros de la Comisión Mixta”.

La conservación de la Montaña Cantábrico-Burgalesa es defendida por la Fundación Naturaleza y Hombre, SEO Bird/Life, WWF Adena, Mesa Eólica de las Merindades y la Fundación Oso Pardo.

Notas de Interés

  1. Merece un recordatorio especial que el área afectada por la industrialización eólica acoge ocho Lugares de Importancia Comunitaria (LIC) protegidos por la legislación de la UE, así como diversas zonas acogidas a figuras de protección autonómicas como el Monumento Natural Ojo Guareña en Castilla-León y el Parque Natural de Collados del Asón en Cantabria. Esta información se recoge en el Informe de Conservación de la Montaña Pasiega, que puede consultarse en www.fundacionnaturalezayhombre.es

0 988

Todas aquellas pesonas amantes de nuestro patrimonio natural y paisajístico tienen una cita mañana sábado a las diez en el Centro Ecológico de la Montaña Oriental en Arredondo. La Fundación Naturaleza y Hombre celebra una jornada de puertas abiertas en esta instalación: un edificio de usos múltiples dedicado a fomentar, estudiar y conservar los valores ecológicos de esta zona de Cantabria.

Según explica Raúl Peral, coordinador del proyecto LIFE-Naturaleza “Recuperación y Conservación de la Biodiversidad en la Cuenca del Río Asón”, esta actividad “pretende dar a conocer públicamente una nueva apuesta de la Fundación Naturaleza y Hombre por la formación, educación e interpretación ambiental”. Los asistentes podrán observar el avance de los trabajos en este Centro Ecológico, que culminarán en su próxima inauguración.

Tras esta visita, se realizará una marcha hasta el nacimiento del río Asón. La ruta discurrirá en su mayor parte a través del Parque Natural de Los Collados del Asón. Se recorrerá el fondo del valle glaciar del curso alto del citado río, pudiendo admirarse bosques de ribera y hayedos en perfecto estado de conservación.

Durante el transcurso de la visita, quienes hayan acudido a la convocatoria de la organización conservacionista serán acompañados en todo momento por personal especializado, que contribuirá a dar un mayor interés a la jornada con sus explicaciones: características del medio, flora, fauna, y la amenaza que la industrialización eólica ejerce sobre este delicado conjunto.

Notas de Interés

  1. Las personas interesadas pueden obtener información adicional en los teléfonos 942 559 119 o 679 181 472.

0 998

La Mesa Eólica de las Merindades de Burgos pone de manifiesto su preocupación y escepticismo, ante los escasos resultados obtenidos en el transcurso de las reuniones mantenidas por los Gobiernos de Castilla y León para la regulación de las industrias eólica en la Montaña Cantábrico-Burgalesa.

Ante la tercera reunión interautonómica a celebrar el próximo día 26 en Santander, recordamos que ya han sido instaladas las centrales eólicas de Valdeporres, La Sía I y Montija.

La escasa sensibilidad ambiental que muestra la Junta de Castilla y León ante una de las zonas de mayor valor ecológico, etnográfico y paisajístico de toda la Comunidad, como es el norte de Burgos (entorno pasiego), se pone de manifiesto en la ubicación de estas instalaciones, eliminando así cualquier presunción de una preocupación real del ejecutivo castellanoleonés con respecto a los problemas a afrontar por Cantabria.

Incluso se desoyen las recomendaciones de los Estudios de Evaluación de Impacto Ambiental que abogan por la no acumulación de centrales eólicas en las cercanías de otras, debido al efecto acumulativo que producen en el paisaje (centrales eólicas ya aprobadas de Los Castríos, La Peñuca y La Magdalena, en plena Montaña Pasiega).

La Mesa Eólica reclama que se reconsideren las aprobaciones de centrales eólicas en la cordillera, y de una vez por todas cesen las obras actuales y se estudie la posibilidad de desmantelar lo ya instalado.

Dicho esto convocamos un:

NUEVO PUNTO INFORMATIVO DE LA MESA EÓLICA EN SANTANDER CONTRA LA UBICACION IRRACIONAL DE AEROGENERADORES

ESTA ACTIVIDAD TENDRA LUGAR EL MIERCOLES 26 DE NOVIEMBRE

ENTRE LAS 10.00 Y LAS 19.00 EN LA PLAZA DE LA PORTICADA

Una vez más bajo el lema “Energía eólica sí, pero no a cualquier precio”, la Mesa Eólica continua con su esfuerzo de sensibilización de la población cántabra sobre los riesgos ambientales, paisajísticos y socioculturales de la proliferación de industrias eólicas en la Montaña Cantábrico-Burgalesa. Ante el impacto ya evidente sobre Cantabria de las centrales aeroeléctricas de la La Sía I y Valdeporres y la sorprendente aprobación de Cañoneras, se procederá a la instalación de un nuevo punto informativo en Santander, que quedará a disposición de la ciudadanía el próximo miércoles entre las 10 de la mañana y las siete de la tarde, en la Plaza de la Porticada.

El evento coincidirá con la celebración de un nuevo encuentro, en esta ocasión en la propia capital cántabra, de la Comisión Mixta cántabro-castellanoleonesa que trata la problemática de la ubicación irracional de aerogeneradores.

Envío de Postales

Además de la entrega de material explicativo, la actividad prevista tiene nuevamente como elemento central el reparto gratuito de postales que recogen una bellísima estampa de la Montaña Pasiega; entorno compartido por Burgos y Cantabria sobre el que pesa la amenaza de la industrialización eólica. En la parte de la postal destinada a escribir, los viandantes que se acerquen al punto informativo encontrarán el siguiente texto: “…por el desprecio de las administraciones públicas hacia nuestros valores naturales y culturales, autorizando la instalación de parques eólicos en zonas de gran belleza y alto valor ecológico como ésta. Su pasividad destruye los lugares más hermosos de la montaña cantábrica-burgalesa. ¡¡Exclusión de instalaciones eólicas en estas montañas ya!!.

Las postales citadas irán dirigidas a la Ministra de Medio Ambiente, Elvira Rodríguez, y al Presidente de la Junta de Castilla y León, Juan Vicente Herrera; en ambos casos, como autoridades institucionales con un mayor poder de decisión para evitar la instalación de centrales eólicas en zonas de gran sensibilidad ambiental y cultural.

Posibilidad de Participación Activa

La Mesa Eólica lanza un llamamiento a la participación masiva; toda vez que las advertencias efectuadas sobre las devastadoras consecuencias de la industrialización eólica de la Montaña Cantábrico-Burgalesa están, tristemente, cobrando vida en nuestras cumbres.

En estos momentos, está proyectada la construcción de 21 industrias eólicas en la Montaña Pasiega, algunas ya en fase de finalización. De ellas, diecinueve se encuentran ubicadas en territorio burgalés – lo que no es óbice para que su impacto negativo alcance amplísimas porciones de Cantabria – y dos – Zalama y la recién aprobada Cañoneras – del lado cántabro de la divisoria provincial, en el municipio de Soba.

0 895

“Sorpresa”. Este término describe a la perfección el sentimiento reinante en la Fundación Naturaleza y Hombre, tras hacerse público el anuncio de aprobación de la industria eólica de Cañoneras, en el municipio cántabro de Soba.

Tal y como han recogido varios medios de comunicación regionales, la Dirección General de Industria, Trabajo y Desarrollo Tecnológico ha comunicado la resolución por la que se otorga autorización administrativa a la citada central aeroeléctrica. El proyecto prevé la instalación de 40 aerogeneradores de 50 metros de altura y la construcción de una subestación transformadora en los parajes sobanos de Picones, El Pinión, Alto de Fuenteprovedo y Cañoneras.

De esta forma, se da vía libre a la instalación de una industria eólica en la zona de influencia socioeconómica del Parque Natural de Collados del Asón (Punto 4 Artículo 2 de la Ley 1/1999 de 18 Febrero de Declaración del Parque Natural), que abarca el término municipal de Soba en su conjunto. Un territorio que recibe importantes inversiones para estimular un modelo de desarrollo rural – p. ej. con origen en el programa europeo PRODER y en el Plan de Dinamización Turística – basado fundamentalmente en el turismo; una actividad incompatible con la devastación paisajística provocada por el alzado de aerogeneradores

La solicitud de Eólicas 2000 S.L. – empresa promotora con sede en Boo de Piélagos – fue recogida por el Boletín Oficial de Cantabria (BOC) el 20 de diciembre de 2002. Esta iniciativa recibió estimación de impacto ambiental aprobatoria por parte de la Consejería de Medio Ambiente – con José Luis Gil aún como máximo responsable – el pasado 23 de mayo.

Momento Delicado

La aprobación de la central de Cañoneras llega en un momento políticamente delicado. Este mismo miércoles, se reunirá en Santander la Comisión Mixta en la que los ejecutivos cántabro y castellanoleonés buscan una salida a la problemática derivada del proceso de industrialización de la Montaña Cantábrico-Burgalesa; un área en la que se incluye el territorio de Soba. Por ello, la Fundación Naturaleza y Hombre considera que la Consejería de Industria ha escogido “un mal momento y un mal lugar” para proceder a aprobar la citada instalación

Estudio Invalidado

El proyecto eólico de Cañoneras está situado a escasos kilómetros del perímetro del Parque Natural de Collados del Asón. Esta industria aumenta la presión sobre una zona de especial protección ecológica, ya elevada tras construcción en la vertiente burgalesa de la planta La Sía I, con 27 aerogeneradores, y el inicio de las obras de emplazamiento de las 28 torres eólicas de Montija.

A juicio de la organización conservacionista cántabra, el dictamen ambiental favorable recibido por Cañoneras debe ser invalidado al haber cambiado, de forma radical, el contexto de su zona de instalación. Los impactos sinérgicos entre la central recién aprobada y las ya existentes superan con mucho cualquier estimación realizada por Medio Ambiente en la pasada legislatura.

Reubicación

La Fundación Naturaleza y Hombre solicita al Gobierno de Cantabria la puesta en marcha de negociaciones con la empresa promotora Eólicas 2000, tendentes a alcanzar un acuerdo de reubicación de la central de Cañoneras fuera de la Montaña Oriental, allí donde sus impactos sean asumibles.

Esta petición es coherente con las principales apuestas de la organización para lograr un modelo de desarrollo sostenible para la Montaña Cantábrico-Burgalesa: La creación de un espacio protegido interautonómico que abarque el área citada, así como la inclusión del paisaje y patrimonio cultural pasiego de ambas vertientes – cántabra y burgalesa – en el listado de Patrimonio de la Humanidad de UNESCO.

Mientras que el BOC recogió la citada solicitud en el caso del parque eólico de Cañoneras – a instancias de Eólica 2000 S.L. – el 20 de diciembre de 2002

0 1143

La Fundación Naturaleza y Hombre avanza en el proceso que ha de culminar con la recuperación ambiental de las 16 hectáreas de la Marisma de Montehano, situada en el término municipal de Escalante e incluida en la Reserva Natural de las Marismas de Santoña y Noja. Esta actuación está subvencionada por el programa europeo LIFE-NATURALEZA “Conservación y Recuperación de la Biodiversidad en la Cuenca del Río Asón”, el Ministerio de Medio Ambiente – a través de las direcciones generales de Costas y Conservación de la Naturaleza – y la Consejería de Ganadería, Agricultura y Pesca del Gobierno de Cantabria.

El proceso de eliminación de vegetación invasora en Montehano se encuentra en su última etapa. Las concentraciones de plumero, chilca y eucalipto están a punto de ser erradicadas por una cuadrilla de operarios de la Fundación Naturaleza y Hombre, que lleva entregada a este ardua tarea desde comienzos del pasado verano. Asimismo, está concluyendo la reforestación con especies autóctonas – alisos, sauces y fresnos – del dique que separa la zona de las rías de Escalante y Ano.

Un Humedal Renacido

El objetivo principal de este proyecto de recuperación es devolver la Marisma de Montehano al régimen de inundación intermareal, para conseguir su adecuada integración en el medio natural que la rodea. De esta forma, se lograrán restablecer todas las funciones físicas y ecológicas del humedal, desaparecidas tras su desecación. Esta fase– una vez concluida la adecuación de la vegetación del área – será acometida por la Demarcación de Costas, organismo que depende del Ministerio de Medio Ambiente.

La desecación definitiva del humedal tuvo lugar en 1976. Tras años de roturaciones, se cubrió gran parte de su superficie con la plantación de árboles de eucalipto. Esta decisión culminó un proceso iniciado en la década de los sesenta, cuando Montehano – por aquel entonces llanura intermareal fangosa y marisma – fue aislada del ciclo de inundación por mareas mediante la construcción de un dique de escollera.

Otra pequeña parte, en el extremo izquierdo del muelle del convento que se eleva en la zona, se fue rellenando progresivamente con los estériles de las canteras Gris y Blanca excavadas en Montehano, cuya actividad cesó con la aprobación de la Reserva Natural.

Refugio Ornitológico

Una vez que el área de recuperación ambiental haya alcanzado sus características naturales previas a la desecación, habrán sido recuperadas 13 hectáreas de cría, invernada y refugio durante las pleamares para diversas especies de aves acuáticas migratorias. Entre ellas, la espátula, la avoceta y el avetoro.

Frutos del Convenio

Los trabajos de recuperación del humedal de Montehano son posibles gracias al convenio rubricado por los propietarios de la marisma, la orden de los Frailes Menores Capuchinos de Castilla y la Fundación Naturaleza y Hombre. El 11 de febrero de 2002, el Ecónomo y Apoderado de la Orden, José Luis Aparicio, y el director de la organización conservacionista, Carlos Sánchez, certificaron la cesión de la propiedad, aportando la Fundación a los religiosos una compensación simbólica de 12.020 €.

Este acuerdo es la clave del proceso que – a medio plazo – permitirá a los ciudadanos de Cantabria y sus visitantes el disfrute de un nuevo humedal recuperado.

1178

0 1415

La empresa Boreas Eólica 2 S.A. ha solicitado la instalación de una nueva industria eólica en el área burgalesa del Monte Hijedo. La central, denominada “Ampliación Montejo”, prevé el alzado de ocho aerogeneradores en el término municipal de Valle de Valdebezana.

Este procedimiento se suma a la central “Montejo de Bricia” de Boreas Eólica 1 S.A.– ya aprobada – y a la solicitud de instalación de la planta aeroeléctrica “Santa Gadea” por parte de Iniciativas Energéticas S.A. De esta forma, el entorno del Monte Hijedo comienza a verse sometido a un proceso de industrialización eólica similar al que tiene lugar en la Montaña Cantábrico-Burgalesa.

Impacto Conjunto Ignorado

Como se deduce de su propio nombre– “Ampliación Montejo”, la nueva central está estrechamente relacionada con la industria eólica “Montejo de Bricia”. Un vínculo que, más allá de la denominación, queda reflejado en las empresas promotoras de ambas iniciativas Boreas Eólica S.A. 1 y Boreas Eólica S.A. 2.

Si citamos el Boletín Oficial de Castilla y León, “del área de referencia delimitada por las coordenadas de <<Ampliación Montejo>> quedarán excluidas las zonas de coincidencia con el Parque Eólico <<Montejo de Bricia>>” (BOCYL Nº 197 pág 13507, de 10 de octubre de 2003), podemos observar cómo la nueva central – en caso de ponerse en marcha – se situaría en las proximidades de la ya autorizada. Esta ubicación cercana causaría una afección sinérgica, cuyos efectos nocivos conjuntos sobre el medio superarían ampliamente los impactos de las dos centrales, consideradas de forma individual.

Estamos, por tanto, ante una estrategia ya seguida en el proceso de destrucción del patrimonio natural, paisajístico y cultural de la Montaña Cantábrico-Burgalesa: La Junta de Castilla y León aprueba cada industria eólica considerando sus impactos de forma individual, ignorando de forma flagrante el efecto multiplicador de los daños causados por la construcción de varias instalaciones en una misma zona.

Esta característica neglicente de los estudios de impacto ambiental es aprovechada por Boreas Eólica para promover la aprobación de “Ampliación Montejo”: con tan sólo ocho aerogeneradores, recibirá una evaluación ambiental benévola, que rechazará sumar sus efectos a las 30 torres eólicas ya previstas para el Monte Hijedo.

Notas de Interés

1. La Fundación Naturaleza y Hombre considera que los Estudios de Impacto Ambiental de cada nueva solicitud han de incluir los efectos sinérgicos con las centrales ya autorizadas, ya que en caso contrario su valoración es ficticia de todo punto.

2. Esta evaluación individual de impacto es causante, en gran medida, de la proliferación incontrolada de aerogeneradores en la Montaña Cantábrico-Burgalesa.

0 1194

El 26 de junio de 2003, Mariano Muñoz Fernández, Jefe del Servicio de Industria, Comercio y Turismo de la Delegación Territorial de la Junta de Castilla y León en Burgos, truncó la posibilidad de que el corazón de los valles pasiegos llegase a ser declarado Patrimonio de la Humanidad. En el documento de resolución, contrario a las alegaciones presentadas por la Mesa Eólica de las Merindades, Muñoz Fernández certificó la aprobación del proyecto de Iniciativas Eólicas Castellanas S.A. para la ejecución de la industria eólica “Los Castríos” y sus obras de servicio auxiliar, en pleno núcleo de la pasieguería en la Montaña Cantábrico-Burgalesa.

El visto bueno a esta central es una “decisión inaceptable”, a juicio de la organización conservacionista cántabra Fundación Naturaleza y Hombre, que queda en evidencia y adquiere una nueva luz ante el compromiso público del consejero de Medio Ambiente del gobierno cántabro, José Ortega Valcárcel, de trabajar por la inclusión de los valles pasiegos en el listado de Patrimonio de la Humanidad. Una apuesta respaldada de forma oficial por la citada entidad cántabra, la Mesa Eólica de las Merindades, SEO Bird/Life, Fundación Oso Pardo y WWF Adena.

Plan Eólico Vulnerado

La industria eólica de “Los Castríos” – con 24 aerogeneradores de 55 metros de altura y rotor tripala de 61 metros de diámetro – se ubicará desde el Pico de la Churra hasta la Peña de las Hoyas, siempre por encima de los 1.400 metros, al sur del eje de la Cordillera Cantábrica, en la cuenca divisoria entre el Río Seco y el Río Trueba. Es un sub-valle que compone un magnífico ejemplo de hábitat de interés sociocultural. Su interior se encuentra salpicado de espectaculares barrios pasiegos como Bustrolama, La Salceda y Montiyuelos, en coexistencia armónica con ecosistemas de gran valor desde hace más de 500 años.

Su aislamiento y nula presencia de infraestructuras confieren al paraje descrito un elevadísimo interés paisajístico y natural, paradójicamente protegido por el propio ejecutivo castellanoleonés bajo la figura Paisaje Singular Pasiego. Esta protección convierte la zona en Área de Sensibilidad Ambiental Alta de acuerdo al Dictamen Medioambiental del Plan Eólico de Castilla y León (en adelante DMPE) y, por tanto, le otorgaría la consideración de territorio libre de aerogeneradores. De forma evidente, y una vez más, la aprobación de la central aeroeléctrica de “Los Castrios” viola la letra del Plan Eólico de la Junta, dando buena muestra de su carácter de papel mojado.

Destrucción de Fauna y Flora

La proximidad al Monumento Natural de Ojo Guareña y el Lugar de Importancia Comunitaria (LIC) del mismo nombre, Área de Sensibilidad Medioambiental Extrema según el DMPE de Castilla y León, hace inasumible la construcción de esta industria eólica; de acuerdo con el Informe de Conservación de la Montaña Cantábrico-Burgalesa de la Fundación Naturaleza y Hombre. Dicho espacio natural es un área de campeo para el alimoche, el halcón peregrino, el águila real y el búho real, con poblaciones estables en el LIC señalado. Otras especies como el Abejero europeo, el Aguila Culebrera y el Aguililla Calzada también utilizan esta zona como área de expansión. Estas especies estarán sometidas a un riesgo constante de mortandad por colisión con las 24 gigantescas torres aeroeléctricas autorizadas.

Asimismo, en el área donde se desarrollarán las obras se destruirán formaciones arbustivas y de pastizal, protegidas por la Directiva Europea 92/43/CEE, relativa a la conservación de los hábitats naturales y de fauna y flora silvestres, conocida como Directiva Hábitats. La ladera sur está ocupada también por hayedos, con zonas rocosas dispersas ocupadas por pastizales ralos.

Devastadora Cuenca Visual

De acuerdo a los datos del propio Estudio de Impacto Ambiental de la industria eólica de “Los Castríos”, ésta tendrá una visibilidad de un 25% desde el Mirador de Ojo Guareña – lugar de interés turístico muy frecuentado donde se celebra una romería tradicional – del 17% desde Cornejo – emplazamiento del Centro de Interpretación de la Naturaleza del Espacio Natural mencionado -, del 54% desde la estación de esquí del puerto de Lunada del 29 % en Las Machorras – ruta turística de un alto valor cultural, paisajístico y antropológico – y del 83% desde la localidad de Villarcayo, punto de partida de numerosas rutas por Las Merindades.

Además, la afección visual será del 100% desde el puerto de las Estacas de Trueba y La Sía en territorio cántabro, que junto con el burgalés Castro Valnera, conforman la ruta turística de los Portillos. Todas estas cuencas visuales se encuentran en un radio de acción de 20 km, por lo que el impacto a distancias mayores sería también destacable.

Notas de Interés

  1. En el área de “Los Castríos” se da un singular fenómeno geológico, al haberse desarrollado en este lugar un fenómeno de glaciarismo de importante longitud, permitiendo disfrutar de uno de los glaciares de más baja cota de toda la Península Ibérica.

 

0 1079

El monte de la Peñuca se eleva 1325 metros sobre el nivel del mar en plena parte central de la Montaña Cantábrico-Burgalesa. Su carácter aislado y ajeno a la influencia humana mantiene sus ecosistemas en un estado de conservación óptimo y convierte el área en el reservorio genético más importante del macizo cantábrico-burgalés; Asimismo, al elevarse en el corazón del paisaje pasiego supone un punto de referencia visual privilegiado en este entorno sociocultural, patrimonio compartido y vínculo transprovincial entre Cantabria y Burgos. Por desgracia, esta idílica situación acaba de ser condenada a una destrucción segura.

El permiso otorgado por el ejecutivo castellanoleonés a Energías Renovables del Bierzo S.L. para la construcción de la industria eólica ‘La Peñuca’ (mediante resolución de la Delegación territorial de la Junta de Castilla y León en Burgos), sobre la cumbre del mismo nombre, tendrá gravísimas consecuencias medioambientales y socioculturales. Las afecciones sobre el patrimonio natural y paisajístico del alzado de los 22 aerogeneradores previstos serán devastadoras.

IMPACTO TRANSPROVINCIAL

La industria eólica de la Peñuca – proyectada sobre la parte alta de la cuenca hidrográfica del río Nela, en el límite con Cantabria – se elevará sobre la cabecera del río Pas en Cantabria. En concreto, sobre la vertical de la localidad de San Pedro del Romeral, en la cuenca de visibilidad de magníficos ejemplos de arquitectura popular pasiega como el barrio de Omias de Arriba. De esta forma se estrecha el cerco sobre el Valle del Pas, cuyo patrimonio paisajístico se encuentra amenazado ya por la central aeroeléctrica de Valdeporres, en construcción en la actualidad.

Los proyectos eólicos emprendidos en territorio burgalés están colocando las cabeceras de los valles fluviales cántabros en una situación difícil. Mientras ‘La Peñuca’ consume etapas hacia su construcción definitiva, el valle del Asón ve su paisaje severamente dañado por la industria eólica ‘La Sía I’. A la expectativa queda el área del río Miera, pendiente del resultado del proceso de autorización de la central de ‘Los Tréboles’.

RESERVORIO GENETICO VITAL

La parte superior de la vertiente sur de la Peñuca, su vertiente norte, así como la propia zona de coronación donde se ubicará la industria eólica están ocupadas por una excelente formación de matorral subalpino y pastizal, formado, entre otras especies, por brezo, enebro rastero y arándano. Esta formación vegetal aparece entre las estrictamente protegidas por la Directiva Hábitats de la Unión Europea (UE). Además, la citada vertiente sur está ocupada en su parte inferior por un extenso hayedo en un excelente estado de conservación; se trata del hayedo que ocupa la cabecera del Arroyo Engaña, con una amplia biodiversidad.

El valor faunístico de la zona queda, a su vez, fuera de todo duda. El área de la Peñuca es utilizada como zona de reproducción y crianza por ejemplares de diferentes especies que, posteriormente, se dispersan por toda la Montaña Cantábrico-Burgalesa. Encontramos poblaciones de grandes mamíferos como el lobo ibérico, el corzo y el jabalí, además de ejemplares de especímenes de menor tamaño pero gran valor como el gato montés, entre otros.

Los diversos ecosistemas afectados por el alzado de areogeneradores y sus obras auxiliares componen también un territorio único para la avifauna; la práctica totalidad de las especies presentes están protegidas por el Anexo II del Convenio de Berna para la Protección de la Fauna y Flora Silvestre de Europa y las directivas Hábitats y Aves de la UE, además de estar catalogadas como de interés especial por el Catálogo Nacional de Especies Amenazadas

El entorno del monte de la Peñuca alberga la única población estable de pito negro de la provincia de Burgos, goza de la presencia de la perdiz pardilla – especie con sólo tres zonas de nidificación en la Península Ibérica y cuenta con importantísimas colonias de rapaces como el águila real, la aguililla calzada, el aguilucho pálido o el milano negro.

Notas de Interés

  1. La autorización de la central eólica de La Peñuca incide en el total desprecio del proceso de industrialización eólica para con los convenios internacionales suscritos por España. En este caso, la Convención Europea del Paisaje, celebrada en Florencia, en octubre de 2.000, y que dio como fruto el Convenio Europeo del Paisaje, firmado por España, el cual se encomienda la tarea de ir introduciendo, en la sociedad y en las actividades económicas, los mecanismos que garanticen el respeto a la calidad del paisaje, entendiendo éste en todas sus dimensiones, no solamente estéticas, sino particularmente en sus raíces ecológicas y en la dinámica natural modelada por los procesos culturales que se desenvuelven paralelamente.
  2. Asistimos nuevamente a la quiebra de modelos de desarrollo emanados de la UE. La aprobación de La Peñuca entra en fuerte contradicción con los objetivos del Programa LEADER+ Merindades, donde se encuentra el área solicitada para la central eólica. A este respecto conviene no olvidar los objetivos que persiguen este tipo de programas: “incitar a los protagonistas rurales a reflexionar sobre el potencial de desarrollo de su territorio en una perspectiva de más largo plazo. (…). Los agentes locales aplican la estrategia original que ellos mismos han desarrollado. Experimentan así nuevas formas: de valorización del patrimonio natural y cultural, de mejora del entorno económico para la creación de empleo, de mejora de la capacidad organizativa de la comunidad. “
  3. Los terrenos ocupados por la central eólica “La Peñuca” son en su totalidad Montes de Utilidad Pública. El U.P 505 (Monte Río Nela), se vería afectado por las instalaciones eólicas, por ello consideramos que el elevado número de nuevos caminos de acceso a realizar, en un área donde se esta invirtiendo mucho dinero para la regeneración hidrológico – forestal en Montes de Utilidad Publica, hace que deba prevalecer la utilidad publica sobre la hipotética utilidad de la central eólica.

El monte de la Peñuca se eleva 1325 metros sobre el nivel del mar en plena parte central de la Montaña Cantábrico-Burgalesa. Su carácter aislado y ajeno a la influencia humana mantiene sus ecosistemas en un estado de conservación óptimo y convierte el área en el reservorio genético más importante del macizo cantábrico-burgalés; Asimismo, al elevarse en el corazón del paisaje pasiego supone un punto de referencia visual privilegiado en este entorno sociocultural, patrimonio compartido y vínculo transprovincial entre Cantabria y Burgos. Por desgracia, esta idílica situación acaba de ser condenada a una destrucción segura.

El permiso otorgado por el ejecutivo castellanoleonés a Energías Renovables del Bierzo S.L. para la construcción de la industria eólica ‘La Peñuca’ (mediante resolución de la Delegación territorial de la Junta de Castilla y León en Burgos), sobre la cumbre del mismo nombre, tendrá gravísimas consecuencias medioambientales y socioculturales. Las afecciones sobre el patrimonio natural y paisajístico del alzado de los 22 aerogeneradores previstos serán devastadoras.

IMPACTO TRANSPROVINCIAL

La industria eólica de la Peñuca – proyectada sobre la parte alta de la cuenca hidrográfica del río Nela, en el límite con Cantabria – se elevará sobre la cabecera del río Pas en Cantabria. En concreto, sobre la vertical de la localidad de San Pedro del Romeral, en la cuenca de visibilidad de magníficos ejemplos de arquitectura popular pasiega como el barrio de Omias de Arriba. De esta forma se estrecha el cerco sobre el Valle del Pas, cuyo patrimonio paisajístico se encuentra amenazado ya por la central aeroeléctrica de Valdeporres, en construcción en la actualidad.

Los proyectos eólicos emprendidos en territorio burgalés están colocando las cabeceras de los valles fluviales cántabros en una situación difícil. Mientras ‘La Peñuca’ consume etapas hacia su construcción definitiva, el valle del Asón ve su paisaje severamente dañado por la industria eólica ‘La Sía I’. A la expectativa queda el área del río Miera, pendiente del resultado del proceso de autorización de la central de ‘Los Tréboles’.

RESERVORIO GENETICO VITAL

La parte superior de la vertiente sur de la Peñuca, su vertiente norte, así como la propia zona de coronación donde se ubicará la industria eólica están ocupadas por una excelente formación de matorral subalpino y pastizal, formado, entre otras especies, por brezo, enebro rastero y arándano. Esta formación vegetal aparece entre las estrictamente protegidas por la Directiva Hábitats de la Unión Europea (UE). Además, la citada vertiente sur está ocupada en su parte inferior por un extenso hayedo en un excelente estado de conservación; se trata del hayedo que ocupa la cabecera del Arroyo Engaña, con una amplia biodiversidad.

El valor faunístico de la zona queda, a su vez, fuera de todo duda. El área de la Peñuca es utilizada como zona de reproducción y crianza por ejemplares de diferentes especies que, posteriormente, se dispersan por toda la Montaña Cantábrico-Burgalesa. Encontramos poblaciones de grandes mamíferos como el lobo ibérico, el corzo y el jabalí, además de ejemplares de especímenes de menor tamaño pero gran valor como el gato montés, entre otros.

Los diversos ecosistemas afectados por el alzado de areogeneradores y sus obras auxiliares componen también un territorio único para la avifauna; la práctica totalidad de las especies presentes están protegidas por el Anexo II del Convenio de Berna para la Protección de la Fauna y Flora Silvestre de Europa y las directivas Hábitats y Aves de la UE, además de estar catalogadas como de interés especial por el Catálogo Nacional de Especies Amenazadas

El entorno del monte de la Peñuca alberga la única población estable de pito negro de la provincia de Burgos, goza de la presencia de la perdiz pardilla – especie con sólo tres zonas de nidificación en la Península Ibérica y cuenta con importantísimas colonias de rapaces como el águila real, la aguililla calzada, el aguilucho pálido o el milano negro.

Notas de Interés

  1. La autorización de la central eólica de La Peñuca incide en el total desprecio del proceso de industrialización eólica para con los convenios internacionales suscritos por España. En este caso, la Convención Europea del Paisaje, celebrada en Florencia, en octubre de 2.000, y que dio como fruto el Convenio Europeo del Paisaje, firmado por España, el cual se encomienda la tarea de ir introduciendo, en la sociedad y en las actividades económicas, los mecanismos que garanticen el respeto a la calidad del paisaje, entendiendo éste en todas sus dimensiones, no solamente estéticas, sino particularmente en sus raíces ecológicas y en la dinámica natural modelada por los procesos culturales que se desenvuelven paralelamente.
  2. Asistimos nuevamente a la quiebra de modelos de desarrollo emanados de la UE. La aprobación de La Peñuca entra en fuerte contradicción con los objetivos del Programa LEADER+ Merindades, donde se encuentra el área solicitada para la central eólica. A este respecto conviene no olvidar los objetivos que persiguen este tipo de programas: “incitar a los protagonistas rurales a reflexionar sobre el potencial de desarrollo de su territorio en una perspectiva de más largo plazo. (…). Los agentes locales aplican la estrategia original que ellos mismos han desarrollado. Experimentan así nuevas formas: de valorización del patrimonio natural y cultural, de mejora del entorno económico para la creación de empleo, de mejora de la capacidad organizativa de la comunidad. “
  3. Los terrenos ocupados por la central eólica “La Peñuca” son en su totalidad Montes de Utilidad Pública. El U.P 505 (Monte Río Nela), se vería afectado por las instalaciones eólicas, por ello consideramos que el elevado número de nuevos caminos de acceso a realizar, en un área donde se esta invirtiendo mucho dinero para la regeneración hidrológico – forestal en Montes de Utilidad Publica, hace que deba prevalecer la utilidad publica sobre la hipotética utilidad de la central eólica.

0 1015

La Fundación Naturaleza y Hombre se suma a las celebraciones a escala global del Día Mundial de las Aves, mañana sábado cuatro de octubre. A las diez mañana, partirá de la Casa de la Naturaleza – junto al humedal de Alday en el aparcamiento del centro comercial Valle Real – una visita guiada de observación de aves. Los ciudadanos que acudan a esta invitación podrán disfrutar de especies como el ánade real, el ánade friso, la focha común, el zampullín cuellinegro y la garza real, entre otras.

Los participantes contarán con todo el equipo necesario para disfrutar de su visita: material óptico – prismáticos y telescopios -, así como cuadernos explicativos y guías de campo. Se trata de una gran ocasión para disfrutar de fauna en libertad en un entorno urbano, mientras se contemplan los trabajos de recuperación efectuados por la Fundación Naturaleza y Hombre y el Ayuntamiento de Camargo en los terrenos de Alday.

Todas aquellas personas interesadas en acudir que deseen obtener información adicional pueden ponerse en contacto con Ángela Pombo, bióloga de la Fundación y coordinadora de la Casa de la Naturaleza, en el número 679 181 472.

Nota de Interés1. Durante el fin de semana, la organización conservacionista Bird/Life Internacional coordina y auspicia múltiples actos en defensa de la conservación de la avifauna; celebraciones que en nuestro país corren a cargo de la Sociedad Española de Ornitología.Con la actividad que se celebrará en el humedal de Alday, la Fundación Naturaleza y Hombre quiere sumarse a dichas actividades en la conmemoración mundial de este día señalado.