Home Noticias Noticias Fluviarium

Distintivo de Calidad Rural Valles Pasiegos concedido al ecomuseo Fluviarium

Sigue la huella y no dejes rastro. La puerta de entrada a los Valles Pasiegos, el ecomuseo Fluviarium, propone un taller muy especial para el puente de la Constitución.

Cuando los visitantes que recorren el admirable trazado urbano de Liérganes, recortado de típicas casonas cántabras,  se encuentran con una gigantesca nutria asomada frente a la Casa Consistorial poco se imaginan lo que les espera en la que fuera antigua casa del carpintero. Hoy, convertida en un pequeño museo sobre los valores naturales de la montaña y cuencas fluviales pasiegas, persigue entusiasmar al recién llegado, iniciarle en el conocimiento de los hábitats fluviales, en el carácter montaraz de los ríos pasiegos como el Miera que discurre junto al museo. Además de incitarles a descubrir la cultura pasiega, una de las más vivas y arraigadas en territorio cántabro.

Si bien es cierto que las simpáticas y juguetonas nutrias que acogen sus instalaciones son la estrella del ecomuseo, sus diferentes acuarios que reproducen el entorno natural de un río cantábrico y las especies habituales indicadoras de su buen estado ambiental despiertan un gran interés entre todos los visitantes. Ninguno se resiste a observar una anguila europea, admirar el singular aspecto de un esturión o ver de cerca a los auténticos cangrejos de río, entre otros muchos animales.

No es un secreto que Liérganes, uno de los pueblos turísticos más destacados de Cantabria, se sitúa además entre los Pueblos más Bonitos de España. La presencia del ecomuseo sin embargo añade un atractivo turístico diferente, una ventana a la naturaleza de la montaña pasiega que provoca ganas de vivir nuevas experiencias recorriéndola. Tanto es así que los servicios hosteleros de la localidad no dudan en orientar a sus clientes hacia el Fluviarium en cuanto se les requiere una mirada personalizada del pueblo y cómo descubrir atractivos próximos.

Taller de Huellas y Rastros en ecomuseo Fluviarium de Lierganes

Taller de Huellas y Rastros en ecomuseo Fluviarium de Liérganes

Por esta razón el ecomuseo Fluviarium ha logrado este año ser distinguido con el sello de Calidad Rural Valles Pasiegos, un distintivo que resalta su compromiso con el medio ambiente, la responsabilidad social y económica, así como su empeño por generar actividad en el territorio.

Buscando una oferta especial para sus visitantes durante el puente de la Constitución, el ecomuseo Fluviarium ha incluido junto a su entrada el taller ambiental “Sigue la huella y no dejes rastro”. Se realizarán dos talleres la jornada del 9 de diciembre después de la alimentación de las nutrias (a las 12:30 h y 17:30h). Los participantes, además de descubrir los rastros que dejan de su paso y actividad la fauna de los valles pasiegos, aprenderán a reconocer sus huellas y cómo nuestras acciones en la naturaleza dejan más huella de la deseable. Realizar un molde de aquellas que más les hayan gustado será un recuerdo muy especial para llevar de regreso a casa después de una jornada vivida en pleno contacto con los valles pasiegos.

Centro de Navidad con plantas autóctonas

Esta Navidad, desmárcate y sorprende con regalos con los que contribuyes a la conservación medioambiental.

  • Centros navideños originales, sobre base de pizarra o teja.
  • Plantas autóctonas.
  • Peluches de animales autóctonos…

Centros navideños con plantas autóctonas

Pásate por el Vivero El Pendo (en Escobedo de Camargo, junto a la cueva), y hazte con centros navideños muy originales, sobre base de pizarra o teja, y con plantas autóctonas con las que completar tu huerta, jardín o balcón.

Peluches de animales autóctonos

Y para los más pequeños, descubre los peluches de animales autóctonos del Fluviarium de Liérganes.

Esta Navidad, regala conservación.

Cartel para la campaña “Esta Navidad, regala conservación”.

Dónde comprar

CENTROS NAVIDEÑOS Y PLANTAS AUTÓCTONAS
Lugar: Vivero El Pendo, junto a la cueva, en Escobedo de Camargo.
Horario: De lunes a viernes, de 8 a 16 h.
Tlf.: 942 258 808
Precios
Centro sobre base de pizarra: 30€ (precio orientativo dependiendo de la cantidad de plantas deseadas)
Centro sobre teja: 15€ (precio orientativo dependiendo de la cantidad de plantas deseadas)
Plantas autóctonas: consultar.

PELUCHES AUTÓCTONOS
Lugar:
 Fluviarium de Liérganes, frente al Ayuntamiento.
Tlf.: 942 528 196
Consultar horarios.
Precios: 12€

RECUERDA QUE, CON TU COMPRA, CONTRIBUYES A LA CREACIÓN DE  NUEVOS BOSQUES.

¡Felices fiestas!

En Holanda, la salamandra está casi extinta. A esta situación crítica se ha llegado en solo 4 años, y el responsable principal es el Batrachochytrium salamandrivorans, un hongo “devorador de salamandras” que llegó al continente desde Asia debido, se cree, al comercio de mascotas. De este problema, de la situación en España y de qué podemos hacer para intentar contener esta amenaza nos habló David Lastra, investigador de la Czech University of Life Sciences Prague, en la última charla mensual del Fluviarium de Liérganes.

De entre todos los anfibios, el Batrachochytrium salamandrivorans (también conocido como Bsal) afecta únicamente a salamandras y tritones, a los que literalmente come la piel, por la que respiran, hasta tal punto que llega un momento en que mueren. En su lugar de origen, el hongo no causa enfermedad, probablemente porque sus víctimas han tenido miles de años para desarrollar inmunidad. Pero en los Países Bajos casi ha acabado con las salamandras en apenas 4 años, tan rápido que ha sido imposible que a estos anfibios les diera tiempo a desarrollar resistencia.

En Holanda, el hongo salamandrivorans casi ha terminado con las salamandras en 4 años

Como describió David Lastra, en su charla del ecomuseo Fluviarium, “no se conoce nada que acabe con una especie tan rápido”. De hecho, “en Holanda, cuando vieron lo que estaba pasando, recogieron muchas, las curaron en laboratorio, y ahora las tienen protegidas en ambientes controlados. Pero si las vuelven a soltar, enfermarán de nuevo”. “El hongo aguanta temperaturas muy similares a las que tenemos en Cantabria”. Fuera de ese rango, muere, pero claro, eso se puede controlar en laboratorio, pero no en la naturaleza, como indicó Lastra.

Afortunadamente, el Batrachochytrium salamandrivorans no parece haber llegado a España o, al menos, los investigadores no se han topado aún con él. En la Península hay, aproximadamente, 30 especies de anfibios, lo cual está muy bien, de los cuales en Cantabria contamos con 13. España tiene la “mayor diversidad de salamandras de toda Europa”. De ellas, la más común en Cantabria es la subespecie fastuosa, con rayas de intensos colores amarillo y negro.

Salamandra con heridas causadas por el hongo Batrachochytrium salamandrivorans

Salamandra con heridas causadas por el hongo “devorador de salamandras”. Autor: Frank Pasmans / Wikimedia Commons (CC0 1.0)

¿Por qué son importantes los anfibios?

Entre los anfibios, cuyo nombre hace referencia a que pasan su vida tanto en tierra como en el agua, se incluyen ranas, sapos, salamandras, tritones y cecilias (que se asemejan a culebras) y son considerados los vertebrados más amenazados del planeta. Esto no es solo grave por sí mismo, sino que pone en peligro el equilibrio de todo el ecosistema, pues forman parte de una cadena en la que, por ejemplo, ayudan a controlar el número de insectos (“acaban con más que cualquier plaguicida”) y sirven de alimento a otras especies.

Además, están las aplicaciones médicas: “Lo que más llama la atención de la gente es que en 148 días regeneran el miembro completamente tras su amputación. Y si se extinguen, esto ya no se puede investigar”.

El “devorador de salamandras” no es la única amenaza a la que se enfrentan estos vertebrados. Antes que el salamandrivorans, ya se conocía otro hongo, el Batrachochytrium dendrobatidis, que en la década de los 90 produjo la reducción drástica o la extinción de 200 especies. Y hay otras enfermedades, como las infecciones ocasionadas por Ranavirus, una especie de gripe cuya virulencia varía. De hecho, “a veces se pueden ver muertes masivas en un punto”, lo cual es una señal de alerta.

La polución también les afecta mucho, pues respiran por la piel. “Son muy sensibles y actúan como bioindicadores naturales” del buen estado de un ecosistema. Y también se ven perjudicados por especies invasoras como el cangrejo rojo americano, que se alimenta de sus huevos y que está ocupando las charcas que antes les servían de refugio.

Qué podemos hacer nosotros

David Lastra quiso incidir en que cualquier ciudadano puede hacer mucho por favorecer la presencia de anfibios. De entre todas las medidas, destaca la creación de charcas tanto a través de programas de voluntariado, como los de Fundación Naturaleza y Hombre, como de una forma más modesta, instalando pequeños estanques con cualquier artilugio que se tenga a mano.

“Pensad en todos los puntos de agua que había en vuestro pueblo y que han desaparecido. Ahora solo quedan corrientes fuertes a las que estos animales no pueden adaptarse, lagos enormes…”. “Y simplemente poniendo una vieja bañera de hojalata [se puede lograr mucho]”. También hay que “acordarse de poner una rama para que puedan salir”, pues a pesar de que les guste el agua, los anfibios también pueden ahogarse, “y una rampa de entrada para que puedan disfrutarlo”.

Además “se pueden recuperar viejos bebederos. Este tipo de puntos de agua consiguen que subsistan las poblaciones.” Y sería bueno dar aviso si se ven muchos ejemplares muertos en el mismo lugar.

Simplemente recuperando viejos bebederos o instalando las típicas bañeras de hojalata podemos hacer mucho

Las autoridades también han comenzado a tomar medidas para luchar contra el Salamandrivorans. Entre ellas: la prohibición de importación de especies en algunos países y la creación de grupos de investigación coordinados.

La charla “Los anfibios y sus amenazas”, celebrada en el Fluviarium de Liérganes, forma parte del ciclo de conferencias mensuales del proyecto LIFE “Conservación de la Biodiversidad en el río Miera”, coordinado por Fundación Naturaleza y Hombre, que trata de concienciar sobre los valores ambientales de la zona e implicar a la población en su conservación.

El proyecto LIFE Miera cuenta, además, con la empresa pública Medio Ambiente, Agua, Residuos y Energía de Cantabria, S.A., (MARE) y la Consejería de Universidades e Investigación, Medio Ambiente y Política Social del Gobierno de Cantabria como beneficiarios asociados. Y dispone del apoyo económico de la citada Consejería; de Fundación Biodiversidad, dependiente del Ministerio de Agricultura, Pesca, Alimentación y Medio Ambiente de España; y del instrumento financiero LIFE de la Unión Europea.

MÁS INFO:
Vídeo divulgativo de uso libre sobre el Bsal
salamanderfungus.org
Más información sobre anfibios en la web de FNYH

Asier Saiz, redactor del proyecto, en un momento de su intervención.

Fundación Naturaleza y Hombre dio a conocer el martes sus planes de acondicionamiento del paso para peces en las presas de El Arral y Rubalcaba, en el municipio de Liérganes. Las actuaciones previstas forman parte del proyecto LIFE “Conservación de la Biodiversidad en el río Miera” y su fin es fomentar la movilidad de salmones y truchas en el río.

La Confederación Hidrográfica del Cantábrico se ha ocupado de la intervención correspondiente a la presa de Revolvo (o Regolgo, como se conoce en la zona) y ahora será FNYH la encargada de supervisar las actuaciones en los otros dos azudes del municipio, que están orientadas a que el salmón atlántico y otras especies piscícolas, como la trucha, puedan remontar el río.

En El Arral se ha optado por una solución que permita el remonte de los salmones de la forma que menos interfiera con la conservación de este Bien de Interés Cultural, de modo que, en la margen izquierda, y separada de la obra original, se acondicionará una escala de artesas (una especie de escalera para peces), que se integrará en el paisaje mediante el recubrimiento de la misma con piedra de sillería de características idénticas a la de la presa, así como con la plantación de vegetación.

En Rubalcaba, por su parte, la intervención consistirá en la construcción de un murete también en la margen izquierda que, reteniendo el agua, actuará a modo de estanque de cota intermedia entre la base y la coronación de la presa, con lo que se favorecerá que los salmones puedan salvar el obstáculo realizando dos saltos a contracorriente de algo menos de un metro de altura.

Así mismo, se extremarán las precauciones con el fin de minimizar el impacto en las condiciones físicas de la cuenca fluvial y en su biodiversidad. Fundación Naturaleza y Hombre intenta, en todas las actuaciones que lleva a cabo, que se respete al máximo tanto el patrimonio cultural como natural.

La charla se celebró en el Ecomuseo Fluviarium de Liérganes.

La charla se celebró en el Ecomuseo Fluviarium de Liérganes.

El proyecto LIFE Miera contempla también la evaluación del éxito de estas obras una vez realizadas. Se hará a través del seguimiento de la migración y los movimientos puntuales de las especies piscícolas que frecuentan el río, tales como el salmón atlántico y la trucha común, a lo largo de un año completo en el río Miera a su paso por Liérganes.

El proyecto LIFE Miera, coordinado por Fundación Naturaleza y Hombre, cuenta con la empresa pública Medio Ambiente, Agua, Residuos y Energía de Cantabria, S.A., (MARE) y la Consejería de Universidades e Investigación, Medio Ambiente y Política Social del Gobierno de Cantabria como beneficiarios asociados. Y dispone además del apoyo económico de la citada Consejería; de Fundación Biodiversidad, dependiente del Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente de España; y del instrumento financiero LIFE de la Unión Europea.

Este proyecto se desarrolla en la ZEC (Zona de Especial Conservación) Río Miera de la Red Natura 2000, donde el salmón atlántico es uno de los elementos clave del plan de gestión aprobado en el año 2016 del Gobierno de Cantabria.

Presentación sobre Custodia del Territorio de Alberto Navarro Gómez, Foro Estatal de Custodia del Territorio

A pesar de la notable regresión – un 68 %- que ha experimentado el desmán ibérico, uno de los mamíferos más amenazados de la fauna europea, que habita en las proximidades de regatos y pequeños cursos fluviales, todavía queda un horizonte de esperanza en las montañas cantábricas. Dónde aún se mantiene una población saludable de este pequeño mamífero, similar a un topo pero con un inconfundible morro por su parecido a una trompeta.

Trabaja en ello el proyecto LIFE Desmanía, presentado por su coordinadora, Rocío Gallego, en la segunda de las jornadas que la II Semana LIFE Miera ha desarrollado en el ecomuseo Fluviarium de Liérganes y que coordina la Fundación Naturaleza y Hombre. Así celebra el 25 aniversario de los proyectos LIFE y la creación de la Red Natura 2000 enmarcándolos dentro de las acciones de divulgación de su proyecto LIFE Conservación de la Biodiversidad en el río Miera actualmente en desarrollo de su fase final.

Su estrategia de conservación se basa en un objetivo esencial como es proteger el hábitat del desmán ibérico; entre otras efectivas medidas como la creación de puertos estivales, para evitar los problemas de déficit hídrico por el estiaje. Para recuperar el entorno en el que se desenvuelve el desmán, se protegerá la vegetación de ribera con tratamientos selvícolas de tal modo que entre la luz hasta el curso fluvial, ascienda la temperatura con ello, y facilite una mayor presencia de microinvertebrados de los que se alimenta.

Una de las principales amenazas a las que se enfrenta el desmán ibérico es la extendida presencia del visón americano que ya se desenvuelve ampliamente por Castilla y León y, según todos los indicios, avanza hacia el norte peninsular.

Blanca Serrano y Lorenzo García, coordinadora y técnico LIFE Miera, Rocío Gallego, coordinadora campo LIFE Desmanía, CESEFOR y Asunción Gómez Gayubo coordinadora LIFE Lutreola, TRAGSATEC.

Blanca Serrano y Lorenzo García, coordinadora y técnico LIFE Miera, Rocío Gallego, coordinadora campo LIFE Desmanía, CESEFOR y Asunción Gómez Gayubo coordinadora LIFE Lutreola, TRAGSATEC.

De esta especie exótica, que representa la mayor amenaza para la fauna autóctona europea, también se debatió en las citadas jornadas gracias a Asunción Gomez Gayubo, coordinadora del proyecto LIFE Lutreola Spain.  Ya que este mustélido carnívoro es un exitoso competidor frente al visón europeo, del que únicamente queda población en el Delta del Danubio -Rumanía-, Francia, Rusia y Estonia, además de España, aunque su amplia área biogeográfica lo haya permitido habitar en toda Europa antes del siglo XIX. Por su presencia, y hasta que el visón americano sea erradicado, el visón europeo no abandonará el peligro crítico en que se encuentra, según la UICN, ya que no existen poblaciones viables al haber pocos ejemplares en cada una; solo en España sobreviven unos 200.

Las dunas del litoral cantábrico destacaron su importancia en los hábitats costeros gracias a José Ignacio Alonso Felpete, investigador del Jardín Botánico de Gijón y representante del proyecto ArcosLIFE “Arenales costeros: conservando las dunas cantábricas”. En su presentación defendió el valor ecológico de las dunas y explicó la importancia de preservarlas porque es “el hábitat que se encuentra en peor estado de conservación de los amparados por la Red Natura 2000”.

“En Cantabria, por ejemplo, hay muy pocos sistemas dunares, y esa escasez hace que la biodiversidad se vea muy afectada. Quizá un daño a un punto concreto supone la pérdida de algo que solo se encuentra ahí. Esto, por ejemplo, no pasa tanto en Las Landas –Francia-, cuyos sistemas dunares son muy extensos. Pero lo bueno”, continuó, “es que, si se actúa a tiempo, las especies de estos ecosistemas son fáciles de recuperar”.

Preguntado por el valor ecológico del pinar de Liencres, aledaño a uno de dichos sistemas dunares objetivo del programa LIFE, Jose Ignacio Alonso fue claro: “Pinos hay en muchos otros sitios, y estos no representan un valor especial y perjudican en determinados aspectos a la formación dunar”.

Maria Recio Espinosa del IH Cantabria de la Univ. Cantabria, Jose Ignacio Alonso Felpete del Jardín Botánico Atlántico de la Univ.Oviedo y Pablo García de MARE del Gobierno de Cantabria

Maria Recio Espinosa del IH Cantabria de la Univ. Cantabria, Jose Ignacio Alonso Felpete del Jardín Botánico Atlántico de la Univ.Oviedo y Pablo García de MARE del Gobierno de Cantabria

María Recio, del Instituto de Hidráulica de Cantabria (IH Cantabria) de la Universidad de Cantabria, destacó en su intervención el importante papel de los estuarios, así como de los “servicios ecosistémicos” o beneficios para la sociedad que prestan. También resaltó la importancia de establecer una convivencia entre la conservación de los elementos de la Red Natura 2000 con el desarrollo de los diferentes usos antrópicos tales como cultural, turístico o productivo.

Al ser cuestionada respecto a la controversia que está generando el proyecto de construcción de un dique en la Bahía de Santander, para tratar de solucionar el problema de la pérdida de superficie en las playas de El Sardinero, contestó que su aprobación debería depender de “lo que digan los estudios técnicos sobre cómo esta intervención afectaría al puntal de Somo”.

Las plantas invasoras también formaron parte del programa de las jornadas y, en concreto, Pablo García Hoyos, técnico de la empresa pública cántabra de gestión de residuos MARE, del Gobierno de Cantabria, explicó cómo se está trabajando para “contener, porque eliminar es muy difícil”, la chilca en el curso bajo del Miera.

Blanca Serrano, coordinadora LIFE Miera introduciendo a Pablo García, técnico de la empresa pública MARE del Gobierno de Cantabria

Blanca Serrano, coordinadora LIFE Miera introduciendo a Pablo García, técnico de la empresa pública MARE del Gobierno de Cantabria.

La chilca (Baccharis halimifolia) es un arbusto originario de América y, al igual que en el caso de otras especies vegetales invasoras, el problema es que, dada su gran capacidad de dispersión, desplaza rápidamente a la vegetación autóctona. La chilca, de hecho, se encuentra en el puesto 5 de lo que se conoce como Top 20 de las especies exóticas más dañinas.

El técnico de MARE hizo hincapié en que se “debe hacer una labor de divulgación muy importante” para dar a conocer el problema entre la población. “Todo el mundo conoce ya el plumero, pero hay otras que también hacen mucho daño”. No debe venderse ni favorecer su comercialización, no plantarse en zonas verdes de parques y jardines, no fomentar su dispersión e impedir su proliferación.

Pablo García Hoyos recalcó que contra estas plantas solo se puede trabajar con todas las administraciones y entidades “coordinadas, en todos aquellos lugares donde broten, y con continuidad en el tiempo”. Y además, concluyó, “hay que desvincular estas actuaciones de la política”, para que lo que se haga no dependa del partido político que gobierne en cada momento, “y dotarlas de un presupuesto además de trabajos coordinados que tengan continuidad en el tiempo”.

Mariano Cebolla Borrell coordinador de comunicación del proyecto LIFE Migratoebre

Mariano Cebolla Borrell coordinador de comunicación del proyecto LIFE Migratoebre

Mariano Cebolla, coordinador de comunicación del proyecto LIFE Migratoebre que además de devolver cuatro especies migratorias de peces – esturión, anguila, saboga y lamprea-  al tramo final del río Ebro, pretende que la población vuelva a mirar al río junto al que vive. Explicó las múltiples acciones de comunicación que desde el programa Migratoebre se llevan a cabo para darlo a conocer a la sociedad y sobre todo a la ciudadanía que vive en torno al río, un gran tótem frente al que sin embargo la población actualmente vive de espaldas.

Al respecto, insistió en que lo que más les ha ayudado a divulgarlo, como web y redes sociales, junto a posters, pegatinas, actividades deportivas, charlas, encuentros y presentaciones a pescadores deportivos, es una maqueta de esturión. Exhibida por ferias y todo tipo de eventos, que fascina al público pues es un pez de 3,5 metros, la talla que realmente puede alcanzar este pez si logra retornar al río en sus condiciones óptimas, y junto a la que el público le gusta fotografiarse.

Con su éxito animó a la Fundación Naturaleza y Hombre a hacer lo mismo con la nutria que se puede ver en el tejado del ecomuseo Fluviarium de Liérganes. “Lo mejor para que sensibilizar sobre vuestro proyecto “LIFE Conservación de la Biodiversidad en el río Miera” es que descolguéis del tejado la maqueta de la nutria para enseñarla en cada acto público que realicéis.” aconsejó.

Laura Dorado, coordinadora de Educación Ambiental en Fundación Naturaleza y Hombre

Laura Dorado, coordinadora de Educación Ambiental en Fundación Naturaleza y Hombre

Desde Fundación Naturaleza y Hombre, fue Laura Dorado, coordinadora de Educación Ambiental, quien expuso todo lo que esta organización hace para que se conozca su trabajo en la cuenca del Miera, tanto entre la población general como entre los escolares. “Los niños”, se quejaba, “no saben lo que es un corzo, un tejón, una nutria… Cuando les preguntas qué animales conocen, te hablan de elefantes, jirafas… Y es importante que sepan todo lo que hay en su entorno”. Por eso, los técnicos de Fundación Naturaleza y Hombre han preparado múltiples materiales y actividades con escolares y profesores, además de actuar entre diferentes sectores sociales como pescadores, cazadores, ganaderos, turistas y veraneantes, técnicos y guarda de las Administraciones.

Actividades sencillas y periódicas como las charlas del viernes en el Fluviarium; o aquellas en las que el ocio al aire libre y la implicación de toda la familia sirven para concienciar ambientalmente. Entre todos los materiales uno de los que mejor ha funcionado es un cuaderno divulgativo titulado “Un viaje por el río Miera” que utilizan en los colegios de la zona, y “que resulta muy atractivo para los niños. Tanto, que a veces los profesores han continuado usándolo en las clases en sustitución de algunos materiales escolares”.

Alberto Navarro Gómez, Foro Estatal de Custodia del Territorio

Alberto Navarro Gómez, responsable de políticas de conservación y agraria del Foro Estatal de Custodia del Territorio

La Custodia del Territorio ha ido imponiéndose los últimos años como una de las herramientas más eficaces en la conservación de la biodiversidad. Al respecto, Alberto Navarro Gómez, que cuenta con gran experiencia en el tema y es responsable de políticas de conservación y agraria en el Foro Estatal de Redes y Entidades de Custodia del Territorio, explicó que este enfoque conservacionista consiste en un acuerdo entre propietarios de terrenos y entidades dedicadas a la conservación para preservar los valores medioambientales de determinado lugar, de modo sean los propios habitantes del lugar quienes se impliquen en su cuidado.

En su intervención recordó la gran labor que Fundación Naturaleza y Hombre despliega al utilizar esta fórmula en muchas de las reservas que gestiona; demostrando que la ciudadanía se organiza e implica en la conservación de la naturaleza, en actuar directamente sobre el territorio. Destacó un acuerdo único en territorio español como es la Marisma de Alday, dentro del proyecto “LIFE Anillo Verde de la Bahía de Santander: conectando la naturaleza y la ciudad”,  que se ha establecido por un largo periodo de tiempo -30 años- lo que ya tiene un gran mérito pero además suma de sobresaliente diferentes actores tales como una custodia marina litoral en dominio público, dependiente del Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente, el Ayuntamiento de Camargo y varios propietarios privados.

Como una variante de esta figura, defendió la custodia en ámbitos urbanos como una forma de que los ciudadanos participen en su propio bienestar y en “crear redes sociales de trabajo”. Y además, recalcó la importancia de la “ciencia ciudadana” para la toma de datos y el incremento del conocimiento científico y aseguró que “más de la mitad de los datos, que los científicos manejan en estudios sobre biodiversidad, los aportan los ciudadanos”, y que en esto destaca especialmente el mundo de la ornitología o estudio de las aves.

Pero pesar de estos esfuerzos de conservación, apuntó que “necesitaríamos llegar al 50% de territorios protegidos por todo el mundo para preservar el 80% de la biodiversidad”, mientras que el porcentaje que realmente se cuida es mucho menor.

El botánico Gonzalo Valdeolivas, Blanca Serrano y Javier Pérez de Fundación Hazi, socio del proyecto LIFE Tremedal

El botánico Gonzalo Valdeolivas, Blanca Serrano y Javier Pérez de Fundación Hazi, socio del proyecto LIFE Tremedal

Esos lugares en la naturaleza que normalmente evitamos atravesar porque están encharcados, hay barro y nos hundimos son sin embargo, lugares donde pasan cosas muy interesantes. Se trata de las turberas y tremedales, a los que Gonzalo Valdeoliva, botánico colaborador de Fundación Naturaleza y Hombre, y Blanca Serrano, coordinadora del proyecto LIFE Miera, destacaron por el importante valor ambiental que representan y por lo que están considerados de interés comunitario y prioritarios para la Directiva Hábitats, que fundamenta el programa LIFE.

Favorecer su conocimiento, propiciar la custodia del territorio y realizar en ocasiones sencillas tareas de concienciación como es la de sustentar al ganado con depósitos de agua que evite que los animales busquen la humedad reinante en estos entornos, han demostrado ser exitosos para desviar la atención del ganado por los tremedales.

En el caso del proyecto LIFE Tremedal el mérito de dar a conocer y sensibilizar del cuidado de estos frágiles hábitats, además se multiplica, tal y como explicó Javier Pérez de Fundación Hazi,  al unir la colaboración de siete organismos públicos con experiencia en planificación de espacios de la Red Natura 2000. Favorecer el conocimiento por la sociedad de estos hábitats de turbera en terrenos fangosos y con vegetación abundante, así como su conservación pasa además por acciones de cambios de usos agrícolas, en ocasiones con arraigo cultural, y llevar a cabo medidas físicas de corrección del terreno además de retornar la circulación hídrica a un estado original, así como favorecer la revegetación.

Cabaña pasiega restaurada en el Alto Miera. Excursión II Semana LIFE Miera.

Cabaña pasiega restaurada en el Alto Miera. Excursión II Semana LIFE Miera

Otro ser vivo desconocido, la píjara o helecho Woodwardia radicans, fue el último protagonista de la segunda de las jornadas de encuentro divulgativo organizado en la Semana LIFE Miera coordinada por Fundación Naturaleza y Hombre al sumarse al 25 aniversario del programa LIFE y de la creación de la Red Natura 2000 y Hombre a través de su proyecto LIFE “Conservación de la biodiversidad en el río Miera”, que coordina. Cuenta con la empresa pública de Cantabria MARE (Medio Ambiente, Agua, Residuos y Energía) y la Consejería de Universidades e Investigación, Medio Ambiente y Política Social como beneficiarios asociados. Además dispone del apoyo económico de la citada consejería; de Fundación Biodiversidad, dependiente del Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente de España, y del instrumento financiero LIFE de la Unión Europea.

Ya que este helecho, que ha logrado sobrevivir desde la última glaciación en rincones muy protegidos y próximos a nuestros ríos de la Cornisa Cantábrica, busca siempre la sombra y la baja altitud. Lorenzo García, técnico de campo del proyecto LIFE Miera es quien mejor los conoce ya que lo ha inventariado la cuenca del Miera al ser una especie objetivo.

Tres poblaciones existentes y el refuerzo, gracias al ensayo de producción de semillas y germinación de plantas a partir de material recolectado en poblaciones naturales en el Vivero El Pendo, propiedad de la Fundación Naturaleza y Hombre, apuntan a un futuro halagüeño.

No obstante ha de reforzarse la población existente con labores que minimizen las amenazas detectadas como vertidos de residuos, y el avance de plantas invasoras y otros helechos.

Itinerario Alto Miera el 10 junio 2017 durante II Semana LIFE Miera.

Itinerario Alto Miera el 10 junio 2017 durante II Semana LIFE Miera

Las actividades de la II Semana LIFE Miera continuaron el  viernes con una visita de campo acompañados de la corporación de Liérganes y Eduardo Galante, catedrático de zoología de la Universidad de Alicante, para conocer de cerca las actuaciones de conservación que se están llevando a cabo en el municipio; así como la próxima reserva entomológica para el escarabajo ciervo volante (Lucanus cervus) que, gracias a estas tareas de preservación del medioambiente, ha sido definida en el término municipal de Liérganes y presentada ante la Asociación Española de Entomología para su valoración.

 Las actividades continuaron el sábado 10 de junio con una excursión por el Alto Miera para ver de cerca las acciones de conservación tales como las charcas creadas por el proyecto donde la presencia de ranas y tritones garantizan su naturalización y el probable retorno de la nutria, una de las especies objetivo del proyecto. Así mismo se visitaron y realizó seguimiento de las reforestaciones realizadas en la cuenca alta del Miera para garantizar el estado ambiental saludable de la cuenca fluvial desde su cabecera. Es de destacar la implicación que algunos propietarios han desarrollado con el proyecto sumándose en acuerdos de custodia del territorio para hacer que la vegetación original consiga de nuevo envolver la cabecera del río. A su vez se visitó la turbera de Bernallán para comprobar el excelente estado que presenta después de su recuperación ambiental. Los participantes de la excursión también pudieron comprobar gratamente sobre el terreno como sus previas acciones de voluntariado, creando las charcas, han tenido un exitoso resultado de conservación.

 

Para saber más:

Inauguración y presentaciones durante la primera jornada II Semana LIFE Miera

Web FNYH del proyecto LIFE + Nature Conservación de la Biodiversidad del río Miera

LIFE Miera – Biodiversity conservation in river Miera

Facebook del proyeto LIFE + Nature Conservación de la Biodiversidad del río Miera

Web de Fundación Naturaleza y Hombre

Facebook de Fundación Naturaleza y Hombre

Twitter de Fundación Naturaleza y Hombre

Foto de avispa asiática.

Desde que la avispa asiática llegó a Europa en un barco mercante hace unos años, se han producido numerosos daños a las abejas y a la producción de miel (además de a la de arándanos o de vides o a la biodiversidad, pues un solo nido puede comer hasta un kilo de insectos en verano).

De esta especie invasora, de las consecuencias de su expansión y de cómo combatirla se hablará el próximo viernes, 7 de abril, en una charla organizada por Fundación Naturaleza y Hombre, en el marco del proyecto LIFE Conservación de la Biodiversidad del río Miera, a la que asistirán como ponentes Marcos Negrete, presidente de la Asociación Española de Apicultores; Manuel Barquín, Ingeniero Agrónomo; e Isidro Herrera, gerente de la empresa SERCANT Antivelutina.

Marcos Negrete hablará sobre la llegada de la avispa asiática y su evolución, Manuel Barquín lo hará sobre los beneficios de las abejas y los perjuicios que esta plaga le está ocasionando e Isidro Herrera aportará posibles soluciones.

Charla sobre la avispa asiática.

Cartel de la charla sobre la avispa asiática en el Fluviarium de Liérganes.

La avispa asiática no solo daña a las abejas

Según Carlos Valcuende, presidente de la Confederación en Defensa de la Abeja en la Cornisa Cantábrica (CODACC), “los daños producidos a colmenares y plantaciones de arándanos y vides han sido muy cuantiosos en las zonas más afectadas por este insecto invasor, de tal manera que de seguir esta situación se pondrá en serio peligro la viabilidad de explotaciones apícolas y de otro tipo de plantaciones”.

En 2013 se localizaron 4 nidos de avispa asiática (Vespa velutina) en la zona oriental de Cantabria. En 2016 ya iban en torno a los 2000 repartidos por toda la región. Ante esta situación, el Gobierno de Cantabria ha comenzado a aplicar medidas contra esta plaga y unas 200 personas entre apicultores, bomberos, Protección Civil, concejales de ayuntamientos, defensores de la naturaleza, viticultores, productores de arándanos, etc., se reunieron en febrero en el ferial de Torrelavega para tratar de encontrar soluciones.

La importancia de eliminar los nidos primarios

Aparte del nido grande y acartonado que ya nos hemos habituado a ver, la Vespa velutina crea otro más pequeño, llamado nido primario, que es el que utilizan las reinas fundadoras desde febrero y durante la primavera y a partir del cual se mudarán para construir otro más grande (y que albergará más ejemplares) para el verano.

Afortunadamente, cada vez hay más sensibilización con el problema y es normal que se llame al 112 cuando se avista un nido de los grandes. Pero igual de importante es hacerlo cuando se ve un nido primario, del tamaño de una pelota de balonmano, porque a partir de él nacerán futuras reinas fundadoras que establecerán nuevas colonias.

Qué hago si veo un nido

Lo más importante si se ve un nido y se sospecha que pudiera ser de avispa asiática es llamar al 112. No es buena idea tratar de eliminarlo nosotros mismos por varias razones: puede que nos confundamos de especie y dañemos nidos de avispón europeo (Vespa crabro); además, hay que destruirlo en el momento adecuado, cuando toda la colonia está dentro para que la medida sea eficaz y, por último, por razones de seguridad (aunque en principio la avispa asiática no es más peligrosa para las personas que la europea).

Cómo reconocer los nidos primarios de la avispa asiática.

Eliminar los nidos primarios de la avispa asiática es una de las herramientas más importantes para luchar contra esta plaga. Cartel de Lolo Andrade.

Diferencias entre la avispa asiática y la europea

La avispa asiática, aunque perjudicial y voraz, tiene un aspecto mucho más anodino y es más pequeña y oscura que la europea. Un detalle, aunque difícil de apreciar, es que el extremo de sus patas es amarillo, mientras que en la Vespa crabro es marrón.

Los nidos también presentan diferencias: el del avispón europeo tiene una gran abertura en la base, desde la que se pueden ver las celdillas, y en el caso del de la asiática la entrada pasa desapercibida y se sitúa en un lateral del tercio superior. No pasa igual con el nido primario, sin embargo, que sí tiene un agujero de buen tamaño en la parte de abajo.

Además, la colmena del avispón europeo suele estar construida en un tronco hueco o en un refugio, a veces en el suelo, mientras que la avispa asiática suele preferir la copa de los árboles altos junto a cursos de agua, aunque también puede elegir entornos urbanos.

La actividad, coordinada por Fundación Naturaleza y Hombre, forma parte del proyecto europeo LIFE+ “Conservación de la biodiversidad en el río Miera”, que quiere concienciar a la población sobre los valores ecológicos del territorio en que residen, implicándola en su preservación. En él colabora el Gobierno de Cantabria a través de la Dirección General de Medio Ambiente y de la empresa pública MARE (Medio Ambiente, Agua, Residuos y Energía), y cuenta además con el apoyo de la Fundación Biodiversidad, dependiente del Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente.

La charla, gratuita, está abierta a cualquier persona interesada hasta completar aforo.

Programa:

Marcos Negrete (Presidente de la Asociación Española de Apicultores): “Avispa asiática: su llegada y evolución”.

Manuel Barquín (Ingeniero Agrónomo y presidente de la S.A.T. Erica Campoo): “Los beneficios de la abejas y los daños de la avispa asiática”.

Isidro Herrera (Gerente de SERCANT Antivelutina): “Eliminación de la avispa asiática, una posible solución”.

Para saber más:

Tríptico informativo de la campaña Stop Vespa Velutina.

Asociaciones:

Asociación Española de Apicultores.

Confederación en Defensa de la Abeja en la Cornisa Cantábrica.

Federación de Asociaciones de Apicultores en Cantabria.

 

Firma del Acuerdo de colaboración entre Sociedad Pesca FARIO y FNYH en el ecomuseo Fluviarium, Lierganes.

Hoy los peces que nadan por las aguas del río Miera están de suerte. La Sociedad Cántabra de Pesca Conservacionista FARIO y la Fundación Naturaleza y Hombre han firmado un acuerdo para conservar juntos el patrimonio natural y la biodiversidad del río Miera centrando su atención conjunta en la fauna piscícola del río a su paso por el término municipal de Liérganes.

Puesto que FARIO, la sociedad de pesca conservacionista, persigue desde sus orígenes la protección de la naturaleza de modo general pero centrándose en las especies de salmónidos y su ecosistema. Por ello fundamentan su actividad de pesca basada en modalidades de práctica deportiva sin muerte, lo que implica que una vez capturado el pez es devuelto al río en donde vive.

La estrategia de colaboración que se refrenda con este acuerdo es la custodia del territorio para así mejorar el hábitat del salmón. Ya que FNYH, en el marco del Proyecto LIFE Miera Conservación de la Biodiversidad en el Rio Miera, que cuenta con la cofinanciación de la Comisión Europea y el apoyo de la Fundación Biodiversidad del MAPAMA, está interesada en contribuir a la mejora del hábitat de salmón atlántico, Salmo salar, especie prioritaria presente en el LIC Río Miera.

Las acciones concretas a desarrollar se destinan a ampliar la Zona libre sin muerte que desde la Presa de Revolvo a la Presa de las Monjas o Arral con el fin de que incluya el tramo del río Miera entre la Presa de las Monjas y la Presa de Rubalcaba.

Dicha acción irá acompañada de una memoria descriptiva para que el Ayuntamiento de Liérganes realice la aprobación en Pleno Consistorial. Asimismo será presentada a la Dirección General del Medio Natural del Gobierno de Cantabria, antes de agosto de 2017, para su aprobación e incorporación en el siguiente Consejo de Pesca y Orden de Vedas.

Otra de las intervenciones que se establecen mediante este acuerdo de custodia del territorio es realizar un Inventario de puntos negros y de vertido en el tramo comprendido entre la presa de Revolvo y el Pozo Negro. De esta manera se localizarán las agresiones al río que puedan afectar a la calidad del agua y por tanto a la vida silvestre del río. Este inventario servirá para promover seguimientos y vigilancia que permitan tramitar denuncias ante los órganos competentes con el único fin de mejorar la calidad del río.

El acuerdo incluye un Inventario de áreas de freza de salmónidos, tanto de trucha como de salmón, en el tramo comprendido entre la presa de Revolvo y el Pozo Negro.  Por último, pero no menos importante, es una pieza clave de este acuerdo la educación y sensibilización social acerca de la conservación del río. No solo los escolares sino la población local y público en general que acuda a la zona serán el objeto de acción de charlas, conferencias, jornadas técnicas y de voluntariado para contribuir al mantenimiento saludable del río y sus orillas en sus condiciones naturales.

El proyecto LIFE Miera, coordinado por Fundación Naturaleza y Hombre, cuenta con la empresa pública Medio Ambiente, Agua, Residuos y Energía de Cantabria S.A. (MARE) y la Consejería de Universidades e Investigación, Medio Ambiente y Política Social del Gobierno de Cantabria como beneficiarios asociados. Además dispone del apoyo económico de la citada Consejería, de Fundación Biodiversidad, dependiente del Ministerio de Agricultura, Pesca, Alimentación de Medio Ambiente de España, y el instrumento financiero LIFE de la Unión Europea.

Bienvenida e introducción a la mesa redonda de Carlos Sánchez, presidente de Fundación Naturaleza y Hombre.

“Cantabria es una de las regiones europeas con más superficie de monte quemada por incendios provocados”. Lo dijo Virginia Carracedo, doctora en Geografía de la Universidad de Cantabria, en la mesa redonda sobre “Los incendios forestales en Cantabria” que se celebró el viernes, 17 de marzo, en el ecomuseo Fluviarium de Liérganes y a la que asistieron unas 50 personas que llenaron el aforo.

Organizada por Fundación Naturaleza y Hombre, la charla forma parte de las acciones de comunicación y sensibilización del proyecto LIFE Miera y responde a la inquietud social por hallar soluciones ante la gran cantidad de incendios que han asolado Cantabria los últimos años.

Intervinieron, además de Virginia Carracedo, José Manuel Álvarez Martínez, investigador del Instituto de Hidráulica (IH Cantabria), Francisco Javier Espinosa (jefe del Servicio de Montes de la Dirección General del Medio Natural del Gobierno de Cantabria) y Carlos Sánchez, presidente de Fundación Naturaleza y Hombre.

Virginia Carracedo, investigadora de la Universidad de Cantabria

Virginia Carracedo, investigadora de la Universidad de Cantabria

Virginia Carracedo centró su intervención en la idea de que el fuego lleva utilizándose desde hace 7000 de años para provecho humano y destacó que el 75% de los incendios están provocados por los pastores y ganaderos en matorral y monte bajo para conseguir pastos.

El jefe del Servicio de Montes, por su parte, presentó el Plan Estratégico de Prevención de Incendios Forestales (PEPLIF), aún por aprobar y actualmente sometido a información, y en el que animó a participar a la población. Durante su intervención se lamentó también de que los incendios descontrolados son una “perturbación que nos está impidiendo crecer, que impacta a la sociedad y que, además, son innecesarios”, pues existe la posibilidad de hacer quemas legales, por lo que defendió que “necesitamos un modelo que pase de la quema proscrita a la quema prescrita”.

Francisco Javier Espinosa, jefe del Servicio de Montes de la Dirección General del Medio Natural del Gobierno de Cantabria

Francisco Javier Espinosa, jefe del Servicio de Montes de la Dirección General del Medio Natural del Gobierno de Cantabria

Sobre el tema de las quemas controladas hubo un debate bastante animado entre algunos ponentes y el director de la Fundación, Carlos Sánchez, que se mostró más reacio a legalizarlas, salvo en algunos casos puntuales.

El jefe de Montes, Francisco Javier Espinosa, resaltó, además, que “todos somos culpables” de la situación actual, e ilustró esta queja con que, tanto el año pasado como este, hubo sólo un denuncia ciudadana contra el autor de un incendio.

Juan Manuel Alvarez Martínez, investigador del Instituto de Hidráuica de Cantabria

Juan Manuel Alvarez Martínez, investigador del Instituto de Hidráuica de Cantabria

El investigador del Instituto de Hidráulica, José Manuel Álvarez Martínez, por último, habló de, cómo mediante técnicas de teledetección y modelado espacial (a través, por ejemplo, de imágenes por satélite), se ha podido comprobar que tras incendios recurrentes el suelo tiende a hacerse cada vez más arenoso y pobre y cómo la erosión posterior afecta al cauce de los ríos y a la calidad hidrográfica.

Esta mesa redonda formaba parte del ciclo de conferencias mensuales del proyecto LIFE Conservación de la Biodiversidad del río Miera, coordinado por la Fundación Naturaleza y Hombre, que trata de concienciar sobre los valores ambientales de la zona e implicar a la población en su conservación.

El público asistente se mostró muy participativo en la mesa redonda

El público asistente se mostró muy participativo en la mesa redonda

El proyecto LIFE Miera cuenta, además, con la empresa pública Medio Ambiente, Agua, Residuos y Energía de Cantabria, S.A., (MARE) y la Consejería de Universidades e Investigación, Medio Ambiente y Política Social del Gobierno de Cantabria como beneficiarios asociados. Y dispone del apoyo económico de la citada Consejería, de Fundación Biodiversidad, dependiente del Ministerio de Agricultura, Pesca, Alimentación y Medio Ambiente de España, y del instrumento financiero LIFE de la Unión Europea.

El naturalista Jorge Garzón y la coordinadora del proyecto LIFE Miera Blanca Serrano

Gracias a la charla ‘Mariposas y libélulas, testigos del cambio’ impartida por el naturalista Jorge Garzón, de la Asociación ALAS para el Estudio y la Conservación de Lepidópteros y Odonatos ibéricos, desde el ecomuseo Fluviarum entramos en el fascinante mundo de los insectos, los verdaderos transformadores del planeta Tierra.

Desde los primeros minutos de la presentación realizada por Jorge Garzón el viernes 24 de febrero quedó claro que como grupo del reino animal, los insectos son los pobladores más numerosos de nuestro planeta, ya que por cada ser humano hay 200 millones de insectos.

Son uno de los grupos del reino animal que mejor se han adaptado a los cambios ocurridos en la Tierra e incluso si la especie humana desapareciera ellos sobrevivirían. Incluso podrían convertirse en el grupo animal más exitoso si ocurriera una segunda gran evolución, ya sin la presencia del ser humano.

Las mariposas diurnas y nocturnas y las libélulas y caballitos del diablo están en el planeta desde antes de la aparición de nuestra especie. Concretamente las primeras existen desde hace 200 millones de años y hay en torno a 120.000 especies de mariposas distribuidas por todos los hábitats de la Tierra, estando presentes incluso en los polos y el océano. Los odonatos, donde están incluidos las libélulas y los caballitos de diablo, disponen de 6000 especies en la actualidad y son unos arcaicos pobladores terrestres ya que su presencia se remonta a 350 millones de años.

El público mostró mucho interés en las mariposas de Cantabria

El público mostró mucho interés en las mariposas de Cantabria.

Los odonatos con su característico aspecto protagonizado por una ancha cabeza, más grande que el resto del cuerpo, su alargado abdomen y sus cuatro alas transparentes, reciben su nombre del término grecolatino ‘odontos’ que significa diente. Ya que nacen con dientes, una herramienta esencial para sus hábitos predadores. De hecho las fuertes mandíbulas que desarrollan les permiten no solo una caza exitosa, la mayor parte de las ocasiones, sino que puedan triturar con facilidad sus presas.

De hecho la voracidad, incluso durante el período larvario, les permite capturar y devorar un pequeño pez. Mientras que una libélula adulta en vuelo es capaz de dar alcance a una avispa o abejorro y decapitarla con la ayuda de sus mandíbulas.

La excelente calidad del agua de los ríos cántabros hace posible, cuando la primavera comienza, ver a los caballitos del diablo. Son indicadores de aguas limpias, sobre todo demostrado con la presencia de las larvas dentro del agua.

Las mariposas prefieren la baja y media montaña porque son los lugares más ricos en vegetación donde alimentarse. En Cantabria altitudes incluso más bajas de los 800 metros son su hábitat adecuado para vivir. Así se aseguran el alimento durante todo su ciclo biológico.

En Cantabria nos encontramos, junto con Pirineos, Sierra Nevada y Serranía de Ronda, uno de los lugares más ricos en especies de mariposas del occidente de Europa. En nuestro territorio hay unas 200 especies de mariposas, contabilizando solo en los Picos de Europa 170 especies. Paisajes cántabros son hogar de 44 especies de libélulas, la mitad de las que están registradas en la península Ibérica. Cantabria cuenta con 3 especies de nueva aparición, lo que la sitúa con mucha probabilidad como la provincia con mayor número de especies de odonatos de territorio nacional.

Tal y como gestionemos agroforestalmente nuestro entorno invitaremos a estas especies a habitarlo. La evolución de estos insectos ha ocurrido durante millones de años  pero cuando el hombre comienza a cambiar el paisaje con sus acciones agrícolas y forestales las mariposas comienzan a adaptarse inmediatamente a esos cambios. Según la gestión que hagamos dentro de 50 años existirán unas u otras especies. Los terrenos forestales no son adecuados, pues la densidad de un bosque no presenta la suficiente variedad de recursos para su alimentación.

Los espacios abiertos son esenciales pues abundan las plantas, en zonas forestales pocas especies de mariposas prosperan. Pero se ha comprobado que el abandono paulatino del medio rural hace que se cubran de matorrales y los linderos donde prosperaban las flores desaparecen a medida que crecen los arbustos y dan paso al bosque. Este nuevo paisaje va dando lugar a la aparición de especies antes no vistas en el lugar cambiando su área de distribución y provocando la desaparición de las que habitaban en el paisaje natural.

Las libélulas resultan inconfundibles por su morfología.

Los caballitos del diablo resultan inconfundibles por su morfología.

Mariposas y libélulas ya nos están alertando de los cambios que estamos ocasionando al planeta. No obstante la transformación drástica que el hombre está originando en los bosques de ribera y las orillas fluviales no permite que libélulas y otros insectos puedan poner los huevos y tener protección a su alrededor para desarrollarse. No logran adaptarse tan rápidamente a los cambios drásticos medioambientales que estamos provocando. La calidad del agua es muy importante para su supervivencia y la velocidad del cambio provocado nos lleva a un cambio global en el que vamos más rápido de lo que imaginamos.

El proyecto LIFE Miera, coordinado por Fundación Naturaleza y Hombre, cuenta con la empresa pública Medio Ambiente, Agua, Residuos y Energía de Cantabria S.A. (MARE) y la Consejería de Universidades e Investigación, Medio Ambiente y Política Social del Gobierno de Cantabria como beneficiarios asociados. Además dispone del apoyo económico de la citada Consejería, de Fundación Biodiversidad, dependiente del Ministerio de Agricultura, Pesca, Alimentación de Medio Ambiente de España, y el instrumento financiero LIFE de la Unión Europea.

El ponente Gerardo Báguena, vicepresidente de la Fundación para la Conservación del Quebrantahuesos

La Fundación Naturaleza y Hombre ha hecho llegar a los quebrantahuesos a Cantabria. Aunque todavía no aparezca en nuestras montañas, que sin embargo reúnen las condiciones ambientales necesarias para la especie, al menos nos asomamos a la posibilidad de conocer sobre la extraordinaria tarea de conservación que se está realizando con esta rapaz de llamativo aspecto.

Ya que dentro del programa de charlas que FNYH desarrolla mensualmente desde el proyecto LIFE Miera se ha dedicado la del mes de enero al quebrantahuesos. Una emblemática rapaz que abandona lentamente el borde de la extinción, en gran medida gracias al trabajo realizado, desde hace más de dos décadas, por la Fundación para la Conservación del Quebrantahuesos.

La sala multimedia del ecomuseo Fluviarium de la Montaña y Cuencas Fluviales Pasiegas, se llenó.

La sala multimedia del ecomuseo Fluviarium de la Montaña y Cuencas Fluviales Pasiegas, se llenó.

Por ello contamos como ponente de nuestra charla, celebrada en el Fluviarium de Liérganes, con la presencia de Gerardo Báguena, vicepresidente de dicha organización no gubernamental que dirige las acciones del proyecto de reintroducción del quebrantahuesos en los Picos de Europa y el Centro de Cría ubicado en Zaragoza.

El quebrantahuesos es una especie que tiene detrás una historia muy trágica. Ya que siempre fue una especie perseguida por interés cinegético y el coleccionismo. Dada su rareza, singularidad y belleza presidida por un plumaje anaranjado y el anillo rojizo de su ojo que se prolonga en un antifaz negro hasta la base del pico, donde aparecen unas barbas que lo hacen un ave aún más distintiva.

Así mismo ha sido muy buscada para los museos. Tanto es así que, durante una presentación de la Fundación para la Conservación del Quebrantahuesos, la subdirectora del museo de Ciencias Naturales de Londres llegó a afirmar que en sus colecciones existen más huevos de quebrantahuesos que los que actualmente se contabilizan en puestas en libertad en territorio español.

A su grave situación ecológica, está considerada como una especie amenazada de extinción, por intoxicaciones y tendidos eléctricos, así como la pérdida de su hábitat, contribuye a su vez la disminución de su fuente alimentación.

Es un ave necrófaga que ingiere restos óseos, sobre todo de ungulados salvajes y ganado doméstico como la oveja y la cabra. Posee además una forma muy particular de alimentarse, rompiendo los huesos grandes que no puede engullir de una sola pieza. Para ello son lanzados desde el aire contra zonas de roquedos denominadas habitualmente “rompederos”.

Cuando la FCQ empezó a trabajar en Pirineos, en los años 90 del pasado siglo, se desconocía el número de ejemplares que existían e incluso su ubicación. Para lograr los primeros datos de población se apoyaron esencialmente en los proyectos LIFE que se iniciaban desarrollados por la Unión Europea. Contaron con los mejores observadores, aquellos que viven y desarrollan sus actividades en el mundo rural. Desde entonces la población reproductora se ha triplicado dando lugar a las 120 parejas actuales que son capaces de engendrar de 18 a 24 pollos cada año.

Ya desde el inicio de sus investigaciones de campo la FCQ comprobó que naturalmente, entre los meses de enero y marzo, se producía una dispersión natural de ejemplares adultos desde Pirineos hacia Picos de Europa. En su ruta, con una velocidad de vuelo de 90 km/h, atraviesan el corredor natural de las montañas del macizo Aralar Urbasa y el monte Gorbea para entrar por Cantabria hacia el macizo montañoso de los Picos de Europa.

Estos movimientos dispersivos son motivados en gran medida por el estrés al que la especie está sometida, sobre todo en período de cría. Es entonces cuando cualquier alteración ambiental, como ruido o proximidad humana, hace que se origine el mayor problema para la especie, el abandono y por ello el fracaso de la puesta y con ello la capacidad de perpetuar la especie.

Para recuperar esos huevos viables, por hallarse el embrión en buen estado, pero que habían fracasado en la puesta de año iniciaron un programa de cría pero sin trabajar con animales cautivos.

El interés suscitado por el quebrantahuesos motivó una gran afluencia de público

El interés suscitado por el quebrantahuesos motivó una gran afluencia de público

Aprendieron de los cóndores recuperados en la ciudad californiana de San Diego y en Buenos Aires, lograron finalmente convencer al Gobierno de Aragón y comenzaron un proyecto de cría sin progenitor. Para lo que utilizan un modelo que simula los movimientos del adulto y responde a las necesidades del polluelo como es la demanda de alimento, miedo y protección entre otras necesidades básicas. Proceso que se conoce como técnica de cría por impronta natural y que se caracteriza por mantener un contacto muy estrecho y constante con los pollos.

La componente genética y la capacidad de aprendizaje del natural fueron el aliado perfecto para el siguiente paso, reintroducir al animal en el medio natural. Respetar la conducta instintiva de la rapaz y ambientarlo lo máximo posible para que adopte una conducta natural son los elementos de éxito para un pollo de tres meses que ya está listo para volar en libertad.

Esa crianza campestre, más popularmente denominada hacking, donde el animal recibe el apoyo oculto del señuelo para ser alimentado y protegido, pero está viendo un entorno natural y a la vez a otros ejemplares adultos en libertad de los que aprenden jerarquía, comportamiento y funcionamiento de la estructura social, ha resultado esencial para que el quebrantahuesos llegara de nuevo a sobrevolar los Pirineos.

Ejemplar adulto de quebrantahuesos (foto de Norbert Potensky)

Ejemplar adulto de quebrantahuesos (foto de Norbert Potensky)

La cooperación con los Picos de Europa ha supuesto la clave territorial para que llegara a las montañas cantábricas por excelencia. Donde han sido reintroducidos 8 ejemplares juveniles que además sirven de reclamo para aquellos individuos adultos que todos los años exploran la zona desde Pirineos. El contemplar a un joven en este nuevo territorio es para ellos un indicativo de que se halla en un entorno idóneo para instalarse.

Para naturalizarlos con el hábitat montañoso cantábrico solo se ha instalado un único comedero en Picos de Europa donde cadáveres de rebeco, y ganado doméstico como oveja y cabra aportan la principal fuente de alimentación de la rapaz. Los quebrantahuesos a su vez memorizan lugares donde el alimento abunda como son las áreas de avalancha, en las que habitualmente los rebecos resbalan y mueren.

Carlos Sánchez, presidente de FNYH, agradece a Gerardo Báguena, vicepresidente de FCQ, su magnífica presentación

Carlos Sánchez, presidente de FNYH, agradece a Gerardo Báguena, vicepresidente de FCQ, su magnífica presentación

Es así como ya se han estabilizado tres ejemplares en la Sierra del Cuera y dos en el desfiladero de La Hermida. Esto solo es el principio, pues se estima que en el éxito de su supervivencia, gracias a las tareas de conservación desarrolladas, podría alcanzarse una población cantábrica de 32 parejas reproductoras como habitantes naturales de los cortados y paredes escarpadas de nuestras montañas.

Con su vuelo no solo simbolizan el exitoso retorno de este buitre también en territorio cantábrico, sino que ofrecen la más espectacular imagen de su recuperación, la de ver a un quebrantahuesos volando sobre los Picos de Europa contra el fondo del mar Cantábrico.