Home Search

salmón - search results

If you're not happy with the results, please do another search

Fundación Naturaleza y Hombre presentó, en el Fluviarium de Liérganes, los resultados del proyecto de conservación medioambiental LIFE Miera, que se ha llevado desarrollando los últimos cuatro años y medio en la cuenca del río Miera y que ha hecho posible que los salmones regresen a Liérganes tras más de 200 años o que se hayan plantado 60.000 árboles autóctonos en un área especialmente castigada por la deforestación.

La consejera de Medio Ambiente y vicepresidenta de Cantabria, Eva Díaz Tezanos, que acudió al acto, resaltó que el proyecto es una inversión de futuro, mientras que Santiago Rego, alcalde de Liérganes, se mostró muy satisfecho de que por fin los salmones hayan podido volver a verse a la altura del Puente Mayor de la localidad.

El denominado LIFE ‘Conservación de la biodiversidad en el río Miera’, o más brevemente LIFE Miera, “ha cumplido al cien por cien con sus objetivos iniciales, lo que no es fácil en este tipo de iniciativas”, destacó Carlos Sánchez Martínez, presidente de Fundación Naturaleza y Hombre que, junto con Jara Pascual Revilla, ha coordinado el proyecto.

Al acto de presentación acudieron también Alberto Lavín, director de la empresa pública MARE, que ha colaborado con el LIFE Miera durante todo este tiempo, así como Miguel Ángel Palacio, director general de Medio Ambiente de Cantabria, entre otros.

El programa LIFE, que es la herramienta que la Unión Europea tiene para preservar la biodiversidad en el continente, seleccionó este proyecto hace cinco años para emprender acciones de conservación en los espacios protegidos ligados a la cuenca del río, desde su nacimiento en la Cordillera Cantábrica hasta su desembocadura en la Bahía de Santander, en cuatro Lugares de Importancia Comunitaria (LIC) de la Red Natura 2000: Montaña Oriental, Montes de Valnera, Río Miera y Dunas y Estuario del Puntal.

Salmones, reforestación y mejora de hábitats

El salmón ha sido el protagonista del proyecto estos últimos meses, cuando tras la finalización de los pasos para peces habilitados junto a las tres presas de Liérganes, por fin pudieron verse ejemplares desovando en la localidad, a la altura del llamado Puente Romano, lo que no ocurría desde 1799, cuando se construyó la presa de Revolvo (o Regolgo), que suponía un obstáculo infranqueable.

Y quizá los 60.000 árboles autóctonos plantados en un área especialmente afectada por la deforestación y que poco a poco van creciendo, vayan a ser la otra gran actuación del LIFE Miera.

Durante cuatro años y medio, el proyecto también ha trabajado en hábitats como las turberas de montaña, las dunas de Somo, el Estuario del Miera o los brezales de la Isla de Santa Marina, en donde se han eliminado especies invasoras como el plumero y la chilca; así como con especies como la nutria, cuya presencia en el río se ha constatado en varias ocasiones, el ciervo volante, el caballito del diablo o un helecho, la Woodwardia radicans, cuyo estado de conservación es preocupante.

Escala para peces en la presa de El Arral (Liérganes).

Escala para peces en la presa de El Arral (Liérganes). Foto de FNYH.

Reservas Entomológicas

Precisamente el caballito del diablo y el ciervo volante, un escarabajo cuyo macho presenta dos grandes apéndices en forma de cuernos, disfrutan ahora del ‘Parque Fluvial de La Regata’, en Ceceñas (Medio Cudeyo), y del paraje de ‘Cornueva-Rubalcaba’, en Liérganes, dos enclaves recientemente declarados como Reserva Entomológica, una figura establecida por la Asociación Española de Entomología y que solo se aplica a cuatro lugares en el país.

El Fluviarium de Liérganes como centro divulgativo

El Fluviarium de Liérganes ha sido durante todo este tiempo el centro divulgativo por excelencia del proyecto y el lugar de reunión de todos los que se interesaban por el mismo. Y entre los interesados, los voluntarios han sido una parte fundamental del proyecto, recuerda Carlos Sánchez, que quiere agradecer que han sido muchos los que han acudido a las jornadas de reforestación, de eliminación de especies invasoras o de creación de ‘hoteles de insectos’, una actividad que gustaba especialmente a los más pequeños.

Además, “también ha sido fundamental la colaboración de los Ayuntamientos de toda la cuenca, y también la de entidades y propietarios que, a través de los llamados Acuerdos de Custodia del Territorio, han permitido que se llevasen a cabo las actuaciones de conservación”.

El proyecto LIFE Miera, coordinado por Fundación Naturaleza y Hombre, ha contado con la colaboración de la empresa pública MARE y la Consejería de Medio Ambiente del Gobierno de Cantabria y se ha desarrollado gracias a la cofinanciación de la Unión Europea a través de su programa LIFE de conservación medioambiental; al apoyo de Fundación Biodiversidad, dependiente del Ministerio para la Transición Ecológica; y al de la citada Consejería.

Galería de imágenes

Más recursos

Presentación Resultados Finales LIFE Miera (PDF)
Reportaje en El Diario Montañés sobre los cinco años del proyecto LIFE Miera
Reportaje en El Diario Montañés sobre la presentación de resultados finales del proyecto LIFE Miera
Vídeo de TVE Cantabria sobre la presentación de resultados finales del proyecto LIFE Miera

Paso para peces en la presa de Rubalcaba

Ya han comenzado los salmones a remontar las escalas para peces recientemente acondicionadas junto a las tres presas del río Miera a su paso por Liérganes. La creación de estas escalas, que es una de las actuaciones del proyecto LIFE ‘Conservación de la Biodiversidad en el río Miera’, coordinado por Fundación Naturaleza y Hombre, pretende ayudar a estos peces y a otros como truchas o anguilas a superar el obstáculo que suponen estos azudes de modo que puedan completar su ciclo de reproducción y su población se vea incrementada en el río.

“Hacía más de 200 años que los salmones no llegaban a ese tramo del río”, recuerda Carlos Sánchez, presidente de Fundación Naturaleza y Hombre. “Ahora los peces van a poder remontar hasta la cuenca alta del Miera. Gracias a estos pasos, el mejor hábitat del río se está liberando ahora”. También las truchas están remontando las presas, como se sabe por la información que se recibe de algunos ejemplares marcados con microchip.

Las escalas, todas en el marco del proyecto LIFE Miera, se han acondicionado junto a las presas de Revolvo (o Regolgo, como se conoce en la zona), de cuya adaptación se ha encargado la Confederación Hidrográfica del Cantábrico; El Arral y Rubalcaba, estas dos últimas bajo la supervisión de Fundación Naturaleza y Hombre.

Hacía más de 200 años que no se veían salmones en ese tramo del río

En el caso de El Arral se ha optado por una escala de artesas (una especie de escalera para peces) levantada en la margen izquierda, completamente separada de este Bien de Interés Cultural e integrada en el entorno por medio de su recubrimiento con piedra. En Rubalcaba, por su parte, la intervención consistió en un murete de piedra similar a la del azud, también en la margen izquierda y también separado que, reteniendo el agua a modo de estanque, favorecerá que los salmones puedan salvar el obstáculo realizando dos saltos a contracorriente de menos de un metro de altura cada uno.

Previo al comienzo de estas intervenciones, y para que tampoco la fauna se viese afectada, se efectuaron sendos rescates de peces, que después fueron liberados río arriba.

El remonte del salmón al curso alto del río supone la culminación del proyecto LIFE ‘Conservación de la biodiversidad en el río Miera’, que comenzó en 2013 y que durante estos años ha llevado a cabo distintas actuaciones de protección y fomento de la fauna y flora autóctonas, entre las que destaca una intensa labor de reforestación, y que han favorecido a especies como la nutria europea o el salmón atlántico en una Zona de Especial Conservación (ZEC) de la Red Natura 2000.

El proyecto LIFE Miera está coordinado por Fundación Naturaleza y Hombre y cuenta con la empresa pública MARE y la Consejería de Medio Ambiente del Gobierno de Cantabria como beneficiarios asociados. El proyecto se ha desarrollado gracias a la cofinanciación de la Unión Europea a través de su programa LIFE de conservación medioambiental; al apoyo de Fundación Biodiversidad, dependiente del Ministerio para la Transición Ecológica; y al de la citada Consejería.

MÁS INFO:

Mira aquí los vídeos.

Más noticias.

0 799
Escala y cascada natural en presa de Rubalcaba

La lluvia por fin ha llegado y eso nos alegra por la vida silvestre, también porque pone a prueba la escala para peces migratorios como el salmón atlántico que en la presa de Rubalcaba, situada en el río Miera a su paso por la localidad de Liérganes, acabamos de construir.

Además de la sobrepesca, uno de los grandes obstáculos a los que se enfrenta el salmón atlántico para completar su ciclo vital, es físico. Ya que su vida se desarrolla entre el mar y el río donde nació pero, para retornar a la cabecera fluvial a desovar en las aguas limpias y frías, ha de salvar los obstáculos que se interponen en su viaje de retorno fluvial y así completar su peripecia de supervivencia.

Las modificaciones físicas de los cauces fluviales con canalizaciones artificiales, presas y obstáculos interpuestos al libre fluir del curso fluvial impiden el acceso de los salmones a los frezaderos o áreas de reproducción.

Si bien el salmón es una especie que forma parte de la biodiversidad del río Miera y que cada año vemos ascender hasta las inmediaciones de la localidad de Liérganes, no obstante la presencia de presas infranqueables, es decir barreras que los peces adultos no pueden sobrepasar de un salto, ya que en ocasiones superan el 1.20 metros de altura, impide que la especie pueda finalmente reproducirse en el río, lo que puede conllevar a la desaparición del salmón en el Miera.

Los peces rescatados se llevan a una zona de río tranquila lejos de la influencia de la obra

Los peces rescatados mediante pesca eléctrica se llevan a una zona de río tranquila lejos de la influencia de la intervención fluvial.

El proyecto LIFE “Conservación de la Biodiversidad en el Río Miera” que cuenta con la empresa pública Medio Ambiente, Agua, Residuos y Energía de Cantabria S.A. (MARE) y la Consejería de Universidades e Investigación, Medio Ambiente y Política Social del Gobierno de Cantabria como beneficiarios asociados y además dispone del apoyo económico de la citada Consejería, de Fundación Biodiversidad, dependiente del Ministerio de Agricultura yPesca, Alimentación y Medio Ambiente de España, y el instrumento financiero LIFE de la Unión Europea, tiene como uno de sus objetivos prioritarios, entre las 25 acciones en las que trabaja por la biodiversidad, la eliminación de las presas o azudes que impiden actualmente al salmón atlántico remontar el río.

Aunque existen otras obras hidráulicas en el río Miera, son tres saltos de agua los que suponen una auténtica atalaya para la migración del salmón: la presa de Revolvo o Regolgo, la presa del Arral o Las Monjas y la presa de Rubalcaba, todas ellas ubicadas en Liérganes y que antaño fueron construidas para impulsar los molineros harineros en sus riberas. La instalación de escalas o dispositivos de franqueo en estas presas, con la colaboración de la Confederación Hidrográfica del Cantábrico, permitirá por fin crear un hábitat permeable para el salmón atlántico.

Realización de los trabajos de creación de escala para peces en presa Rubalcaba

Realización de los trabajos de creación de escala para peces en la presa de Rubalcaba, Liérganes.

50 centímetros separan al salmón atlántico de la supervivencia

Desde septiembre y hasta comienzos de noviembre del 2017, se han llevado a cabo los trabajos de permeabilización de la presa o azud de Rubalcaba, que han consistido en la creación de un estanque intermedio que facilite a los peces ascender el obstáculo de manera escalonada realizando un sencillo salto de 50 centímetros, a salvar en cualquier momento del año y no solo cuando el caudal es adecuado como ocurría hasta ahora, frente a los 3 metros de obstáculo infranqueable que supone la presa.

El estanque se ha situado en la margen izquierda del curso fluvial bajo una cascada natural, por la que discurre el río Miera y de la que se ha comprobado que presenta un caudal adecuado para facilitar el ascenso de los salmones y otras especies que se desplazan por el río como la trucha. La piedra natural seleccionada para syu construcción entre los cantos rodados del propio río ha sido utilizada para integrar la intervención fluvial con el entorno a la perfección.

Previamente a la puesta en marcha de los trabajos técnicos, se procedió al rescate de los peces a lo largo de un tramo de 400 metros aguas arriba y abajo de la presa. Acción de pesca eléctrica con la que se extrajeron los ejemplares piscícolas de truchas, piscardos y ánguilas europeas para trasladarlos a una zona fluvial tranquila y segura. De este modo se evitaron las molestias y alteraciones que pudieran ocasionarse en la ictiofauna durante el desarrollo de los trabajos.

Estos trabajos, los primeros que se realizan para la permeabilización fluvial en el marco del proyecto LIFE Miera, van a permitir el tránsito migratorio de la trucha desde la presa del Arral hasta el tramo alto del río. Queda todavía un gran reto por delante a desarrollar en el año 2018, como es la permeabilización de la presa del Arral o las Monjas. Así completará la ruta migratoria que abrirá el camino al salmón atlántico hasta las zonas más aptas para su reproducción situadas en el curso alto del río Miera.

Asier Saiz, redactor del proyecto, en un momento de su intervención.

Fundación Naturaleza y Hombre dio a conocer el martes sus planes de acondicionamiento del paso para peces en las presas de El Arral y Rubalcaba, en el municipio de Liérganes. Las actuaciones previstas forman parte del proyecto LIFE “Conservación de la Biodiversidad en el río Miera” y su fin es fomentar la movilidad de salmones y truchas en el río.

La Confederación Hidrográfica del Cantábrico se ha ocupado de la intervención correspondiente a la presa de Revolvo (o Regolgo, como se conoce en la zona) y ahora será FNYH la encargada de supervisar las actuaciones en los otros dos azudes del municipio, que están orientadas a que el salmón atlántico y otras especies piscícolas, como la trucha, puedan remontar el río.

En El Arral se ha optado por una solución que permita el remonte de los salmones de la forma que menos interfiera con la conservación de este Bien de Interés Cultural, de modo que, en la margen izquierda, y separada de la obra original, se acondicionará una escala de artesas (una especie de escalera para peces), que se integrará en el paisaje mediante el recubrimiento de la misma con piedra de sillería de características idénticas a la de la presa, así como con la plantación de vegetación.

En Rubalcaba, por su parte, la intervención consistirá en la construcción de un murete también en la margen izquierda que, reteniendo el agua, actuará a modo de estanque de cota intermedia entre la base y la coronación de la presa, con lo que se favorecerá que los salmones puedan salvar el obstáculo realizando dos saltos a contracorriente de algo menos de un metro de altura.

Así mismo, se extremarán las precauciones con el fin de minimizar el impacto en las condiciones físicas de la cuenca fluvial y en su biodiversidad. Fundación Naturaleza y Hombre intenta, en todas las actuaciones que lleva a cabo, que se respete al máximo tanto el patrimonio cultural como natural.

La charla se celebró en el Ecomuseo Fluviarium de Liérganes.

La charla se celebró en el Ecomuseo Fluviarium de Liérganes.

El proyecto LIFE Miera contempla también la evaluación del éxito de estas obras una vez realizadas. Se hará a través del seguimiento de la migración y los movimientos puntuales de las especies piscícolas que frecuentan el río, tales como el salmón atlántico y la trucha común, a lo largo de un año completo en el río Miera a su paso por Liérganes.

El proyecto LIFE Miera, coordinado por Fundación Naturaleza y Hombre, cuenta con la empresa pública Medio Ambiente, Agua, Residuos y Energía de Cantabria, S.A., (MARE) y la Consejería de Universidades e Investigación, Medio Ambiente y Política Social del Gobierno de Cantabria como beneficiarios asociados. Y dispone además del apoyo económico de la citada Consejería; de Fundación Biodiversidad, dependiente del Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente de España; y del instrumento financiero LIFE de la Unión Europea.

Este proyecto se desarrolla en la ZEC (Zona de Especial Conservación) Río Miera de la Red Natura 2000, donde el salmón atlántico es uno de los elementos clave del plan de gestión aprobado en el año 2016 del Gobierno de Cantabria.

    0 0

    Atlantic salmon is a large fish that can reach 1,50 meters in length and weigh 45 kilos in Europe. It is an anadromous species that runs rivers to reproduce in well-oxygenated and cold waters. Going up river occurs during the months of October and August and ends with the maturation of the gonads. During salmon life it experiences different morphotypes to which different names will be assigned.

    This species linked to the sea and the river throughout their lifetime is subject to different threats. The most relevants are overfishing both on the high seas and in rivers, the artificial channeling of the river course and the presence of dams and obstacles that prevent the access of the salmon to the breeding grounds or areas of reproduction and the reduction of the riverside forests by the implantation of human activities along the river.

    Salmon is a species that is present in the Miera river, however the presence of impassable obstacles as dams, that adult fish can not overtake by jumping, prevents species of reproducing in the river, which can lead to the disappearance of the Atlantic Salmon of the Miera River.

    The LIFE Miera project aims to eliminate the dams or azudes that prevent the river from coming back to the Atlantic salmon upstream from the village of Liérganes located in the middle course of the Miera river. Although there are other hydraulic works on the river Miera, there are three waterfalls that represent a serious obstacle for the migration of salmon: the dam of Revolvo, the dam of Arral or Las Monjas and the dam of Rubalcaba, all situated in Liérganes village. The installation of scales or construction to overpassing these dams, with the collaboration of the Confederación Hidrográfica del Cantábrico, will finally create a permeable habitat for salmon.

    Related actions: A3, A4, C8, D1 and E2.

      0 0

      El salmón atlántico es un pez de gran talla, puede llegar a medir 1,50 metros de largo y a pesar 45 kilos en Europa. Es una especie anádroma que sube los ríos para realizar su reproducción en aguas bien oxigenadas y frías. Esta entrada ocurre durante los meses de octubre y agosto y finaliza con la maduración de sus gónadas. Durante su vida experimenta diferentes morfotipos a los que se les asignará diferentes nombres.

      Esta especie vinculada al mar y al río a lo largo de su vida está sometida a diferentes amenazas. Las más relevantes son la sobrepesca tanto en alta mar como en los ríos; la canalización artificial de los cauces  y la presencia de presas y obstáculos que impiden el acceso de los salmones a los frezaderos o áreas de reproducción y la reducción de los bosques de ribera por la implantación de actividades humanas junto al río.

      El salmón es una especie presente en el río Miera, sin embargo la presencia de presas infranqueables, es decir que los peces adultos no pueden sobrepasar de un salto, impide que la especie pueda reproducirse en el río, lo que puede llevar a la desaparición del salmón del Miera.

      El proyecto LIFE Miera tiene como objetivo la eliminación del obstáculo que suponen las presas o azudes que impiden la remontada del río al salmón atlántico, aguas arriba de la localidad de Liérganes, en el curso medio del río Miera. Aunque existen otras obras hidráulicas en el río Miera, son tres los saltos de agua suponen una autentica atalaya para la migración del salmón: la presa de Revolvo o Regolgo, la presa del Arral o Las Monjas y la presa de Rubalcaba, todas ellas en Liérganes. La instalación de escalas o dispositivos de franqueo en estas presas, con la colaboración de la Confederación Hidrográfica del Cantábrico, permitirá por fin crear un hábitat permeable para el salmón.

      Permeabilización de la presa de Rubalcaba

      En septiembre y octubre de 2017, se llevan a cabo los trabajos de permeabilización de la presa o azud de Rubalcaba, que consisten en la creación de un estanque intermedio que permita a los peces ascender el obstáculo de manera escalonada. Este estanque intermedio se ha situado en la margen izquierda apoyado en una cascada natural, por la que discurre el río Miera con un caudal adecuado para el ascenso de los salmones y las truchas.

      Previo a la puesta en marcha de los trabajos, se realiza el rescate de los peces en un tramo de 400 metros de largo aguas arriba y aguas abajo de la presa, con el fin de extraer y trasladar a los peces a un lugar seguro, en el momento del inicio de las obras y minimizar así las molestias que se pudieran producir con los trabajos. En este rescate se ha podido certificar la presencia de trucha, anguila y piscardo, en el tramo de río en el que se he hecho la pesca eléctrica.

      Para la realización del estanque se ha utilizado la piedra del lugar, extraída del propio río, con el fin de que la integración con el entorno sea máxima.

      Estos trabajos son los primeros que se realizan para la permeabilización en el marco del LIFE Miera y van a permitir el trasiego migratorio de la trucha desde la presa del Arral hasta el tramo alto del río. Quedando pendiente para 2018 la permeabilización de la presa del Arral o las Monjas, que abrirá el camino al salmón hasta las zonas más aptas para la reproducción del salmón en el curso alto del río Miera.

      Acciones relacionadas: A3, A4, C8, D1 y E2.

      0 1603
      Río Miera

      Liérganes, 6 de junio de 2015

       

      El investigador del Instituto de Hidráulica de Cantabria, Pepe Barquín, explicó el pasado sábado a los 25 asistentes a una charla en el Ecomuseo-Fluviarium de Liérganes, la importancia que tiene contar con un ecosistema fluvial y una cuenca hidrológica sana para mitigar los efectos del Cambio Climático.

      Barquín destacó la importancia y complejidad de las relaciones existentes entre los distintos elementos del ecosistema fluvial y forestal. La madera muerta y la hojarasca que cae al agua, los invertebrados, los peces, la temperatura del agua, así como la velocidad y el caudal son elementos que se estudian en los distintos ríos de Cantabria a fin de conocer su estado de conservación y su “resiliencia”, la capacidad para adaptarse a los cambios, que tienen estos ríos.

      Además del río, se habló de la importancia de que exista un bosque en la cabecera fluvial, ya que los árboles con sus sistemas radiculares y su capacidad fotosintética, regulan el caudal del río y amortiguan los efectos de las avenidas, gracias a que minimizan la escorrentía tras las lluvias. Se compararon cuencas fluviales en buen estado, como la del río Deva que pasa por ser una de las mejor conservadas de la Península, con otras como la del río Miera, en las que la deforestación de la su cabecera hace imposible una amortiguación de las avenidas. Hecho que supone un riesgo de inundación para las poblaciones que se encuentran en el curso medio del río, como La Cavada o Solares.

      Otros problemas que se dan en los ríos son los relacionados con la permeabilidad, la presencia de presas y azudes imposibilita en muchos casos la migración a especies de peces tan conocidas como el salmón, que remonta los ríos cantábricos para culminar su vida tras la reproducción. Restablecer la conectividad del río Miera, permitiendo la remontada de los salmones, es uno de los objetivos del Proyecto LIFE Miera, que desarrolla Fundación Naturaleza y Hombre con la colaboración de la Consejería de Medio Ambiente del Gobierno de Cantabria y de la empresa MARE, así como con la cofinanciación de la Comisión Europea. La charla “La hermandad entre bosque y río: hacia una gestión integrada del agua” se ha enmarcado en el programa de educación y sensibilización ambiental “Los Bosques Flotantes”, que se desarrolla en el marco del citado proyecto LIFE.

      0 976

      Diario Montañés, 27/08/2012
      La consejera de Ganadería, Pesca y Desarrollo Rural, Blanca Martínez, confirmó ayer que las truchas y los salmones que continúan apareciendo muertos en el río Pas a su paso por Puente Viesgo han sido envenenados. Una vez descartada la hipótesis de que el calor y el escaso caudal del río han reducido el nivel de oxígeno en el agua hasta provocar la muerte de más de medio centenar de peces, los técnicos del Gobierno regional investigan si la «catástrofe» ha sido intencionada o no. Para los pescadores y los ribereños del Pas está claro que alguien utilizó algún tipo de sustancia con la intención de «robar» salmones.

      El personal del Centro de Investigación del Medio Ambiente (CIMA) empezó ayer a analizar las muestras de agua recogidas a lo largo del río para buscar el producto que ha matado a los peces, aunque los resultados no se conocerán hasta dentro de unos días. Además, realizaron mediciones de oxígeno, potencial de hidrógeno (PH), temperatura y conductividad que reflejaron niveles normales para esta época del año y permitieron descartar por completo las causas naturales como origen de las muertes.

      A su vez, los técnicos de la Consejería de Ganadería y Pesca recorrieron el río para localizar más peces envenenados y encontraron cerca de una docena de truchas, que hay que sumar a las 30 encontradas el domingo, a los 33 salmones y a otros once peces que no pudieron ser recuperados de un pozo de gran profundidad.

      La inmensa mayoría de los peces se encontraban en el caudal posterior a la presa de Puente Viesgo, aunque los técnicos localizaron dos truchas flotando en la parte alta de la presa y otra todavía más arriba, en Corrobárceno. Y aunque podrían ser muertes no relacionadas, los investigadores del Gobierno y del Seprona -que han enviado sus muestras al Instituto Nacional de Toxicología- tendrán que valorar la posibilidad de que el vertido del veneno se realizara antes de llegar a la presa.

      La consejera Blanca Martínez no quiso ahondar en las posibles causas del envenenamiento hasta que no finalicen las investigaciones. Sin embargo, los que mejor conocen el río tienen claro a estas alturas que el veneno se utilizó para matar a los salmones y después comérselos. Desde la Sociedad Cántabra de Fomento de Caza y Pesca apuntan a «un delito ecológico perpetrado por furtivos desaprensivos» para explicar «la masacre de salmones y truchas en el Pas».

      Los ribereños de la zona se atreven incluso a reconstruir los hechos. Según dicen, todo apunta a que unos pescadores furtivos se acercaron a la presa de madrugada, cuando nadie vigila el río, y arrojaron algún producto como lejía o cloro -que es diez veces más potente- en uno de los pozos donde se agrupan los salmones que remontan el río para desovar. Sospechan que los furtivos querían llevarse algunos salmones, pero cuando vieron que se les había ido la mano con el producto venenoso salieron a toda prisa, dejando un montón de peces boqueando en busca de oxígeno. De hecho, los veteranos del barrio de La Rotura dicen que los salmones muertos tienen la boca abierta porque lucharon por respirar hasta el último instante.

      El uso de lejía o productos similares para matar peces y después comérselos es algo bastante común entre los pescadores furtivos que, según dicen los expertos, no presenta riesgos para el ser humano. De hecho, hace un mes y medio ya se produjo un caso similar, aunque de menor alcance, en el río Miera. Los furtivos utilizan productos que eliminan el oxígeno del agua y asfixian a los peces, pero no dejan rastro en su organismo, por lo que siguen siendo comestibles.

      Vigilancia

      El alcalde de Puente Viesgo, Rafael Lombilla (PRC), lamentó ayer que la Consejería de Ganadería y Pesca no hiciera «nada» para sacar a los salmones de un pozo en el que llevaban «más de 15 días». El regidor denunció también que no se haya mantenido el caudal ecológico del Pas «después de haber gastado muchos millones en el bitrasvase» y aseguró que había una solución «muy sencilla» para evitar una «catástrofe» que se notará en el prestigioso coto de pesca dentro de cuatro o cinco años, cuando se interrumpa el ciclo natural del salmón: «Tenían que haber echado los peces río abajo porque, a cien metros, el acceso es mucho más complicado para la gente».

      Desde la Sociedad Cántabra de Fomento de Caza y Pesca también se mostraron críticos con la Administración y pidieron que cuando los pescadores finalicen la temporada de pesca -este año, el cupo de 50 salmones se cerró a principios de junio-, se aumente la vigilancia de los ríos, «especialmente en sitios conflictivos como Puente Viesgo, donde por el estiaje y la acumulación de salmones existen problemas de furtivismo todos los años».

      Cueva Mur en Ramales

      El Fluviarium de Liérganes, en Cantabria, acoge este viernes, 7 de junio, la charla ‘Las cuevas de Ramales de la Victoria: en busca del medio ambiente del pasado prehistórico’, que correrá a cargo del catedrático de Prehistoria de la Universidad de Cantabria Manuel González Morales, y que se inscribe en el proyecto ‘Conectando la biodiversidad en la Montaña Oriental Cantábrica’, desarrollado por Fundación Naturaleza y Hombre con el apoyo de Fundación Biodiversidad.

      Según el catedrático, “esta charla aprovecha la celebración, el día 5 de junio, del Día Internacional del Medio Ambiente, para mostrar cómo los trabajos desarrollados desde hace casi 25 años en las cuevas de Ramales de la Victoria nos proporcionan una gran cantidad de información sobre las transformaciones del medio ambiente del pasado remoto, incluyendo cambios climáticos globales de gran envergadura, y sobre su impacto en las poblaciones de animales y humanos”.

      Las cuevas de Ramales de la Victoria nos proporcionan una gran cantidad de información sobre las transformaciones del medio ambiente del pasado remoto, incluyendo cambios climáticos.

      Y continúa: “las técnicas de investigación actuales permiten ir mucho más allá de donde podíamos llegar hace tan solo tres décadas en busca de esos datos, que entonces consistían en poco más que hablar de qué animales se consumían en los yacimientos o qué tipo de plantas había dejado sus pólenes en ellos. Las técnicas de tipo isotópico y molecular empleadas hoy en día nos cuentan muchos detalles sobre la vegetación que comían los ciervos, bisontes y caballos del pasado en el valle del Asón, cómo sobrevivieron sus habitantes a los fríos del último máximo glaciar y al brusco calentamiento global iniciado hace doce mil años, y cómo nuestros venados y salmones recolonizaron Europa. Estos estudios han sido posibles gracias a la enorme riqueza del archivo de restos del pasado que conservan las cuevas ramaliegas”.

      El proyecto ‘Conectando la biodiversidad en la Montaña Oriental Cantábrica’

      La charla, que se celebrará a las 19 h. con entrada libre, será la primera de una serie de encuentros encaminados a difundir los valores naturales, geológicos y etnográficos del territorio limítrofe entre Cantabria, Burgos y Vizcaya, un continuo biológico y paisajístico que Fundación Naturaleza y Hombre lleva años empeñada en preservar y potenciar. La flora de alta montaña o el patrimonio etnográfico serán los temas de charlas posteriores, y también se hará una ruta guiada por la Peña del Moro, en Ramales de la Victoria (Cantabria), uno de los enclaves fundamentales del proyecto.

      Manuel-Gonzalez-Morales_UNICAN

      Manuel González Morales, Catedrático de Prehistoria de la Universidad de Cantabria.

      Además de las actividades de divulgación mencionadas, esta iniciativa contempla asimismo acciones que mejoren la conectividad ecológica en el área, como el pastoreo con ovejas carranzanas, que ya se está llevando a cabo en el Alto Miera (Cantabria), y que contribuye a la prevención de incendios; o la plantación de arbolado autóctono, que ya se ha puesto en marcha en Espinosa de los Monteros (Burgos).

      Manuel González Morales es catedrático de Prehistoria de la Universidad de Cantabria e investigador responsable del Grupo de Bioarqueología y Paleoclima del Instituto Internacional de Investigaciones Prehistóricas de Cantabria. Y también ha sido investigador en Francia y en Berkeley y director de diversas excavaciones arqueológicas en Asturias y Cantabria, además de codirector de los trabajos en la Cueva del Mirón (Cantabria), junto al profesor Lawrence Straus.

      El proyecto ‘Conectando la biodiversidad en la Montaña Oriental Cantábrica’, desarrollado por Fundación Naturaleza y Hombre, cuenta con el apoyo de Fundación Biodiversidad, dependiente del Ministerio para la Transición Ecológica.

      DATOS PRÁCTICOS:
      Charla: ‘Las cuevas de Ramales de la Victoria: a la busca del medio ambiente del pasado prehistórico’.
      Ponente: Manuel González Morales, Catedrático de Prehistoria de la Universidad de Cantabria.
      Dónde: Fluviarium de Liérganes.
      Cuándo: viernes, 7 de junio de 2019.
      Hora: 19 h.
      Entrada libre.

      0 557

      Fundación Naturaleza y Hombre ha sido reconocida con el premio a la Conservación de la Biodiversidad, que otorga la Fundación BBVA, y que es quizá el más prestigioso en esa materia en España y Europa. Carlos Sánchez, presidente de FNYH, recogió esta semana el galardón de manos del presidente de la Fundación BBVA y resaltó en su discurso la ayuda que la organización conservacionista que dirige presta “no solo a la preservación de especies y hábitats sino también al desarrollo humano”, en un momento, además, en que quienes se ocupan de la conservación de la naturaleza “se encuentran más amenazados que nunca”.

      Cantabria y el Oeste Ibérico: los escenarios de trabajo

      Fundación Naturaleza y Hombre nació en Cantabria hace 25 años y, desde entonces, ha llevado a cabo numerosos proyectos tanto en esa región como en Castilla y Léon, Extremadura e incluso Portugal. En el Oeste Ibérico destacan las acciones en Campanarios de Azaba – Malcata, Faia Brava, Sierra de Gata o Monfragüe, en un esfuerzo por proteger los hábitats de la dehesa y favorecer la presencia de especies emblemáticas como el buitre negro, el águila imperial, la cigüeña negra, el alimoche o el lince. El Oeste Ibérico, subrayó Sánchez, son dos millones de hectáreas en una franja fronteriza entre España y Portugal que constituyen “un continuo natural digno de ser preservado, con dehesas, sierras, cañones fluviales…”. Un hábitat cuyos principales problemas son la sobreexplotación ganadera, que impide la regeneración natural de la flora y el agotamiento de los recursos y, en el otro extremo, paradójicamente, el abandono de la actividad en las zonas rurales.

      En Cantabria, FNYH ha llevado a cabo la reintroducción del rebeco en la Montaña Oriental; la mejora de los hábitats de la cuenca del Miera, con la habilitación de pasos para salmones o intensas campañas de plantación de árboles autóctonos (también en Burgos) en una zona especialmente castigada por la deforestación; o la creación del Anillo Verde de la Bahía de Santander, proyecto en que la organización se halla actualmente inmersa.

      Ecoturismo y Acuerdos de Custodia: la gestión de los espacios naturales

      La participación tanto de propietarios de los terrenos como de ganaderos es clave para que todos estos proyectos salgan adelante: “No podemos legislar pero sí acordar. Nada podemos imponer. Todo lo que hacemos son acuerdos de protección voluntaria”, en palabras de Carlos Sánchez, y que se enmarcan en la figura fundamental de los Acuerdos de Custodia del Territorio.

      En la gestión de los espacios naturales, el ecoturismo se presenta como una opción especialmente apropiada, y  Campanarios de Azaba, en Salamanca, es un ejemplo de ello: la reserva acoge visitas de fotógrafos de naturaleza o de personas que buscan disfrutar del entorno. Y, en Cantabria, FNYH ha abierto el Fluviarium de Liérganes, la Casa de los Humedales del Anillo Verde, en Camargo; y el Centro Etnobotánico de El Pendo.

      Todas estas instalaciones sirven, además, para desarrollar una extensa labor divulgativa.

      La Fundación BBVA y la conservación de la biodiversidad

      El presidente de la Fundación BBVA, Francisco González, resaltó en su discurso que “seguimos sin ser plenamente conscientes de nuestra total dependencia de la biodiversidad. Sin insectos polinizadores, o sin el plancton sostenedor de la cadena trófica, no es posible nuestra civilización. Damos por hecho la obtención ininterrumpida de estos servicios proporcionados por los ecosistemas; y, sin embargo, estamos alterándolo gravemente”. Para González, “contraponer la especie humana a las demás, como si el resto de los habitantes de la Tierra poblaran un escenario que nosotros solo contemplamos, es una visión errónea”. El presidente de la Fundación BBVA criticó también a los dirigentes que “siguen negando o deflactando la evidencia sobre la gravedad del desafío ambiental”, pero también a “otros líderes y decisores mejor informados” que sin embargo expresan “tan solo un compromiso genérico, tibio, muy por debajo de lo esperable”.

      Los otros galardonados de esta edición han sido, en la categoría de Difusión del Conocimiento y Sensibilización, los periodistas Rafael Serra, José Antonio Montero y Miguel Miralles, por su labor al frente de la revista Quercus; y Fundación Moisés Bertoni en la categoría internacional por su trabajo en Paraguay.

      Las fotos de la ceremonia

      Los proyectos

      MÁS RECURSOS:
      Discurso de Carlos Sánchez en la ceremonia de entrega del premio
      Fundación BBVA